Premios 2014: imagen y sonido

Como cada año, después de disfrutar de doce meses de dispositivos tecnológicos de todo tipo, de probar decenas de novedades y de sorprendernos de la velocidad con la que las TICs se adaptan a nosotros (y nosotros a ellas) vamos a dar los humildes «Premios 2014 de La Caverna Cibernética». Unos galardones que subrayan el rendimiento, el diseño, la utilidad y la relación calidad-precio de los elegidos.

Durante tres días presentaremos los mejores gadgets del mundo digital, de entre los dispositivos móviles y wearables y del apasionante universo de la imagen y el sonido. ¿Nos acompañáis?

 

 

Mejor televisión: SAMSUNG UE48HU7500

 

 

Es cierto que no es uno de los modernos paneles curvos de los coreanos. También que por encima de este equipos existen dos paneles superiores. El magnífico 8000 y la sobrenatural Serie 9. Sin embargo, el 7500 es uno de los mejores paneles 4K-3D del mercado. La tecnología Color Brilliance le da colores naturales, el sistema de escalado UHD hace que ya no quieras ver nada en Full HD, una tasa de refresco (CMR) de 1000 Hz hace que no exista el ghosting, los negros son nítidos y profundos, los blancos están llenos de vida, la compatibilidad con futuros estándares UHD gracias al Evolution Kit la convierte en una inversión segura, sus contenidos SmartTV la colocan por encima de sus rivales y su diseño la convierte en una escultura incluso apagada. Su precio «oficial» son 1499€ pero si se busca bien se encontrarán proveedores de confianza como Supersonido que la dejan a mucho mejor precio. En definitiva, la mejor televisión del año y no sólo por su precio.

Mejor equipo integrado: SAMSUNG Home Cinema BluRay H7500WM

Parece que es el número de la suerte de los coreanos. Una vez más, existe un equipo por encima en rendimiento dentro del propio catálogo de Samsung, sin embargo, el rendimiento de éste es muy similar y su precio es mucho más competitivo. El 7500 es un sistema integrado con reproductor de BluRay 3D y escalado 4K que destaca por su pico de potencia de 1000w y, sobre todo, por sus válvulas de vacío. El sonido es más limpio, no hay reverberaciones, la sensación de fluidez es mucho mayor que en la de otros equipos similares lo que, unido a la tecnología DTS Neo Códec Fusion 2014, todo se vuelve mucho más envolvente. Además, el diseño transparente de sus altavoces no sólo le da una imagen mucho más sofisticada y profesional sino que, técnicamente mejora el rendimiento del conjunto. Uno de los pocos equipos en el mercado que puede romper la tentación de hacer un home cinema «por partes». ¿Su precio? 899€.

Mejor equipo de sonido: DENON AVR-X500

Para los más puristas, este clásico receptor de cinco canales nos permite disfrutar de toda la calidad de sonido de DENON. Pensado para buscar un audio fluido y natural, sus capacidad máxima es de 140w por canal y es compatible con audio 3D, además de contar con certificado Dolby True HD y DTS HD. Con convertidores D/A de 192 kHz y 24 bits, sólo necesitarás encontrar unos altavoces a su altura para disfrutar de una experiencia musical redonda sea cual sea la fuente de origen -gracias a su entrada HDMI frontal podrá serlo cualquier dispositivo móvil-. Un equipo muy bien resuelto por calidad, diseño, rendimiento y precio (349€).

Mejor cámara de fotos: OLYMPUS OM-D E-M10

 

 

En un nicho dominado completamente por Canon, Nikon y Panasonic -en menor medida-, el de las cámaras con objetivos intercambiables, la legendaria Olympus ha conseguido un producto redondo con esta E-M10 de su prestigiosa familia OM-D. Su diseño compacto y ligero a pesar de su cuerpo metálico anuncia que estamos ante un buen resumen de lo que saben hacer: la velocidad de enfoque de la E-M5, un visor EVF de alta velocidad y 1440 Kp de resolución que no sólo facilita el encuadre sino que nos da una imagen previa de la captura de todos los ajustes que realizamos en tiempo real. El sistema de adaptación del brillo permite que todas las escenas -tanto las más oscuras como las más claras- se vean como lo hace el ojo humano y su software se ha vuelto los suficientemente intuitivo para que nos animemos a abandonar los «modos Auto». Una cámara de primera por poco más de 600€.

Mejor cámara de vídeo: SONY HANDYCAM HDR-PJ330E

Increíblemente compacta y ligera, con un diseño de lo más acertado y unas capacidades sorprendentes, este equipo de 399€ destaca por su sensor CMOS XMOR R de 9,2 Mp, su zoom óptico 30x y digital 60x estabilizador óptico Optical SteadyShot, procesador de imagen BIONZ X, una lente G (de Zeiss) con formato gran angular y un proyector integrado de 13 lúmenes que permite emitir imágenes de hasta 100 pulgadas. Un equipo ingenioso, ultracompatible y acabado con la calidad de Sony que será un gran regalo para los que no pueden vivir sin grabar lo que les rodea.

Cámaras digitales, por fin encuentran su hueco

El mundo de la fotografía requiere, probablemente, un plus respecto a cualquier otro sector tecnológico. En la mayoría de los mercados nos guiamos por la potencia de los dispositivos (procesadores de incontables núcleos, tarjetas gráficas potentes, varios GB de RAM…), no obstante, en una cámara fotográfica, la potencia del dispositivo no es lo más importante -no sólo-.

 

La ignorancia de muchos -yo el primero- sobre fotografía (el arte) ha hecho que la existencia de smartphones con más de 10 megapíxeles y con un buen puñado de posibilidades de edición -así como su total conectividad con las redes sociales e internet- hayan matado por completo la cámara barata. Es cierto que antes lo hizo la digital con la analógica -que aún requería más destreza- pero las cifras hacían creer que los teléfonos de última generación también podrían asestar un duro golpe a las cámaras de gama media-alta.

 

Fue entonces cuando los grandes fabricantes decidieron invertir en las cámaras de gama media. Aquellas que no son inabarcables para los que se inician en el mundo de la fotografía y que por sus excelentes prestaciones podrían servir, incluso, para profesionales menos exigentes. Los objetivos intercambiables y otras bondades -que sólo los amantes agradecerán- han hecho que las empresas hayan encontrado un nicho donde paliar las pérdidas provocadas por los terminales.

 

Los más duchos explicarán que en este avance han sido fundamentales dos factores: por un lado, el buen desarrollo tecnológico de las cámaras sin espejo pero con objetivos intercambiables -llamadas Evil- y, sobre todo, el abaratamiento de las Reflex (las que tienen sensores de imagen del mismo tamaño de un negativo (35 mm). Las dos estrellas de este mercado, las Nikon D600 y la Canon 6D han pasado de ser las favoritas para algunos profesionales para ser las más demandadas por los aficionados.

 

Los precios de este segmento no son bajos: de 600 a 1500 euros. Pero también es cierto que el público al que está dirigido tiene claro que quiere algo más que un objetivo, una configuración automática y una foto decente para el marco de fotos digital o colgar en su blog. En una genial comparativa de El País nos proponen las siguientes: ¿cuál es la tuya?

 

 

  • Pentax K-30: su principal virtud es un cuerpo sellado que resiste el polvo y el agua. Además, su visor óptico nos permite observar por completo cualquier escena captada. Su sensor (malditos megapíxeles) tiene 16 mpx. Para los más exigentes, aquí van los «peros»: su capacidad para grabar vídeo es muy limitada -como en sus otras Reflex-; sólo puede captar 6 imágenes por segundo en modo ráfaga y su enfoque automático está limitado a 11 puntos. En cualquier caso, sus 600€ de precio están más que justificados.
  • Nikon D7100: es la referencia de las semiprofesionales. La heredera de la D7000 equipa un sistema de enfoque de 51 puntos tomado de sus «hermanas mayores». Su sensor APS-C tiene 24 mpx y un sistema que amplifica 1,3 aumentos cualquier enfoque. Viene con un objetivo de 18-105 mm… que hace que su precio se dispare hasta los casi 1.400€.
  • Olympus OM-D E-M: su sensor no cuenta con la tecnología APS-C, pero su calidad de imagen es prácticamente la misma. Su velocidad de disparo llega a las 9 capturas por segundo y su cuerpo está sellado herméticamente. Además, cuenta con un enorme catálogos de objetivos compatibles (a lo que hay que sumar que los precios de los Olympus son muy competitivos) tanto de la casa como de otras marcas. Su talón de Aquiles es la grabación de vídeo… y un precio demasiado cercano a la Nikon: 1.300€.
  • Fuji X-E1: con un diseño que recuerda a las Leica y una calidad de imagen a la altura de las profesionales, la cámara que se queda a las puertas de las potentes X-Pro 1 cuenta con la tecnología X-Trans de la casa para sus sensores APS-C. Sus pegas son un cuerpo sin sellar y un catálogo de objetivos bastante limitado. Su precio, en la media: 1.300€.
  • Canon EOS 7D: la marca de referencia -con permiso de Nikon- nos propone un dispositivo que lleva ya más de tres años en el mercado con buenas prestaciones y un precio algo elevado: 1.500€ con objetivo. Sólo es recomendable si se cuenta con otros objetivos Canon en casa. Si no, la mejor opción es la carísima EOS 6D con Full Frame… y una factura de 2.000€.
Hay una para cada necesidad pero, para los buenos aficionados, cualquiera será inmensamente mejor que el último iPhone o Galaxy S.

 

Nikon D4 y Canon 1D-X, las réflex definitivas

El pasado CES no sirvió sólo para presentar ordenadores, tabletas, teléfonos súper inteligentes y algo de software. La mayor feria mundial de electrónica de consumo nos trajo un nuevo capítulo en una de las batallas más emblemáticas del mercado fotográfico: Nikon presentó su réflex total, la nueva D4, como respuesta a la Canon EOS-1D X presentada en octubre.

La D4 estará disponible desde febrero por unos 5.800€ y presenta unas características muy similares a la de su rival: sensor CMOS de 24 por 36 milímetros -el mismo que las antiguas películas de carrete- en ambas; sensor de 18 megapíxeles que dispara hasta 14 imágenes por segundo en el caso de la Canon y de 16,2 megapíxeles y 10 imágenes por segundo en el de la D4. Por su parte, desde Nikon alaban la excelente precisión de su cámara, capaz de funcionar en condiciones de muy poca luz, con el ISO a 204.800, y de grabar vídeo a 1.080p y 25 imágenes por segundo. Todo ello con salida sin compresión por HDMI.

La D4 fue presentada en el CES como una evolución muy mejorada de la anterior D3s, en el mercado desde octubre de 2009. Los ingenieros de la fotográfica explican que con el ISO a 12.800 ya se pueden realizar muy buenas fotografías con muy poca luz o con un gran teleobjetivo con muy poca profundidad de campo. Además, uno de los puntos fuertes de la nueva réflex es su alta velocidad de disparo y la gran calidad de las imágenes captadas con su sistema automático de enfoque. Según la propia empresa, esto es posible gracias a un nuevo y más potente procesador y un mejorado sistema de autoenfoque que «reúnen toda la experiencia y profesionalidad de Nikon».

Lo más novedoso frente a su predecesora es su carácter «multimedia». El equipo permite grabar un máximo de 20 minutos en alta definición a 1.080p y 25 imágenes por segundo o bajar a 720p y 50 imágenes por segundo. Además, todos los vídeos pueden traspasarse a otros equipos a través de un puerto HDMI sin necesidad de comprimir las imágenes.

Para poder grabar con la máxima calidad en las condiciones más adversas la cámara ha sido equipado con un visor «ultraluminoso» y unos controles que se iluminan en la oscuridad. La pantalla trasera tiene un tamaño de 3,2 pulgadas y una resolución excelente de 921.000 puntos. Para completar el hardware se han añadido dos ranuras: una para las tarjetas CF de alta velocidad y otra para las todavía más rápidas xQD -formato basado, por cierto, en las CF-.

Buen año para la fotografía y el CES


Este era el primer año tras la absorción del PMA por parte del Consumer Electronic Show. A partir de ahora todos los anuncios fotográficos en suelo estadounidense se harán a través de la feria de Las Vegas y, la verdad, las presentaciones no defraudaron.

Después de un 2011 en el que las empresas japonesas -grandes dominadoras del mercado- tuvieron que retrasar sus presentaciones a causa del tsunami del 11 de marzo, se espera un 2012 cargado de novedades. Las inundaciones de octubre en Tailandia, donde muchas corporaciones fabrican objetivos y componentes, no ayudaron tampoco a levantar el sector.

Una de las noticias más importantes del sector llegó precisamente ayer de la mano de Sony. La otrora dominadora del mercado mundial de electrónica de consumo está en plena reestructuración de su negocio -en el mercado «móvil» ha adquirido la parte sueca de SonyEricsson para convertirse sólo en Sony- y parece interesada en adquirir entre un 20 y un 30% de Olympus.

Sin embargo, el interés de la corporación tokiota por Olympus va mucho más allá del sector fotográfico. Olympus es una de las principales multinacionales del negocio de la salud gracias a sus endoscopios, sus productos de imagen y, sobre todo, su material médico con monitores de alta resolución.

Olympus, por su parte, necesita un socio con el suficiente empaque para recuperar la credibilidad después del escándalo que mostró al mundo que durante los ’90 ocultó y maquilló pérdidas multimillonarias. Otras corporaciones como Fujifilm o Terumo -también en el negocio de dispositivos sanitarios- han mostrado su interés por ampliar su participación en Olympus.

Cámaras, fotografía tus vacaciones

Se acerca el verano, llegan las vacaciones, los viajes, las cenas, los buenos ratos en la playa. Llega el momento de que los guardes con tu cámara de fotos y los recuerdes más adelante. Aquí te damos cuatro ejemplos de cuatro maravillosas cámaras -cada una para un tipo diferente de fotógrafo– para que no se te escape ningún recuerdo.

  • Samsung SH100: por sólo 199€ podrás disfrutar de una pequeña compañera de viaje que cubrirá, con creces todas tus necesidades. Dotada con WiFi y DLNA te permitirá, entre otras cosas, compartir tus fotos en la red, conectarla a un dispositivo móvil para que funcione de control remoto o sistema de GPS -siempre y cuanto también funcione con Android, ellos recomienda en Galaxy S- o hacer copias de seguridad de tus fotos y vídeos en el PC. Su sensor de 14,2 mpx y su objetivo de 26 a 130 mm (nada mal para una cámara compacta) se une a un práctico estabilizador de imagen digital y a un zoom óptico 5x. Su sensor CCD te permitirá grabar vídeo HD 720p y su pantalla táctil de 3 pulgadas redondean un producto de sólo 119 gramos de peso.

  • Panasonic Lumix DMC-FT3: otra compacta -aunque un poco más pesada y grande-, aunque esta vez pensada para los deportistas. GPS, altímetro, barómetro, brújula y vídeo HD son algunos de los dispositivos que equipa esta Panasonic de 399€ con sensor CCD de 12 mpx. Su objetivo de 28 a 128 mm y su estabilizador Power O.I.S. unidos a una velocidad de obturación de 8-1/1.300 segundos, un zoom óptico 4,6x y una sensibilidad de entre 100 y 6.400 ISO garantizan imágenes de calidad en cualquier situación. Su pantalla de 2,7 pulgadas facilita el uso de un interfaz que podría ser más intuitivo pero que, en general, es bastante sencillo. Por cierto, el objetivo corre de la mano de Leica, toda una garantía que se apoya en la contrastada función de autoenfoque de Panasonic.

  • Olympus PEN E-PL2: esta Micro Cuatro Tercios de 599€ sirve de acceso a las cámaras réflex así como de sustituta de la anterior E-PL1. Su toque retro sigue siendo su seña de identidad a simple vista, pero lo mejor, está en su interior. Su objetivo retráctil oculta un sensor de 17,3 x 13 mm y una resolución de 12,3 mpx. Su pantalla de 3 pulgadas nos permitirá disfrutar con los vídeos HD (1.280 x 800) que grabemos y su sensibilidad de entre 200 y 6.400 ISO y su sistema de disparo continuo así como los «filtros artísticos» que caracterizan a la gama PEN son sólo mejoras en unas imágenes francamente buenas. Una vez más Olympus ha hecho una gran cámara que le ayudará a captar clientes -más que a hacer que los propietarios de la E-PL1 adquieran la nueva-.

  • Canon EOS 600D: la réflex de referencia en el mercado se renueva. Entre las mejoras destacan un nuevo sensor CMOS con una resolución propia de una cámara profesional -18 mpx-, un tamaño de 22,3 x 14,9 mm y una sensibilidad extraordinaria de entre 100 y 12.800 ISO. Permite grabar vídeo Full HD (1.920 x 1.080) a 30, 25 o 24 frames por segundo y tiene una velocidad de disparo continuo de 3,7 fotogramas por segundo. Su peso va en consonancia con todas estas cualidades: 570 gramos que harán que en ocasiones pienses en un buen trípode para las panorámicas. Otra de las novedades más llamativas es la integración de Flash Wireless, un sistema que permite sincronizar el dispositivo con flashes externos -aunque sólo es compatible con luces de la casa-. Su pantalla practicable, la inclusión de filtros creativos y su editor de clips ponen la guinda a una cámara un poco más grande que las de la competencia y pensada para aficionados de la fotografía por su precio: 799€.

Ya tenéis las opciones, ahora sólo os queda el viaje.