Redmi Note 2, Xiaomi retorna a los orígenes

Después de experimentar un enorme crecimiento durante el último año que la ha llevado a superar a los gigantes Samsung y Apple en China en algunos trimestres, Xiaomi ha presentado el Redmi Note 2, un modelo central en su catálogo y que es el soporte elegido para presentar su nueva actualización de software sobre Android.

En la quinta edición de su evento de novedades de verano en Beijing la empresa presentó por sorpresa la renovación de un modelo, el Redmi Note, que ya ha vendido más de 70 millones de unidades en todo el mundo. Y decimos lo de sorprendente porque el primer Note seguía con un buen ritmo de ventas y el fabricante parecía ahora más centrado en el Mi4 -y su sucesor Mi5- más caro y, sin duda, la estrella de su colección.

El phablet que ya está a la venta en China y que no tardará en llegar a otros mercados costará entre 125 y 155 dólares en función de su configuración y contará con un panel de 5,5 pulgadas, una cámara de 13 Mp y 2 GB de RAM estando la diferencia en su capacidad de almacenamiento: 16 GB o 32 en función de lo que queramos pagar.

En ambos casos trabajará con un chip Cortex A53, un Snapdragon de cuatro núcleos a 1,6 GHz y arquitectura de 64 bits con una GPU Adreno compatible con juegos 3D así como con un sistema Dual SIM 4G que permitirá velocidades de descarga de hasta 150 Mbps.

Curiosamente, el Redmi Note 2 será el primer terminal externalizado por los chinos que han decidido llevar su fabricación a la India a través del gigante Foxconn (conocido por ensamblar algunas de las ediciones más exitosas de los iPhone). ¿Nueva economía de escala o síntoma de que hasta los fabricantes chinos siguen las máximas de la globalización?

Como decíamos antes, Xiaomi aprovechó para presentar Miui 7, su última versión de Android que está disponible para sus clientes -tiene retrocompatibilidad- desde el pasado día 19 y que promete mejorar el rendimiento y la autonomía de todos los terminales que lo implementen.

Samsung, ¿el que da primero da dos veces? (I)

Desde el lanzamiento del iPhone allá por 2007 la carrera entre Apple y Samsung ha sido una de las más encarnizadas que se recuerdan en la industria tecnológica. Ambos han cosechado éxitos y fracasos y, sobre todo, han ganado miles de millones de dólares y usuarios pero parece que hagan lo que hagan, los coreanos siempre tienen encima el sambenito de segundones. A pesar de ser los líderes del mercado de smartphones y contar con el catálogo más completo. A pesar, incluso, de construir buena parte de los componentes que implementan algunos de los modelos de su gran rival.

Probablemente el orden de los lanzamientos haya tenido algo que ver en ello. Habitualmente Apple lanzar sus terminales en septiembre y Samsung da la respuesta ampliada y mejorada en primavera. Pero los pésimos resultados cosechados por los S5 y S6 ha hecho que los asiáticos quieran darle la vuelta a la tortilla y hace poco más de diez días presentaron los nuevos S6 Edge Plus y Note 5 -el único terminal de la casa que ha abierto un nicho de mercado por sí mismo, el de los phablets-.

Samsung Galaxy Note 5, rozando la perfección

Empezamos por el segundo precisamente por su carácter de pionero y por su enorme peso específico en los resultados de la división móvil del gigante coreano. Enfocado totalmente hacia aquellos que buscan productividad en sus equipos, todo en el Galaxy Note ha salido ganando en esta quinta generación. La idea ha sido sencilla: coger todas las mejoras del concepto de diseño que ha supuesto el S5 y aplicarlo a un modelo que ya funciona sobradamente.

¿El resultado? Un terminal que gana algo de grosor y peso pero que también ve mejorados los materiales de construcción, la calidad percibida y, sobre todo, sus especificaciones gracias a la adopción del potentísimo chip Exynos 7420, 4 GB de RAM o la tecnología UFS 2.0.

De este modo, el mayor de los Galaxy también se aprovecha de la experiencia QuickCharge para el sistema de carga rápida inalámbrica, que, unido a la gestión más eficiente de la energía del nuevo chip y de Android 5.1 deberían obviar la bajada de capacidad de la batería de 3.200 a 3.000 mAh.

Por una vez se han olvidado de la carrera de los sensores -no tienen sentido entre el nacimiento de los smartwatches y el tamaño del equipo, y han echado el resto en la cámara, que es la misma que tan buen resultado les ha dado en los S6 actuales. También se han reforzado las líneas maestras de la estrategia de la empresa: no hay ranuras de expansión ni tampoco baterías extraíbles. Lo malo es que también se han olvidado de los USB Type-C o los 3.1 Gen.

Otras de las mejoras vienen de la mano del SPen y el software nativo de Samsung. El factor diferencial de este phablet respecto a sus rivales ha actualizado sus capacidades de un modo insospechado permitiendo, incluso, tomar notas sobre su pantalla con el terminal bloqueado.

Si a esto le unimos que Samsung sigue con su tendencia de minimizar su capa TouchWiz sobre Android 5.1 -no hay rastro de Android M suponemos que por precaución de Google y por sentido comercial- y que la plataforma de pagos Samsung Pay es la gran novedad de la plataforma parece que la fiabilidad, el rendimiento y demostrar a sus clientes que todo está bien pensado para no defraudarles han sido sus máximas.

¿La nota negativa? Que no han oficializado fecha de lanzamiento en Europa -uno de sus principales mercados- y esto puede hacer que a pesar de toda la parafernalia veraniega, el anuncio del iPhone 6S Plus bombardee un éxito que parece asegurado.

Smartphones premium, los mejores de la primera mitad de 2015

La primera mitad del año ya ha pasado y, con el verano a comenzando, las grandes tecnológicas se van de vacaciones con los deberes hechos. Los siguientes lanzamientos llegarán previa campaña navideña. Por eso nos parece un buen momento para recapitular cuáles han sido las estrellas en el mercado de smartphones los últimos meses.

  • iPhone 6 y 6 Plus. Es cierto que llegaron a finales de 2015 pero el ciclo de presentaciones y renovaciones de los de Cupertino y su corto catálogo hace que sigan siendo la opción más moderna en iOS. Han batido todos los récords de unidades y facturación y han permitido a Apple ser líder del mercado mundial varios meses. ¿Cuáles son sus señas de identidad? Una pantalla que va hasta las 5,5 pulgadas (en el caso del Plus); capacidad de almacenamiento escalada en 16, 64 y 128 GB y un rendimiento y una fluidez de referencia a pesar de que, sobre el papel, su hardware es menos capaz que el de la mayoría de sus rivales con Android. Su precio, a partir de 699€ no ha sido óbice para conquistar a defensores acérrimos de Google. Su versión S, que se presentará en otoño, promete dar mucha guerra.

  • BQ Aquaris E6. En el lado opuesto al iPhone, la pequeña casa española BQ muestra un equipo con chip de ocho núcleos a 2 GHz, 2 GB de RAM, dual SIM, cámaras de 5 y 13 Mp y 16 GB de capacidad ampliables mediante ranura de expansión por solo 300€. Sin duda, el mejor terminal del mercado por relación calidad-precio. Merece, y mucho, la pena.

  • Energy Phone Pro HD. Con la misma filosofía que el anterior, cuenta con un panel de 5 pulgadas y resolución HD y un procesador de ocho núcleos a 1,7 GHz. Peca de tener solo 1 GB de RAM -aunque con Android 5 se nota menos- y 8 GB de capacidad ampliable. Aún así, sus acabados son buenos y su precio de 179€ lo convierte en un equipo de acceso más que reseñable.

  • Google Nexus 6. Aunque haya bajado su tarifa, es el primer smartphone premium de Google. Su procesador Quad Core a 2,7 GHz, su pantalla QHD AMOLED de 5,96 pulgadas y su cámara de 13 Mp trabajan a la perfección con el único Android puro del mercado. Es una referencia por rendimiento y eficacia.

  • Honor 6+. Una de las revelaciones de la temporada es este phablet con panel Full HD de 5,5 pulgadas, coprocesador de 8+1 núcleos, 3 GB de RAM y 32 GB ampliables de capacidad de almacenamiento. Un equipo que con un precio de 400€ está pensado para plantar cara a cualquier otro terminal premium del mercado.

  • HTC One M9. Cuando lo probamos vimos que HTC se había centrado en evolucionar la versión anterior. Su chip de ocho núcleos (4+4) a 2 y 1,5 GHz, 3 GB de RAM y sus cámaras de hasta 20 Mp denotan que no han querido dejar nada al azar. El problema es que su rendimiento no es claramente superior al resto de Androids tope de gama y su precio parte de 849€ sin promociones. Diferente pero excesivamente caro.

  • Huawei Ascend Mate 7. El terminal de bandera de una de las empresas chinas revelación del mercado es un equipo con panel de 6 pulgadas y resolución Full HD, chip de ocho núcleos a 1,8 GHz y 2 GB de RAM que destaca por unos acabados mucho mejores de lo esperado y un rendimiento excepcional gracias a la ligera capa de personalización que los ingenieros chinos han implementado sobre Android. Y todo ello por 499€.

  • LG G4. Uno de los que más rumores ha levantado es este equipo con la mejor tecnología de los coreanos y un diseño realmente diferenciado. Su panel IPS con resolución 2K, su chip de seis núcleos a 1,8 y 1,44 GHz y sus 3 GB de RAM son solo el aperitivo para un equipo con cámaras de 8 y 16 Mp y una fluidez sobresaliente. Vale cada uno de los 699€ que nos piden por él.

  • Microsoft Lumia 930. Uno de esos terminales que nos parecen estupendos gracias a la buena evolución de Windows 8.1 y a su espectacular hardware y que promete mucho más cuando pueda correr con Windows 10. Procesador quad core a 2,2 GHz, 2 GB de RAM, una cámara espectacular y 32 GB de almacenamiento para un gran heredero de los mejores Nokia que nos pide menos de 500€ por llevárnoslo a casa. Sobresaliente.

  • Motorola Moto X. El tope de gama de la resucitada Motorola es un smartphone de 5,2 pulgadas, procesador de cuatro núcleos a 2,5 GHz, 2 GB de RAM y un sistema multimedia sobresaliente. El cambio de manos de Google a Lenovo no se ha notado en nada en el rendimiento de Android y su precio sigue estando en 429€. Una maravilla.

  • Samsung Galaxy Note 4. Teníamos que elegir entre éste y el Galaxy S6 pero las ventas y el peso de la familia Note como creador de un nicho de mercado ha hecho que nos decantemos por este «otrora» gigante de 5,7 pulgadas con pantalla Quad HD, procesador Quad Core a 2,7 GHz, 3 GB de RAM, stylus integrado y cámara de 16 Mp. Es caro pero sus acabados y su rendimiento lo hacen tan especial como único. Merece la pena.

Mi Note, Xiaomi cambia de inspiración

Xiaomi es, sin duda, uno de los fabricantes chinos más activos, con más crecimiento y más reputado del mercado. La relación calidad-precio de sus dispositivos es sobresaliente y su desarrollo como empresa tecnológica está fuera de toda duda. Sin embargo, del mismo modo que le pasó antes a Samsung (titán al que tiene en su punto de mira), su «inspiración» en otros modelos de la competencia es excesivo.

El último dispositivo en llegar a su catálogo es el Mi Note, un phablet que más allá de ser la evolución del Mi4 y el Redmi Note, es un modelo de gama alta que, según el CEO de la empresa -Lei Jun-, tiene como rival el iPhone 6 Plus.

Por dimensiones, cuenta con una diagonal de 5,7 pulgadas y un grosor de 6,95 milímetros. Si ahora os decimos que el peso es de 161 gramos podemos concluir que es más grande, fino y ligero que el de la manzana y que el Galaxy Note, modelo al que prácticamente clona en diseño. ¿Cuál es el secreto para semejante milagro técnico? Que tiene dos acabados muy diferentes entre sí y que en su configuración más capaz (es el Android más potente hasta la fecha) su precio ya no es tan de gama media-baja.

El punto fuerte -para Xiaomi- del Mi Note es su panel. Construidos por Sharp y Japan Display, uno cuenta con resolución Full HD mientras que el segundo es un «2K» -2.560×1.440 píxeles- y un contraste de 1:4000 lo que, unido a una notable saturación del color, da un resultado mucho mejor de lo esperado (habrá que ver cuál es la vida útil de esos paneles sin quemarse). El apellido de esta versión es PRO. Ambos cuentan con protección Gorilla Glass 3 tanto para el panel como para la parte trasera.

Sabedores de la importancia de la reproducción de contenidos multimedia en los equipos de estas dimensiones, Lei Jun subrayó que ha incorporado un chip de sonido (se encargada de decodificarlo) ESS ES9018 de Sony para gestionar el audio en calidades 24-bit/192 kHz (similar a la del último walkman de los nipones) además de añadir unos auriculares a la altura -hasta ahora era uno de los puntos a mejorar de los Xiaomi-.

Para las cámaras, de nuevo, el proveedor elegido ha sido Sony. La principal, de 13 Mp emplea el módulo IMX214 que ya han llevado algunos Xperia y que, además, trabaja con estabilizador óptico. El flash de dos tonos (que tan buenos resultados da en modelos como el iPhone) ha sido desarrollado por un experto en LEDs: Philips. Una pena que no mentaran nada sobre el nuevo software de imagen desarrollado por MIUI.

Respecto al procesador, los chinos han vuelto a contar con Qualcomm para los dos niveles de acabado de su Mi Note. La versión Full HD trabaja con un Snapdragon 801 acompañado por 3 GB de RAM y una batería de 3.000 mAh. Para el PRO han escogido el chip 810 con arquitectura de 64 bits acompañado de una RAM de 4 GB, 64 de memoria interna, conectividad LTE y una batería que crece muy poco (y segará la autonomía) de 3.090 mAh.

Los precios, obviamente, han subido, sin embargo, siguen siendo muy competitivos. La versión de acceso del Mi Note normal tiene un coste de 320€ mientras que el PRO más avanzado tiene un precio de 450€. Más que en Mi anteriores pero menos que en cualquier otro modelo premium de la competencia.

Por primera vez los ingenieros han dejado de lado las reminiscencias más obvias a Apple y Samsung y, aunque su diseño es similar al segundo y la interfaz muy parecida a los primeros, podemos decir que el Mi Note es el primer equipo de la casa con personalidad propia y que demuestra que Xiaomi, si sigue esta senda puede ser algo más que el tercer fabricante mundial de smartphones.

 

Imaginarium, cuando la tecnología es cosa de niños

Cada vez es más común ver a los más pequeños de la casa jugando con los teléfonos y tabletas de sus padres y, cada vez a una edad más temprana, disfrutando de su propio terminal. En el mercado convencional hay una gran oferta de terminales Android que permiten crear perfiles y entornos completamente seguros para niños, sin embargo, Imaginarium ha decidido ir un paso más allá y crear su primera familia de dispositivos móviles pensada para los niños.

Tablet, phablet y minitablet

 

Como si se tratara de una empresa al uso, la familia de gadgets de los zaragozanos se estructura en un terminal de grandes dimensiones -el phablet Paquito Mix-, una minitableta de 8 pulgadas llamada Paquito Mini y una tableta de tamaño grande a la que han bautizado SuperPaquito.

Empecemos por el lanzamiento más reciente. El teléfono cuenta con una diagonal de 6 pulgadas y una resolución de 854×480 lo que le permite un buen procesamiento de las imágenes -no olvidemos que se trata de un modelo de acceso para niños- y un buen rendimiento de la batería. A más píxeles más potencia de procesado requerido y a más procesador, más energía demandada.

En su interior trabaja un chip de dos núcleos con una velocidad de 1 GHz y 512 MB de RAM, una cifra correcta para un equipo que cuesta sólo 149€. Con una capacidad de almacenamiento de 8 GB (ampliable mediante ranura de expansión) y tecnología Dual SIM (que permite gestionar dos líneas de teléfono a la vez) cuenta con una pila de 2000 mAh (estará alejado del enchufe al menos un día aunque su uso sea intensivo) así como con una entrada microUSB, puerto para auriculares y una cámara de 5 Mp.

¿Por qué motivo este smartphone es una buena opción frente a un terminal de similar precio (made in China), iguales o mejores especificaciones técnicas pero pensado para adultos? Porque a pesar de que su software es una capa sobre Android permite un nivel de control parental escalonado en tres niveles -completamente libre, bloqueo a sólo algunas webs y apps así como números de teléfono o, finalmente, acceso restringido a muy pocas utilidades-, su relación calidad precio (está construido con aluminio) y su rendimiento son aconsejables para un niño.

Respecto a su tableta pequeña, se trata de una versión mejorada y aligerada del primer dispositivo de este tipo de la casa. Sus puntos fuertes, además de la gestión de los perfiles de usuario que permite MagicOS 3, es la colección de apps preinstaladas y exclusivas así como la tienda de aplicaciones PaquitoLand donde se podrán ampliar los programas de la tableta.

 

Sobre el phablet le vemos varias ventajas: la primera es un procesador de cuatro núcleos a 1GHz acompañado de 1 GB de memoria RAM DDR3. Es un equipo rápido y fluido gracias a un hardware más que correcto y a un software ligero. La segunda es que la tableta incorpora una pantalla multitáctil con una resolución de 1024×768 Mp que va perfecto con la funcionalidad que se espera de una tableta para niños. Finalmente, sobre los puertos que incorpora el teléfono de los aragoneses, PaquitoMini añade un puerto HDMI que permite conectarlo a la televisión para facilitar el mirroring y poder replicar cualquier contenido de la tableta a la televisión. Su precio nos parece bastante competitivo: 179€.

 

 

La última oferta de Imaginarium es la tableta grande con una pantalla de 9,7 pulgadas (la misma que un iPad), 16 GB de memoria interna, panel IPS capacitivo con resolución 1024×768 y compatible con punteros para pantallas táctiles. En este caso la tarifa que nos piden es ligeramente superior, 199€ (ahora cuenta con un descuento de 100€).

 

 

 

Magic OS 3

 

Una de las dudas que nos surgieron cuando comenzamos a tocar estos dispositivos es cómo funcionaría su sistema operativo. Magic OS nace como un software específico para niños sobre Android ICS lo que debería denotarnos cierta estabilidad y seguridad y no nos ha defraudado. Es cierto que un adulto notará la falta de habilidades de los equipos frente a iOS o las versiones más recientes de Android, pero también que su público objetivo, los niños, tienen más que suficiente.

 

La posibilidad de crear una agenda personalizada para el niño, controlar el acceso a internet (correo, webs, etc.) o el tiempo que los gadgets están encendidos para que los usen, la existencia de una tienda de aplicaciones, las tablas de recompensas, el lector de libros, o los juegos exclusivos avalados por el British Council para facilitar la inmersión lingüística de los pequeños hacen de estos equipos una muy buena puerta de acceso al universo tecnológico para los niños.

 

En definitiva, se nos antoja una buena compra para todos aquellos que quieran que los más pequeños de la casa se adentren en las nuevas tecnologías de una forma segura para ellos (y tranquila para sus padres).