Tecnalia, de Bilbao al cielo (pasando por Ibiza)

Cualquiera que piense en un Hard Rock Hotel le vendrá a la cabeza un entorno paradisiaco (Riviera Maya), una gigantesca sala de fiestas en Las Vegas o, desde hace poco, un compañero de costa inmejorable para el legendario resort Ushuaïa en Ibiza. Hoteles que disfrutan de toda suerte de comodidades para hacer más confortable -o divertida- la estancia de sus clientes y que ponen todos lo medios posibles para que sea una experiencia inolvidable.

La última novedad para hacer más cómodos los servicios de ambos hoteles de la cadena Palladium ha sido la creación, gracias al aporte tecnológico de Tecnalia, de unas pulseras de silicona que incorporan chips de encriptación y que, al ser pasadas por delante de dispositivos de lectura RFID, permitirán a los huéspedes acceder a sus habitaciones, zonas reservadas del hotel, realizar sus pagos con código PIN y disfrutar de promociones y servicios personalizados con total seguridad.

Como explicaron ayer en La Tarde en Euskadi Aritz Villodas y Óscar Lage, parte del equipo que ha puesto en marcha la iniciativa junto a la consultora Prodigy y la propia Palladium, el wearable (bautizado como «Very Important Bracelet», VIB) permitirán sustituir antiguos sistemas de pago que requerían de tarjetas o sensores biométricos, facilitarán un trato más personalizado, que el usuario vincule sus perfiles de Facebook y Twitter a su experiencia en el recinto y, gracias a la instalación de tótems, disfrutar de experiencias de realidad aumentada y social media.

El sistema, que de momento está en exclusiva para estos hoteles en todo el mundo pero que pronto podría extenderse a otros establecimientos Hard Rock como los casinos y hoteles que la cadena tiene en todo el mundo permiten un uso fácil y sencillo de un abanico de posibilidades casi ilimitado.

La apuesta de la cadena por las nuevas tecnologías (Ushuaïa es el centro hotelero con más seguidores en Twitter en el Estado y el segundo en Facebook) está permitiendo que algunos de sus establecimientos destaquen como algunos de los destinos preferidos de la generación de los «millenials».

Un nuevo reto (del que se nos ocurren multitud de aplicaciones lejos de la industria hotelera) que ha sido posible gracias al aporte tecnológico de una de nuestras compañías punteras en Tecnologías de la Información y de la comunicación.