Silicon Valley, época de compras

En plena batalla por la integración de servicios y de plataformas móviles casi todos los rivales de Google -y en menor medida, de Apple- intentan desarrollar productos que hagan de sus propuestas las más apetecibles para los cientos de millones de clientes potenciales en todo el mundo. Sabedores del enorme trabajo que supone desarrollar tantos servicios como los que ofrece Google de forma endógena en Android o Apple por medio de sus más de 750.000 aplicaciones, Microsoft y Facebook se ven en muchas ocasiones obligados a sacar su repleta billetera para comprar servicios punteros e integrarlos en su universo. Estos son los dos últimos ejemplos.

 

 

Facebook, 1.000 millones por Waze


Desde aquí creemos firmemente que Home es sólo el primer paso para que los de Mark Zuckerberg tanteen la aceptación que tendría un smartphone Facebook en base Android (de un modo parecido al que Amazon ha desarrollado una plataforma casi completa en sus Kindle). Sin embargo, lanzar una plataforma móvil completa es mucho más complejo que una aplicación todoterreno debido a los servicios que se «da por hecho» que han de traer -el estándar iOS-Android es muy alto-.

 

Sabedores de todo ello, el periódico israelí Calcalist hizo público ayer que los de la red social están en negociaciones (bastante avanzadas después de 6 meses de contactos) para adquirir por 1.000 millones de dólares Waze, la famosa aplicación de tráfico en tiempo real. Waze no es un sistema de mapas más. La start up israelí se sirve de las señales de los smartphones de los usuarios para que éstos actualicen el estado del tráfico en tiempo real y den una información completamente fiable. Es cierto que esto hace que la eficacia dependa de los usuarios, pero también que nadie mejor que una red social para gestionar un sistema de este tipo. En Estados Unidos, por ejemplo, es el mejor sistema para movernos por carreteras urbanas debido a la gran aceptación que tiene entre los usuarios de teléfonos inteligentes.

 

Waze se hizo famosa (más famosa) cuando Apple retiro de iOS Google Maps y mientras ponía a punto sus mapas -que ya funcionan perfectamente- recomendó utilizar esta aplicación. El programa, gratuito, ha triplicado desde entonces sus usuarios hasta llegar a los 45 millones y su mejor mes fue abril de este mismo año con más de 1,5 millones de descargas.

 


Microsoft, centrada en la cultura


Los de Redmond -que ya cuentan con Nokia Maps, una de las referencias de la categoría- se han fijado, por su parte, en Nook. La división de libros electrónicos de Barnes and Noble no pasa por su mejor momento debido al enorme empuje de Amazon y sus Kindle y al empresa de Steve Ballmer parece dispuesta a pagar 1.000 millones de dólares por las tabletas, libros electrónicos y el fondo del catálogo de los libreros.

 

En un informe hecho público por Techcrunch se revela que a partir del año que viene las tabletas Nook dejarán de funcionar en exclusiva con Android para abrirse a otros sistemas operativos (la mejor opción es, sin duda, Windows). Microsoft ha invertido en estos libros unos 300 millones de dólares de los que 180 millones estaban destinados a «liberar» los dispositivos de Android para acercarlos al universo de Microsoft.

 

Este movimiento ayudaría a Barnes and Noble a quitarse un problema (en forma de pérdidas) de encima sin renunciar a una buena distribución digital, mientras que Microsoft se haría con una enorme biblioteca digital para competir contra Amazon, Apple y, en menor medida, contra Google. Los ingresos están garantizados: más de 1.215 millones de dólares el año pasado. El problema es que las pérdidas en 2012 llegaron a los 262 millones y este año podrían superar los 360.

iPad Mini, sus rivales

Si ayer hablábamos de todos los secretos del iPad Mini -demostramos que es mucho más que una versión reducida del iPad 2- hoy os enseñaremos cuáles son sus principales rivales. Al fin y al cabo, el pequeño de la familia Apple no es más que un tiro en la línea de flotación para las principales tabletas pequeñas equipadas con Android, el sistema operativo de Google.

 

 

  • Samsung Galaxy Tab 2 7.0: lo ponemos el primero no porque sea el rival más fuerte, sino porque fue el primer rival del iPad original. El principal objeto de la ira de Steve Jobs -dijo que en un tamaño de 7 pulgadas no se podía disfrutar la experiencia multimedia que nos regala una tableta- se actualiza sin cambiar el diseño respecto a su primera versión y prescinde de elementos tan básicos como la luz de flash para la cámara posterior o el giroscopio. La contrapartida es un precio mucho más competitivo para un tablet perfectamente competitivo en el día a día.
  • Google Nexus 7: sin duda el rival más fuerte y temible. Sus bazas son muchas: un procesador de cuatro núcleos que lo hace tremendamente rápido, una pantalla con una gran resolución, el compromiso de Google de dotarla de continuas actualizaciones de Android así como la garantía de ASUS en todos su productos. Carece de conexión HDMI, cámara trasera y ranura para tarjetas (¿por qué en este caso no se levanta tanto lío como con los iDevices?) pero cuenta con una memoria interna desde 16 Gb, más que suficiente si lo unimos a la nube, y una autonomía de más de 10 horas. Su tarifa de 199€ de salida es imbatible por lo que ofrece.
  • Kindle Fire HD: el híbrido de Amazon es un dispositivo completamente Android (por mucho que Jeff Bezos lo niegue). La mala noticia es que el acceso a Google Play está capado -otro dispositivo susceptible de un jailbreak– y que todas las aplicaciones han de descargarse desde la tienda de la librería online. Entre sus pros destacan la calidad de la pantalla y el WiFi de doble banda que permite una rápidez de navegación inusitada para un dispositivo «no Google». Entre lo negativo, llama la atención la falta de una ranura de expansión, todo un quebradero para los que quieran almacenar toda su biblioteca sólo en el dispositivo. Está disponible en 7 y 8,9 pulgadas y se ha mostrado como el rival más duro de Apple en Estados Unidos.
  • Nook HD: más que un rival para el iPad Mini, es un rival para el Kindle Fire HD. El dispositivo de Barnes&Noble es otra «tableta bipolar» que sirve también como libro electrónico. En sólo 7 pulgadas ofrece una resolución de 1.440 x 900 píxeles con una buena tarjeta gráfica y un buen procesador que, al igual que el Kindle, tiene cerrado el acceso a Google Play. Su precio es idéntico a la anterior y también tiene una versión de 9 pulgadas. No obstante, requiere adquirirlo por internet y su biblioteca es sólo anglófona.
  • Motorola Xoom 2 Media Edition: con un formato de pantalla de 8,2 pulgadas y una resolución sorprendente además de un recubrimiento Gorilla Glass, el dispositivo de Motorola Mobility (subsidiaria de Google) tiene un diseño ergonómico diferenciado y un hardware envidiable (desde el procesador a la tarjeta gráfica o la conectividad). El único problema es que salir al mercado con una tarifa que empieza en los 419€ es condenarse a las estanterías más recónditas de Media Markt hasta que llegue la semana de inventarios. No se puede ser igual de caro que un iPad sin ser de Apple…
  • Acer Iconia Tab A110: el fabricante asiático no pasa por sus mejores momentos con sus ordenadores, por lo que las tabletas parecen un buen soporte para mejorar los resultados. Por 230 euros el Iconia nos ofrece una alternativa más portátil, con un procesador a 1,2 GHz y 1 Gb de RAM. Sus grandes peros son la ausencia de cámara posterior y una memoria interna de sólo 8 Gb. Al menos equipa, de serie, Android 4.1.

 

Libros electrónicos, vienen para quedarse

Del mismo modo que primero lo fueron los smartphones, luego los netbooks y después las tabletas, ahora le ha llegado el turno a los [Enlace roto.] para asentarse entre nuestros dispositivos más habituales. Uno de los primeros países que está sufriendo la sacudida de estos ligeros -y normalmente baratos- gadgets es Estados Unidos, donde la industrial editorial se debate entre el temor y la esperanza de este enorme mercado que se abre ante ellos.

Las cifras no dejan lugar a dudas: hasta ahora los contenidos digitales representaban entre el 1 y el 2% de las ventas de cada casa editora. Ahora, en el conjunto del mercado suponen ya el 15%. El crecimiento de la comercialización de los libros en este formato se ha disparado un 10% en las últimas mediciones y ahora es el Book Industry Study Group (una suerte de agrupación de empresas del gremio) la que explica que las empresas están «impresionadas por la velocidad de las transformaciones».

Lo más llamativo de todo esto es, sin duda, cómo se están implantando estos aparatos. Según las predicciones de los analistas, los «lectores tradicionales», aquellos más «adictos» que consumen un libro a la semana más o menos, serían los más reticentes a entrar en este mercado. Los números, una vez más, muestran que estaban equivocados. Según un estudio de la BISG, el 25% de estos lectores ya se ha pasado al formato electrónico y, lo que es más importante, el 75% se muestra muy satisfecho con el modelo.

El estudio también refleja una gran fidelidad a este formato pues este tipo de lector -mujer de entre 35 y 44 años- prefiere claramente los eBooks frente a las tabletas. Además, el informe refleja que son los grandes best sellers los que mejor acogida tienen en este formato con una tasa de descargas entre un 30 y un 50% superior a la media.

El Estado, al principio del mercado


Los datos en el mercado estatal son, sin embargo, muy diferentes. Actualmente la cifra de penetración de los libros en formato electrónico a penas llega al 3%, aunque se espera que en 2012 la cuota de descargas aumente hasta el 20% del mercado total editorial.

Asimismo, según explica Javier Celaya, responsable de Dosdoce.com, en el Estado las tabletas sí tendrán un papel preponderante en esta «revolución de contenidos». Actualmente se han comercializado unos 200.000 eBooks en todo el Estado, cifra muy inferior al de tabletas.

Desde la industria doméstica creen que la clave para el desarrollo de este formato reside en la acogida que pueda tener en el mercado Kindle. Este modelo, lanzado en 2007 en Estados Unidos supuso una revolución ya que no sólo reducía a la mitad el precio de los libros respecto a su edición en tapa dura, sino que suponía el espaldarazo definitivo al soporte desde una gran compañía. Poco después Barnes&Noble, la gran «librería física» americana lanzaba Nook.

Sin embargo, esta oportunidad es vista con recelo por muchas editoriales. Ante esta reacción Celaya explica que se abre ante ellos un mercado con «400 millones de hispanohablantes» como es Sudamérica donde el formato electrónico también está teniendo una gran aceptación. Parece que, está vez sí, la revolución ha llegado para quedarse al mundo editorial.

Kindle Fire y Ultrabook Acer, el futuro se simplifica

Hasta ahora se nos habían presentado todo tipo de tabletas: desde los dominantes iPad, hasta alternativas casi monocigóticas -eso dicen los jueces de los Galaxy Tab de Samsung- o supervitaminadas, como el Xoom de Motorola. Sin embargo, Amazon, adalid de los precios reducidos en la red ha decidido presentarnos una de las primeras tabletas asequibles que, ni en formato ni forma, tiene como objetivo tener una personalidad propia y un cliente objetivo bien definido: el usuario típico de Amazon. Ha llegado Kindle Fire, y no exento de polémica.

La tableta, disponible desde el 15 de noviembre, ha sido presentada con un precio de 199$ (146€), esto es, la mitad del precio del iPad más barato y un 18% más ligero y pequeño -para Amazon, manejable-. El alboroto que ha formado ha sido tal que la familia Kindle ha conocido también a otro miembro -el básico Kindle Touch, con sólo un botón y 57€ de precio- y una rebaja del Kindle 3G, el primer dispositivo de Amazon, que ahora rondará los 100€.

Pero centrémonos en Fire. Con un peso de 400 gramos, 7 pulgadas de pantalla multitáctil y un procesador de doble núcleo, el modelo de la empresa de Jeff Bezos ofrece juegos, aplicaciones, almacenamiento gratuito en la nube y alquiler de películas -aunque pronto serán también los libros los que se puedan alquilar-. Además, en la presentación de Nueva York demostraron que no necesitará de cables para sincronizarse y actualizarse, lo hará de modo inalámbrico. A cambio pierde la cámara -todavía no la he usado ni una vez con mi iPad-, ni micrófono -he de decir lo mismo-, ni conexión 3G (eso sí puede ser un problema si no contamos con una conexión WiFi relativamente rápida).

Entre los pros, será multitarea, lleva Android instalado -aunque no Chrome, ya que funciona con el navegador inteligente de Amazon, Silk, que aprende de las costumbres del usuario y los almacena en una memoria caché dedicada- y está vinculada a la tienda de aplicaciones de Amazon -la tercera más importante del mercado a la par que BlackBerry AppWorld-.

De momento sólo esperamos ver como reaccionará Barnes&Noble, la otra gran librería con un lector potenciado, y cuándo lanzará su nuevo Nook. Por cierto, según un estudio llevado a cabo por IHS iSupply, los costes de fabricación del Fire rondan lo 191$ en componentes, a los que hay que sumar otros 20 en concepto de ensamblaje, promoción y distribución… con cada uno Amazon pierde unos 10$ y gana un cliente para su tienda de aplicaciones y de productos. ¿Saldrá bien este negocio?

Acer trae al Estado su primer «ultrabook»


No hace ni 20 días que hablamos por primera vez de los ultrabooks y el primero ya ha sido presentado en el Estado. Se trata de ordenadores ligeros, finos, potentes y con gran autonomía. El ejemplo más famoso podría ser el MacBook Air de Apple. Esta vez, como en vez de equipar Lion lleva Windows en su interior, el precio baja de los 1.249€ que pide Apple por su trozo de manzana.

Con un peso que supera por poco el kilo, un pantalla de 13 pulgadas LED retroiluminada, un diseño elegante y un arranque casi nunca antes visto en un equipo Windows gracias a su doble disco duro -un de 20 gigas exclusivo para el sistema operativo en estado sólido y otro de 320 gigas dedicado a los demás programas y necesidades del usuario-, su precio de 799€ nos parece excelente. Y eso que desde Acer anuncian una versión mucho más mejorada para el 10 de noviembre por 1.149€.

Este último tendrá más autonomía -superará las 5 horas del actual holgadamente-, más capacidad de almacenamiento, los dos discos duros serán de estado sólido, y mucha más rapidez de procesado de programas. Las estimaciones de Acer son positivas: en 2012 supondrá el 40% de las ventas de ordenadores de la casa y será el complemento perfecto para las tabletas. ¿Realismo o dan la batalla por perdida?

Por cierto, tiene tarjeta gráfica con RAM dedicada, conexión vía WiFi, Bluetooth, varios puertos USB y, algunos modelos, incluso 3G. Será interesante ver como evolucionan los herederos de los netbooks.