Microsoft y Skype, golpe de efecto en el mercado de las telecomunicaciones

Ante el empuje de AppleGoogle en los últimos años la compañía fundada y guiada antaño por Bill Gates parecía estar quedándose obsoleta. Sus productos no eran los mejores del mercado -tampoco los más baratos- y era fácil reconocer al usuario de Windows: cada poco reiniciaba su equipo. Además, la compañía tenía imagen de multinacional cruel que controlaba el mercado a su antojo con cierto despotismo. Tanto su sistema operativo como su navegador web eran los dueños de sus nichos. Sin embargo, con la bajada de interés de los compradores en la empresa de Redmond se hizo necesario cambiar de arriba a abajo la empresa del mismo modo que Google lo ha hecho ahora.

El primer paso fue crear un sistema operativo más sencillo y fiable: Windows 7 llegó a finales de 2009 para romper con el mal halo de los anteriores programas. Después lo haría su equivalente para móviles y un nuevo Internet Explorer. Hasta un nuevo Hotmail.

El software ya estaba preparado, ahora quedaba encontrar los fabricantes de dispositivos adecuados para distribuirlo con garantías en el mercado. Para Windows Phone 7 se buscó a otro gigante en horas bajas: Nokia. Y si esto era poco, esta misma semana se llegaba a un acuerdo con RIM para que sus BlackBerry incluyeran Bing. Después le tocó el turno a las tabletas, tan de moda. Ahora, a la telefonía.

La compra de Skype


Como suele ser costumbre en todo reposicionamiento, una vez renovada la paleta de productos y mejoradas las alianzas, es momento de dar un golpe de efecto al mercado. Y éste ha llegado 8.500 millones de dólares -5.920 millones de euros- mediante. La empresa de Windows ha desembolsado esta cantidad para hacerse con Skype, principal compañía de telefonía por Internet y su deuda -unos 1.000 millones de euros-.

Según Steve Ballmer, patrón de Microsoft, este movimiento demuestra «la ambición» de la compañía. «Tenemos grandes metas y aspiraciones y cuando miramos al futuro y vemos las posibilidades de la tecnología, acudimos a ella y pujamos».

El movimiento hemos de entenderlo como el siguiente paso necesario en la estrategia de Microsoft para colocarse como una empresa líder en el mercado de las comunicaciones y el entretenimiento. Skype le da 663 millones de usuarios -al mes 124 millones activos con unas 25 millones de conexiones simultáneas que gastan 207.000 minutos de telefonía- y, sobre todo una firma reconocida y reputada en la web. Esto le permitirá ganar reputación entre los internautas, del mismo modo que Bing gana -eso sí, muy poco a poco- cuota frente a Google.

Qué complementa


Por todo ello hemos de entender la adquisición de Skype como un complemento a estrategias ya empezadas anteriormente por Microsoft. Potenciará las aplicaciones de Windows Phone 7 -el eslabón más débil de la cadena frente a Android, iOS y Blackberry OS-; acercará la capacidad de interactuación de Xbox frente a PlayStation; reforzará el servicio de telefonía por voz de Windows Live Messenger y permitirá un servicio de conectividad simultánea a las empresas a través de Lync2010.

Ahora los expertos se preguntan si el precio de compra no ha sido exagerado. Recientemente Facebook y Google se interesaron por Skype. Su precio se tasaba entre los 3.000 y 4.000 millones de euros. Sin embargo, en medio del interés de Microsoft por la empresa Google hizo un puja a la desesperada. Para la mayoría sólo buscaba subir el precio de la operación y debilitar al comprador. El tiempo dirá si tenía o no razón.

Sin embargo, en lo que la mayoría de los analista sí coinciden es en la necesidad de ésta u otra operación similar. Ballmer parece haber entendido lo que Gates no hizo: en el año 2011 es totalmente necesario estar en el mercado de Internet. Es por ello que, por primera vez en su historia este gigante esta intentando perder su dependencia de Windows y Office -cada vez con más rivales- y ser competencia de los grandes grupos de la red. La división online de Microsoft sigue dando pérdidas millonarias ya que cuando sube Bing, baja Explorer. No obstante, con este movimiento parece completar totalmente su baraja para competir de igual a igual en todos los mercados -consolas, tabletas, teléfonos, ordenadores, juegos, videollamadas-… aunque se guarda un as en la manga. A diferencia de Google y Apple, Microsoft tiene un acuerdo con Facebook. Los 167 millones de dólares que pago por el 1,6% de sus acciones ha conseguido tener un pie en la principal red social -además de su propia MySpace-. Ping sigue siendo el gran fallo de Apple -alguno tendría que cometer tarde o temprano- y Google es incapaz de hacer una red para un público objetivo determinado.

¿Cómo afectará a las empresas de telefonía?


A pesar de todo ello, las más afectadas no serán las firmas de Cupertino y Mountain View. Lo serán, sin duda, las operadoras de telefonía. Mucho más después de que la Unión Europea decidiera estrechar el cerco sobre las que trampean y limitan la velocidad de acceso a algunos servicios en la red.

La operación ataca a su principal negocio, el de tráfico de datos. Y aquí acaban de perder una buena cuota de mercado -si ya no les hizo gracia el FaceTime de Apple que «sólo» conectaba a equipos de la manzana equipados con cámara frontal, esto les gustará mucho menos-. Ya aprendieron a lidiar con Viber (Apple), Google Talk (Google) o Whatsapp (Microsoft) como medios para enviar archivos o mensajes gratis e incluso -en el caso del segundo- hablar gratis. Sólo hay que abonar la tarifa plana o de conexión correspondiente.

Es por ello que los analistas del mercado de las telecomunicaciones advierten a las «telecos» de que se acerca un Big Bang a su mercado. ¿Un ejemplo? Según la CMT el último trimestre de 2010 los sms cayeron en España un 6% a pesar de que también bajo su precio un 4,78%. Aunque cada vez se mandan más mensajes en números absolutos, el mercado está cada vez más fraccionado a favor de las redes sociales y de nuevos modos de comunicarnos. Por ello algunos se cuestionan porque ninguna de estas empresas se atreve a hacer lo que Microsoft y adquiere una apuesta seguro de este tipo. Telefonica, referente en el mercado nacional e internacional del sector ganó el año pasado más de 10.000 millones de euros lo que significa que podría haber asumido fácilmente la compra de este producto.

La estrategia parece que será justo la contraria: enrocadas en tecnología obsoleta y sin capacidad de innovación -tienen enormes ingresos sin renovar su red ni dar a los usuarios todos los servicios que prometen- pretenden que sean los proveedores de servicios -Google o Skype, por ejemplo- los que les ayuden a mantener las redes. Como explica muy bien Ramón Muñoz en el [Enlace roto.], será muy difícil explicarle a un abonado porque hasta hace poco pagaba 10 euros al minuto por hacer una llamada entre dos Estados miembros de la Unión, cuando puede hacerlo gratis a cualquier parte del planeta.

Tapar las vergüenzas


Por lo menos está noticia servirá para tapar otra bastante más vergonzosa de Microsoft. Su guerra entablada en la red a través de la web «Do the Math» -algo así como haz la cuenta- con Apple no denota la nueva imagen que quiere dar como empresa.

En este website abierto en Canadá realiza comparaciones entre ordenadores equipados con Windows 7 y sus «equivalente» Mac, así como las grandes diferencias en cuanto a características de hardware. Cada comparativa va acompañada de una tabla de surf, una palmera y un collar hawaiano que simbolizan que con la atroz diferencia de dinero te puedes ir de vacaciones al paradisíaco archipiélago. Pero, como buena pelea de niños que se precie, desde otra web, MacPlus destaca que las comparaciones no son reales ni justas ya que se compara un MacBook con microportátiles. Además, no se compara la batería, se parangonan tipos de memoria diferente (DDR3 y DDR5 frente a DDR2), así como diferentes tipos de discos duros y ni siquiera se mencionan tarjetas gráficas. Entre otras cosas, desde MacPlus también se dice que se acusa de que el servicio de antivirus de Mac es obligatoriamente de pago cuando no es verdad.

Parece mentira que una empresa que es capaz de una estrategia como la de las primeras líneas caiga en esta niñería. Dejémoslo en una pequeña mancha de una gran compañía.

iMac 2011, el todo en uno de referencia mejora

El orden fue más o menos, el de siempre… después de un tiempo prudencial tras el último lanzamiento -el iPad2- llegaron los rumores. Luego se cerró durante unos instantes la tienda de Apple en Internet para actualizar los productos del catálogo. Finalmente, la confirmación: el todo-en-uno de la empresa de la manzana se actualiza… y de qué modo.

En su interior latirá un procesador de hasta cuatro núcleos -los excelentes i5i7 de Intel- y una tarjeta gráfica AMD Radeon que permite jugar en 3D o editar vídeo en alta definición gracias a sus 2 gigas de memoria vídeo GDDR5 dedicada. Su velocidad de procesado y su calidad de imagen es tres veces superior a la anterior generación -y esa ya era la mejor del mercado de largo-. En cuanto a su capacidad de almacenamiento, su disco duro irá desde los 500 gigas de la versión «básica» hasta los 2 teras de la más equipada.

Además, los nuevos dispositivos de sobremesa cuentan con la tecnología ThunderBolt -tiene dos canales- estrenada en los MacBook Pro y desarrollada en colaboración con Intel. Para acabar de redondearlo le han añadido una cámara HD para su FaceTime.

El resto sigue siendo igual: tecnología LED retroiluminada para las pantallas de 21,5 y 27 pulgadas; formato panorámico 16:9 resolución 1.920 x 1.080 -2.560 x 1.440 en el formato más grande-, ángulo de visión de 178 grados, ratón o track-pad multitouch, salida y entrada de audio en alta fidelidad, cuatro puertos USB 2.0, un FireWire 800 y uno Ethernet Gigabit, además de WiFi, Bluetooth y ranura de expansión SDXC con capacidades de hasta dos terabites.

Lo referente a la reproducción de audio sigue también invariable. El juego de altavoces estéreo integrado junto con los dos amplificadores de 17 vatios y la entrada de audio óptica digital garantizan un sonido mucho más que aceptable.

En cuanto al software, como dicen desde la propia web de Apple: «toda la artillería y más». Viene con el Mac OS X instalado, la última versión de un entorno totalmente contrastado y fiable. iPhoto, iMovie, GarageBand, FaceTime y MacAppStore -el paquete iLife- finalizan la dotación ofimática.

Finalmente, desde la compañía han enfatizado en la mejora en la gestión energética del ordenador. Su buen aprovechamiento ha hecho que se gane la calificación Energy Star de la Agencia de Protección Ambiental estadounidense. Además, se ha trabajado para eliminar de su diseño multitud de sustancias tóxicas -como el arsénico- y se ha aumentado el empleo de materiales totalmente reciclables como el aluminio y el vidrio. Todo ello se suma al programa de reciclaje del ordenador antiguo que Apple pone a disposición de sus clientes.

Pero las buenas noticias no se acaban aquí. En línea con los últimos lanzamientos -y suponemos que para incentivar el consumo y ganar cuota de mercado- los precios prácticamente se quedan invariables, comenzando en los 1.149€ de la edición de acceso. Felicidades a los que tengáis que cambiar de ordenador.

Ordenadores de sobremesa, en la punta de los dedos

En plena guerra de tabletasportátiles, los fabricantes también muestran sus bazas en el mercado de los ordenadores de sobremesa. Y como no podía ser de otro modo, éstos también se suman a la moda táctil. La idea es sencilla: siguiendo la estela del «todo en uno» iMac de Apple, ofrecer lo mejor de los tres mundos. Potencia como un sobremesa «clásico», manejabilidad como una tableta táctil y «portabilidad», aunque menos que un portátil. Con la ayuda del reportaje publicado en el número de marzo de Techstyle, aquí tenéis alguno de los mejores sobremesa «todo en uno» del mercado.

  • Asus ET2400XVT: el más caro de la comparativa (1.899€) es también el único que disfruta de tecnología 3D en su pantalla. Con un peso de 13 kilos -que sólo lo hacen «trasladable» entre habitaciones- y una pantalla de 23,6 pulgadas, está equipado con el mejor procesador del mercado: el Intel Core i7 740; así como con 6 gigas de memoria RAM DDR3. Su tarjeta gráfica nVidia GeForce GTX 460M cuenta con una RAM gráfica de 1,5 gigas -mucho más que toda la memoria de muchos portátiles- y un capaz disco duro de 1 TB. Para redondearlo, reproductor de BluRay, salidas de vídeo HDMI, varios puertos USB 3.0, sintonizador de TDT y todo tipo de equipamiento de última generación. Para TechStyle sólo falta una toma óptica para los que quieran conectar este «monstruo» al amplificador y hacer que forme parte del Home Cinema. Por pedir…

  • MSI Wind Top AE 2420: por un precio similar al anterior (1.399€, existe otra opción mucho más cara equipada también con sistema 3D), disfrutamos de otro equipo que ronda las 24 pulgadas y los 14 kilos. Su procesador es el genial -aunque menos potente- Intel Core i5 650 a 3,2 Ghz. Sus 4 gigas de memoria DDR3 y su tarjeta gráfica ATI Mobility Radeon HD 5730 con 1 giga dedicado se nos antojan algo cortos en comparación con el anterior, aunque su disco duro de 1 tera, su BluRay integrado, sus 6 puertos USB 2.0 y su salida HDMI nos muestran lo en serio que se han tomado este producto los taiwaneses. Ideal para juegos, lo mejor es el software personalizable que MSI incluye además del Windows 7 de rigor.

  • Sony Vaio VPC-L11M1E/S: bajo este rimbombante nombre, los ingenieros de Sony nos presentan un producto que ronda los 1.500€ pero que no ofrece nada excesivamente mejor que los dos anteriores. Dentro de un marco antirreflejos y un envoltorio de 24 pulgadas y 13 kilos, «late» un procesador Intel Core 2 Duo E7500 a 2,93 Ghz con una memoria RAM DDR2 de 4 gigas y una tarjeta gráfica de 512 megas nVidia GeForce GT 330M. Con 5 puertos USB 2.0 y 1 FireWire -como no podía ser de otra forma en un Vaio-, tiene una mediocre webcam de sólo 0,3 megapíxeles (los anteriores tenían un mega más). Su pantalla táctil funciona de maravilla… el resto no. Una pena que defraude por su rendimiento, por su precio no lo hace.

  • Packard Bell OneTwo DTX M3851: un escalón en precio por debajo de los anteriores (999€), Packard Bell propone un equipo mucho más ligero -10 kilos- y pequeño -20 pulgadas- con un procesador Intel Core i5 560 a 3,2 Ghz y una memoria de 6 gigas DDR3 con una tarjeta gráfica nVidia GeForce GT320 con 1 giga dedicado. Además, también lo adereza con reproductor de BluRay y 7 puertos USB 2.0. Su punto flaco, sin duda, su webcam de sólo 0,3 megapíxels y una pantalla que, aunque tiene buena resolución, no alcanza el HD (1.600 x 900). Una pena. Lo mejor, su manejabilidad, el trabajo de los ingenieros de Packard Bell con el software Touch Portal es, sencillamente, genial. La mejor relación calidad-precio.

  • Hp TouchSmart 600 1210es: por unos 1.300€ Hewlett Packard nos propone un equipo en la línea de su mítica gama TouchSmart -la primera todo en uno táctil-. 23 pulgadas, 12 kilos… y poco más. Su procesador es un Intel Core i3 330M que, aunque bueno, se queda rezagado ante los «hermanos» que equipa la competencia. Aún así, sus 4 gigas de RAM DDR3, su tarjeta gráfica con 512 MB dedicados y su terabyte de disco duro no desentonan demasiado. Sus entradas HDMI, sintonizador de TV, 10 puertos USB y pantalla HD mejoran un equipo que cuesta demasiado para, por ejemplo, no incorporar BluRay. Lo mejor, sin ninguna duda, su excelente equipo de sonido Beats.

  • Dell Inspiron One 2310: aunque no aparezca en la comparativa de TechStyle, nos parece interesante resaltar este modelo de la empresa tejana. Por 799€ nos proponen un pantalla táctil FullHD equipada con un procesador Intel Core i3 370M a 2,4 Ghz y una tarjeta gráfica ATI Mobility Radeon con 1 giga dedicado. 4 gigas de memoria DDR3 a 1,33 megaherzios y un disco duro de 750 gigas (menor que el anterior pero válido para el uso cotidiano) sólo quedan empañados por la ausencia de BluRay.

  • Hannspree AIO SN22A1: el más barato de la comparativa. Sus 649€ tienen truco: su procesador Intel Atom D510 es más propio de netbooks y tabletas que de sobremesas. Esto hace que este equipo de 22 pulgadas y sólo 7,1 kilos tenga un rendimiento más que discreto. Su velocidad -1,66 Ghz-, sus 3 gigas de DDR2 y sus 256 megas de tarjeta gráfica Intel Media Graphics 3150 van a juego con su grabadora DVD y sus 4 puertos USB 2.0. Su disco duro de 320 GB lo dice todo: está más cerca de un portátil de baja gama que de un dispositivo para el hogar. Un equipo de baja gama sin pretensiones que ni siquiera puede con algunos juegos y que a duras penas soporta su propia pantalla táctil. Por lo menos es barato.

  • Medion Akoya P4011D: otro producto de precio modesto (699€), pero que es mucho más serio que el anterior. Pesa 9 kilos y tiene 21,5 pulgadas. Equipa un procesador Intel Pentium T4400 que, con sus 2,16 Ghz acompañados de 4 gigas DDR3, rinde el doble que en el modelo anterior. Su tarjeta gráfica nVidia GeForce 9100M con 256 MB dedicados flojea mucho -así como su ausencia de entradas de vídeo-, pero su tera de disco duro lo «compensa», así como su pantalla Full HD. Equipa 7 puertos USB 2.0 y una cámara de 1,3 megapíxels. Nada mal para lo que cuesta.

La duda que nos surge ahora es la siguiente: para ver una película es mucho mejor un plasma o un LED, para conectarse a Internet con un dispositivo táctil, una tableta; para usarlo como equipo portátil: un netbook o un portátil; para tenerlo como equipo de referencia en el hogar: un ordenador de sobremesa clásico nos permite invertir el diferencial «táctil» en potencia y rendimiento. ¿Tienen sentido estos equipos? No en mi opinión, pero  para las marcas parecen el futuro en los hogares…

Dell también se suma a las tabletas

Dell, el gigante tejano de la informática también se suma a la moda de los tablets. El gagdet, con una pantalla de 7 o 10 pulgadas está pensada -según la propia empresa- para aquellos que necesitan una gran movilidad, seguridad e integración con la estructura informática de su empresa.

Según se explica en la web Cnet, el dispositivo contará con un procesador Intel y saldrá al mercado a mediados de año bajo la denominación Windows 7 Business Tablet, aunque también podremos disfrutar con una versión Android.

Sin embargo, y a diferencia de muchos de sus rivales, junto a esta gran novedad, Dell también mostró, entre otros, su apuesta por los ordenadores de sobremesa. Las malas expectativas del mercado no amedrentan  a los tejanos, que aseguran que «en 30 años, el ordenador doméstico ha demostrado que puede adaptarse al entorno».

Para el vicepresidente de la compañía los rumores sobre una posible desaparición de los PCs de nuestros hogares son sólo «rumores exagerados». Explican que la empresa ha hecho una gran encuesta entre sus clientes para conocer sus necesidades y adaptar su oferta y, al parecer, en su futuro sí hay ordenadores «clásicos».