Phablets, ¿híbrido perfecto?

Para algunos son sólo un ejercicio de tamaño. Algo así como lo que se decía antaño que ocurría con los coches: cuanto más grande mejor. Otros defienden que aúnan lo mejor de dos mundos, la capacidad de comunicación de un smartphone con cualidades como la pantalla y la autonomía de las tabletas. Sea como fuere, estos híbridos cubren las necesidades de un público cada vez mayor que exige pantallas de al menos cinco pulgadas y una capacidad de comunicación casi sin límites. Aquí tenéis los más destacados del mercado.

 

 

  • Samsung Galaxy Note II: fue el genuino. Su primera versión inauguró este nicho de mercado y la segunda, sencillamente, la supera en todo. Su punto fuerte son sus dos cámaras HD -las del Note I dejaban mucho que desear- y la función AllShare que permiten gestionar contenidos en tiempo real. Además, su célebre lápiz capacitivo S-Pen mejora las utilidades de Android. Sus 183 gramos no lo hacen un peso pesado, pero tampoco el más liviano de la categoría. En su interior late un preocesador Quad Core a 1,6 GHz y 2 GB de RAM. Su autonomía es de 20 horas en conversación… y ¡900! en espera. Libre cuesta 659€.
  • Sony Xperia Z: otro que supera en todo a sus predecesores. Empezando por su prodigiosa pantalla Reality Display que se aprovecha de toda la experiencia de la casa en televisiones (Mobile Bravia Engine 2). Sus contraluces y su capacidad táctil son una de las referencias del mercado. A su excelente interfaz (personalizado y personalizable) se le suma una batería con Stamina Mode que mejora su rendimiento. Es sumergible, resiste golpes y el polvo, corre con un procesador Quad Core a 1,5 GHz, tiene 2 GB de RAM una tasa de píxeles por pulgada que se supera los 400 y una autonomía de 11 horas hablando y 550 en espera. Todo ello en 146 gramos y por 699€. Sobresaliente.
  • Alcatel One Touche Scribe HD: el creador del famoso One Touch Easy, el terminal que «movilizó» media Europa llega en los característicos colores de la casa (rojo, amarillo, negro y blanco) y con una tapa magnética al más puro estilo Samsung. Estrena conectividad 3G+ y graba y reproduce vídeo Full HD. Su procesador no es el más rápido, se trata de un Dual Core a 1,2 GHz y sólo cuenta con 1 GB de RAM pero su genial cámara trasera (8 Mp) y su batería con una autonomía entre 7 y 400 horas se traducen en un peso de sólo 125 gramos y un precio imbatible de 389€. Mucho más que recomendable para los que quieren un equipo fiable, versátil (cuenta con editor de vídeo, por ejemplo) y sólo quieren gastarse 389€.
  • ZTE Grand Memo: el gigante chino propone uno de los modelos más grandes, un phablet con pantalla de 5,7 pulgadas HD y una cámara de 13 pulgadas en sólo 146 gramos de peso. Dotado con tecnología de respuesta por voz que permite responder llamadas mientras conducimos, por ejemplo, tiene avances como un AutoSistema de navegación. Corre con Android bajo un interfaz completamente diferenciado y ofrece a sus usuarios el servicio ZTE’s Cloud para que gestionen sus datos con más seguridad. En su interior trabaja un procesador de cuatro núcleos a 1,5 GHz y cuenta con 2 GB de RAM que le permiten gestionar sobradamente cualquier tipo de contenido. Su precio depende de las operadoras.
  • Huawei Ascend Mate: el ejemplo de que China está pasando de fábrica mundial a crear sus propios dispositivos es el crecimiento de Huawei. La Cisco asiática aúna como nadie el entretenimiento, la comunicación y la potencia como pocos. Soporta cinco bandas de frecuencia, tiene dos cámaras (una de ellas de 8 Mp), una autonomía hablando de 6 horas -en espera flojea y cae por debajo de las 240- en 200 gramos de peso. Su procesador es el mismo que el de ZTE y su memoria es también de 2 GB. Su punto fuerte son sus dos antenas de GPS que se alternan para asegurar siempre la máxima cobertura. Con su diagonal de 6,1 pulgadas es el más grande hasta que Samsung comercialice su Galaxy Mega. Su factura, unos sorprendentes 300€.
  • LG Optimus G Prolo presentamos hace poco. El buque insignia coreano tiene una pantalla de gran calidad gracias a la tecnología que divide cada píxel en otros tres subpíxeles para reforzar la nitidez. Ofrece carga inalámbrica y cuenta con un procesador de cuatro núcleos a 1,7 GHz así como 2 GB de RAM. Se comercializa en casi todo el mundo con unas ventas asombrosas (cercanas a los Galaxy y iPhone en muchos mercados). Sus cámaras son prodigiosas (2,4 y 13 Mp Full HD), su autonomía de uso supera las 9 horas y todo ello en 160 gramos. Sólo su precio -a la altura de los primeros de la comparativa- puede ser un pero para una marca que ha perdido algo de pedigrí.
Los hay más grandes (ASUS FonePad o el Galaxy Note 8.0), sin embargo, parece que la gama que va desde los 5 hasta los 6,3 Mp del inminente Galaxy Mega son el nicho de mercado que más demandan los usuarios. Lo suficiente para que hasta Apple se haya propuesto lanzar una versión maxi de su iPhone para detener la sangría de su cuota de mercado. ¿Con cuál os quedáis?