HP Elite x2, lo mejor de dos mundos

La llegada de Windows 10 ha supuesto un revulsivo para el mundo profesional y móvil de todos los partners de Microsoft. Si con generaciones anteriores del sistema operativo ya comenzaron a experimentar con conceptos tan inteligentes como los equipos híbridos tableta-portátil (el mejor ejemplo es Surface), la promesa de las aplicaciones universales ha hecho que cada vez se propongan más dispositivos que aunan lo mejor de estos dos mundos.

Recientemente hemos podido disfrutar durante unos días del HP Elite x2 1011 G1 presentado en el último CES de Las Vegas, un producto pensado para el mundo empresarial, la salud y la educación pero que también sabe hacer un guiño a los que quieren usar sus dispositivos más allá de su trabajo. Al abrir la caja nos econtramos con un ultrabook bien construido que se convierte en una gran tableta de 11,6 pulgadas al desprenderse del teclado.

El diseño es muy llamativo gracias al empleo de materiales como el aluminio y el magnesio en el teclado retroiluminado. Como en otros híbridos, la forma en la que se unen las dos partes del dispositivo es sólida y sencilla. Además, al encenderlo destaca muy positivamente el panel Full HD con tecnología IPS y retroiluminación LED. Su nitidez es sobresaliente y los colores destacan por ser bastante naturales y poco saturados. En cuanto al soporte táctil, es tan ágil como siempre en los equipos de HP. Sobre todo los de gama alta.

Cuando lo configuramos como laptop los altavoces quedan ubicados en la parte frontal de la pantalla. Como en casi todos los equipos de este tipo el sonido es solo correcto -sí es cierto que el que quiere más calidad de audio acude a otras formas de escuchar contenidos-.

Respecto al hardware, en su interior trabaja una CPU Intel Core M-5Y71 con una tarjeta gráfica asociada Intel HD Graphics 5300, 8GB de RAM y un disco duro en estado sólido de 256 GB. Sobre el papel -y como comprobamos más tarde- más que suficiente para trabajos de ofimática y contenidos multimedia «medios». ¿El que quiera jugar a títulos potentes? No es un equipo pensado para ello de modo que sufrirá el mismo síndrome que con otras tabletas. Aún así, los gamers siempre se decantan por otros soportes más fines a sus intereses.

El procesador de la familia Broadwell es todo un compendio de virtudes y sacrificios. Permite que el dispositivo sea delgado, más o menos ligero (0,78 kilos como tableta y cerca de 1,5 kilos el conjunto) y relativamente ágil gracias a la tecnología Intel VPro. Sin embargo, queda lejos del rendimiento de otros chips de la casa para dispositivos móviles.

Otro de sus puntos fuertes es la autonomía. Es fácil conseguir estar 10 horas lejos del enchufe con un uso normal. Si vamos a dedicarnos al consumo de vídeo la cifra se rebaja un poco (hemos calculado que unas 6 horas). Nada mal. En cuanto a conectividad, como es habitual en la casa de Palo Alto, tendremos una ranura de expansión, 2 puertos USB 3.0, un conector de auriculares, etc.

Sobre el precio, ser un pionero en el empleo de procesadores de quinta generación, disfrutar del servicio de un equipo híbrido (que ha superado las pruebas MIL-STD 810G para uso militar), una pantalla excelente y todo el soporte de HP para trabajar tiene su coste: a partir de 1.630€.

Surface Book, Microsoft se pasa a los portátiles

Para desgracia de las grandes ferias, los eventos propios de cada uno de los fabricantes son cada vez más espectaculares y se han convertido en el escenario perfecto -y casi único- en el que Apple, Microsoft, Google, Samsung y compañía muestran al público sus planes de futuro y todo su arsenal de dispositivos y servicios. Hace pocas horas Microsoft tuvo su momento de gloria y presentó unas cuantas novedades. De todas ellas destacó por derecho propio el Surface Book, el primer portátil construido por completo por la empresa de Redmond.

Hace ya tiempo que explicamos que Satya Nadella había decidido cambiar por completo el devenir de la empresa creada por Bill Gates. Dejaría de ser una compañía meramente dedicada al software (con alguna honrosa excepción como la Xbox) para transformar Windows en una plataforma de servicios y dejar de depender de sus aliados habituales para empezar la comercialización de productos bajo su propia marca.

El modelo a seguir es el que tan buen resultado le lleva dando una década a su antagonista por excelencia: su marca es mucho más fuerte que la de cualquier rival y a pesar de una pequeñísima cuota de mercado sus beneficios son enormes. El Surface Book es la cristalización perfecta de esta nueva Microsoft.

Si lo definimos en pocas líneas podemos decir que es un ultraportátil de trece pulgadas con teclado extraíble -un híbrido con pantalla táctil- con gráficos espectaculares y un rendimiento más propio de un portátil de alta gama. Todo en él se ha cuidado: desde la bisagra continua hasta los materiales de construcción. El chasis, por ejemplo, es un monobloque de magnesio.

El teclado está retroiluminado y sus teclas, corridas con un tamaño de 1,6 mm, acompañan a un trackpad de cristal laminado muy generoso que promete tener un táctil tan ergonómico como ágil. Además, el conjunto integra un lector de huellas que está pensado para trabajar en materia de seguridad con la función Hello de Windows 10.

En cuanto a la pantalla, es un panel de 13,5 pulgadas y tecnología PixelSense con formato 3×2 (típico de las tablets) y resolución 3.000×2.000 (sí, has leído bien, no es una errata). Eso nos deja una densidad de 267 ppp lo que unido a un contraste 1800:1 y su ratio de color SRGB nos da como resultado una maravilla que estamos deseando tener en nuestras manos.

Además, para ganar utilidad tanto en modo tableta como portátil, se han implementado capacidades específicas para sacar el máximo rendimiento del Surface Pen, el stylus de Microsoft, con 1024 escalas de presión. No os preocupéis por perderlo, es magnético y se pegará como una lapa al propio portátil.

El interior

Pero si su aspecto y sus materiales prometen, el hardware interior no se queda atrás. El modelo más básico contará con un procesador Intel Core i5 de sexta generación y las más potentes con un i7. Todos ellos irán acompañados de 8 o 16 GB de RAM DDR5, se puede añadir una GPU Nvidia dedicada y su memoria interna irá de los 128 GB a 1 TB… SSD.

Como es habitual en Microsoft, la conectividad no será problema ni mediante puertos físicos ni mediante sistemas inalámbricos. Del sonido se encargarán dos altavoces frontales con certificado Dolby y las cámaras serán de 8 y 5 Mp respectivamente. Por si todo esto es poco, los de Nadella prometen 12 horas de autonomía

En cuanto al precio, oscilará bastante en función de la configuración pero en ningún caso será barato (tampoco será un modelo medio, la relación calidad precio nos parece bastante buena): de 1499 a 2700 dólares.

 

https://www.youtube.com/watch?v=Microsoft, Surface, Surface Book, Windows 10, híbridos, portátiles, tablets,

Acer Predator, ¿quién dijo que los portátiles no son para gamers?

Durante mucho tiempo ha habido una norma no escrita que decía que todos aquellos que querían un rendimiento extremo para jugar a cualquier título disponible para PC necesitaban de una torre «musculada». Sin embargo, cuando Acer presentó su familia Predator retó a lo establecido. De este modo, año tras año los mejores componentes han conseguido que estos portátiles sean una referencia en cuanto a rendimiento y, como no podía ser de otra forma, en el pasado IFA de Berlín llegó su última actualización.

Por y para jugar

Los Predator son un continuo guiño a los gamers. Tanto por fuer como por dentro denotan que estamos ante unos equipos diferentes a cualquier otro producto del mercado. Gruesos, con formas angulosas, íntegramente diseñados en color rojo y negro y con una característica parrilla de ventilación trasera, todo en su diseño es una declaración de intenciones. Son potentes y agresivos.

Escalados en dos tamaños (15 y 17 pulgadas), es precisamente la pantalla la que marca la diferencia entre ambos hermanos. El más pequeño está disponible con pantalla en resolución 1080p o 4K mientras que el mayor -donde mejor se notaría la resolución UHD- solo cuenta con el panel Full HD. En cualquier configuración los demás componentes hacen que cualquier compra sea acertada.

Sus procesadores son los potentísimos Intel i7-6700HQ de la familia Skylake acompañados de las tarjetas gráficas NVIDIA GeForce GTX980 y, a elección del cliente, hasta 32 GB de RAM DDR4 y unidades de almacenamiento SSD de hasta 512GB. Queda claro que todo en ellos se ha pensado para mover cualquier imagen o contenido multimedia sin esfuerzo y, en los momentos en los que no estemos jugando, para ser realmente fulgurantes.

Como no es fácil gestionar este hardware los ingenieros han diseñado un sistema triple de ventilación que han bautizado como Predator FrostCore y que cuenta con un software propio (CoolBost) para asegurar un funcionamiento estable incluso a pleno rendimiento.

Por otro lado, teniendo en cuenta el peso cada vez mayor de los juegos en línea, Acer también ha desarrollado un sistema híbrido DoubleShot Pro que permite combinar la conexión inalámbrica y la de red física para conseguir la mayor tasa de transferencia posible de nuestra línea de internet.

A la venta en noviembre, los precios, como es costumbre en el fabricante taiwanés, son muy ajustados: la versión de 15 pulgadas y resolución 1080p partirá de 1599€ mientras que la de 17 pulgadas costará desde 1799€.

 

HP 2015, esperando a Windows 10

A pesar de que llevamos más de un lustro oyendo hablar del fin de la era PC, los últimos informes de consultoras como IDC denotan que el sector podría volver a estar en números negros con la llegada de Windows 10. Los estudios denotan que son muchos los usuarios que han realizado la prerreserva del sistema operativo y muchos han preferido esperar a ver cuál es su rendimiento antes de lanzarse a comprar un nuevo equipo.

Con este escenario son muchos los fabricantes que han apurado a actualizar su catálogo. Si ayer analizábamos una de las novedades más interesantes de Toshiba hoy le llega el turno a Hewlett Packard, líder del mercado doméstico y uno de las referencias del mercado mundial junto con Lenovo.

Las necesidades de los clientes como mantra

Antes de plantear la renovación de los nuevos modelos la empresa de Palo Alto decidió realizar un estudio a gran escala que le permitiera dibujar un retrato robot de los gustos y necesidades de sus clientes potenciales. El diseño fue uno de los puntos en los que más se centraron a la hora de escuchar al «mercado». Los colores, materiales y forma siguen se han convertido en factores determinantes a la hora de que un consumidor se decida por un modelo u otro en un mercado en el que el rendimiento es muy parejo y los precios muy competitivos.

Eso ha permitido que los portátiles Pavilion que llegarán al mercado muestren una paleta de colores tan variopinta como el rosa, rojo, morado o azul además de los obligatorios negro, blanco y gris. En cuanto a los todo en uno de sobremesa, el blanco, plata, azul y rojo serán los protagonistas.

Respecto al rendimiento multimedia, la nueva gama de ordenadores disfrutará ya de la calidad de sonido de Bang&Olufsen y sus soluciones técnicas como una circuitería separada para mejorar el rendimiento de los altavoces, un nuevo control de ecualizadores o unas salidas de audio con sistemas específicos de cancelación de ruido.

Un modelo para cada comprador

Pero como diferenciarse no es solo cuestión de colores y materiales sino también de formatos rompedores, nos quedamos, de entre los Pavilion, con los nuevos x2. Equipos convertibles que pueden ser utilizados tanto como portátiles como como tabletas y que destacan por un precio muy competitivo (329 euros) y unas especificaciones suficientes para un ordenador de acceso y sobresalientes para un tablet.

2 GB de RAM, procesadores de la familia Intel Z, discos duros de 32 o 64 GB y paneles IPS HD así como el antes mentado sonido de B&O y conector USB Type C. Pero para los que quieran más rendimiento (y estén dispuestos a gastar algo más) HP también ha preparado las versiones con bisagra x360 de los Pavilion y Envy.

Los primeros contarán con procesadores Intel i3, hasta 8GB de RAM y 750 GB de disco duro con dos formatos de pantalla de 11,6 y 13,3 pulgadas. El rango de precios irá de los 479 a los 599€ de la versión más potente -la que os hemos descrito aquí-. Por encima, el Envy x360 construido en aluminio, con panel táctil IPS Full HD de 15 pulgadas, procesadores i5 e i7, hasta 16 GB de RAM y con un máximo de 1 TB de almacenamiento. El precio de partida de este equipo de referencia parte de los 999€.

Envy UltraSlim y Phoenix

Si bien la familia Envy se estrena en la configuración x360 podemos decir que también se centra en mejorar sus puntos fuertes. Así, el UltraSlim es un modelo para aquellos que quieren un portátil «convencional» que mejora en todo a sus predecesores. Pantallas grandes de 15,6 y 17,3 pulgadas, un diseño curvo y acabados metalizados para ganar sofisticación, perder peso y ser más resistentes.

En su interior podrán trabajar chips i7 de Intel con hasta 16 GB de RAM DDR3L, procesadores gráficos Nvidia GeForce GTX de última generación y discos duros de 1 TB. En esta ocasión los chicos de B&O han implementado 4 altavoces y un subwoofer  para un modelo que puede llegara a los 1.300€ sin problema.

Y como los sobremesa de HP son una de las referencias del mercado, además del clásico todo en uno Pavilion de 23,5 pulgadas y un precio imbatible -desde 899€- los californianos han presentado su versión de sobremesa de los Envy. Se llama Phoenix y cuenta con una configuración premium. Procesadores Intel i7 o AMD A-Series A8; tarjetas NVidia GTX o AMD Radeon R9 380; discos duros de 3 TB compatibles con extras SSD de 512 GB; sistemas de refrigeración líquida, construcción metálica, acabados en aluminio… y un precio de salida de 1.299€ sin monitor, teclado o ratón. En definitiva, el mejor ejemplo de que HP no quiere que nadie se quede sin su ordenador «Taylor made».

Toshiba Satellite P50C, respuesta segura

A dos semanas de la llegada de Windows 10 (que sigue acumulando solicitudes a un ritmo sobresaliente) los principales fabricantes de ordenadores personales (por volumen de ventas y por ser referentes tecnológicos) siguen renovando su catálogo. Toshiba es el penúltimo que hace pocos días mostró un total de 28 modelos remozados y actualizados para preparase para el mayor salto desde el lanzamiento de XP.

Grandes y pequeños detalles -como la implementación de un micrófono dual que permita el reconocimiento de voz para poder usar Cortana- que tienen un único objetivo: desbancar a Lenovo, HP y compañía y volver a colocar a los nipones en lo más alto. Su primera espada será el Satellite P50C. Un portátil de consumo que tiene cualidades de sobra para ser una apuesta segura para cualquier comprador.

Hardware premium

A pesar de que su precio ronda los 1.000€ -no es poco para un portátil pero si lo comparamos con cualquier equipo de la manzana es una ganga– su hardware es de primera. Su procesador puede ser un Intel i7 o un AMD A10 en función de la configuración que elijamos y la tarjeta gráfica es una GeForce 930M o una GTX950M con hasta 4 GB de RAM, también dependiendo de la configuración.

El almacenamiento también viene escalado en tres posibilidades: 256 GB SSD, 2 TB en un disco duro convencional o una unidad híbrida de 1 TB. Ésta última opción, para nosotros la más adecuada, ofrece lo mejor de ambos mundos: la velocidad de los discos en estado sólido y la capacidad (a buen precio) de los discos convencionales.

Respecto a la pantalla, de nuevo, dos opciones: una solvente Full HD para los modelos más humildes y un panel 4K de 15,6 pulgadas para aquellos que quieran más resolución. Eso sí, el chasis es idéntico en ambas configuraciones: un cuerpo de plástico un 20% más ligero que en la versión que se comercializa ahora.

Sobre conectividad, Toshiba sigue apostando por los USB 3.0 y el obligatorio puerto HDMI. Ni rastro de los USB Type-C que la industria parece querer tomar como estándar. Sorprende, eso sí, el soporte para los polémicos Millennial Discs, un tipo de BluRay y DVD que gracias a un tratamiento especial pueden aguantar hasta 1.000 años sin sufrir daños que afecten al proceso de transmisión y almacenamiento de información.

Los primeros en comprarlo se encontrarán con Windows 8.1 preinstalado pero a partir del 29 de julio podrán dar el salto sin pagar nada a Windows 10. Como hemos dicho antes, la versión de acceso costará 999 euros y la más potente 1.199. Disponible en esta segunda quincena de julio, creemos que la diferencia de precio tan corta hace más que interesante optar por la configuración 4K.