Philips Serie 5500, dos TVs en una

Del mismo modo que desde hace un lustro los fabricantes coreanos -con Samsung a la cabeza- han intentado acercar las nuevas tecnologías (internet o 3D) a las televisiones de gama media, el fabricante holandés Philips ha decidido echar el resto con la nueva Serie 5500 que ve ampliadas sus funciones como Smart TV y centro de ocio del hogar.

 

Entre las novedades de la nueva pantalla destaca el videoclub Waki.tv o la posibilidad de grabar y hacer timeshift (jugar con los tiempos de la grabación) desde un disco duro externo. Lo más sorprendente es que todo esto ocurre en la gama de acceso a la enorme colección de televisores del fabricante europeo algo, hasta ahora, reservado para las gamas más altas.

 

Para los más jugones, otra de las novedades viene del modo en el que se puede aprovechar su función 3D: cuando no se utilice el panel está preparado para simular simultáneamente dos paneles 2D separados de forma que cada jugador verá una pantalla «diferente» y completa en vez de cada uno una mitad de pantalla. Es el modo Dual Gaming y requiere del uso de gafas 3D activas aunque, por desgracia, no se incluye ninguna con el televisor.

 

La puesta en marcha del modelo es similar a otros productos de la casa holandesa: el ajuste se hace mediante una comparación de imágenes que deja todo al gusto del usuario final. Así es más fácil configurar el brillo, el contraste, etc… aunque no sepa exactamente para que vale alguno de ellos.

 

El software, además, se encarga de ordenar los canales de modo automático colocando primero aquellos que emiten en alta definición para aprovechar mejor las condiciones óptimas del panel. Por otra parte, la mejora en el interfaz (antes bastante enrevesado) permite asignar automáticamente un nombre más intuitivo a cada dispositivo que le conectemos (se acabó saber si el BluRay está en el HDMI-1 o 2).

 

En cuanto a las funciones como Smart TV, podremos acceder a la televisión a la carta, webs populares (como Vimeo, YouTube o redes sociales), cine online o videoclubs (Waki.tv). Para acabar con las opciones encontramos un navegador web francamente lento que, además, no reproduce contenidos elaborados con Flash.

 

Para conectarnos a la red de redes podremos conectar un cable físico o mediante el WiFi integrado. En cuanto a puertos, contamos con 4 HDMI y 2 USB desde los que podremos reproducir contenidos en formato MKV, DivX y XviD.

 

En cuanto a la imagen, tiene buena calidad y es muy nítida, aunque pierde saturación si nos desplazamos hacia los lados del panel o nuestro ángulo de visión no es lo suficientemente frontal. Su buena tasa de refresco, por último, nos garantiza retransmisiones deportivas o el visionado de películas de acción con la garantía de que no tendremos estelas en la imagen. Muy bien.

 

Si tenemos en cuenta que el precio de esta familia comienza en los 699€ del panel de 32 pulgadas (llegan hasta 55) podemos concluir que se trata de un producto equilibrado, con un precio competitivo e interesante para el que quiera una televisión de calidad por un precio asequible.

Eco Gadgets, vuélvete verde

Una vez más, de la mano de nuestros amigos de TechStyle -y del genial reportaje de Rafael M. Claudín), vamos a descubrir cuáles son los dispositivos tecnológicos que menos energía consumen: un buen modo de renovar nuestro «parque», disminuir nuestra factura energética y, sobre todo, minimizar nuestra huella de dióxido de carbono.

 

 

  • Philips Econova (46PFL6806k): ganador del premio EISA por su eficiencia energética, este televisor con panel LED de 46 pulgadas consume sólo 56 w en modo estándar. Además, una nueva tecnología permite que se desconecte la retroiluminación en algunas zonas del panel para mejorar la eficiencia energética. En modo standby, por cierto, no consume energía. Para redondear el conjunto, está construida con materiales reciclables y su mando a distancia dispone de un pequeño panel solar. Su tasa de refresco es de 400 Hz, el tiempo de respuesta es de 2 milisegundos y tiene un contraste dinámico de 500.000:1. Excelente.
  • Termostato Nest Learning: con un diseño muy elegante, este pequeño dispositivo está repleto de funcionalidades. Este termostato es capaz de aprender a programarse solo estudiando las temperaturas que el usuario utiliza a lo largo de una semana. Si la configuración ahorra energía, en la pequeña pantalla aparecerá una hoja verde. Además, el fondo pasa de azul a rojo cuando el sistema de calefacción está funcionando. Por cierto, si detecta que no hay nadie en casa, baja el uso del climatizador. Como no podía ser de otra forma viniendo de una empresa fundada por uno de los creadores del iPod, trae conexión WiFi para regularlo remotamente.
  • Samsung WF457: esta lavadora desarrollada por la multinacional surcoreana, que inaugura la familia Energy Grid de la compañía, fue la más eficiente de 2011 según Energy Star. Promete un consumo anual de 96 kWh y un ahorro del 70% del agua respecto a otras lavadoras. El secreto consiste en reducir los tiempos de lavado -Water Short Technology- o hacer más eficiente el conjunto del proceso -Smart Control System-. Todo ello controlable desde un panel LED de 8 pulgadas y una aplicación para smartphones y tabletas de la casa que permitirá controlarla remotamente. Increíble.
  • Wireless Glue SmartLook: en algunos hogares ya disponen de contadores inteligentes. Pensando en ellos, se ha lanzado este dispositivo que se puede colocar este dispositivo como un imán de la nevera y vincularlo con estos contadores para saber cuál es nuestro consumo energético en tiempo real. Incluso nos desgrana cuál es el precio de la energía que consumimos en cada momento.
  • Dell Studio Hybrid: para redondear este conjunto, Dell nos presenta la última versión de su ordenador Studio Hybrid. Con un procesador Intel Core 2 Duo -uno de los más limpios del mercado- responde a las especificaciones Energy Star 5.0 con un 70% menos de consumo que un sobremesa convencional. Además, está fabricado en un 95% con materiales reciclables y nos permite reenviarlo a Dell al final de su vida útil para que sea tratado. Sus especificaciones son una velocidad de procesado de 2,1 Ghz, 4 gigabytes de RAM y hasta 320 de disco duro. Puede incorporar BluRay y añade el obligatorio WiFi. De serie viene con Windows Vista, aunque se puede escoger Windows 7.
¿Preparado para ser más verde?

 

Philips Designline, con mucho estilo

Si hay algo que han aprendido las tecnológicas en los últimos tiempos es que los clientes no sólo quieren potentes especificaciones técnicas en los gadgets que compran. También quieren diseño y estilo. Tener la posibilidad de combinar sus dispositivos como otro punto decorativo más. Philips ha creado a partir de esa premisa los potentes televisores DesignLine que asocia perfectamente con su nuevo home cinema SoundHub. Tecnología de alta costura.


Un televisor ultrapotente


En los últimos tiempos parecía que todos los esfuerzos que hacían los ingenieros holandeses para recortar las distancias con los paneles de Samsung y LG eran inútiles. Hasta el diseño de los coreanos era superior.  Es por ello que han decidido echar el resto para ponerse a la par. El nuevo PDL (Philips DesignLine) es un equipo Full HD equipado con la nueva tecnología Pixel Precise HD que, según la marca, «reproduce los momentos de acción con un detalle óptimo».

Para ello el panel es capaz de reproducir hasta 4 billones de colores y, gracias a una tasa de refresco de 400 Hz, facilitada por el Perfect Motion Rate, logra una nitidez mucho mayor que la de otros productos de la casa. Si a eso le unimos una estructura realizada íntegramente en cristal y un acabado minimalista, tenemos un conjunto espectacular.

Preparado para la experiencia 3D, cuenta con la dinámica Ambilight -en este caso Spectra- a ambos lados del chasis, para aumentar la sensación envolvente del conjunto. Para mejorar la sensación de control sobre el conjunto, se puede manejar con un completo mando a distancia o a través de un tablet o smartphone vinculado por BlueTooth. Incluye WiFi para sacar todo el partido al NetTV de la marca y al SimplyShare inalámbrico.

Las especificaciones son impresionantes: un contraste dinámico 500.000:1; una relación de luminosidad máxima del 65%; un tiempo de respuesta de 2 milisegundos; 4 puertos HDMI además de DLNA, ethernet y WiFi para un conjunto que no supera los 28 kilos. ¿El precio? 1.199€.

Sonido de última generación


Aunque los televisores de Philips siempre han destacado por la calidad, potencia y nitidez del audio, la firma nos propone un home cinema hecho a medida para los DesignLine. Se trata del Philips SoundHub, un sistema con reproductor de BluRay 3D integrado realizado en aluminio bruñido y cristal.

Como no podía ser de otro modo, incorpora la tecnología Crystal Clear para aumentar la nitidez del equipo. Sus altavoces de medio rango ofrecen un sonido sin distorsión con una gran claridad que casan perfectamente con unos amplificadores de clase D -los más eficientes y los que menos pérdida de energía registran- que conservan excepcionalmente bien los detalles acústicos.

Para mejorar la experiencia cinematográfica, se ha añadido el Virtual Surround Sound que, unido a unos tweeters de titanio, nos regala un sonido magnífico que resiste las distorsiones y la resonancia en toda la gama de frecuencias audibles. Por cierto, todo esto también es gestionable desde nuestro tablet o smartphone.

Sus especificaciones no desentonan con el televisor: dos altavoces satélite de 135w, dos tweeters de titanio y dos subwoofers de banda completa, un rango de frecuencia de 150 a 20.000 Hz; un subwoofer de 230 w (conjunto de 500 w repartidos en tres altavoces) y compatible con Dolby Digital 5.1, Dolby Digital Plus, Dolby True HD, Digital Surround DTS, audio DTS HD. Todo ello por 799€.

2012, llega el estándar 3D

Desde hace un par de años las televisiones 3D han invadido el catálogo de los fabricantes. El éxito de los cines así como el incremento de precio que suponen sobre los modelos «convencionales» han llevado a Samsung, LG, Sony, Philips y prácticamente cualquier otra empresa que se precie a tener, al menos, un modelo que o bien escale las imágenes o directamente las reproduzca.

Sin embargo, las ventas no han sido las esperadas. Por una parte la falta de contenidos en directo -a penas algún documental o alguna película o partido de fútbol, la escasez de películas -sólo los caros BluRays soportan este estándar con una calidad «decente»- y el alto coste de algunos modelos de gafas -la mayoría de los fabricantes requieren comprar gafas «activas» que superan ampliamente los 90€ por unidad- han frenado a los consumidores.

No obstante, las multinacionales se han puesto manos a la obra para mejorar lo que está en sus manos: Samsung, Sony y Panasonic -las tres empresas que más han apostado por este estándar junto con LG, que dispone de modelos compatibles con las baratas gafas pasivas- han llegado un acuerdo para lanzar un modelo de binoculares que será compatible con todas las marcas.

El acuerdo también incluye a Xpand, el principal fabricante mundial de gafas activas y uno de los más interesados en trabajar en un protocolo conjunto. Lo más complicado, sin embargo, es crear un modelo que sea compatible con los televisores ya comercializados. El problema reside en que mientras que Samsung apostó por utilizar un Bluetooth para enlazar las gafas con su gama UE, tanto Sony como Panasonic emplean infrarrojos.

LG y Philips, por su parte, han anunciado recientemente que seguirán utilizando gafas más sencillas que las de polarización activa que quieren estandarizar los otros tres fabricantes. El motivo es que son más ligeras, baratas y fáciles de reemplazar. La desventaja reside, sin embargo, en que la calidad de imagen es inferior en su modelo ya que no recrean una imagen tridimensional para cada ojo.

Con el formato «pasivo» se emiten dos imágenes simultáneamente: una para el ojo derecho en la que se ven las líneas pares de la pantalla y otra para el ojo izquierdo que reproduce las líneas impares de la imagen. El secreto reside en que es el cerebro el que une ambas imágenes y las construye «involuntariamente» en tres dimesiones ya que la polarización de la pantalla le permite ver las demás líneas por detrás de las gafas. El pero es, sin duda, que cada imagen tiene menos líneas y que la resolución final es de 540 líneas por fotograma frente a las 1.080 de la alta definición que proponen los fabricantes que comercializan las gafas activas. En lo cotidiano, la desventaja es que los televisores «pasivos» requieren, al menos, un metro y medio de distancia frente al usuario para poder ver la imagen en tres dimensiones.

Los terminales activos muestran una imagen tridimensional completa para cada ojo a una velocidad que normalmente cuadriplica los 50 hz de una televisión normal. Al mismo tiempo, el televisor manda una señal para que «tape» cada lente de modo alterno para que el cerebro forme una imagen tridimensional en alta definición. Si falla la sincronización se ve un parpadeo que hace que la imagen se distorsione. De momento, doy fe de que más de un año después de su adquisición, la Samsung UE40C8000 no lo hace. Al final es mejor gastarse un poco más en la lente para poder disfrutar de una imagen mejor, incluso, que en el cine. Para eso se creó la tecnología BluRay.

MP3, ¿hay alternativa al iPod?

Pocos días después de que Apple anunciara unos beneficios históricosSpotify ha anunciado que a partir de ahora será compatible con el producto estrella de la empresa cofundada por Steve Jobs: iTunes. Gustav Söderström explicaba que Spotify quiere «ser algo más que un servicio para descubrir música, sino también uno para exportarla gratuitamente a tu iPod o teléfono y comprar listas de canciones a precios competitivos».

Desde la compañía sueca también explican -como refleja la noticia publicada en el [Enlace roto.]– que el paso se da porque la gente «no quiere estar cambiando entre programas de música. A partir de ahora Spotify será lo único que necesitemos».

Sin embargo, creemos que hay otro motivo menos solidario que ese: Apple vendió nueve millones de iPod… el último trimestre. Y eso hizo que fuera la petición más demandada por los usuarios del programa escandinavo. El mp3 de Cupertino pretende atraer a los millones de usuarios gratuitos que, a partir de ahora, tendrán más descuento cuantas más canciones compren. 100, por ejemplo, costarán 60 euros. No está mal.

iPod, la referencia


Pero desde aquí nos hacemos otra pregunta. ¿El iPod es la referencia por ser el mejor o por demérito de la competencia? Veamos cuáles son sus rivales para llegar a una conclusión.

  • Philips GoGear: equipados con auriculares de alta definición y un sistema «audio Bluetooth estéreo» que permite compartir con otros dispositivos la música del usuario, tiene 8 gigas de memoria y teclas SuperScroll que hacen más manejable unos menús algo anticuados. Su punto fuerte, la tecnología FullSound basada en un algoritmo de procesamiento de audio y en un potente procesador de señal digital DSP de última generación.

  • Samsung Galaxy Player 50: como no podía ser de otro modo, la empresa coreana presenta a otro miembro de la familia Galaxy para enfrentarse a un producto Apple. En este caso se trata de un reproductor multimedia con 8 gigas de memoria y sistema operativo Android que añade, entre otras aplicaciones Google Maps y ThinkFree para trabajar con todo tipo de archivos y documentos. Su función SoundAlive permite al usuario mejorar la calidad del audio gracias a un potenciador de graves. Es un genial maximizador de efectos de sonido que recrea -según la marca- surround 5.1. YouTube, videocámara, aplicaciones de noticias, etc. hacen de este Galaxy Player 50 el equivalente perfecto al iPod Touch respecto al iPhone.

  • Sony NWZ-A846: el heredero de los míticos Walkman sigue la estela de los anteriores en cuanto a calidad de sonido y precio -ronda los 240€, al igual que el resto de la comparativa-. Sus 32 gigas de capacidad, su pantalla panorámica OLED de 2,7 pulgadas y su amplificador digital S-Master se unen a su sistema de reducción de ruido digital para dar uno de los mejores sonidos del mercado. A la altura de muchos equipos HiFi para hogares. La clave es la incorporación de las tecnologías Clear Stereo, Clear Bass y DSEE para optimizar los archivos musicales. La gran sorpresa -siendo Sony- es que reproduce todos los formatos de música, basta con arrastrar desde la biblioteca de Windows o desde iTunes para cargar las canciones en este estilizado dispositivo. Su salida para TV lo convierte en un acierto de sólo 60 gramos. La pena, llega demasiado tarde al mercado.

  • Energy Sistem 7516 Dark Iron: la alternativa estatal a un mercado copado por asiáticos y americanos. 16 gigas de memoria, pantalla TFT de 4,3 pulgadas, salida de TV, mando a distancia, sintonizador de TDT y sistema de reproducción de todos los formatos de audio y vídeo. Hasta su precio es competitivo -185€-. Sólo le falta una sensación de más calidad percibida, así como una mayor reputación para competir con sus rivales. En un mercado con tanto icono, es fundamental.

  • iPod Touch: la referencia y el motivo de este post. El inicio del éxito de Apple que sirvió de guía para el indispensable iPhone. Equipado con dos cámaras -una para FaceTime-, la famosa pantalla Retina, aplicaciones para la edición de vídeo HD, así como un Game Center, permite reproducir música, vídeo, películas, acceder a la AppStore, iTunes, la cuenta de correo electrónico que prefiramos, dispone de navegador, editor de fotografías, control por voz, GPS, acceso directo a YouTube, podómetro Nike+, AirPrint y AirPlay -que permiten imprimir y reproducir cualquier archivo a distancia sin necesidad de cables-, lector de libros digitales… y también reproduce música, con la calidad del mejor, por cierto. Su sistema operativo iOS4 lo pone unos cuantos pasos por delante de la competencia gracias a su procesador A4 de alto rendimiento  a 1 gigaherzio y lo convierte, junto con el Galaxy de Samsung, en el único multitarea. Pesa 100 gramos y se puede adquirir con capacidad para 8, 32 o 64 gigas. Sus auriculares tienen una respuesta de frecuencia de entre 20 y 20.000 herzios y una impedancia de 32 ohmios, por encima de los de sus rivales. Hace que la competencia tenga que lidiar con su hermano pequeño, nano para que la lucha sea justa.