Portátiles ultraligeros, ¿hay alternativa al MacBook?

La misma semana en la que se ha hecho público el histórico [Enlace roto.] -un 25% en el sector privado y casi un 18% en el cómputo total, se trata de la primera caída desde 2009- según un informe de la consultora Gartner, se ha dado a conocer el incremento millonario en la venta de tabletas -esta consultora no los considera ordenadores-.

Los datos son especialmente crueles con los fabricantes de equipos ultraligeros (nicho especialidad de Acer y Asus) y particularmente buenos para Apple que parece, una vez más, estar al margen de la palabra crisis y se convierte, por primera vez junto con Samsung, en uno de los cinco primeros fabricantes del Viejo Continente.

Asimismo, un [Enlace roto.] llevado a cabo por Canalys -que sí contabiliza las tabletas, y por tanto el iPad, como ordenadores- especula con la posibilidad de que Apple se convierta en el primera fabricante mundial de estos dispositivos en 2012.

Es por ello que, del mismo modo que hicimos con el iPod y el iPad, nos preguntamos si existe una alternativa real al portátil ultraligero de moda, el MacBook. Aquí tenéis algunas de las opciones más interesantes del mercado:

  • Asus U36J: por 849€ la empresa nipona ofrece un netbook con una pantalla LED de 13,3 pulgadas y una resolución de 1.366×768 que unido a un procesador Intel i3-380M a 2,53 Ghz y 2 gigas de memoria DDR3, así como una tarjeta gráfica nVidia GeForce 310M permiten un visionado de imágenes mejor que la media. Su disco duro de 500 gigas y sus 3 puertos USB 2.0 casan perfectamente con los puertos VGA y HDMI. Lo mejor su peso de sólo 1,44 kilos. Lo peor, su escasa batería. Buena relación calidad precio.
  • HP Pavilion DV3-4050es: La opción de Hewlett Packard es ligeramente más barata (799€) pero igual de potente: procesador Intel i3-350M a 2,27Ghz, 4 gigas de DDR3 para la memoria, 300 Gb de disco duro y un sinfín de puertos HDMI, USB, Ethernet, lector de tarjetas, unidad óptica, etc. Como viene siendo costumbre en la casa, buena autonomía, mal peso -2,1 kilos- para un equipo con una buena pantalla de 13,3 pulgadas LED con una resolución de 1.280×800 píxeles.
  • Packard Bell EasyNote Butterfly S: por el mismo precio que el anterior Packard Bell nos oferta un equipo con procesador Intel i5 a 1,8 Ghz, 4 gigas de memoria DDR3, 250 gigas de disco duro -necesitarás sin duda uno externo o trabajar en la nube-, una tarjeta gráfica Intel HD Graphics y un peso de 1,73 kilos. La mala noticia es que bajo su envoltorio de diseño respira una batería con muy poca autonomía que hará que tengas que llevar el cargador contigo a todas partes.
  • Dell Vostro V130: con este equipo sobrepasamos por primera vez los 1.000€ para encontrarnos con un ultraligero con un procesador Intel i3 a 2,53 Ghz, una memoria de 4 gigas DDR3, un disco duro de 320 gigas -sigue siendo algo escaso para este precio-, un sistema gráfico Intel HD Graphics así como una batería de seis celdas de Ion-Litio que tiene bastante más autonomía que los anteriores. Las conexiones HDMI, VGA, eSata, USB 2.0, Gigabit Ethernet y el lector de tarjetas SD redondean un equipo de 1,59 kilos que tiene en su hardware sus mejores virtudes.
  • Sony Vaio VPC-SB1Z9E/B: la multinacional nipona pide 1.300€ por el equipo con una filosofía más parecido al MacBook. Componentes de primera calidad como el procesador Intel i5-2410M a 2,3 Ghz, 6 gigas de RAM DDR3, 500 gigas de disco duro, lector de BluRay, tarjeta gráfica HD AMD Radeon, conectividad 3G, 2 puertos USB 2.0, 1 puerto USB 3.0, lector de tarjetas, ranura de expansión, gigabit Ethernet y una pantalla LED de 13,3 pulgadas con una definición de 1.366×768 en un envoltorio de 1,75 kilos. El sistema operativo, como en los demás es Windows 7 Professional-64 bits. Una maravilla que cuesta cada euro que piden por él.
  • Toshiba Portégé R830: el más caro de esta comparativa -y por segunda vez un producto más costoso que el de Cupertino- es un ultraligero de 13,3 pulgadas con un procesador digno de un equipo de sobremesa -Intel i5 2520M a 2,9 Ghz- y 4 gigas de DDR3 con una unidad de estado sólido de 128 gigas, lector de DVD tarjeta gráfica Intel HD Graphics, conectividad 3G y una amalgama de puertos USB, USB 3.0, HDMI, eSata, Ethernet, etc… que no son suficientes para que el equipo supere los 1,56 kilos. La alternativa más sólida y costosa junto con el Vaio al MacBook.
  • MacBook Air 13: por 1.199€ Apple ofrece su equipo más ligero. 1,32 kilos que albergan una pantalla LED retroiluminada de 13,3 pulgadas con una resolución de 1.440×900 píxeles (la más alta de la comparativa), así como un procesador Intel Core 2 Duo a 2,13 Ghz y 2 Gb de memoria DDR3, así como una unidad de estado sólido de 128 gigas ampliable mediante tarjetas SD. Para los que piensen que son cifras escasas, han de tener en cuenta que se trata de un equipo que trabaja con el novedoso Mac OS X Snow Leopard, más rápido y ligero que el Windows 7 de Microsoft. El sistema gráfico se deja en manos de una tarjeta nVidia GeForce 320M y como salida de vídeo cuenta con un puerto Mini DisplayPort que, previo pago, podrá servir de adaptador HDMI. 2 puertos USB 2.0 se nos antojan escasos como únicas conexiones con el exterior y echamos en falta los maravillosos ThunderBolt del iMac. En cualquier caso, por relación calidad-precio y, sobre todo, por software, sigue siendo una de las referencias de este disputado y decaído mercado.

Tabletas, ¿el fin de los portátiles?

El mercado de la tecnología se mueve -como casi todos- por dos motores: la innovación y las modas. Es por ello que muchas empresas punteras invierten ingentes cantidades de dinero para lanzar iconos. Un buen ejemplo son las tabletas. Alguien en Cupertino pensó en las posibilidades de un súper iPod Touch: sería algo así como un netbook sin teclado, con algo menos de memoria, mucho más intuitivo, algo más ligero y con su misma velocidad. Hasta ahí la innovación. Lo que convertiría al iPad en todo un éxito sería el departamento de marketing. La clave, ponerlo de moda.

Ahora los expertos de consultoras y de empresas tecnológicas coinciden que las tabletas acabarán con el éxito de los portátiles como hicieron hace unos meses con el de los netbooks. Los cálculos indican que en 2012 se venderán más tablets que portátiles en Estados Unidos. En Europa habrá que esperar hasta 2013.

La consultora británica Context ha detectado una caída de las ventas de portátiles del 6% en el Viejo Mundo durante el primer trimestre del año. Por Estados, el español fue el que mejor reflejó el proceso. Según la noticia publicada en el [Enlace roto.] las ventas de portátiles cayeron un 32%. Las de ordenadores de sobremesa un 21%. Las de tabletas crecieron un 1.078%.

El secreto de este éxito, según Jeremy Davis -de Context- es sencillo: la crisis ha afectado a la venta de ordenadores. Las tabletas, sin embargo, las adquieren los early adopters, los clientes avanzados, geeks, o, simplemente, gente con cierto poder adquisitivo o gente que no le importa gastarse lo que sea por tener lo último.

Para la consultora Gartner la progresión será constante. En Europa las tabletas representa el 4% del parque de PCs, el año que viene serán el 8% y en dos el 16%. En Estados Unidos son ya 26% y el año que viene será el 36%. Además, las empresas se frotan las manos. Su expansión -gracias a su precio- es similar a la de los reproductores MP3 o los móviles. Se prevé que los usuarios los cambien mucho más a menudo que los portátiles o los equipos de sobremesa. Es por ello que todas se preparan para la gran ofensiva anti iPad.

Mientras, Google apuesta por todos los frentes


Si algo caracteriza a las dos empresas tecnológicas de referencia -Apple y Google, a día de hoy- es a su capacidad para marcar tendencia. Y Google sabe que si quiere seguir en los primeros puestos de las empresas de software no puede abandonar ninguno de los frentes. Entre junio y julio llegarán al mercado los primeros microportátiles equipados con Chrome, el sistema operativo desarrollado para PCs por la empresa de Mountain View. Lo hará de la mano de Samsung -su gran aliada en casi todas sus incursiones hardware– y Asus.

Pero parece que los planes de Google vienen por renovar por completo la relación entre usuario particular y fabricante: estudia la posibilidad de alquilar sus portátiles Chrome. Del mismo modo que llevan años haciéndolo las grandes compañías con las empresas; se pretende que el abonado tenga siempre los equipos más modernos y, en caso de problemas técnicos, pueda cambiarlo por otro dispositivo.

Este sistema de leasing costaría al cliente entre 10 y 20 dólares mensuales y tiene como punto fuerte la característica identificativa de Chrome: está basado en la nube y no almacena toda la información en el soporte físico. El ordenador del proyecto será una variación del modelo Cr-48 prototipo que empleó la compañía en su programa piloto.

Portátiles Android, la alternativa

Hace más o menos un mes os presentábamos el último netbook de Acer equipado con dos sistemas operativos: Windows 7 y Android. Ahora os presentamos el resto de modelos del mercado que incorporan el programa de Google y que están llamados a ser los grandes rivales de Microsoft… y Apple.

La mayoría se caracterizan por llevar la movilidad hasta las últimas consecuencias: pequeños, ligeros y potentes, vienen abalados por el éxito que Google ha cosechado en el mercado de los teléfonos inteligentes. Encendido inmediato de los equipos, fiabilidad a prueba de hackers y con una gran autonomía -algunos aguantan varios días en reposo y hasta diez horas con un uso intensivo-, gozan de una amplia conectividad: WiFi, 3G y Bluetooth. Además, Google ha echado su sello sobre ellos: están pensados para los que necesitan estar conectados a todas horas. Aquí tenéis algunos de los mejores del mercado… ¡y son muy baratos!

  • Airis Kira N7000: su pantalla TFT de 7 pulgadas con una resolución de 800 x 480 píxeles es la más pequeña entre todos los netbooks Android del mercado. Tiene 2 gigas de memoria Flash y una autonomía de 3 horas. WiFi, ethernet, tres puertos USB y lector de tarjetas, así como altavoces estéreo y micrófono completan el equipamiento de este pequeñín. Todo ello por 250€. Una buena compra para principiantes.

  • Toshiba AC100: su precio es ligeramente superior al anterior -399€-, sus prestaciones mucho mejores. Dentro de su carcasa trabaja un chip nVidia Tegra que permite al netbook estar conectado un máximo de siete días consecutivos al equipo. Dispone de un indicador LED que nos avisa de cuándo recibimos un correo electrónico. Pantalla de 10 pulgadas con una buena resolución -1.024 x 600 píxeles-, un teclado completo y sólo 900 gramos de peso le hacen rival de cualquier tablet de la competencia. Conectividad WiFi, 3G, Bluetooth, conexión HDMI, receptor GPS integrado y 16 Gb de almacenamiento SSD ampliable con tarjetas multimedia hacen de este dispositivo una de las referencias del mercado. Más que recomendable… hasta para trabajar con él en casa o la oficina.

  • HP Compaq Airlife 100: el más «tablet» de todos. Se enciende inmediatamente y gracias a sus conexiones WiFi, 3G y Bluetooth está permanentemente conectado a la Red y a cualquier otro dispositivo vinculado. Tiene una pantalla similar al anterior -10,1 pulgadas y 1.024 x 600 de resolución- sólo que esta es táctil lo que facilita navegar por algunos menús o páginas web. Su autonomía ronda las 12 horas y sus 16 gigas de capacidad de almacenamiento le ponen en la media del mercado. También equipa GPS con mapas preinstalados y puntos de interés incluidos. En el Estado sólo lo comercializa Movistar… lo que hace que su precio baje hasta los 229€.

Sus precios y su manejabilidad les hacen rivales muy duros para las tabletas y los portátiles… ahora la decisión es vuestra.

El chip único

Hasta ahora los principales fabricantes de chips informáticos (AMD e Intel) mantenían una dualidad entre los equipos informáticos y los dispositivos móviles. Sin embargo, la llegada del iPod y toda la competencia que está generando en el mundo de las tabletas ha provocado que todos los fabricantes empiecen a buscar uno que sirva para todo tipo de equipos.

Actualmente, y como explican muy bien en la página del [Enlace roto.] en su noticia, existen dos tipos de arquitecturas para procesadores: los x86 empleados en ordenadores, y los ARM empleados, entre otros, para teléfonos inteligentes. Nadie tiene alternativas (hasta los Mac siguen esta estructura).

El motivo es que cada una de las arquitecturas prioriza aspectos diferentes: la x86 está especializada en trabajar en el procesamiento de gran cantidad de datos, mientras que la ARMes óptima para la comunicación de datos con el exterior.

Sin embargo, cuando la barrera entre los dos mundos ha desaparecido, tabletas y smartphones mediante, se ha dado la disyuntiva de qué es mejor para cada dispositivo.

Por ello tanto AMD e Intel están trabajando en chips con más potencia y menos partes en su estructura. Cada dos años se duplica el número de transistores, así como la potencia de la memoria intermedia y la capacidad gráfica del mismo, de modo que la reducción de componentes permite un mayor aprovechamiento del espacio ya que la información pasa por menos «intermediarios» y se optimiza, por tanto, su funcionamiento.

Lo mismo ha ocurrido con la integración del módem -fundamental en las comunicaciones de los teléfonos- en el chip. De este modo, ya se puede construir un portátil a partir de la estructura x86 o un smartphone o tablet potente sobre una ARM. Es aquí donde nace, por ejemplo, el procesador Atom de Intel, creado en una estructura x86.

Como siempre que hay una elección sólo queda adivinar, cuál será el estándar ganador.

Cómo comprar un ordenador portátil

Las estadísticas no mienten: las ventas de dispositivos portátiles -ordenadores, netbooks, tablets, smartphones- no paran de crecer. La oferta de sistemas operativos, productos, las posibilidades de conectividad, la ebullición de las redes sociales -Facebook ha superado los 500 millones y nada hace pensar que vaya a parar pronto- y, sobre todo, la bajada de precios, ha relegado nuestros equipos de sobremesa al ostracismo.

Sin embargo, muchos nos encontramos ante un dilema cuando nos acercamos a la tienda o visitamos las webs de los principales fabricantes: ¿qué hemos de tener en cuenta cuando adquirimos un ordenador portátil? Aquí intentaremos darle respuesta.

  • Procesador: es el circuito integrado central y más complejo de nuestro equipo. El cerebro que hace que funcione y gracias al cuál podemos sacar el máximo rendimiento a nuestro ordenador. Existen multitud de fabricantes, aunque hay dos que son la referencia: Intel y AMD ATI. Su estructura puede ser de una o varios núcleos y su velocidad para efectuar operaciones oscila entre 1,5 y 4 gigahercios. Cualquiera de doble núcleo y que ronde los 2 gigahercios será suficiente para un empleo doméstico. Aunque si pretendes convertir tu portátil en una consola, echa el resto en este apartado y espera a los poderosos AMD FusionIntel Sandy Bridge.
  • Disco duro: representa la capacidad de almacenamiento de información de nuestro equipo. No suele ser determinante gracias a las ranuras de expansión y a la posibilidad de incorporar discos duros externos, algunos de ellos rondan ya los 2 terabytes. El arco en este punto es muy amplio. Desde los 250 gigas hasta los dos discos de 750 gigas que ofrece el magnífico Packard Bell EasyNote LX86. Aquí es fundamental, de nuevo, saber cuál será el fin último del equipo. Si lo tuyo son las redes sociales, es suficiente con 250 GB, si almacenas películas, música, fotos y cualquier otro archivo multimedia que te presenten, pon un buen disco duro… y ahorra para uno externo.
  • Tarjeta gráfica: se trata de una tarjeta de expansión del ordenador que procesa los datos procedentes de la CPU y los convierte en imágenes en el monitor, la pantalla o la televisión. Las tarjetas GeForce de NVidia son la referencia en este apartado, aunque las ATI Radeon de AMD tampoco se quedan a la zaga.
  • Conectividad: puertos USB -e incluso HDMI-, ranuras de expansión, entrada de cable Ethernet y conexión WiFi son lo mínimo. Algunos equipos incluyen, además, dispositivos Bluetooth, entrada para televisión digital y ranuras para tarjetas PCMCIA.
  • Peso: totalmente determinante en la movilidad del equipo. Los ordenadores con grandes y duraderas baterías suelen padecer un mayor peso. Cualquier dispositivo de menos de 2 kilos es perfectamente manejable. No obstante, siempre se puede optar por un ultraligero, como algunos Samsung de menos de un kilo.
  • Memoria: es la forma de llamar la RAM (Random-access Memory o Memoria de Acceso Aleatorio). Es uno de los apartados en los que más ha avanzado la informática en los últimos tiempos. Los equipos más potentes equipan ya tecnología DDR3, una mejora sobre las anteriores DDR2 que, al poder trabajar en niveles de bajo voltaje, reducen mucho el consumo de energía. Hay «monstruos» que equipan memorias de hasta 16 gigabites, aunque con 4 será más que suficiente.
  • Pantalla: al igual que la batería, incide directamente en el peso y el rendimiento del equipo. Desde los ultraligeros de entre 11 y 13 pulgadas, hasta los panorámicos de alta definición de 17, hay un mundo de medidas. Las LED retroiluminadas toman ventaja gracias a que cada vez más portátiles equipan reproductores de BluRay. Fundamental si se va a pasar mucha hora trabajando en el equipo, de su tamaño dependerá también la movilidad del equipo. Si vas a jugar o ver películas o TV en el PC, no bajes de 15 pulgadas. Si quieres llevarlo a todas partes, no subas de 13.
  • Sistema Operativo: hasta que llegue Google Chrome, la gran disyuntiva para el gran público es Windows o Mac. El primero es más conocido, barato, compatible… e inestable. Windows 7 parece haber solucionado la mayoría de los problemas del nefasto Vista. Mac es, para lo bueno y lo malo… totalmente opuesto a Windows. Tú decides. Ambos son plenamente compatibles con las redes sociales y comparten multitud de programas. Mac es más intuitivo y cuenta con un mejor administrador de imágenes -con permiso del PhotoShop de Adobe-, Windows dispone de más programas compatibles y muchos más juegos.