Philips PicoPix, en la palma de tu mano

El último dispositivo en llegar a nuestras manos -literalmente- ha sido el sorprendente Philips PicoPix PPX 4350, un proyector de bolsillo que destaca por su calidad de construcción, su ligereza y una conectividad sobresaliente. Un complemento perfecto tanto para aquellos que desean hacer presentaciones (trabajo) como para aquellos que quieren aprovechar todo el potencial de los dispositivos móviles de última generación y poder enseñar sus contenidos en cualquier lugar.

Hardware, muy bien pensado

Cuando recibimos el paquete nos llamaron la atención dos cosas: lo pequeño que era y lo poco que pesaba. Por mucho que se trate de un pico proyector cabe perfectamente en la palma de la mano y no será problema llevarlo en el bolsillo. Además, el equipo está construido con materiales que realzan su diseño y dan mucha sensación de robustez. En la línea de Philips.

Una vez encendido podremos compartir contenidos desde cualquier dispositivo fácilmente -es mucho más intuitivo de lo que sus instrucciones indican-. El sistema de proyección de la casa, WavEngine nos da hasta 50 lumens lo que unido a su tecnología LED -más nitidez y menos consumo- permiten proyectar contenido con resolución HD y colores muy conseguidos (destacan por su brillo) en superficies de hasta 60 pulgadas.

Como decíamos antes, se nos antoja un equipo perfecto para «ocio y negocio». Es muy sencillo traspasar contenidos (fotos, vídeos o cualquier multimedia) desde un tablet o un smartphone. Entre su arsenal cuenta con WiFi, miniHDMI, ranura para tarjetas microSD y bluetooth. Es imposible que se le escape ningún enlace.

El equipo incorpora una función Bluetooth audio que permite exportar el sonido a altavoces externos con buena calidad y el adaptador USBQuickLink lo hace aún más versátil. Además, el dispositivo dongle WiFi y el Miracast permiten traspasar contenidos muy rápidamente sin necesidad de cables. En definitiva, un «home cinema» de bolsillo o la herramienta perfecta para exponer proyectos en cualquier situación sin necesidad de complejos equipos informáticos e incómodos cables.

Todo en él se ha pensado mucho desde el punto de vista de la utilidad: el QuickLink también sirve como pulsera de seguridad cuando expongamos contenidos sujetándolo con la mano. También es cargador y el enlace físico para todo tipo de equipos algo más antiguos que no cuenten con conexiones inalámbricas de ninguna clase.

Por último, en un guiño a la autonomía, le han implementado 4GB de disco duro para poder llevar encima contenidos o películas sin depender de dispositivos externos de ninguna clase. Tan sencillo como comprarlas, descargarlas, traspasarlas y proyectarlas donde queramos.  Por cierto, para los amantes del aire libre, el equipo incorpora flash, luz de emergencia y SOS.