Tabletas, ¿cuáles son las referencias?

El mercado de las tabletas ha demostrado comportarse -a pesar de las primeras previsiones- de un modo muy diferente al de los smartphones. Su condición de equipos más potentes (y su excepcional capacidad para mezclar ocio y trabajo) ha hecho que la tasa de renovación de los dispositivos sea más baja que la de sus hermanos móviles. Además, pese al buen inicio de las ventas de los equipos más modestos, la eclosión de los phablets ha hecho que los compradores de tabletas se decanten por los equipos de mayor tamaño y más potencia. Los premium. Precisamente por eso (y cuando se acerca la fecha de renovación de la mayoría de los modelos en catálogo) os presentamos las mejores de 2014 que, dentro de poco rebajarán considerablemente sus precios para dejar paso a las versiones «remozadas» para este 2015. Una buena oportunidad para hacerse con uno de estos tops a muy buen precio.

  • iPad Air 2. Sin duda, y por mucho que le pese a la competencia, la referencia. Si el iPad Air puso tierra de por medio con los Nexus y Galaxy Note (y Tab) el Air 2 consiguió ser más delgado, ligero, rápido (gracias a su procesador de tres núcleos que rinde mucho más de lo esperado), potente -2 GB de RAM son mucho para mover un entorno tan ligero como iOS 8- y eficiente. Su pérdida de dimensiones no ha afectado en nada a su notable autonomía. Sigue siendo la que más aplicaciones dedicadas tiene, la más capaz para jugar y la más equilibrada. Por eso, a pesar de ser de las más caras es la más vendida. Una apuesta segura que gracias a la política de actualizaciones de Apple durará 3-4 años a un nivel de rendimiento óptimo.

  • Nexus 9. El equivalente Android al iPad. Una tableta pensada por Google para su sistema operativo más avanzado. HTC se encarga de poner los recursos técnicos. Un panel excepcional con una resolución de 2048×1536 en un formato de 8,9 pulgadas. Sus altavoces BoomSound son los mejores de su categoría y su hibridación con el sistema operativo marca la diferencia. Su diseño no es tan refinado como el del iPad pero está entre los mejores del mercado y su relación calidad-precio la convierte en la referencia. La versión con 16GB de capacidad y WiFi cuesta 389€ y la de 32GB y LTE no pasa de 589€. Y todo eso con un procesador Tegra K1 a 2,3 GHz y una GPU Kepler de 192 núcleos.

  • Surface Pro 3. La más especial de todas las que aparecen en esta lista. Tenemos que creernos que es un tablet aunque la propia Microsoft la compare con el MacBook Air. Su excepcional hardware permite trabajar con todo tipo de aplicaciones Windows, desde Photoshop hasta Illustrator o la suite Office. Eso la hace mucho más capaz (y cara) que las demás y la acerca al universo de los ultrabooks. Una muy buena opción para el que no se decanta, quiere un equipo potente y duradero, el dinero no es problema y quiere explotar todas las capacidades de Windows.

  • Nokia N1. Competidora directa con el iPad Mini 3 por tamaño (aunque tiene 7,9 pulgadas) y precio, sorprende por ser un equipo con Android Lollipop construido con Intel (¿No había sido Nokia comprada por Microsoft?, ¿No era Intel el gran aliado de Microsoft para frenar a Google Android?) Buen diseño, excepcional construcción, panel sobresaliente, un hardware notable y un rendimiento muy superior a lo que se espera de un equipo de 250€. Sólo fallan sus altavoces y la falta de flash para la cámara posterior -sería demasiado-.

  • Galaxy Tab S. Sobre el papel supera varias prestaciones del iPad Air 2 (como su procesador octacore y sus 3 GB de RAM) y a la hora de ir a pagar es unos 100€ más barato. Además, está disponible en más configuraciones de tamaño, potencia y conectividad. Su panel es una delicia pero, una vez más, le penan sus acabados -imperdonables para un premium de este precio- y la existencia de alternativas dentro del universo Android que gestionan igual de bien Lollipop. A pesar de eso, es una compra excelente que nos muestra lo mejor del universo Android en versión Samsung.

¿Con cuál os quedáis?

N1, ¿el as en la manga de Nokia?

Hace dos días que Nokia desveló el contenido de esa misteriosa caja negra. Desde que se comenzó a fraguar la alianza entre el gigante tecnológico lapón y Microsoft hemos seguido con mucho interés y bastantes decepciones el devenir de los europeos. Sobre todo cuando los estadounidenses confirmaron el fin de Nokia como marca comercial de smartphones en favor de Microsoft Lumia.

Desde el principio los gestores nórdicos dejaron claro que «tan sólo» se deshacían de su división de dispositivos móviles y que mantendría viva la marca para el gran público. Muchos apostamos a que tan sólo sería mediante la explotación por parte de los de Redmond de un nombre «legendario» en este mercado para tener un buen prurito en sus ventas de telefonía móvil menos avanzada, no obstante, todo esto parece haber dado un giro inesperado esta semana. ¿O no es así?

Un dispositivo que podemos comprar

 

 

Esa forma de mantenerse viva no es otra que construyendo un tablet Android que podamos comprar. Un dispositivo construido mano a mano con Intel -que se ha encargado de buena parte del desarrollo del tablet- y que ha resultado en un equipo muy atractivo (sobre todo por su precio, 250 euros).

En la presentación el aire a iPad Mini era innegable. Una diagonal de 7,9 pulgadas, un diseño unibody de aluminio para ganar empaque y un objetivo claro: el MiPad de Xiaomi sólo que con ciertos matices que lo diferencian claramente de su rival asiático.

El N1 dispone de un panel IPS con una resolución de 2.048×1.536 y una proporción 4:3 y protección Gorilla Glass. Parece que los acabados y una imagen sobresaliente siguen siendo una condición sine qua non cada vez que los fineses lanzan algo a las tiendas.

De perfil destaca por su contenido grosor de 6,9 milímetros que -teniendo en cuenta el aluminio- nos anuncia un peso bastante bajo: 318 gramos. Nada mal si tenemos en cuenta que han incluido una batería de 5.300 mAh que debería bastar para mantenernos lejos del enchufe al menos durante un día de uso intensivo.

En su interior trabaja un chip Intel Atom Z3580 con cuatro núcleos a 2,4 GHz y 2 GB de RAM con una memoria interna de 32 GB. Una especificaciones sobresalientes si tenemos en cuenta el precio del conjunto. Además, la arquitectura del chip es de 64 bits (lo que empezó siendo una «locura» de Apple parece haberse convertido en tendencia) y la GPU es una tarjeta PowerVR 6430. Más que suficiente para mover juegos y contenidos multimedia Android con total soltura.

Para los más ávidos de novedades, en la parte inferior se encuentra un conector para carga y datos reversible. ¿Apple les ha cedido el lightning? No, se trata del conector Type-C de última generación que hace que los USB sean mucho más sencillos de utilizar y que tengan una vida útil bastante más prolongada. Las aperturas a los lados del conector son dos altavoces de 0,5w. Aquí sí podían haber hecho algo mejor… pero seguimos remitiéndonos al precio.

En cuanto a las cámaras, todo más que bien: una de 8 y otra de 5 Mp capaces de grabar (las dos) vídeo con una resolución de 1080p… aunque no tienen flash. Habrá que esperar a tener la tableta en nuestras manos para hablar mejor de las lentes, aunque tratándose de un producto Nokia, hay asegurada una calidad mínima.

Por si esto fuera poco, la tableta incorpora, sobre Android 5.0 el lanzador de aplicaciones Z Launcher que entiende nuestros gestos. Aunque ya está disponible en Google Play para teléfonos Android, esta versión es exclusiva de Nokia y nos prometen que marcará la diferencia con la competencia.

De momento, desde ayer se comercializa en China y pronto llegará a Rusia y otros mercados europeos que todavía no han especificado. A buen seguro, si se animan a llevarlo «por el mundo» resucitará y mucho esta legendaria enseña.

https://www.youtube.com/watch?v=IwJmthxJV5Q