New Nintendo 3DS, renueva el arsenal

En plena crisis de resultados Nintendo ha actualizado uno de sus modelos de referencia: la consola portátil con tecnología 3D más famosa del mercado y uno de sus pilares: la 3DS. ¿Cuáles son las claves de esta nueva generación?

Si tuviéramos que resumirlo en pocas líneas podrías decir que más potencia y mejor 3D. Los ingenieros nipones han implementado un nuevo procesador que hace que todo sea más fluido y, sobre todo, gracias a la mayor cantidad de RAM (el doble exactamente), más rápido. La velocidad a la que se descomprimen los juegos de la eShop es netamente superior a la de la 3DS precedente, además, su navegador ya es compatible con el estándar HTML5 y sus menús son más ligeros.

Todo esto redunda en mejores iteraciones 3D y mucho más estables gracias a la tecnología de seguimiento facial (Eye Tracking) situada en la cámara frontal. El ángulo de visión es mayor lo que permite que aunque movamos la consola no perdamos profundidad en las imágenes a pesar del aumento del panel (la XL se queda como estaba pero la pequeña aumenta un 20%). Solo tenemos un pero: la resolución no ha variado y se mantiene en 800×240 píxeles. En su interior, por cierto, contará con tecnología NFC.

Y como todo es positivo en cuanto al hardware, la autonomía también ha mejorado. Hasta 30 minutos en función del nivel de profundidad 3D que hayamos seleccionado. Parte de esta cifra viene gracias al sistema de equilibrado automático del brillo. Algo que no entendemos es que no venga con un cargador por mucho que nos digan que valen los de las versiones anteriores. ¿Y si somos primerizos? Un gran error.

A pesar de estas mejoras han mantenido el peso. La XL de hecho, es 7 gramos más ligera. La pequeña solo gana un poco de peso (18 gramos) y grosor (0,6 mm) a cambio de ganar bastante pantalla. Vale la pena, sin duda. Por lo demás, a simple vista, solo cambia la ubicación de algunos controles, de la toma de auriculares y del LED indicador del estado de la WiFi. Al principio hay que hacerse, sin embargo, no es nada grave ya que los controladores principales permanecen fijos.

Por último, contará con un último joystick -denominada Palanca C- que nos recuerda a los trackpad de los portátiles y que nos permite controlar durante el juego el ángulo de visión del juego. Si a esto le sumamos una buena colección de videojuegos en exclusiva para esta versión -gracias a las nuevas capacidades de computación que le otorgan las nuevas especificaciones- y la posibilidad de personalizarla más allá de los packs podemos decir que la nueva 3DS nos parece una muy buena actualización que no defraudará a los fieles y que enganchará a los primerizos.

Su precio, además, sigue siendo bastante competitivo. 169,95€ para la versión más manejable y 199,95€ para la XL. Es verdad no son ningún regalo pero son un buen producto de nicho y seguirá siendo la consola que más dinero le dé a Nintendo (salvo que den un giro inesperado a la situación de la Wii).

Nintendo 3DS XL, más diversión en 3D

Ha pasado ya un año y medio desde que Nintendo lanzara la primera consola 3D sin gafas del mercado. Ahora, después de una acogida relativamente distante -que llevó a los nipones a rebajar su precio- la ponen al día con una nueva versión XL más grande, con una imagen más definida y, sobre todo, con mucha más autonomía (prometen hasta 6 horas). Por cierto, la tarjeta de memoria también pasa de 2 a 4 gigas.

 

Después de los 19 millones de unidades que lleva comercializadas Nintendo se ha puesto el difícil reto de vender 18,5 millones entre los dos modelos antes de abril del próximo año. Si tenemos en cuenta que su mercado doméstico se ha reactivado después del tsunami del año pasado y que algunos vuelven a estar en expansión -como es el caso de Estados Unidos o los países emergentes- parece factible si el dispositivo no sufre un aumento muy acusado en su precio. Suponemos que rondará los 200 euros.

 

Esperamos que la acogida sea positiva puesto que, como reconocen desde la directiva de la firma, hasta ahora han vendido las 3D por debajo de su precio de fabricación con el fin de fidelizar usuarios. El momento económico de Nintendo parece complicado y sólo la unos jugadores «entregados» podrán hacer que los de Mario puedan resistir el embate de Sony, Microsoft… y los dispositivos móviles con juegos más sencillos a precio de saldo como tabletas y smartphones.

 

Los juegos disponibles para el formato volverán a ser definitivos a la hora de colocar la nueva 3DS XL. El año pasado hasta que Mario no «acudió al rescate» con Mario Kart, Mario Tennis y la novedosa plataforma Super Mario 3D Land no pudieron cosechar las ventas esperadas. Gracias a ellos superaron los 53 millones de títulos.

 

La apuesta en este campo de Nintendo son New Art Academy, una suerte de curso virtual de pintura, y FreakyForms un imaginativo y educativo formato pensado en los más pequeños de la casa. De serie vendrá acompañada de Mario Bros 2, el título de plataformas del que ya han vendido más de 695.000 copias.

 

De momento, desde la empresa aseguran que habrá disponible un centenar de juegos aunque parece que no serán suficientes para maquillar las pérdidas millonarias de esta emblemática compañía. No obstante, parece que la decisión de vender el equipo sin cargador -les hace ahorrar una buena cantidad y aseguran que valen los de ediciones anteriores y que la mayoría de los compradores ya tienen una portátil de la casa- es una estrategia tan arriesgada como desesperada. Eso sí, si funciona, no será el único fabricante de dispositivos que querrá ahorrarse unos cuantos euros -Apple ya lo hace desde hace años con algunos de sus iPod-.

 

De la nueva 3DS XL y de la próxima Wii U depende, sin duda, el futuro de una empresa que pasa por uno de sus momentos más delicados desde su nacimiento.