iOS 9, reforzando los cimientos

iOS, el sistema operativo móvil de Apple, llega a su novena versión lleno de retos. Se encarga de mover los iDevices, la principal fuente de ingresos de la millonaria máquina de Cupertino, y los únicos que, por ahora, resisten el crecimiento incesante de Android y Google. Precisamente por eso, los de Tim Cook se han centrado en mejorar los puntos débiles de las generaciones anteriores ahora que cuentan con un hardware que está batiendo récords: mejorar aún más la experiencia de uso con más posibilidades y la misma estabilidad; multiplicar la autonomía -sobre todo por el desgaste que provocará la simbiosis con el reloj inteligente-; y blindar la seguridad ahora que Apple ofrece todo un universo de consumo en sus equipos. Estas son las claves que nos han mostrado para conseguirlo.

Siri, mucho más que responder

 

Cada semana los usuarios de iPhone y iPad interaccionan con Siri unas 1.000 millones de veces. Esto ha permitido que el sistema mejore un 40% respecto a versiones anteriores y su tasa de error se ha reducido al 5% (Google tiene un porcentaje del 8). Sin embargo, el objetivo en iOS 9 es que deje de ser un asistente para convertirse en una plataforma proactiva. El objetivo es que aprenda del usuario y sea capaz de buscar cosas que no están en su base de datos (como un teléfono) o, por ejemplo, si solemos correr a una hora con música, comenzará a reproducir nuestra lista favorita cuando conectemos los EarPods.

Además, Siri también será más capaz puesto que se integrarán datos de aplicaciones de terceros instaladas en el dispositivo para que los resultados de búsqueda sean más completos y más «a medida». De este modo, si añadimos una cita en el calendario o una ubicación en el mapa, Siri nos podrá decir cuánto tardaríamos en llegar y por dónde deberíamos ir. Incluso al rellenar correos el sistema es más proactivo y nos puede sugerir otras direcciones de email a las que solemos escribir en conjunto con la primera (amigos y familiares, por ejemplo).

Para los que se preocupen por la seguridad, Apple se ha posicionado justo a la contra que Google. Todo lo que Siri aprenda se queda en el terminal. No se comparte con terceros y no se vincula al ID de Apple para evitar hackeos. El problema es qué ocurrirá cuando cambiemos de terminal o tableta. Por supuesto, todas estas mejoras también mejorarían el rendimiento de Spotlight ya que su fuente de información para las búsquedas será mucho mayor.

Notas, News, Pay y Mapas, parecido pero distinto

Apple ha descubierto que las aplicaciones más sencillas como Notas son las preferidas por los usuarios de la manzana. Son fiables y limpias pero, por desgracia, suelen quedarse atrás cuando se comparan con las de terceros. Por eso iOS 9 se ha encargado de vitaminar algunas o, directamente, rediseñarlas desde cero.

Notas ahora permitirá añadir fotos, dibujos hechos a mano, notas rápidas, direcciones y casi cualquier contenido de cualquier otra aplicación en el teléfono o una web. No hace nada que no hagan las demás, pero se suma a una buena batería de mejoras de otras aplicaciones para redondear iOS.

Por su parte, Pay, uno de los lanzamientos de Apple más fructíferos en los últimos tiempos sigue lanzado. Ahora se aprovecha de que Passbook pasa a llamarse Wallet y que podrá incorporar también tarjetas de fidelización a las de pago y a las entradas de nuestros eventos favoritos. Todo ello protegido por nuestra huella dactilar y funcionando con periféricos a partir de tecnología NFC.

Los Mapas, sobre el papel, se acercan -y mucho- a los de Google. En la vista incluyen ya transporte público con rutas de autobuses, trenes, metro y ferrys. Además, nos indicarán las paradas (y las entradas) más cercanas así como restaurantes, bares, tiendas y eventos y nos especificará cuáles aceptan Apple Pay. Una vez más los de Cupertino muestran lo rápido que pueden desarrollar las cosas -cuando hay mucho beneficio de por medio-. Ni rastro de los fallidos mapas de hace un par de años.

Por último, se estrena News que bien podríamos presentar como el Flipboard de la casa. Explicaremos a la aplicación nuestros intereses y medios de comunicación favoritos para construir una revista totalmente personalizada. No es nada nuevo pero la baza de Apple es para qué descargarnos algo de un tercero si la aplicación nativa ya está optimizada para iOS. En un primer momento se lanzará solo en Australia, Estados Unidos y Reino Unido y, en función de los acuerdos con editoriales y su éxito en sus mercados fuertes, se atreverán con otros idiomas. El maquetado, hay que reconocerlo, sí está por encima de sus rivales. Tiempo han tenido para diseñarla…

Esta será una de las mejoras que más agradecerá el iPad, de capa caída por la bajada global de ventas de las tabletas ante la presión de los phablets. Sin embargo, la principal aportación de iOS 9 a la tablet será la incorporación de una tabla de herramientas o los atajos en los teclados físicos que añadamos al iPad y, sobre todo, de la pantalla dividida.

Sí, tampoco es nada nuevo (los Note lo tienen hace mucho tiempo) pero la fluidez con la que demostraron el funcionamiento del Picture in Picture para reproducir vídeos en una «pantalla flotante» mientras trabajamos en una app en el resto del panel o la división para pasar contenidos de una app a otra denota que ha merecido la pena la espera.

Disponibilidad, precios, ventajas y desventajas

El lanzamiento será en otoño -como es habitual- de forma gratuita -como es obligatorio- y funcionará en cualquier equipo que ya corra con iOS 8. Para los usuarios de iPhone 6 les garantiza una hora más de autonomía. Para los demás, les promete no quitarles horas lejos del enchufe ni tampoco rendimiento. El objetivo primordial para los de Cook era garantizar la estabilidad, la fluidez y, sobre todo, el rendimiento. Sin los errores de las versiones de iOS 8.

La beta para desarrolladores ya está disponible por lo que serán muchos los que se animarán a descargarlo pero, hay que recordar, que en Cupertino no lo recomiendan puesto que se trata de una versión de pruebas. ¿Hay más novedades? Sí, se llama Apple Music pero esa la trataremos mañana.

Pagos móviles, más cerca que nunca

Hace casi dos años que empezamos a hablar de los pagos inteligentes realizados con los smartphones. Desde entonces, muchos fabricantes han intentado -en solitario- instaurar sus propias tecnologías en el mercado y, todas sin excepción, se han traducido en grandes fracasos. Así, del mismo modo que ocurrió con el BluRay, por fin todas las empresas se han puesto de acuerdo en que el mejor estándar es la tecnología NFC y han apostado por su desarrollo e implantación, lo que permitirá que en sólo un par de trimestres se puedan realizar con comodidad los pagos contactless.

 

Pero, para que todo esto se lleve a la práctica, es necesario que se den tres pasos previos. El primero es que las operadoras cuenten con aplicaciones cartera (wallets), que los terminales equipen la tecnología NFC y que los datáfonos de los establecimientos se preparen para ser compatibles con este sistema de pago. De momento sólo el 2% de los terminales y de los establecimientos la tienen activada, sin embargo, Visa y otras entidades bancarias están trabajando contrarreloj en un plan de implementación del NFC en sus establecimientos y Movistar, Orange y Vodafone se han comprometido a lanzar sus aplicaciones antes del verano.

 

El responsable de m-commerce de Vodafone explicó en el MWC que para que la tecnología salga adelante necesitarán una masa crítica del 30% de los usuarios -tanto clientes como establecimientos- adscritos para poder amortizar la inversión. Las operadoras cobrarán a los bancos una tasa fija anual, mientras que los clientes sólo tendrán que introducir el código PIN en las transacciones superiores a 20€. En otros países se ha probado con estrategias como la introducción de publicidad en el sistema que se traduzca en descuentos para los «pagadores» que han tenido una gran acogida.

 

De momento, tanto Vodafone como Visa recordaron que en MWC de 2011 ya pusieron en marcha un proyecto para permitir los pagos móviles en cinco grandes mercados, entre ellos el estatal, sin embargo, la estrategia no ha pasado de pequeños proyectos piloto. Ahora dicen que gracias al apoyo de los fabricantes y al compromiso de los demás sujetos del mercado, en pocas semanas los pagos móviles serán una realidad cotidiana.

 

Por su parte, Telefónica y La Caixa han sumado una nuevo socio a su proyecto: Sony ya ha habilitado pagos con sus terminales Xperia en 16.000 comercios en Barcelona y parece que las tres se aprovecharán de la experiencia de la filial inglesa de Telefónica, O2, que lleva meses ofreciendo un sistema de pago NFC en el Reino Unido.

 

En cuanto a la tercera operadora en nuestro mercado, Orange anunció estos días en Barcelona un acuerdo con Mastercard para arrancar un proyecto que ya funciona con éxito en Francia, Polonia y Reino Unido. Sin embargo, los resultados de los anteriores proyectos han resultado un fiasco respecto a las expectativas que levantaron. Hay que recordar que para que la tecnología NFC se convierta en un estándar de transacción de datos (no sólo para pagos, sino también entre móviles) de aquí a 2016 será necesario que se vendan 1.500 millones de equipos con el chip NFC. De darse esto, la facturación de los pagos sin contacto podría superar los 50.000 millones de dólares en estos tres años.

 

Los fabricantes no quiere quedarse atrás y Samsung ya anunciado que sus próximos Galaxy incorporarán la tecnología de pago de Visa que se caracteriza porque el terminal incorpora un chip de seguridad donde se precargan los datos de las tarjetas de crédito (de Visa) del usuario para que los pagos sean más cómodos. Además, la multinacional coreana presentó su Samsung Wallet, una aplicación -muy parecida al Passbook de Apple- donde el usuario podrá almacenar y gestionar sus entradas de cine, eventos, tarjetas de embarque y cupones de descuento.

 

Por su parte, las entidades financieras presentaron los datos del último Estudio Mundial de Adopción Mobile Money donde se demostró que la industria del dinero móvil (que incluye pagos y transferencias a través del saldo de los teléfonos prepago) crece a un gran ritmo. Sobre todo en los países en desarrollo, explicaron, debido a la escasa bancarización de esos estados. Parece que el dinero dentro de poco ya no será ni de plástico.

iOS 6, el día después

Ya hablamos hace meses de las nuevas características de iOS 6, la flamante actualización del sistema operativo móvil de Apple. Sin embargo, es ahora, tres días después de que su descarga esté disponible, cuando analizaremos cuáles son las mejoras y cuáles las carencias de este entorno.

 

Si por algo pasará a la «historia de Apple» este sistema operativo es por sus novedades. Puede que sean menos que en actualizaciones anteriores, pero es seguro que tienen mayor calado. iOS 6, por ejemplo, será el primero de los entornos operativos actualizables completamente desde los ajustes del terminal… y con la tarifa de datos. ¿La clave? Pesa mucho menos que las anteriores versiones a pesar de incluir más funciones.

 

La otra razón es porque es el primer software móvil de los de Cupertino que materializa el divorcio Google-Apple puesto que dejará de utilizar Google Maps y la famosa pantalla de televisión sesentera también se cae del escritorio. Quien quiera un acceso directo a YouTube tendrá que bajarse -eso sí, gratis- la pertinente aplicación de la nueva AppStore.

 

Pero vayamos por partes, la opción más llamativa para el mercado hispanohablante es la inclusión de Siri en castellano. La mala noticia es que sólo estará disponible de modo nativo para los iPhone 4S, iPhone 5 (que traen de serie iOS 6) y el nuevo iPad. La empresa dice que es por especificaciones de hardware. Algo llamativo si tenemos en cuenta que el iPad 2 cuenta con un chip A5 de un gigaherzio que es el mismo que equipa el iPhone 4S. Probablemente, estrategia comercial para que la gente migre a la nueva tableta. En cualquier caso, además de existir un acceso desde los para nosotros poco recomendables jailbreaks es cierto que quienes no lo tenían no lo echarán en falta.

 

Lo mismo ocurre con los nuevos mapas de Apple. Si bien es cierto que serán muchos los que se descarguen Google Maps de la AppStore, la nueva versión es un soplo de aire fresco en las imágenes. Las versiones tridimensionales son espectaculares y el movimiento por la pantalla es de lo más fluido y natural. Esta vez el iPad 2 sí los incluirá, no así el iPhone 4 con procesador mononúcleo.

 

Si disfrutarán todos de una nueva AppStore y en breve de un nuevo iTunes mucho más vistosos y mejor articulados. No sólo cambian los colores, sino también la forma en la que se pueden buscar las familias de productos: todo un acierto. También con la nueva aplicación de reproducción de la música. Todo se vuelve un poco más Mac, del mismo modo que con OS X, los ordenadores se vuelven más iOS.

 

Destaca también la mejorada opción de compartir: al igual que todo se podía compartir en Twitter, ahora el salto se da a Facebook. Con un sólo click todo aparecerá en nuestro muro de la red social… así como en las aplicaciones de iPhoto y Fotos en Streaming de los Mac y los iOS.

 

Más polémico ha sido PassBook. El programa permite almacenar y gestionar en una «cartera virtual» las tarjetas de embarque, códigos QR y las tarjetas de fidelización de las empresas -también de pago-, etc. Además, gracias a la iniciativa de empresas como la española Ticketea es en cierto modo sustituto del NFC que tanto se ha criticado que no esté en el nuevo iPhone 5.

 

En cuanto a su función como teléfono -sí, son teléfonos aunque no nos acordemos-, Apple se ha «inspirado» en la experiencia de otros modelos de la competencia y ha aumentado las opciones cuando recibimos una llama. En vez de contestar o esperar a que deje de sonar, ahora podemos rechazarla. Además, cuando no se quiera estar disponible para nadie pero no se quiera perder funciones en el terminal, podremos ajustarlo en el modo «No molestar».

 

En resumen, añadidos que hacen que los equipos que lo incorporen funcionen mejor. Entre otras cosas porque su ligereza permite una mayor fluidez y un mejor aprovechamiento de las capacidades tanto de las tabletas como de los smartphones. Asimismo, es un paso más en la intención de Apple de crear un entorno totalmente intuitivo, funcional y compatible entre sus dispositivos. Por ahora es el que más adelantado va.