Windows 8, sus cinco claves

Por fin ha llegado el día D. Microsoft comercializa su última versión de Windows, el sistema operativo más extendido del mundo -por poco tiempo si Android sigue creciendo a este ritmo- y el dominador absoluto desde hace casi treinta años en el mundo de los ordenadores. Se presenta, por fin, con una imagen fresca, una velocidad de ejecución y una estabilidad a la altura del hardware de su tiempo. Sin embargo, si hay algo que caracteriza y convierte a este entorno en un programa muy apetecible incluso para los mas Mac-adictos es su compatibilidad y sencillez. Aquí tenéis las cinco claves del Windows llamado a hacer de Microsoft la empresa dinámica que fue en sus primeros tiempos.

 

 

  1. Windows correrá con cualquier dispositivo digital: frente a otras versiones anteriores que dejaban obsoleto a cualquier dispositivo, Windows 8 es lo suficientemente ligero como para poder actualizarse en equipos que trabajen con Windows XP. Muchos defensores del PC criticaban los altos precios de Apple, sin embargo, si se quería tener un ordenador a la altura con Windows, cada tres o cuatro años -como mucho- era necesario ampliar la memoria, el procesador, etc. Microsoft ha comprendido que el manejo de un dispositivo ha de estar por encima de sus capacidades. ¿El motivo? Ha sido pensado para trabajar desde equipos con poca capacidad como los smartphones y las tabletas, por lo que cualquier «cosa» con 1 Ghz de procesador y 1 Gb de RAM podrá con él. En los equipos de última generación, sencillamente, vuela. Por cierto, funciona con equipos táctiles, con teclado, sin él… Felicidades Microsoft.
  2. El ordenador se hace tableta y la tableta se hace smartphone: que Windows XP esté en la lista de actualizables no deja de ser un recuerdo entrañable del pasado. Sobre todo si tenemos en cuenta que las ventas de portátiles puros y sobremesas están cayendo en barrena. La clave son las tabletas, los híbridos y los smartphones. Precisamente por eso, el interfaz de la octava versión abandona la imagen que nos ha acompañado veinte años y se pasa a los widgets y a las ventanitas personalizables. Para los más nostálgicos habrá una visión «clásica», sin embargo, la más recomendable es la nueva. Por cierto, todos los iconos se actualizarán al momento: mail, redes sociales, actualizaciones de software. Todo en la punta de los dedos (o del vetusto ratón).
  3. Sincronización absoluta: la primera empresa que descubrió que no tenemos un sólo dispositivo digital, sino varios, y que queremos tenerlos todos vinculados fue Apple. Miles de millones de dólares de facturación después y millones de clientes perdidos para Microsoft más tarde, los de Redmond se han dado cuenta de la necesidad de que todo nuestro entorno esté sincronizado: tabletas, teléfonos, televisión, consola, ordenadores… Todo disponible en cualquier momento. Además, se han adelantado a otros rivales. Con un sólo lápiz USB podremos llevar toda la información y configuración de nuestro dispositivo favorito a cualquier otro equipo con Windows.
  4. El último en DVD: cuando Apple presentó esta semana el nuevo iMac sin lector óptico de DVD muchos dijeron que no era comprensible. Los de Cupertino dijeron que el soporte físico está en las últimas. La nube y las redes WiFi Direct -AirPort para Apple- son el futuro. Ya lo hicieron con la disquetera… y tuvieron razón. Como Windows tiene un público más extenso y anticuado, los de Microsoft no han sido tan radicales, pero sí han advertido que es la última versión que se puede adquirir con soporte físico. Las demás -incluidas las últimas actualizaciones de Windows 8- se tendrán que hacer vía internet. ¿Y si no tienes internet? Sencillamente -y como bien dicen en GQ- no podrías estar leyendo esto…
  5. Fin de los problemas: el más grave problema que tenía Windows (7 incluido) era la seguridad. El entorno de Microsoft es el favorito de los hackers y es una plaga de virus. En Microsoft prometen mucha más seguridad y estabilidad. Software actualizado y, sobre todo, nuestra información será más segura -para almacenarla y compartirla-. Skydrive será fundamental para ello.
El Windows que conocemos ha muerto (debió hacerlo hace diez años). El nuevo ha llegado para quedarse y, sinceramente, se plantea como un serio problema para Android -nos ofrece un ecosistema cerrado y son varios los fabricantes de smartphones que están tocando la puerta de Microsoft- y Apple (si es más estable, hará falta que tanto iOS y OS X den un salto radical para ser más atractivos visualmente). Felicidades Microsoft.

 

iOS 6, el día después

Ya hablamos hace meses de las nuevas características de iOS 6, la flamante actualización del sistema operativo móvil de Apple. Sin embargo, es ahora, tres días después de que su descarga esté disponible, cuando analizaremos cuáles son las mejoras y cuáles las carencias de este entorno.

 

Si por algo pasará a la «historia de Apple» este sistema operativo es por sus novedades. Puede que sean menos que en actualizaciones anteriores, pero es seguro que tienen mayor calado. iOS 6, por ejemplo, será el primero de los entornos operativos actualizables completamente desde los ajustes del terminal… y con la tarifa de datos. ¿La clave? Pesa mucho menos que las anteriores versiones a pesar de incluir más funciones.

 

La otra razón es porque es el primer software móvil de los de Cupertino que materializa el divorcio Google-Apple puesto que dejará de utilizar Google Maps y la famosa pantalla de televisión sesentera también se cae del escritorio. Quien quiera un acceso directo a YouTube tendrá que bajarse -eso sí, gratis- la pertinente aplicación de la nueva AppStore.

 

Pero vayamos por partes, la opción más llamativa para el mercado hispanohablante es la inclusión de Siri en castellano. La mala noticia es que sólo estará disponible de modo nativo para los iPhone 4S, iPhone 5 (que traen de serie iOS 6) y el nuevo iPad. La empresa dice que es por especificaciones de hardware. Algo llamativo si tenemos en cuenta que el iPad 2 cuenta con un chip A5 de un gigaherzio que es el mismo que equipa el iPhone 4S. Probablemente, estrategia comercial para que la gente migre a la nueva tableta. En cualquier caso, además de existir un acceso desde los para nosotros poco recomendables jailbreaks es cierto que quienes no lo tenían no lo echarán en falta.

 

Lo mismo ocurre con los nuevos mapas de Apple. Si bien es cierto que serán muchos los que se descarguen Google Maps de la AppStore, la nueva versión es un soplo de aire fresco en las imágenes. Las versiones tridimensionales son espectaculares y el movimiento por la pantalla es de lo más fluido y natural. Esta vez el iPad 2 sí los incluirá, no así el iPhone 4 con procesador mononúcleo.

 

Si disfrutarán todos de una nueva AppStore y en breve de un nuevo iTunes mucho más vistosos y mejor articulados. No sólo cambian los colores, sino también la forma en la que se pueden buscar las familias de productos: todo un acierto. También con la nueva aplicación de reproducción de la música. Todo se vuelve un poco más Mac, del mismo modo que con OS X, los ordenadores se vuelven más iOS.

 

Destaca también la mejorada opción de compartir: al igual que todo se podía compartir en Twitter, ahora el salto se da a Facebook. Con un sólo click todo aparecerá en nuestro muro de la red social… así como en las aplicaciones de iPhoto y Fotos en Streaming de los Mac y los iOS.

 

Más polémico ha sido PassBook. El programa permite almacenar y gestionar en una «cartera virtual» las tarjetas de embarque, códigos QR y las tarjetas de fidelización de las empresas -también de pago-, etc. Además, gracias a la iniciativa de empresas como la española Ticketea es en cierto modo sustituto del NFC que tanto se ha criticado que no esté en el nuevo iPhone 5.

 

En cuanto a su función como teléfono -sí, son teléfonos aunque no nos acordemos-, Apple se ha «inspirado» en la experiencia de otros modelos de la competencia y ha aumentado las opciones cuando recibimos una llama. En vez de contestar o esperar a que deje de sonar, ahora podemos rechazarla. Además, cuando no se quiera estar disponible para nadie pero no se quiera perder funciones en el terminal, podremos ajustarlo en el modo «No molestar».

 

En resumen, añadidos que hacen que los equipos que lo incorporen funcionen mejor. Entre otras cosas porque su ligereza permite una mayor fluidez y un mejor aprovechamiento de las capacidades tanto de las tabletas como de los smartphones. Asimismo, es un paso más en la intención de Apple de crear un entorno totalmente intuitivo, funcional y compatible entre sus dispositivos. Por ahora es el que más adelantado va.

Windows y Android, la guerra de las pantallas

Se celebra en estas fechas la prestigiosa IFA de Berlín. Desde el pasado día 31 hasta el 5 de septiembre, los más de 250.000 visitantes que se acerquen al recinto disfrutarán de todas las novedades que trae la muestra que echa el telón al curso. Todos los dispositivos que los fabricantes han preparado para la lucrativa -y fundamental- campaña navideña

 

La feria de productos electrónicos de consumo más importante de Europa vive envuelta en un torbellino. Si los primeros días fue Samsung quien destapó la caja de Pandora presentando sus nuevos smartphones con Windows 8 antes que la propia Nokia, ahora le toca el turno a la guerra declarada entre el sistema operativo de Microsoft y el Android de Google.

 

El primer fabricante que demostró no tener muy claro cuál es su apuesta en esta pelea fue Sony. En boca de Kazuo Hirai, su Consejero Delegado, explicó que su empresa tiene como líneas maestras el entretenimiento, los móviles y la imagen digital. Su objetivo no es otro que el divertimento del usuario que resumió como «queremos traer una sonrisa a la gente». El potencial de los nipones en esta estrategia es casi ilimitado. Su enorme catálogo de juegos, películas, música y dispositivos es, a día de hoy, inalcanzable para cualquier rival. Es el único que genera contenidos y soportes para reproducir esos contenidos. Sin embargo, parece que la marca japonesa está cada vez más lejos del público de masas. Precisamente por eso se presenta crucial renovar su imagen y forma de llegar a los clientes potenciales.

 

Sin centrarse demasiado en los videojuegos (la amenaza móvil sigue ahí y todavía da coletazos el ataque que sufrió la plataforma PlayStation Network), todos los ojos se centraron en Wonderbook un dispositivo de realidad aumentada que cuenta como madrina con J.K. Rowling, la madre del universo de Harry Potter.

 

Después le tocó el turno a las novedades más «mundanas»: los nuevos Vaio que estrenan forma, pantalla táctil y un hardware cada vez más potente; el nuevo Xperia T, el smartphone que usará el mismísimo James Bond en su inminente nueva aventura cinematográfica, el más humilde pero igualmente efectivo Xperia J y la nueva generación de tabletas que también recibirán el nombre de la familia de teléfonos inteligentes.

 

En cuanto a estos dispositivos llamó la atención del anuncio de un software que Google está creando para ellas ex profeso así como un sistema propio de creación de perfiles que permite bloquear algunos archivos según el usuario que trabaje con el dispositivo en cada momento.

 

 

Ofensiva asiática


A falta de fabricantes europeos de dispositivos, los asiáticos demostraron por qué copan una parte cada vez mayor del mercado. El gigante chino Lenovo mostró sus nuevos ordenadores y tabletas como un ejercicio de equilibrio entre Microsoft (que equiparán sus ThinkPad) y Android, el sistema elegido para sus tabletas. Dell, por ejemplo, mostró que cuando faltan las ideas para diseñar un equipo moderno, un precio más que asequible puede ser la solución para atraer al público generalista.

 

Samsung, LG y HTC mostraron también sus nuevos terminales. Los coreanos comenzaron con los nuevos AVIT con Windows Phone 8 -toda una declaración de intenciones para aquellos mercados donde Apple le gane la batalla legal-. Los otros coreanos, los de LG hicieron lo mismo que los taiwaneses y se centraron en Android Jelly Bean (4.1) y pantallas cada vez más grandes para chasis cada vez más delgados. Para atraer a un público más multimedia prometieron baterías con más autonomía y un sonido aún mejor.

 

Y como son muchos los que piensan que Apple ha ganado la batalla de las tabletas y que se ha centrado en la escalada en los ordenadores (OS X vive la segunda juventud de Mac OS), Android se ve condenado a moverse cada vez más rápido. Su nuevo objetivo es el entretenimiento doméstico: televisiones, cámaras de fotos, inalámbricos, home cinemas… ¿Será suficiente Apple TV o la futura iTV para detener su avance? En nuestra opinión, no. El único capaz de ganar la guerra de las pantallas es el gran dominador en el mundo PC y el único sistema compatible íntegramente con los demás (iOS, Android, etc.) el olvidado Windows. La guerra ha comenzado… y se muestra apasionante.

iOS 6 y nuevos MacBook, Apple se lanza

Aunque casi todos los focos -incluidos los nuestros- de la presentación de Apple del pasado lunes se centraron en Apple Maps, los de Cupertino nos trajeron otros dos grandes descubrimientos: iOS6 y la nueva generación de MacBooks. Aquí tenéis sus secretos.

 


iOS6, la referencia sigue mejorando


En una conferencia tradicionalmente ligada al software se hizo la presentación de la nueva versión de iOS. El sistema operativo que utilizan los iPhone y iPad llega a su sexta versión con unas 200 novedades respecto al actual iOS5. La principal es la llegada del asistente virtual Siri a las tabletas de la casa. Por cierto, el mayordomo digital por fin sabrá castellano y, por lo que explican desde Apple, han mejorado su entendimiento e inteligencia artificial para que gane efectividad (si funciona la mitad de bien que en la presentación de Apple Maps tendremos la sensación de tener a alguien literalmente «encerrado» en nuestro dispositivo). Por cierto, según anuncian en la web de Apple Siri «aparecera» con sólo llamarle, ya no tendremos que clicar en el botón del iPhone.

 

Además de funciones tan espectaculares como FlyOver (que permitirá pasar de mapas bidimensionales a imágenes panorámicas tridimensionales de los mismos) llegan otras más útiles como la integración de Facebook con el sistema -del mismo modo que está ahora Twitter- de modo que se vinculará a las aplicaciones, contactos o notas que tomemos en cualquiera de nuestros dispositivos «i».

 

En cuanto a las aplicaciones más «tradicionales» de los iPhone y compañía -que suelen ser las más exitosas- destaca la posibilidad de compartir selectivamente imágenes a través de PhotoStream. De este modo, si alguien quiere añadir una imagen a un álbum conjunto -o autorizado- recibiremos una notificación antes de que se carguen las imágenes en todos nuestros dispositivos. Por cierto, a modo de red social, podremos añadir comentarios y ubicaciones (temporales y espaciales) a todas nuestras imágenes. Tan sencillo como excelente.

 

Para los más viajeros y ocupados, Apple ha diseñado la aplicación PassBook. En ella el usuario podrá cargar todas las tarjetas de embarque, fidelización y compra que desee de modo que se podrán vincular códigos QR y cualquiera de las citas del calendario con los contactos y tener así una organización más completa de nuestros horarios. Por cierto, si añadimos que todo esto funciona a las mil maravillas con iCloud, tendremos nuestra agenda perfectamente organizada y sincronizada en tiempo real en todos nuestros dispositivos. Un buen guiño al mundo de la empresa y otra traba para RIM.

 

Menos llamativo -pero sí interesante para las operadoras- es que FaceTime por fin funcionará con redes móviles. Ya no dependeremos de una red WiFi para poder comunicarnos con otros dispositivos Apple. Más movilidad. Ahora sólo queda por saber cómo nos facturarán Vodafone, Movistar, Orange y compañía.

 

En cuanto a las funciones del teléfono -sí, estamos hablando de teléfonos- los informáticos de Cupertino han añadido la posibilidad de responder a una llamada entrante con el envío de un sms automático o personalizado a quien nos llama gracias a iMessage. Además, podemos seleccionar cualquier franja horaria para bloquear la entrada de llamadas gracias a «No molestar». Podremos, incluso, escoger qué contactos pueden saltarse el bloqueo… y podremos hacerlo manualmente o pedirle a Siri que lo haga por nosotros.

 

Safari y Mail también se actualizan. El primero contará con el botón iCloud Tabs que nos permitirá ver cuáles han sido las últimas web visitadas en los demás dispositivos Apple que tenemos vinculados a iCloud. Además, la lista de lectura ya no sólo salva las direcciones web sino que hace lo propio con toda la página lo que nos permitirá seguir visitándola incluso cuando no tengamos conexión a internet. Para acabar con el navegador, también han implementado la posibilidad de aumentar a pantalla completa cualquier página para que podamos verla en formato panorámico más nitidamente.

 

Por su parte, Mail añade la lista VIPs, también configurable desde los Contactos, para que los correos que recibamos desde alguno de los mismos queden marcados como más importantes y, de este modo, no dejemos nunca ninguno sin leer. Útil.

 

Las nuevas tiendas de aplicaciones -iTunes y AppStore- rediseñadas y la compatibilidad total con iPad2, Nuevo iPad y todos los iPhone desde el 3GS garantizan el éxito de un sistema operativo que cambia casi por completo para seguir siendo el mismo: la referencia.

 

 

Nuevos MacBook, problemas para los ultrabook


Ante la invasión de ultrabooks muchos se preguntaban cuánto tardarían en Cupertino en actualizar sus MacBook. Al parecer menos de lo esperado. El nuevo MacBook Pro es más delgado que su predecesor, viene con una pantalla Retina de 15,4 pulgadas con una resolución cuatro veces mayor que la de sus versiones anteriores (2.880 x 1.800 píxeles) y la nueva generación de procesadores Ivy Bridge (i7 de cuatro núcleos a 2,6 Ghz) de Intel en su interior. Más potencia, más velocidad y más resolución. Pero todo esto significa también más precio. El más potente escalará hasta los 2.200 dólares.

 

Por este precio Apple nos incluye la última tarjeta gráfica de Nvidia, 16 gigas de RAM DDR3 y hasta 768 gigas de memoria Flash. Una salvajada que casi nadie necesita y que está pensada casi exclusivamente para diseñadores. Precisamente para ellos Adobe ha retocado su Photoshop y Autodesk ha hecho lo propio con su AutoCad. El Bluetooth 4.0, los puertos HDMI y USB 3.0, además de las nuevas versiones de iMovie, iPhoto y Safari redondean un producto exagerado en su concepto pero que contará con versiones menos potentes que, seguro, seguirán siendo un éxito de ventas.

 

Apple tampoco se ha olvidado de sus MacBook Air. La familia de acceso a los portátiles ultraligeros y ultrarrápidos. Los más pequeños -de 11 pulgadas- costarán a partir de 888€ y, aunque no contarán con la tecnología Retina, sí disfrutarán de las versiones de procesadores actualizadas por Intel. El más potente de todos, el de 15 pulgadas, superará los 2.200€ y contará con la misma dotación que su «hermano» Pro.

 

Todos ellos -que comenzaron a venderse el pasado lunes- cuentan con la novena versión de OS X, Mountain Lion, cuya integración con iOS6 será total. Además, si tenemos en cuenta que, según Apple, los usuarios de Mac en todo el mundo se han triplicado en sólo 5 años, hasta los 66 millones, no es de extrañar que en Cupertino apuesten por sus portátiles. Nos preguntamos ahora qué harán con sus sobremesas iMac y con el enorme Mac Pro.

 

En julio tendremos Mountain Lion disponible en la AppStore por sólo 19,99$ (Lion costaba 29,99€, una ganga comparado con Windows) y acercará a nuestros ordenadores, entre otros a Siri. Estamos deseando probarlo.