WiiU y Vita, la nueva generación de consolas

Tras el rotundo éxito de la primera generación de la consola Wii de Nintendo y de la portátil de Sony, la Play Station Portable, ambas empresas han decidido lanzar en 2012 un nuevo concepto de videoconsola que toma lo mejor de varios mundos -tabletas incluidas-. Llegan Wii U y PS Vita, prepárate para divertirte.

Wii U, Nintendo a la enésima potencia


Cualquier consola «de sobremesa» que se precie tiene que sacar el máximo partido a los televisores. Y como en los últimos años estos han experimentado una gran mejora, los ingenieros de Nintendo han decidido sacar pecho en este apartado. Gracias a una tarjeta gráfica AMD Radeon HD Wii podrá, por primera vez, alcanzar los 1.080 puntos de resolución… además de ser compatible con televisores 3D y tener conexión HDMI para multiplicar la experiencia del jugador. Desde Nintendo aseguran que la potencia gráfica se ha equiparado, por fin, a la de la PS3 y Xbox 360.

Además, desde la empresa japonesa no han querido dejar de potenciar sus fuertes. Del mismo modo que en 2006 Wii supuso una revolución en cuanto al manejo del mando de cada jugador, ahora presentan un nuevo mando -compatible con la primera generación de consolas también- con forma de tableta y con pantalla táctil de unas 6 pulgadas que viene acompañado de dos sticks más tradicionales para jugar. Por cierto, giroscopio y acelerómetro son dos componentes de serie en este modelo que deja obsoleto el primer WiiMote -entre otras funciones permite «llevarnos» el contenido de la televisión a la que está conectada la consola a cualquier otra parte, aunque todavía no han especificado el radio de acción-.

En cuanto a la unidad óptica, los fans de Nintendo tendrán que seguir esperando a que los nipones acaben de desarrollar iDensity, una suerte de estándar propio para el visionado de contenidos a través de una unidad óptica digital que tan sólo pretende evitar la patente del BluRay en manos de Sony. La memoria interna será de 8 gigas en formato Flash ampliable mediante tarjetas SD o discos duros externos vía puerto USB.

Para acabar, el procesador de la nueva Wii será multinúcleo y estará fabricado por IBM. Unido a la tarjeta gráfica, los dos puertos USB, el HDMI, el WiiMote con lápiz stylus y el lector de realidad aumentada. Parece que Nintendo ha decidido dar un salto con su consola estrella, ahora sólo falta que el mercado decida abandonar la sencillez de la primera generación… sin pasarse a la competencia.

PS Vita, ¿tableta o consola?


Estos días los aficionados a los videojuegos están de enhorabuena. Ayer se cerró el Gamefest de Madrid, una de las ferias más importantes del sector en Europa y el relevo al Tokyo Game Show. Esta vez la estrella sí estuvo bien definida: la nueva PS Vita que vendrá acompañada de un buen catálogo de juegos específicos para ella.

La clave -explican desde la propia Sony- es que se trata de una «máquina única superior al resto». Para ello «combina la experiencia táctil de los iPads y los smartphones con la potencia de las consolas de sobremesa».

Lo primero que llama la atención es su escaso peso. A pesar de ser mayor que su hermana PSP, la Vita es bastante más ligera. Lo siguiente que sorprende es, precisamente, su gran parecido con su antecesora. Apagada es difícil diferenciarla. Sólo una pantalla de 5 pulgadas -bastante más grande que en la PSP- nos dice que estamos ante algo completamente nuevo.

Sin embargo, cuando se enciende es cuando comprobamos que se trata de una generación superior -cualquiera diría que no son ni de la misma familia de dispositivos-. El despliegue gráfico es monumental, rotundo, fluido y, sobre todo, nítido. No en vano, desde Sony la comparan con la PS3… que es la referencia del mercado en este apartado.

Los rumores indican que a pesar de todo ello la autonomía no bajará de las 3 horas. Algunos medios hablan incluso de 5 -sobresaliente-, aunque teniendo en cuenta que incluye giroscopio, acelerómetro, lector de realidad aumentada, controles específicos para los juegos 3D, sensor de movimientos, pantalla multitáctil, etc… nos parece demasiado.

Siguiendo la estela de Nintendo con el lanzamiento de su 3DS, Sony ha preparado un catálogo de «minijuegos» tanto para las pruebas de los periodistas como para el mercado. Uncharted Gold Abyss, Reality Fighters, Little Deviants y Smart As forman un cuarteto de lo más variopinto donde la consola saca lo mejor de sí misma tanto en contenidos como en formato.

Sólo se nos plantea un riesgo en el futuro de este dispositivo: Nintendo ha tenido que bajar un 30% el precio de su 3DS ante la fría acogida que ha tenido en todo el mundo. Además, los problemas que provoca en muchos usuarios el visionado de contenidos 3D hace que muchos fieles se planteen dos veces cambiar de formato. Además, las consultoras -entre otras Nielsen– han detectado una fuga de clientes hacia las tabletas. En lo que va de año el 65% de las aplicaciones descargadas de la AppStore de Apple para el iPad y el iPhone fueron juegos. ¿El motivo? Su precio es ridículo comparado con el de los videojuegos para consolas portátiles: 79 céntimos de euro.

La postura oficial desde Sony es bastante más optimista: «es bueno que la gente juegue con tabletas o smartphones, en algún momento esos clientes se plantearán dar el salto a las consolas»… y allí estarán ellos esperando con los brazos abiertos.

Wii 2, al rescate en 2012

Cuando Nintendo apostó por la Wii allá por 2006 nadie -menos ellos- esperaban su éxito. Junto con las ventas de la pequeña DS, ambos dispositivos garantizaron el primer puesto entre los aficionados a los videojuegos. Sin embargo, el lanzamiento de Kinect por parte de Microsoft y de Move por Sony han recortado las ventas de Nintendo a pesar de los buenos resultados cosechados por la 3DS.

Satoru Iwata, director general de la multinacional nipona, ha anunciado que será en 2012 cuando llegue la siguiente versión de la consola que revolucionó el modo de jugar. Su presentación, en la feria E3 de Los Ángeles en junio. Los detalles de sus características, por el momento, no se han dado a conocer. Llama la atención, sin embargo, que el anuncio se hace el mismo día que se presentaron los resultados de la empresa: por segundo año consecutivo bajan las ventas y las ganancias.

Los expertos coinciden que el revulsivo es necesario: la competencia le come terreno cada vez más rápido a Nintendo. Su Wii se jactaba de no necesitar cables. Hoy Move para PlayStation tampoco y Kinect para la Xbox 360 ni siquiera necesita un mando. Eso sí, sus juegos siguen siendo más populares que las de sus rivales, aunque hace tiempo que no se presenta una novedad de renombre para esta plataforma. Pero la avidez de novedades en este mercado es muy grande y eso se refleja en las cifras de ventas. En 2009 se colocaron en el mercado 20,1 millones de Wii’s. En 2010 sólo 15,1 millones. 5 millones menos o, lo que es lo mismo, un 25% de caída.

Para agravar más la situación, la primera versión de la miniconsola de la casa, la Nintendo DS -no su actualización tridimensional- también se ha desplomado pasando de 27,5 millones de unidades vendidas en 2009 a sólo 17,5 en 2010… y la empresa espera que este año caigan a unos 11 millones.

La nueva 3DS parece no ser suficiente para aguantar la caída. El motivo: la crisis económica en Japón, principal mercado de Nintendo, a causa del terremoto del pasado 11 de marzo. En el último año el beneficio operativo de la casa de Mario ha bajado un 52% hasta los 1.700 millones de euros.

Además, a todo ello hay que sumar la presión que el iPad -incluida su nueva versión- está haciendo en el mercado de las consolas portátiles -al igual que el iPod Touch, aunque este dispositivo en menor medida-. Malos tiempos para Nintendo.

Nintendo 3DS, úsese con precaución

A duras penas lleva unas semanas en el mercado, pero la nueva Nintendo 3DS ya tiene una legión de fans y detractores que han podido disfrutar de la nueva pantalla en tres dimensiones… durante unos treinta minutos a la hora.

Como reflejaba un reportaje del [Enlace roto.] hace sólo unos días casi todo en esta máquina es perfecto: las fotos tridimensionales sorprenden; el manejo es intuitivo; el acceso WiFi, eficiente; los juegos, al nivel al que nos tiene acostumbrados Nintendo… pero su uso, literalmente, marea.

Y es que ya lo avisa el manual de seguridad que se adjunta con las instrucciones: «descansa de 10 a 15 minutos cada hora de juego (o cada media hora si usas las función 3D), aunque creas que no lo necesitas». Toda una declaración de intenciones. El efecto se minimiza mucho si no se usa el efecto 3D -es regulable- pero para eso nos podemos comprar un Nintendo DS «normal» que, por cierto, es más barata.

Este ingenio hace que el usuario no necesite las gafas para ver las imágenes en tres dimensiones. Y lo hace de un modo que se convierte en adictivo. Recomiendan no acercar la cara a la imagen a menos de 35 centímetros, pero todos los que la han visto encendida tienen la necesidad de acercar la nariz más a la pantalla. El efecto es impresionante.

No menos impresionante es el generador 3D que permite utilizar aplicaciones tridimensionales para que no tengamos que desembolsar dinero desde el principio por uno de la veintena de juegos creados específicamente para el gadget. El atrapacaras es un buen ejemplo: te sacas una foto, la retocas, te pone un sombrero con una hélice y ya puedes empezar a lanzar «bombas» a cambio de puntos.

O la cámara tridimensional que coge fotos de gran calidad, permite editarlas, guardarlas en una «tarjeta» y, si tiene acceso a WiFi, enviarla a quien se desee.

Los juegos de los que hemos hablado antes no tienen desperdicio. Son clásicos de la casa: desde Streetfighter hasta Nintendogs. Incluso Pilotoswings permite imbuirse totalmente en la acción gracias al giroscopio y al acelerómetro. El problema es que cuándo empiezas a cogerle el truco… ha pasado ya la media hora y es necesario apagar la máquina. Una pena.