2013, las mejores tabletas para regalar

 

Se acerca Navidad y las dudas sobre cuál es la mejor opción tecnológica para regalar se disparan. Desde esta bitácora intentaremos solucionar algunas de ellas proponiendo durante los próximos días las mejores compras para cada bolsillo. Hoy empezamos con tablets.

 

Antes de ir a la tienda o entrar en la web es importante que tengamos claro para qué se necesita el dispositivo. ¿Priorizamos poder personalizarlo (Android) o la seguridad y la fluidez (iOS)? ¿Es para ocio (Kindle) o para trabajar (Windows)? ¿Necesitamos que sea el tope de gama para un máximo rendimiento (más de 500€) o lo vamos a utilizar para navegar, redes sociales y correo electrónico (con unos 200€ es suficiente)? Lo mismo ocurre con su tamaño y peso ¿cuánta portabilidad necesitamos? Y, por último, ¿nos será suficiente con una conexión WiFi y compartir internet desde el smartphone cuando no haya conexión gratuita o preferimos la opción de 3G y estar siempre en línea?

 

Una vez solventadas estas dudas sólo tendremos que escoger entre estas opciones:

 

 

  • La mejor Android: sin duda, nadie hace mejores dispositivos Android que Google. Las tabletas Nexus son difíciles de conseguir por su maravillosa relación calidad precio. La opción de 10 pulgadas comienza en 399€ y la de 7 en 229€. Nosotros nos decantamos por las versiones sólo WiFi, no sólo nos permiten invertir en más capacidad de almacenamiento en vez de en conectividad 3G, sino que, con una buena tarifa de datos en el smartphone no echaremos en falta la microSIM. Compartir internet es francamente fácil y eficiente en Android y todo un ahorro. Eso sí, si es vuestra decisión, daos prisa, la tienda de Google suele agotarlas con facilidad.
  • La opción Windows: aunque las tabletas con el sistema operativo de Microsoft son las más caras, todavía podemos encontrar algunos buenos precios. Buen ejemplo es Samsung ATIV Book 9. Por unos 600€ tendremos un equipo que nos permite trabajar con la suite Office, una buena autonomía, buen procesador gráfico y una total hibridación con nuestro PC. Es de las más ligeras de su mercado y una buena opción para aquellos que quieren saltar del ordenador a la tableta poco a poco. Eso sí, su valor de reventa (importante en cualquier dispositivo electrónico) no es el mejor.
  • Un eBook potenciado: para la mayoría de los usuarios de tabletas, leer con una pantalla retroiluminada les cansa la vista. Para la mayoría de los usuarios de eBooks no poder hacer ciertas cosas que se puede en las tabletas es una tara. ¿Cuál es el punto intermedio? Kindle Fire HD. En dos formatos (8,9 y 7 pulgadas), la tableta de Amazon hereda lo mejor de dos mundos. El precio de los eBooks -la versión grande comienza en 229€- y la potencia de las tabletas. Eso sí, para los amantes de la libertad (Android, especialmente), un aviso: se es totalmente prisionero de Amazon y su tienda. La versión HDX de 7 pulgadas (también vale 229€) es nuestra favorita. Su hardware no decepciona y su funcionamiento es fluido. Una buena elección para aquellos que van más allá de las marcas.
  • iPad Mini Retina, potencia comprimida: para nosotros, la mejor tableta de este 2013. No es excesivamente caro (389€) para lo mucho que ofrece. Un procesador fulgurante. Un coprocesador gráfico que permite jugar sin límite. La seguridad de iOS y su mastodóntica oferta de aplicaciones específicas para tabletas. Tremendamente fluida. Con un diseño acertado que hereda de la versión anterior y una pantalla sobresaliente. Además, ahora es más ligera que nunca y su autonomía se mantiene en 10 horas. Nuestra elección.
  • iPad Air, todo a lo grande: para los que no les van las medias tintas. El iPad Air es obscenamente ligero. Increíblemente rápido. Sorprendentemente delgado y con una pantalla maravillosa. El Air es la esencia de las tabletas personificada (por algo fue la primera). Su experiencia de navegación está más cercana a la de un portátil que a la de una tablet. En su contra, que la diferencia de pulgadas con el Mini Retina se cotiza a 90€ en todas las versiones y además, pesa 130 gramos más. Habrá que calibrar bien si merece la pena.
  • Alternativa Samsung: si en Apple nos decantamos por la tableta pequeña, para los amantes de Samsung la mejor opción, sin duda, es la tableta grande. La Galaxy Note de 10,1 pulgadas. Como tableta de formato grande que es, su precio se dispara por encima de los 600€ en su versión con 4G, aunque, como hemos dicho, no es la opción más necesaria si se tiene una buena tarifa de datos en el smartphone. Rápida y con multitud de posibilidad gracias a su lápiz Stylus, es una buena opción para los amantes de la marca.
  • ASUS TF101: la propuesta de los taiwaneses es un modelo híbrido con 32 GB de capacidad y un hardware que, aunque no es el más moderno, es muy potente. Se le puede adjuntar por un poco más un teclado que lo convierte en un portátil de pleno derecho. Su precio, 449€ lo hace bastante competitivo, sobre todo si tenemos en cuenta que ronda las 10 pulgadas. Una muy buena opción para alternativos.
  • iPad Mini, el comienzo perfecto: ¿y si el regalo es para un niño o es el primer dispositivo de este tipo para el «regalado»? Entonces lo mejor es ir a algo seguro que no nos suponga un gran gasto. Nos decantamos por el iPad Mini «normal». La primera versión cuenta con el procesador A5 que moverá perfectamente las aplicaciones para la tableta y que, sin 3G, costará 289€. Es ligero y, gracias a iOS, su curva de aprendizaje es absolutamente plana. No durará mucho más tiempo en el mercado así que esta Navidad es un momento inmejorable para comprarla.

 

Nexus 7, pluscuamperfecta

Hace poco más de un mes Google nos presentó su nueva generación de tabletas Nexus 7. Un dispositivo, fabricado de nuevo por ASUS, que se renovaba con un triple objetivo: ser la tableta Android dominante, ser mejor que el iPad Mini y, sobre todo, seguir manteniendo la mejor relación calidad-precio del mercado. Sin duda, lo ha conseguido.

 

Justo un año después de que llegara la primera Nexus 7, Google ha decidido repetir receta. Su colaboración con ASUS dio como resultados un equipo que aglutinó el 10% de las activaciones de tabletas Android del mercado. La nueva repite capacidad (16 o 32 GB), mejora su aspecto gracias a una carcasa menos rugosa -aunque sigue fallando su marco tan grueso- y nos regala una pantalla que se va hasta los 323 píxeles por pulgada. Una maravilla que reproduce con una soltura enorme cualquier contenido en HD.

 

Pero, la gran mejora no está a la vista. En su interior incorpora el nuevo Tegra 3 con tecnología (4-PLUS-1, cuatro núcleos más uno latente sólo para tareas gráficas) desarrollado por Qualcomm que le permite reproducir vídeos como nadie y multiplica la jugabilidad (que ya era excelente) respecto a la primera versión.

 

Como anunciamos en su momento, esta nueva edición de la tableta solventa una de las grandes taras de la anterior: tiene cámara. Así, incorpora una posterior de 5 mp que, aunque no sea la mejor opción que podían haber implementado permitirá plasmar buenas imágenes, y una frontal de 1,2 pensada para videoconferencias. Desde aquí nos preguntamos por qué ningún fabricante apuesta por una tableta con una cámara a la altura de los smartphones. En las grandes el tamaño puede ser una tara para tomar fotografías pero en un equipo de siete pulgadas no hay gran diferencia con los megasmartphones.

 

La nueva Nexus 7 también será el primer equipo que incorpore de serie la última versión de Android, la 4.3 lo que debería otorgarle una mayor autonomía gracias a la mejor gestión de los recursos que permite este software.

 

 

Sus rivales

 

El nuevo tablet se enfrentará a un mercado repleto de rivales con el mismo sistema operativo (aunque en una versión inferior) y especificaciones superiores. Su ventaja será un precio muy contenido, la garantía de actualizaciones de Google y, sobre todo, que su gran rival, el Kindle Fire HD, parece que no está despegando fuera de los mercados anglosajones.

 

Respecto al iPad Mini, del que se espera una inminente actualización, es superior en todo. Pantalla, procesador, rendimiento, peso y precio. El de la manzana sólo le aguanta el ritmo -y supera- en cuanto al número de aplicaciones específicas para tabletas.

 

Para los que tengáis claro que esta es vuestra nueva tableta, podéis adquirirla en Fnac, El Corte Inglés, Media Markt, Worten, Eroski… o en la tienda de Google en internet (pagaréis en dólares, merece la pena). Sin duda, una de nuestras favoritas.

Surface, ¿alternativa real?

Desde hace unas semanas Microsoft está en pleno proceso de reconversión de su entorno operativo. Todos sus nuevos productos -y los de sus socios- lucen ya con Windows 8. Ordenadores de sobremesa, ultrabooks, portátiles convencionales, tabletas y smartphones. Millones de usuarios en todo el mundo han decidido dar el salto a la octava generación del sistema operativo por excelencia. Sin embargo, parece que toda la expectación previa se va diluyendo. Ni las ventas de las actualizaciones son las esperadas, ni los dispositivos de la casa -sobre todo Surface- terminan de arrancar.

 

En principio, por concepto, Windows 8 debería ser una enorme amenaza tanto para Apple como para Google. Para la primera porque su «bestia negra» la empresa que le arrebató hace décadas el éxito en los hogares a Steve Jobs, volvía a la carga con un ecosistema cerrado, ultracompatible y atractivo. El equivalente al universo de la manzana sólo que con Windows. Sin el falaz proceso de aprendizaje que requiere la manzana. Frente a los del buscador, Microsoft propone dispositivos diferentes -Samsung es a Android casi tanto como Google-, potentes, bien acabados y, sobre todo, totalmente vinculados al ordenador del trabajo, al doméstico, a la consola y hasta a la tableta del usuario.

 

Sin embargo, como dijimos hace tiempo -más de un geek , la resurrección de Microsoft son muchos los productos que han nacido con la etiqueta de iPad killer y ninguno lo ha conseguido. Ni Kindle Fire, la alternativa de Amazon ha mantenido el ritmo más allá de dos semanas. Sólo Nexus 7 es capaz de mantener un ritmo de ventas atroz: aunque Apple pierde cuota de mercado frente a Android (cada vez hay más dispositivos que empleen este entorno operativo), el tablet de la manzana mordida no sólo es el más deseado, sino que bate sus propios récords mes tras mes.

 

Casi todos los analistas esperaban el Black Friday para saber hasta dónde llegaban las posibilidades comerciales de los productos de los de Redmond en plena vorágine consumista. Según IBM y varias web y consultoras especializadas, el viernes negro fue fiesta en Cupertino. Sus smartphones, tabletas y ordenadores se vendieron como rosquillas. La facturación superó holgadamente los 1.000 millones de dólares. No sólo se facturó más desde las webs (algunas aumentaron sus ventas un 3.300% en teléfonos inteligentes y un 900% en tabletas), sino también en las tiendas físicas. La batalla se resume del siguiente modo: cada hora, por cada 11 tabletas de Apple se comercializaron 9 de Google… y ningún Surface.

 

Pero el problema no está sólo en el dispositivo táctil de Microsoft. El estudio que la consultora Piper Jaffray realizó en algunos centros comerciales estadounidenses durante el día que se inicia la campaña navideña en el primer mercado mundial explica que por cada 17,2 productos de Apple se comercializaron tan sólo 3,5 de Microsoft de los que 2 eran videojuegos para la Xbox.

 

Otro informe de una empresa «independiente» muestra que las ventas de productos Windows -portátiles, ordenadores, suites ofimáticas para el entorno operativo y smartphones- han caído un 21% durante octubre y que suman ya varios consecutivos con cifras más bajas el periodo anterior.

 

El estudio de NPD Group concluye que, de momento, Windows 8 no parece tener la «fuerza comercial suficiente» para levantar las ventas del gigante de Redmond. Su presencia en ordenadores nuevos es de poco más del 58% de los comercializados por el 83% de Windows 7. También es cierto que el enorme stock de las superficies de venta por las bajas ventas de ordenadores en Europa no ayuda a su lanzamiento. Sin embargo, su presencia en el mercado de tabletas, de momento, es menor al 1% y en el de smartphones no es capaz de superar el 3% (de ventas de dispositivos nuevos). La campaña navideña, con el arsenal de lanzamientos de Apple, Samsung y Google no parece que vaya a ser positiva. Sobre todo si tenemos en cuenta que los ordenadores de la manzana han crecido en ese periodo más de un 15% -los iMac- y de un 21% -los MacBook-.

 

De momento, Steve Ballmer parece preferir poner la venda antes de la herida que buscar soluciones. Las peticiones de componentes para construir Surface han bajado un 50%, de 4 millones de piezas a 2. En la junta de accionistas el CEO reconoció que habían reaccionado muy lento al mercado de tabletas. Además, el anuncio de los precios de los modelos Surface Pro no parecen ayudar: la versión de 64 gigas costará 899 dólares, 200 más que el iPad equivalente. La de 128 gigas, 999 dólares, 50 más que el MacBook Air equivalente, que además, tiene más autonomía, un sistema operativo más fiable y, sobre todo, un procesador más potente. ¿Se difumina la alternativa Surface?

iPad Mini, sus rivales

Si ayer hablábamos de todos los secretos del iPad Mini -demostramos que es mucho más que una versión reducida del iPad 2- hoy os enseñaremos cuáles son sus principales rivales. Al fin y al cabo, el pequeño de la familia Apple no es más que un tiro en la línea de flotación para las principales tabletas pequeñas equipadas con Android, el sistema operativo de Google.

 

 

  • Samsung Galaxy Tab 2 7.0: lo ponemos el primero no porque sea el rival más fuerte, sino porque fue el primer rival del iPad original. El principal objeto de la ira de Steve Jobs -dijo que en un tamaño de 7 pulgadas no se podía disfrutar la experiencia multimedia que nos regala una tableta- se actualiza sin cambiar el diseño respecto a su primera versión y prescinde de elementos tan básicos como la luz de flash para la cámara posterior o el giroscopio. La contrapartida es un precio mucho más competitivo para un tablet perfectamente competitivo en el día a día.
  • Google Nexus 7: sin duda el rival más fuerte y temible. Sus bazas son muchas: un procesador de cuatro núcleos que lo hace tremendamente rápido, una pantalla con una gran resolución, el compromiso de Google de dotarla de continuas actualizaciones de Android así como la garantía de ASUS en todos su productos. Carece de conexión HDMI, cámara trasera y ranura para tarjetas (¿por qué en este caso no se levanta tanto lío como con los iDevices?) pero cuenta con una memoria interna desde 16 Gb, más que suficiente si lo unimos a la nube, y una autonomía de más de 10 horas. Su tarifa de 199€ de salida es imbatible por lo que ofrece.
  • Kindle Fire HD: el híbrido de Amazon es un dispositivo completamente Android (por mucho que Jeff Bezos lo niegue). La mala noticia es que el acceso a Google Play está capado -otro dispositivo susceptible de un jailbreak– y que todas las aplicaciones han de descargarse desde la tienda de la librería online. Entre sus pros destacan la calidad de la pantalla y el WiFi de doble banda que permite una rápidez de navegación inusitada para un dispositivo «no Google». Entre lo negativo, llama la atención la falta de una ranura de expansión, todo un quebradero para los que quieran almacenar toda su biblioteca sólo en el dispositivo. Está disponible en 7 y 8,9 pulgadas y se ha mostrado como el rival más duro de Apple en Estados Unidos.
  • Nook HD: más que un rival para el iPad Mini, es un rival para el Kindle Fire HD. El dispositivo de Barnes&Noble es otra «tableta bipolar» que sirve también como libro electrónico. En sólo 7 pulgadas ofrece una resolución de 1.440 x 900 píxeles con una buena tarjeta gráfica y un buen procesador que, al igual que el Kindle, tiene cerrado el acceso a Google Play. Su precio es idéntico a la anterior y también tiene una versión de 9 pulgadas. No obstante, requiere adquirirlo por internet y su biblioteca es sólo anglófona.
  • Motorola Xoom 2 Media Edition: con un formato de pantalla de 8,2 pulgadas y una resolución sorprendente además de un recubrimiento Gorilla Glass, el dispositivo de Motorola Mobility (subsidiaria de Google) tiene un diseño ergonómico diferenciado y un hardware envidiable (desde el procesador a la tarjeta gráfica o la conectividad). El único problema es que salir al mercado con una tarifa que empieza en los 419€ es condenarse a las estanterías más recónditas de Media Markt hasta que llegue la semana de inventarios. No se puede ser igual de caro que un iPad sin ser de Apple…
  • Acer Iconia Tab A110: el fabricante asiático no pasa por sus mejores momentos con sus ordenadores, por lo que las tabletas parecen un buen soporte para mejorar los resultados. Por 230 euros el Iconia nos ofrece una alternativa más portátil, con un procesador a 1,2 GHz y 1 Gb de RAM. Sus grandes peros son la ausencia de cámara posterior y una memoria interna de sólo 8 Gb. Al menos equipa, de serie, Android 4.1.

 

iPad Mini, ¿sólo un mini iPad?

Muchos medios especializados han resumido el iPad Mini como un iPad 2 encogido -y obsoleto- para pugnar en el mercado con las tabletas de 7 pulgadas -especialmente Nexus 7 y Kindle Fire-. Sus prestaciones diferenciadas lo alejan lo suficiente del Nuevo iPad (la joya de la corona de las tabletas) a cambio de un precio mucho más competitivo que asegura que no se canibalicen las ventas entre ambos iDevices. No obstante, como veremos a continuación, el Mini es mucho más que una versión renovada y empequeñecida de una tableta anterior.

 

Lo primero que llama la atención cuando encendemos el modelo es su pantalla. Con una diagonal de 7,9 pulgadas son muchos los que pensaban que tenía un tamaño idóneo para estrenar la pantalla Retina de Apple. Sin embargo, para bajar costes, los de Cupertino optaron por la misma pantalla que el iPad 2 con una resolución de 1.024 x 768. Mucho entonces auguraron una resolución inferior que la de otros rivales como el Galaxy Tab 2 o el Nexus 7. Lo que no dijeron es que se trata del mismo panel comprimido desde la 9,7 pulgadas hasta las 7,9 lo que eleva el número de píxeles por pulgada enormemente hasta los 163 y aumenta considerablemente la resolución frente al iPad 2. Sólo el Nexus 7 de Google tiene más resolución, pero una mayor capacidad de contraste y no tratarse de un panel Pentile como en el caso de la Nexus hace que las diferencias disminuyan en la práctica.

 

Siguiendo con los cambios relevantes, cuando los ingenieros de hardware de Apple diseñaron el Mini concluyeron que era necesario un diseño más ergonómico y un mejor sonido puesto que las funciones de música se multiplicarían al tratarse de un dispositivo más portátil y manejable. Precisamente por eso añadieron dos altavoces (frente a 1 de sus hermanos mayores) para poder escuchar música en estéreo. La experiencia iTunes se multiplica.

 

Parte de ese nuevo diseño ergonómico consistía en que los bordes del marco que rodean la pantalla son de diferente grosor, algo que no ocurre con los iPad grandes y que le da una imagen mucho más estilizada. No obstante está decisión va mucho más allá de la imagen del equipo, se busca tener más superficie de agarre cuando trabajamos con la tableta en posición horizontal y, sobre todo, por sostenerla con una sola mano cuando está a 90º. Además, como cuando está en vertical nuestros dedos tocan parte de la pantalla, los ingenieros han conseguido que el Mini sepa cuándo estamos sujetándolo y cuándo estamos interactuando con esa zona de la pantalla. El gran problema que veía Jobs en las pantallas menores a las 10 pulgadas desaparece.

 

Por último, contar con 7,9 pulgadas frente a las 7 de su competencia (a la que analizaremos mañana) supone un 35% más de superficie de trabajo y ocio. Mientras que los Nexus 7, Kindle Fire y Galaxy Tab cuentan con 22 pulgadas cuadradas de panel, el de Apple cuenta con 30 lo que permite visionar las imágenes, jugar o leer mucho más cómodamente.

 

Una vez encendido sorprende la velocidad con la que trabaja. Es cierto que su chip es el A5 que ya montaba la segunda generación de la tableta, pero, como ocurre en el iPhone 4S, el procesador parece llevarse mejor con dispositivos más pequeños. Tal es su fluidez y potencia (la casa dice que es el mismo que el del iPad 2, pero las pruebas de laboratorio han demostrado que trabaja más «ligero) que incluso han añadido Siri, una de las aplicaciones estrella de iOS 6.

 

En cuanto a las cámaras, como en el caso del iPad 3 y 4, monta la cámara iSight de cinco lentes y una calidad de 5 Mp para fotografías y 1.080p para vídeo. Sin embargo, el Mini nos regala una cámara frontal (FaceTime) de 1,2 Mp para fotos y 720p para vídeo con lo que el pequeño se convierte en el mejor tablet Apple para imágenes hasta la fecha.

 

Lo mismo ocurre con su conectividad. El nuevo dispositivo es, al igual que el Nuevo iPad (4) cellular, es decir, podrá conectarse a redes 4G o LTE para una transmisión de datos mucho más rápida fuera de las redes WiFi (no tendrá funciones de teléfono). La denominación viene por un problema de compatibilidad de los estándares LTE que tuvo el iPad 3 en algunas regiones como el Reino Unido. Desde Cupertino aseguran que el nuevo es perfectamente compatible con todas las redes de alta velocidad del planeta activas. Tardará (mucho) en llegar a España.

 

Por último, el único modo de conectar el iPad Mini a la red de alimentación es mediante el puerto Lightning que sustituye al viejo Docking que lleva acompañando desde 2001 a los dispositivos de la manzana. El nuevo conector lleva unos chips en el propio cable que sirven para autentificar su origen y, además, para minimizar el tiempo de carga (un 35% más rápido), transmitir los datos al ordenador o televisión mucho más rápido o, gracias a un pequeño procesador, para seleccionar los pines más efectivos para la transmisión de electricidad… Una maravilla que, mediante un adaptador, podrá utilizarse en dispositivos más antiguos.

 

Para ser justos tenemos que decir que la mejora en el tiempo de carga viene acentuada por un nuevo adaptador de 12w.

 

En definitiva, un modelo con una pantalla mejor que la de la competencia, más ligero, rápido, con acceso ilimitado al universo Apple, un muy buen equipo de cámaras para captar fotos y vídeo y, sobre todo, un dispositivo con personalidad propia que, por primera vez, tiene un precio accesible (desde 329€ el de 16 Gb con conectividad WiFi hasta los 659€ con 64 Gb de capacidad y conectividad 3G y WiFi).