New Nintendo 3DS, renueva el arsenal

En plena crisis de resultados Nintendo ha actualizado uno de sus modelos de referencia: la consola portátil con tecnología 3D más famosa del mercado y uno de sus pilares: la 3DS. ¿Cuáles son las claves de esta nueva generación?

Si tuviéramos que resumirlo en pocas líneas podrías decir que más potencia y mejor 3D. Los ingenieros nipones han implementado un nuevo procesador que hace que todo sea más fluido y, sobre todo, gracias a la mayor cantidad de RAM (el doble exactamente), más rápido. La velocidad a la que se descomprimen los juegos de la eShop es netamente superior a la de la 3DS precedente, además, su navegador ya es compatible con el estándar HTML5 y sus menús son más ligeros.

Todo esto redunda en mejores iteraciones 3D y mucho más estables gracias a la tecnología de seguimiento facial (Eye Tracking) situada en la cámara frontal. El ángulo de visión es mayor lo que permite que aunque movamos la consola no perdamos profundidad en las imágenes a pesar del aumento del panel (la XL se queda como estaba pero la pequeña aumenta un 20%). Solo tenemos un pero: la resolución no ha variado y se mantiene en 800×240 píxeles. En su interior, por cierto, contará con tecnología NFC.

Y como todo es positivo en cuanto al hardware, la autonomía también ha mejorado. Hasta 30 minutos en función del nivel de profundidad 3D que hayamos seleccionado. Parte de esta cifra viene gracias al sistema de equilibrado automático del brillo. Algo que no entendemos es que no venga con un cargador por mucho que nos digan que valen los de las versiones anteriores. ¿Y si somos primerizos? Un gran error.

A pesar de estas mejoras han mantenido el peso. La XL de hecho, es 7 gramos más ligera. La pequeña solo gana un poco de peso (18 gramos) y grosor (0,6 mm) a cambio de ganar bastante pantalla. Vale la pena, sin duda. Por lo demás, a simple vista, solo cambia la ubicación de algunos controles, de la toma de auriculares y del LED indicador del estado de la WiFi. Al principio hay que hacerse, sin embargo, no es nada grave ya que los controladores principales permanecen fijos.

Por último, contará con un último joystick -denominada Palanca C- que nos recuerda a los trackpad de los portátiles y que nos permite controlar durante el juego el ángulo de visión del juego. Si a esto le sumamos una buena colección de videojuegos en exclusiva para esta versión -gracias a las nuevas capacidades de computación que le otorgan las nuevas especificaciones- y la posibilidad de personalizarla más allá de los packs podemos decir que la nueva 3DS nos parece una muy buena actualización que no defraudará a los fieles y que enganchará a los primerizos.

Su precio, además, sigue siendo bastante competitivo. 169,95€ para la versión más manejable y 199,95€ para la XL. Es verdad no son ningún regalo pero son un buen producto de nicho y seguirá siendo la consola que más dinero le dé a Nintendo (salvo que den un giro inesperado a la situación de la Wii).

Wii U, en caída libre

 

 

Las peores predicciones se quedaban cortas. El viernes Nintendo anunció que rebajaba sus previsiones de ventas para su modelo estrella, Wii U, de 9 millones a 2,8… si las cifras se mantienen de aquí a marzo (algo poco probable debido a los recientes lanzamientos de Xbox One y PS4). Esta cifra supondrá que la empresa nipona pase de un beneficio de 500 millones de euros a unos enormes números rojos de 240 millones. Los inversores y analistas están perplejos porque, ni en el peor de los escenarios se esperaba una cifra tan mala.

 

Una horrible campaña navideña donde la consola de sobremesa de Nintendo no ha tenido opción ante las capacidades (y excelentes campañas de marketing) de sus rivales de Sony y Microsoft ha hecho que mientras que los ingresos de la industria han subido por primera vez en dos años, los de la empresa de Kioto se hayan desplomado.

 

Estados Unidos, el primer mercado mundial, es una buena muestra de lo que ha ocurrido en el negocio. Los ingresos han aumentado un 28%. Las nuevas consolas han disparado la facturación un 50% y han hecho que la previsible bajada de las ventas de videojuegos (un 18% ya que los gamers esperan a que aparezcan los títulos para las nuevas consolas) se hayan enjugado fácilmente. El problema es que al otro lado del Atlántico hasta la Xbox 360 -que lleva cinco años en el mercado- se vende más que la Wii U.

 

En cuanto a juegos, las previsiones de Nintendo tampoco son mejores. De los 38 millones de títulos que esperaban vender han pasado a 19 millones. La única consola con un comportamiento aceptable es la 3DS. Aunque no llegará a los objetivos anuales (1,35 millones vendidas por los 1,8 previstos y 20 millones de juegos por los 26 millones esperados), es la única que está en cifras de dar beneficios a la empresa.

 

Pero, ¿cuál es el motivo para esta caída sin precedentes? A simple vista podría parecer la falta de prestaciones frente a sus rivales pero lo cierto es que la Wii nunca ha estado ni pretendido estar en la liga de las prestaciones. La clave reside en su complejidad. La consola «grande» de Nintendo se caracterizó desde el principio por su sencillez y en la de sus títulos. Sin embargo, su renovación la ha dejado a medio camino entre una tableta y una consola. Demasiado compleja para el usuario de la generación anterior. Demasiado poco para quien busca una tableta «de verdad» o una consola prestacional.

 

Además, la idea de jugar en varias pantallas a la vez no ha resultado atractiva ni para los desarrolladores independientes de juegos ni para los grandes estudios que no han lanzado títulos con el suficiente gasto como para robar clientes de la lista de potenciales de la Xbox o la PlayStation.

 

El caso es que desde su última genialidad, haya por 2007, la empresa ha perdido el 70% de su valor en Bolsa. La empresa parece haberse quedado posicionada en tierra de nadie y Satoru Iwata, su CEO, está obligado a replantear y reestructurar Nintendo si no quiere verla en manos de otro gigante.

Shield, la amenaza androide

Estamos, sin duda, en la semana de las grandes consolas. Microsoft ha presentado en sociedad -faltan muchas características por conocer- su Xbox One; Sony presentará su PS4 al mundo durante la final de la Champions League de este sábado… y Shield, la consola de NVidia equipada con Android ha visto la luz. Si a eso le sumamos que Nintendo tiene previsto reforzar la comercialización de la Wii U podemos confirmar los tambores de guerra entre los grandes fabricantes.

 

Presentada durante la I/O de Google por el fabricante de procesadores, esta miniconsola con Android tiene a su favor dos factores: el efecto novedad y, sobre todo, correr con el mismo sistema operativo que la mayoría de los smartphones y tabletas que se venden en todo el mundo.

 

Para los que crean que no tiene nada que hacer en cuanto a jugabilidad, el binomio Google-NVidia (¿qué se pasará por la cabeza de Sony, uno de los primeros aliados de Android?) ofrece todo el catálogo de la PlayStore, la segunda tienda de aplicaciones con más juegos del mercado.

 

En cuanto a su construcción, la compacta se desdobla en un mando -con una forma muy habitual y unos colores muy Xbox- y una pantalla de 5 pulgadas y altísima resolución donde todos los títulos brillan por su calidad. Además, en su interior han colocado el procesador NVidia Tegra 4, el más potente procesador disponible en el mercado de tabletas con Android.

 

Sus rivales son claros: la Nintendo DS, la parte «pequeña» de la Wii U, la PlayStation Vita y todo tipo de tableta en la que jugar -por supuesto iPad y cualquier tableta con Windows Phone que se aproveche de la vinculación con la Xbox-.

 

Su precio es ligeramente superior a la de sus grandes rivales. En Estados Unidos costará 349$ (que nadie crea que aquí se «quedará» en sus equivalentes 269€) pero, a cambio, ofrece muchos más juegos que la 3DS o la PSVita… y sobre todo, mucho más baratos. Más de 100.000 juegos de Google Play y la posibilidad de darse de alta en Steam, el servicio de juegos online por suscripción más exitoso de la red. Un dispositivo en el que jugar barato a Angry Birds y que podría soportar títulos mucho más potentes como Need For Speed sin ningún problema.

 

Entre sus mejores bazas una batería que llega a las 20 horas. Una cifra escandalosa para una móvil -que raras veces supera las 6 horas a pleno rendimiento en juegos- y un prodigio para una consola portátil (que a máxima exigencia se queda en 4 horas). Todo un experimento que añade a la experiencia de juego casi todas las funcionalidades Android -menos llamar por teléfono, Nokia NGage disuadió a los fabricantes-. Ahora tendrá que convencer al público para que se compren algo más grande, caro y limitado que un smartphone (¿quién pasa 20 horas jugando de continuo?).

 

Enjoy UP, la conquista de Japón

Si ayer hablábamos de la gran cantera de desarrolladores de aplicaciones que hay en el Estado, hoy nos centraremos en la empresa barcelonesa Enjoy Up que ha creado para la plataforma online DSiWare de Nintendo el juego 99 Bullets. Disponible desde el 30 de mayo para Nintendo 3DS y Nitendo DSi, se trata del primer juego de estudio que los catalanes lanzan en el mercado de videojuegos más competitivo del mundo.

 

Todo empezó, según explica en el Ciberp@ís José Moruno, diseñador de 99 Bullets, tras una llamada a Circle Entertainment, una de las editoriales que más se está centrando en la plataforma de Nintendo y que, tras hablar con ellos, consideró que sus juegos tenían muchas posibilidades en la tienda en línea.

 

A pesar de que ya tienen experiencia con Nintendo en el soporte físico -ya lanzaron para la Nintendo DS el juego Chrono Twins- ahora se han decidido por el formato digital. El motivo es la potencialidad de este último. Gracias a la tienda virtual Rovio, otro estudio como el barcelonés, ha conseguido que sus Angry Birds lleguen a los 50 millones de descargas. Impensable en un periodo de tiempo tan corto para cualquier videojuego en soporte físico.

 

Además, para los estudios pequeños y jóvenes -se fundó en 2005- las plataformas digitales suponen un enorme ahorro de costes (por ejemplo, la distribución) y coloca cualquier producto ante un público potencial inmensamente mayor.

 

Moruno explica que la elección de Nintendo como cliente de sus juegos es por «comodidad» puesto que ya habían trabajado antes en sistemas de la empresa como Game Boy. Además, su rendimiento se ha tornado en una muy buena relación con los nipones que ya han «recibido» de Enjoy Up el juego para Wii Football Up, uno de los más descargados de la consola por gestos.

 

99Bullets se trata de un juego de acción en el que, haciendo referencias a los arcades de marcianitos de antaño, el jugador tiene que superar obstáculos y deshacerse de sus enemigos con sólo 99 balas. El juego ha recibido muy buenas críticas por parte de Meristation.

 

El responsable de Nintendo 3DS en el Estado, Manuel Curdi, explica en el Ciberp@ís que la casa espera un gran resultado del juego en Japón -donde sólo han aplicado ciertas variaciones- debido a la predilección de los gamers nipones por este tipo de contenidos. Además, la gran aceptación en Estados Unidos (donde cuesta 4,99$) que le permite estar estable entre los juegos más vendidos, así como la acogida que está teniendo en Europa (ya está disponible por 5 euros) hace presagiar buenos resultados.

 

Para Curdi, la plataforma digital DSiWire es una gran oportunidad para que pequeños estudios puedan poner en el candelero sus productos de un modo sencillo y sobre todo barato. Aún así, el gerente explica que Enjoy Up y sus juegos son un ejemplo de cómo el talento siempre sale adelante a pesar de tener recursos limitados.

 

Por otra parte, la relación entre el estudio catalán y la multinacional nipona es de lo más fluido. Nintendo ha «recibido» de Enjoy Up juegos como Football Up, uno de los más descargados en DSiWire en Europa para Wii… del que también preparan una versión para su consola más pequeña. Una vez más, felicidades a esta PYME que nos muestra cuál es el camino… para abrirse camino.

2012, año de las consolas

Es el gran negocio del entretenimiento, por delante del cine y la música. Muchos dicen que su futuro está en los smartphones y, sobre todo, en las tabletas. Mientras esto ocurre, os presentamos las mejores consolas del momento -a la espera de que lleguen sus sucesoras-:

  • Nintendo Wii: sin duda, el modelo que acabó con los mandos y los joysticks. Hizo que jugar fuera algo más que mirar a una pantalla en solitario y lo convirtió en movimiento y, sobre todo, en una experiencia en grupo para todas las edades. Además, es la más barata en ofrecer todo esto. Su gran éxito en todo el mundo ha hecho que casi todos los juegos «en grupo» o «sociales» tengan una versión para esta plataforma. Es cierto que si la comparamos con la capacidad gráfica de la PS3 o la Xbox 360, palidece y que sus especificaciones técnicas hacen que algunos de los títulos con más tirón no lleguen a este modelo pero los ingenieros de Nintendo nos han prometido recortar la diferencia con la Wii U.
  • PlayStation 3: la única con BluRay y que permite, por tanto, ver películas y contenidos en alta definición real. Cuando le añadieron los mandos Move, exageradamente parecidos a los de la Wii, consiguió acercar a muchos de sus detractores. El único pero que le encontramos es su plataforma online -PlayStation Network- que se ha mostrado demasiado susceptible a ciberataques. Respecto a su catálogo de juegos, es algo más limitado que el de la Xbox 360, si bien, cuenta con sagas exclusivas como God of War que hace que muchos no quieran dar el salto a la competencia. No se sabe cuándo llegará su sucesora.
  • Xbox 360: con Kinect ha conseguido rizar el rizo. Su cámara permite jugar sin necesidad de ningún mando o accesorio. Además, cada nuevo título que se presenta compatible con el dispositivo muestra que sus posibilidades están aún lejos de ser agotadas. Todos los ojos están, por ahora, en el nuevo juego de Star Wars en exclusiva para esta plataforma. Como su arquitectura es muy similar a la de un PC -su origen Microsoft la delata- es muy fácil ver cómo títulos para ordenador dan el salto al mundo de la Xbox. Asimismo, tiene el respaldo de casi todos los desarrolladores y Windows Phone de su parte. Entre las pegas, que no puede leer BluRays y que el precio de Kinect, de momento, es muy alto (unos 150€).
  • Nintendo 3DS: a pesar de la gran expectación y las dudas que rodearon su llegada, su diseño compacto -y por tanto su movilidad- hace que sea la herramienta idónea para disfrutar de la experiencia 3D en cualquier parte y en cualquier momento. La experiencia de Nintendo se hace notar, por otra parte, en las continuas actualizaciones y las mejoras que vive el modelo -sobre todo software- y en el gran catálogo de títulos disponibles y adaptados para el formato. Sí es cierto que algunos de los títulos más sonados no han llegado a este peculiar dispositivo y se han quedado en las portátiles de Sony. La arquitectura del producto, muy fiable, se ha mantenido invariable desde la DS lo que hace que en algunas especificaciones empiece a quedarse algo «corta».
  • PlayStation Portable: aunque ya tiene sustituta en el mercado -la siguiente en la lista- su bajada de precio la hace muy atractiva. Lo mismo ocurre con algunos de sus títulos más exitosos, que podrás encontrarlos por unos 10 euros. Precisamente, en su gran oferta reside su punto más fuerte. Al fin y al cabo, es una consola con varios años en el mercado y que ha contado siempre con el favoritismo de los desarrolladores. En cuanto al hardware, parece peor sólo por la presencia de la PSVita. Sigue siendo una máquina estupenda. Así, su sucesora es el gran impedimento para que le sigan llegando juegos nuevos.
  • PSVita: la gran apuesta de Sony para hacerse con el mercado de consolas portátiles. Es original, táctil, manejable, ergonómica y, sobre todo, muy potente. Su resolución gráfica es espectacular y esto hace que cada vez aparezcan juegos más llamativos para ella. Es una PlayStation 3 en miniatura con todo lo bueno que eso conlleva. Lo malo, empero, es que su precio es similar al de un equipo de sobremesa: desde 199€ si compramos la 3G con el plan de precios de Vodafone. Excesivo si tenemos en cuenta que un iPad cuesta 299€ y hace bastantes más cosas. La única duda objetiva para no comprarla además del coste es que como todo producto nuevo, su desarrollo puede ser impredecible, aunque todo parece que le irá muy bien. No es compatible con los juegos de la PSP original.