Fibra óptica, el revulsivo que internet necesitaba

Parece que los últimos movimientos del sector de las telecos empiezan a dar frutos (positivos). Según las últimas cifras publicadas el mercado estatal cerró en mayo con 2,1 millones de clientes de fibra óptica -la infraestructura de telecomunicaciones digital más potente hasta ahora- y la inercia indica que la tendencia se está acelerando.

Así, durante el quinto mes del año hubo 88.000 nuevas altas para redondear un año natural con 1,24 millones de incorporaciones (casi el doble de los afiliados que ya había). Según la Comisión Nacional  del Mercado y la Competencia, la clave para este tardío despegue ha sido la llegada de Telefónica a muchos mercados así como el empujón de la fusión entre Jazztel y Orange.

Si cruzamos datos con el devenir del ADSL, el informe de de la CNMC arroja la pérdida de 850.000 líneas en el último año gracias al esfuerzo de las empresas para que los clientes migren a la fibra óptica. Si miramos las cifras del principal operador del mercado vemos que Telefónica ha cedido 856.000 líneas de ADSL (dejando su cartera en 4,06 millones) y ha sumado 848.000 clientes de fibra -pasando de 792.000 a 1,64 millones de líneas-.

Las cifras hablan de una pérdida mínima de clientes, algo que no se ha dado, por ejemplo, entre los operadores alternativos que, si bien han mantenido estables sus 4,38 millones sus clientes de ADSL han visto como su cartera de líneas de fibra óptica ha pasado de poco más de 60.000 a más de 447.000 en el mismo periodo.

Mucho más despacio está yendo la consolidación del cable. El HFC ha pasado de 2,07 millones de líneas a 2,29 millones impulsada por la unión de ONO y Vodafone y lo atractivo -donde llega- de su oferta convergente «Vodafone One».

En los últimos días hemos podido ver a través de diferentes comunicados que las grandes del sector han decidido apostar por las redes de nueva generación. Así, Telefónica dijo estar comprometida en llegar al 97% de los hogares antes de 2020 «siempre y cuando la regulación sea la adecuada». Orange, por su parte, dijo querer doblar su cobertura de los 5 millones actuales a más de 10 en 2016 -el papel de Jazztel es fundamental en esta estrategia-.

Hoy día, la oferta de nuevos servicios que demandan más rendimiento ha hecho que la banda ancha esté ya en 13 millones de hogares y, lo más importante, que cada vez sea mayor la demanda de estas «nuevas» infraestructuras digitales. Por compañías, Telefónica sigue siendo la líder del mercado con una cuota del 44,55% (aunque lleva meses sufriendo retroceso); Orange, desde la incorporación de Jazztel, cuenta con un 28,25% y la unión de Vodafone y Ono se queda con el 22,12%. El resto de empresas (Euskaltel, Telecable en Asturias y R en Galicia) suman el 5,07% aunque su cuota de mercado crece constantemente.

Contenidos, objetivo Netflix

Faltan pocos días para la llegada de Netflix a nuestro mercado y aunque no sabemos nada de los contenidos sabemos que por lo que ha ocurrido en otros países es el gran rival a batir. La causa es sencilla, la banda ancha ya está asentada en nuestro mercado y los precios entre plataformas son bastante similares. Eso hace que el ganador de la contienda sea el que mejores contenidos tenga. Por eso os vamos a mostrar lo mejor del catálogo de las principales opciones.

  • Movistar. La baza de Canal Plus en la era de la integración de servicios era simple: exclusividad de contenidos para enfrentarse a las ofertas de internet más telefonía y televisión de sus rivales. La clave era el acceso en exclusiva al catálogo de la HBO además de acceso a estrenos antes que sus rivales. Movistar intentó copiar su estrategia comprando los derechos de series y creando un verdadero servicio on demand  tanto de series como de deportes. Su unión ha sido una buena noticia para sus clientes y una pésima para los de Canal Plus y las demás plataformas ya que se han vaciado sus contenidos. Lo mismo ha ocurrido con Yomvi, la que era el mejor soporte hasta la fecha. Eso le ha llovido críticas a la antigua Telefónica que se ha defendido hablando de garantizar la calidad de imagen y por eso ha recortado su compatibilidad. La OCU está al acecho.
  • Orange TV. La empresa está trabajando bien en crear reproducciones multiplataforma bajo demanda para sus clientes. Además ha conseguido contenidos en exclusiva de grandes productoras de series como Sony y se ha volcado con las distribuidoras de cine. ¿Su punto fuerte? Está intentando apurar al máximo sus precios y está tramando algo con el fútbol, aunque la oferta de Movistar es mucho mayor.
  • Vodafone One. Quizá la empresa que más haya notado la fusión porque era la que más de cerca trabajaba con Canal Plus Yomvi. Sus planes antiguos siguen pudiendo acceder a esta opción pero el problema es que el vaciado de contenidos deja su oferta coja. Suponemos que su tamaño la permitirá llegar a acuerdos pero no hay todavía ningún anuncio y sigue con la misma oferta que tenía Ono.
  • Wuaki. Era el Netflix doméstico y su compra por parte de Rakuten debería haber permitido acceder a algún bombazo. Nada de eso. Su catálogo sigue estable, no ofrece ninguna novedad reseñable y sigue sustentándose en su acuerdo con HBO. Lo mismo ocurre con su contenido de origen BBC y de la ABC/Disney. Al menos, su catálogo infantil ha mejorado gracias a su distribución de contenidos de Viacom.
  • Euskaltel. Es una empresa mucho más pequeña que las tres grandes pero está haciendo guiños a los formatos de distribución. Aplicaciones para sus clientes como Edonon permiten consumir contenidos bajo demanda y en directo de todos los canales contratados. Además, su videoclub suele tener interesantes ofertas quincenales. Si al final consigue ganar tamaño con adquisiciones (o es absorbida por una grande) podría acceder a contratos más interesantes.
Además de estas opciones, Atresplayer, MiTele (Telecinco), Filmin (de contenidos independientes) o la fallida TotalChannel (deportes) son opciones mucho más cortas en contenidos y opciones. Sin embargo permiten adaptarse bastante bien a una oferta que es necesario que crezca en nuestro negocio.

Orange, aceleradora de start-ups

Por fin ha llegado al Estado Orange Fab, el programa acelerador de start ups que la multinacional francesa Orange ya ha puesto en marcha en varios países. El proyecto tiene como objetivo -en palabras de la compañía- «potenciar el desarrollo de la innovación abierta y fomentar el emprendimiento digital a través del apoyo a jóvenes empresas tecnológicas» a las que ayudan a «acceder rápidamente a sus mercados».

El programa Orange Fab España se centrará en cimentar el apoyo a estas pequeñas empresas estatales con el fin de potenciar su presencia e influencia en el mercado tecnológico estatal (uno de los más importantes a nivel estratégico para la empresa gala como ya demostró con la compra de Jazztel). La duración del mismo será de trece meses en los que acompañará, asesorará y ofrecerá sesiones de coworking con otras start ups así como acceso a la red de contactos local e internacional de la empresa.

Las start ups, de este modo, se beneficiarán de los canales de distribución, socios, experiencia y presencia global de Orange -una de las principales telecos del continente-. De este modo, las estrategias en tecnología NFC así como los proyectos de internet de las cosas que los galos tienen en marcha serán los ejes estratégicos de este primer acelerador.

En la presentación del Orange Fab -que contó con la presencia de Gervais Pellissier, vicepresidente de operaciones para Europa de la empresa; Jean Marc Vignolles, CEO de Orange España; Víctor Calvo-Sotelo, secretario de Estado de Telecomunicaciones y Jaime García-Legaz, equivalente de comercio- se subrayó la importancia capital de apoyar el emprendimiento digital en el Estado como un factor estratégico para la reconversión económica española.

De este modo, todas estas actuaciones quedarán enmarcadas dentro de la Agenda Digital para España con lo que la Administración pondrá su granito de arena a la hora de buscar sinergias y vías de colaboración con su programa de desarrollo del emprendimiento. Buscan crear un «ecosistema del emprendedor».

El origen del Orange Fab se sitúa -cómo no- en 2013 en Silicon Valley. Desde allí se construyeron las bases para un proyecto que llega ya a Estados Unidos, Francia, Polonia, Israel, Japón, Corea, China, Costa de Marfil y Jordania y que, de momento, ha conseguido acelerar y asegurar el futuro de 105 start ups.

Telecos, reciclaje obligatorio

La nueva legislación continental, la escalada de capacidad de los smartphones y su cada vez mayor implantación, la mayor demanda de datos y menos de minutos de llamadas y, en definitiva, los nuevos hábitos de los consumidores -en parte por la eclosión de los operadores virtuales y una mayor movilidad de la población- ha hecho que el mercado de telecomunicaciones se haya quedado patas arriba.

Vodafone, segundo operador móvil del mercado estatal, vio caer su número de clientes contratados en casi un millón durante 2013 para quedarse con poco más de 13,2 millones. Sin embargo, los británicos vieron cómo su oferta de fijo y acceso a internet se consolida y, sin tener en cuenta los clientes heredados de ONO (cuya compra se oficializó el pasado miércoles), ganó 221.000 nuevas líneas. Esto coloca a Vodafone por encima del millón de líneas y consolida en el segundo trimestre a la empresa como la que más crece en el sector.

Curiosamente, según los datos facilitados a la CNMC, Vodafone pierde líneas «básicas» de telefonía. El número de clientes adscritos a los planes Red y el número de usuarios de sus servicios 4G crecieron hasta los 1,5 y 1,2 millones. Sin embargo, una competencia que cada vez presiona más los precios a la baja y una mayor demanda de los clientes de precios más competitivos dejó los ingresos de la filial inglesa en poco más de 866 millones de euros, un 15,3% menos.

Por su parte, Orange, filial de France Telecom, ha lanzado al mercado un producto basado en tecnología 4G que consiste en un router Huawei que permite tasas de descarga de hasta 150 mps (más rápido que un ADSL) hasta 30 GB y permite conectar simultáneamente a la red hasta 32 equipos.

El servicio, que costará 29,95€ al mes y es autoinstalable pretenden hacer frente al éxito de los servicios de conexión vía ADSL que están dando pingües beneficios a su competencia a pesar de tener un rendimiento ostensiblemente menor al de la fibra que ofrece la casa.  Entre las ventajas que Orange adjudica al sistema es la desaparición de un escaso rendimiento de la conexión por la lejanía a la central de ADSL o, sencillamente, por la mala calidad de la señal.

Mientras, Jazztel sigue con su plan de expansión para llegar a más de 7 millones de hogares vía fibra gracias a su colaboración con Telefónica. La empresa, que ya tiene 2,2 millones de hogares pasados con red de fibra pretende llegar a cubrir con su aliada 18 de los 20 millones de unidades inmobiliarias en el Estado en 2017 lo que le colocaría con una ventaja competitiva decisiva frente a sus otros dos rivales.

Edonon, Euskaltel se moviliza

Los últimos movimientos en el mercado de las telecomunicaciones ha dejado a los operadores pequeños en una situación de desventaja frente a titanes como Vodafone (ahora propietaria de ONO), Movistar (primer operador del país y uno de los más importantes de Europa y Latinoamérica) u Orange (los franceses son el tercero de nuestro mercado y uno de los que ofrece un catálogo más variado). Sin embargo, modelos más pequeños como Euskaltel han demostrado que vía innovación todavía quedan opciones para seguir siendo intocables en sus mercados.

 

El último ejemplo es el lanzamiento de Edonon, la aplicación móvil que permite a los clientes premium de la televisión por cable de Euskaltel disfrutar de más 50 canales y más de 1.000 título de video on demand desde cualquier dispositivo móvil u ordenador. Optimizado para iPad, iPhone 5 y 5S, móviles y tabletas Android y ordenadores PC y Mac, el usuario podrá volver a visionar programas que ya han sido emitidos donde quiera: sólo necesita una conexión WiFi.

 

El servicio disponible desde el pasado día 2 de junio pide la descarga previa del plug in de Euskaltel para poder ser ejecutado en dispositivos de sobremesa o una pequeña aplicación de 7 megas para smartphones y tabletas en la que se nos pedirá registrarnos.

 

Los pasos son sencillos. Primero accederemos a la web de descarga y registro del programa donde se nos pedirá que descarguemos el archivo y lo instalemos. Después sólo tendremos que reiniciar el navegador e introducir nuestro email de Euskaltel (aquel que aparece como usuario y desde el que entramos a nuestra cuenta personalizada), poner el NIF del titular de la cuenta y el número de teléfono fijo de nuestra línea. En ese momento recibiremos un email con un enlace donde validar el proceso, nuestro usuario y contraseña. Todo está listo para entrar a nuestras aplicaciones móviles. Si algún paso se «atraganta», el manual de usuario nos ayudará de un modo claro y rápido.

 

Desde ese momento y hasta el 1 de agosto los clientes de fibra de la empresa podrán ver gratis un servicio del que no se conoce tarifa por ahora. Los de televisión premium -anuncian- lo disfrutarán siempre gratis.

 

En resumen, un buen extra para clientes; un buen motivo para darse de alta o decantarse por Euskaltel frente a otros operadores y una buena noticia para la televisión que poco a poco se adapta a los nuevos modelos móviles con garantías. Yo ya tengo mi Edonon, ¿y vosotros?