Internet 2012, la herramienta total

Hemos analizado durante lo que llevamos de año todos los dispositivos que nos ha traído el CES de Las Vegas. También hemos descubierto las nuevas batallas que se libran cada día en la guerra contra la piratería y hemos vislumbrado alguna de las novedades que las principales tecnológicas nos traerán en este 2012. Sin embargo, en este blog creemos que este año será el de la consolidación de todas las novedades que nos ha regalado este trepidante comienzo de década. Será el año de la nube, el de los dispositivos portátiles, el de las pantallas de alta definición y, sobre todo, el del ciudadano digital.

Durante los próximos cuatro días intentaremos analizar cada una de las facetas de lo que la tecnología podrá hacer por nosotros durante los próximos 12 meses. Nuestras principales apuestas. Creedme, no es poco.

La nube, internet se multiplica


Lo que empezó siendo un proyecto militar (ARPANet) a finales de los años ’60 se convirtió en un suculento negocio treinta años más tarde. Poco después de la explosión de la burbuja de las «puntocom», la red de redes nos muestra mediante la nube todo lo que es capaz de hacer por nosotros. La evolución ha sido tan fugaz que son muchos los que todavía no se aprovechan de todas las posibilidades que la web nos brinda.

La llegada de las redes sociales -Facebook y Twitter son la referencia, aunque Google Plus ha superado ya los 100 millones de usuarios- fue el primer paso para que los usuarios descubriéramos las herramientas de esta vieja conocida. La explosión de las aplicaciones (más de 27.000 millones de dólares de facturación en cinco años) y la posibilidad de usarlas de forma remota fue su carta de presentación. Es por ello que el éxito de la nube estaba prácticamente garantizado.

Desde suites ofimáticas como Google Docs -que ya emplean grandes corporaciones como el BBVA- hasta sistema de almacenamiento masivo de archivos (como iCloudSkydriveDropbox) la nube nos permite disponer de lo que queramos cuando queramos y como queramos.

Sin un carácter tan espectacular pero igualmente práctico, algunas webs se han especializado en el almacenamiento -y posterior retoque- de archivos de imagen como es el caso de PicasaPixlrHojoki.

Las ventajas de todo esto son inmensas. Ya no sólo desde el punto de vista lúdico (disponer de fotografías, canciones o vídeos desde cualquier parte sin necesidad de «comernos» la capacidad de nuestros equipos) sino, sobre todo, de trabajo. Ante el éxito cosechado por los antes nombrados Google Docs, Microsoft no tardó en crear su Office 365, versión omnipresente de su excelente suite Office.

Redes sociales, más allá de lo lúdico


Del mismo modo que resaltamos la nube como medio para facilitar nuestro día a día, subrayamos la «otra» faceta de las redes sociales. Más allá de Facebook o Twitter como punto de encuentro con amigos, conocidos o afines de cualquier parte de nuestro planeta, Linkedin se muestra como nuestra mejor carta de presentación, currículo e, incluso, «enchufe» para acceder a una entrevista de trabajo.

Asimismo, la red de Mark Zuckerberg se presenta como un poderoso altavoz donde mostrar nuestras virtudes, buscar objetivos y, sobre todo, afinidades. Es así como podemos presentarnos ante el mundo -también el laboral- como algo mucho más complejo que unas cuantas líneas de CV.

Finalmente, una vez hayamos desarrollado nuestras cualidades en la nube (normalmente no lleva más de cinco minutos crear una cuenta relacionada con alguno de los grandes servidores como GMail, Yahoomail o Hotmail) y aprendamos a explotar todas las posibilidades que nos traen las suites o las webs de almacenamiento, podremos dar el salto con plenas garantías a las miles de aplicaciones disponibles en las redes sociales o en otras webs como Skype.

Promocionar entre nuestros contactos en las redes herramientas como estas nos permitirán tener un trato mucho más directo gracias a la posibilidad de realizar videollamadas gratuitas. Menos espectaculares pero igual de eficientes se muestran Google Talk y el vetusto pero célebre Messenger.

Sólo hemos de tener cuidado con la privacidad en las redes sociales y con mantener seguras nuestras cuentas. Para ello nos bastará con configurar opciones como la navegación privada -siempre y cuando el equipo desde el que entremos no nos sea de total confianza- y dejar de lado elementos tan peligrosos como las cookies. Con estas pocas normas y estos trucos, 2012 será, sin duda, el año en el que aprendamos a explotar la red.