Moto 360 Sport, el smartwatch definitivo

Cuando se asiente el mercado de smartwatches, probablemente, el Moto360 sea recordado como uno de los pioneros que ayudó a poner los cimientos del universo de relojes inteligentes. Con un buen diseño, funcionalidades notables y un precio asequible (289 euros), el dispositivo de Motorola es uno de los más recomendables del mercado usemos el móvil que usemos.

Por eso, cuando hace semanas la ahora filial de Lenovo anunció el lanzamiento de una versión Sport fuimos muchos los que esperamos a la llegada de uno de los relojes deportivos más interesantes del mercado… y no nos ha defraudado.

El Moto360 Sport se antoja como un reloj sobresaliente para realizar actividades al aire libre. ¿El motivo? Permite independizarnos por completo de nuestro smartphone y de cualquier otro dispositivo para monitorizarnos o escuchar música. El reloj nos permite almacenar canciones desde Google Music, Spotify, etc., guardar Podcasts y escucharlas vía Bluetooth en nuestros auriculares.

Además, como cuenta con Android Wear es compatible con aplicaciones como FtiBit, Under Armour Record, Strava, MapMyRun, etc. Si no participamos en ninguna de ellas, cuenta con el software MotoBody que nos permitirá almacenar nuestros datos para luego sincronizarlas con cualquier otra. Y esto es posible porque cuenta con GPS para poder monitorizar nuestra ruta, nuestro tiempo y nuestros ritmos de entrenamiento -además de planificarlos previamente para luego realizar algunos específicos-. Asimismo, cuenta con sensor del ritmo cardíaco con lo que no solo registrará nuestras variaciones minuto a minuto sino que cuantificará cuánto tiempo estamos en cada zona de ritmo cardiaco para una mejor gestión de nuestros entrenamientos.

También almacenará los pasos que damos, los pisos que subimos, las calorías que quemamos y el tiempo y la calidad del sueño tanto durante nuestro entrenamiento como en nuestra vida diaria para realizar un seguimiento más completo de nuestra actividad personal.

Como hemos dicho, el modelo es especialmente apto para el entrenamiento al aire libre. Y en esto tiene mucho que ver su pantalla con tecnología AnyLight que adecua de forma sobresaliente el brillo del panel para que los datos sean visibles incluso bajo la luz directa del sol. Con una superficie de 1,37 pulgadas -35 milímetros- es más que suficiente para ver los datos con claridad así como todas las notificaciones que nos permite personalizar el sistema operativo para wearables de Google. Por cierto, como no podía ser de otra forma, la esfera es Gorilla Glass 3 resistente a los golpes y rayones.

Con una autonomía de dos días bajo cualquier condición de uso, su estructura de silicona no solo lo hace resistente al sudor sino que evita las manchas y lo protege de posibles golpes. Además, cuenta con unas estructuras de ventilación que evita que se recaliente -con las molestias que esto supone al llevarlo-. Con certificado IP67, es resistente al polvo y al agua -aunque el fabricante no recomienda nadar con él-.

En cuanto a conectividad, cuenta con WiFi así como con Bluetooth 4.0 y cargador inalámbrico. En definitiva un producto muy recomendable que aúna lo mejor de los relojes deportivos más completos y toda la tecnología smartwatch de Google.

Mizuno, cuando la tecnología está en el ADN

A lo largo de los últimos meses hemos hablado de las novedades de marcas tan reputadas como Nike, Adidas, New Balance, ASICS, Under Armour, etc. Todas ellas empresas con más o menos historia en el deporte en general y el atletismo en particular y con una gran reputación en el mercado gracias al boca a boca y a sus campañas publicitarias (que incluyen el patrocinio de los mejores atletas y los eventos más destacados del mundo).

Sin embargo, es la primera vez que hablamos de Mizuno. Un fabricante conocido por todos que tiene los valores de calidad, saber hacer y tecnología unidos a su logotipo. Los nipones son adalid de productos bien terminados, resistentes, ligeros y de una calidad sobresaliente tanto en lo que se refiere a calzado como a textil. Y aunque en su nómina de atletas no aparezcan grandes nombres mediáticos sí hay algunos tan respetables como Javier Gómez Noya pentacampeón mundial, tricampeón europeo y nueve veces número uno del mundo de triatlón.

Por eso os traemos algunas de las tecnologías que Mizuno implementa en su catálogo:

  • AP+. Compuesto ligero que aplican en la mediasuela pensado en incrementar la amortiguación y el confort sin volver a la zapatilla especialmente blanda. El talón y el metatarso son las zonas que más se aprovechan de esta tecnología.
  • Dynamotion Fit. Sistema que permite que la parte superior de la zapatilla interactúe como un todo con el movimiento natural del pie. Busca el ajuste con las tres fases de la pisada empleando diferentes densidades de materiales para que el conjunto sea ligero y suave.
  • EL8. Otro compuesto de goma para la mediasuela que trabaja con el AP+ y busca una mayor eficiencia en la pisada. Su mayor rigidez torsional permite mantener la amortiguación y facilitar una mayor reactividad (retorno de energía).
  • G3 Sole. Compuesto que emplean en la suela especialmente en la zona central delantera que se caracteriza por su rugosidad y que permite una mejor tracción en el despegue y un mayor agarre para los que pisan con la parte frontal de la zapatilla.
  • SmoothRide. Conjunto de tacos y zona de la media suela pensada para minizar las aceleraciones y deceleraciones que sufre el pie durante la pisada. Busca una carrera más fluida en la que se reducen lo máximo posible las vibraciones por los impactos y, por lo tanto, la posibilidad de lesiones.
  • SR Touch. Material amortiguador especialmente dedicado a la zona del talón que se caracteriza por su retorno de energía (impulsión). De gran utilidad para los runners que talonean y que tienen en esta su zona más crítica de la pisada.
  • U4IC. Compuesto similar al AP+ -también se usa en la mediasuela de forma masiva- pero más ligero y eficiente. Con una mejor resistencia a los impactos prolongados y una mejor retorno de la energía. Permite una carrera más ligera y liviana y, sobre todo, más rápida sin repercutir en un mayor esfuerzo por parte del corredor. La versión U4ICX es la que se está aplicando en los modelos de última generación. Con una nueva variación en la composición del mismo -se emplean materiales similares- se consigue un mejor rendimiento y una disminución del peso aún mayor.
  • VS-1. Compuesto que se aplica en el talón -como el SR Touch- pero que en vez de estar enfocado al retorno de energía está centrado en la absorción de impactos para los corredores de más peso.
  • Wet Traction. Compuesto de fibras que se mezcla con la goma exterior de la suela y que permite un agarre excepcional en superficies mojadas.
  • X10. Derivado de caucho que se coloca en las zonas del pie que sufren un mayor impacto con el suelo y que está pensado para incrementar la vida útil de la zapatilla minimizado el desgaste en las zonas externas del talón.
  • XG Rubber. Material con el que se construye el grueso de la suela y que es una de las que mejor agarre ofrece del mercado. Se caracteriza por su baja tasa de desgaste lo que aporta a las zapatillas de Mizuno una vida útil cercana a los 1.100 kms.
  • Xtaride. Tecnología dedicada a la gama de trail running de Mizuno. Busca que el pie tenga una mayor movilidad dentro del calzado sin que esto ponga en riesgo la estabilidad del chasis y, por tanto, de las articulaciones del atleta.

Under Armour SpeedForm Gemini 2 Record Equipped, las primeras zapatillas inteligentes

 

Durante el pasado CES de Las Vegas pudimos ver cómo multitud de empresas de casi todas las disciplinas se aliaban para entrar en uno de los negocios más pujantes a medio plazo: la salud. Todo tipo de dispositivos pensados para mejorar nuestra vida diaria potenciando la actividad física (somos competitivos por naturaleza y nos encanta monitorizarnos) y ayudándonos a seguir una dieta más equilibrada respecto a nuestras necesidades.

 

De hecho, la semana pasada hablábamos de la Health Box que presentaron Under Armour y HTC como una de las estrellas del evento al respecto. Sin embargo la marca deportiva americana no llevó solo gadgets a Las Vegas. Una de las mayores sorpresas de la convención fueron unas zapatillas. ¿Algún nuevo material o diseño revolucionario? Nada más lejos de la realidad. Su modelo, las Speedform Gemini 2 Record Equipped iniciaba un nuevo camino hacia el calzado inteligente.

 

En vez de necesitar cargar con smartphones o cualquier otro dispositivo (iPod Touch por ejemplo) para poder medir la carrera, estas zapatillas permiten realizar un seguimiento y almacenar datos referidos a la fecha del entrenamiento (o competición), duración, distancia y ritmo.

 

 

Disponibles desde el pasado día 29 en algunas tiendas seleccionadas por la marca (su precio de 150 dólares no es mucho mayor que el de otros modelos de la casa pero sí es más elevado que la media de gasto de un runner aficionado), las Speedform Gemini 2 están construidas en materiales ligeros -uno de los puntos fuertes de la casa- y siguen contando con la malla ligera en el upper y su característica suela que simula nuestro pie.

¿Dónde se guarda entonces toda la tecnología que permite el registro de datos? En la goma debajo de nuestros pies. Los materiales, completamente sellados, permiten ubicar un chip con conectividad Bluetooth con el que pasar los datos (ahora sí) al ecosistema de aplicaciones de la empresa. El «impacto» en el peso es irrelevante -el control va solo en un pie- y el modelo sigue siendo de las más ligeras de su categoría.

 

Por si esto fuera poco los de Baltimore también presentaron unos auriculares inalámbricos desarrollados con JBL que cuentan con memoria interna para almacenar tu música favorita. ¿Un guiño para que podamos salir a correr libres de dispositivos pero con todas las comodidades de siempre? Sin duda, sobre todo si tenemos en cuenta que uno de los dos modelos ya disponibles incorpora sensor de ritmo cardíaco.

FitBit Blaze, mucho más cerca de los smartwatches

Es, sin duda, una de nuestras tecnológicas deportivas favoritas. Sus dispositivos, además de fiables, tienen una enorme comunidad de usuarios, son intuitivos y cuentan con un diseño de lo más acertado. Sin embargo, la eclosión de los smartwatches y el desarrollo de equipos cada vez más capaces por parte de las empresas «clásicas» de pulsómetros había dejado al Surge (su abanderado) ligeramente por detrás en algunos campos de batalla a la empresa.

El pasado CES de Las Vegas nos dejo, empero, un nuevo modelo, llamado Blaze, perfecto para aquellos que quieren aunar un estilo de vida activo, un reloj inteligente y una herramienta deportiva. El reloj cuenta con las funcionalidades básicas que encontramos en otros modelos como el Fénix 3 de Garmin, y, como ellos, carece de la tienda de aplicaciones que tienen rivales más famosos como el Apple Watch o el Samsung Gear S.

Sin embargo, el modelo muestra sólidos cimientos en cuanto a conectividad, notificaciones y un buen futuro para implementar aplicaciones de uso para la comunidad. Su compatibilidad con iOS y Android nos permite recordar fácilmente citas del calendario, saber quién nos llama o recibir notificaciones. Pero, además, cuenta con todas las ventajas de monitorización de la actividad física que la empresa ha desarrollado como pocas en los últimos años.

El sensor de ritmo cardiaco, el monitor de sueño, el acelerómetro, el GPS, el gestor de ejercicios de fitness, el sistema multideporte, el control musical, etc. lo convierten en un reloj «cuantificador» con muchas utilidades y muy útil para el que quiera algo más que un pulsómetro.

Con un acertado y diferente diseño hexagonal, una batería que dura cinco días, una aplicación para smartphone inmejorable, siete correas disponibles y varios marcos configurables, puede ser sin duda el modelo que marque la diferencia en un catálogo sobresaliente. Ya se puede reservar en la web y estará disponible en tiendas desde marzo por 225€.

Adidas Energy Boost 3, sigue la evolución

Adidas prometió con la llegada de la primera versión que supondría un antes y un después en el mundo del running. Su tecnología Boost -creada a medias con BASF- no solo mejoraba la amortiguación sino que multiplicaba el retorno de energía de la misma y su vida útil respecto a cualquier otro material. Lo que al principio fue tachado por muchos como mero marketing es ahora una realidad que puebla las carreras populares de todo el mundo, que ha vuelto a colocar a los alemanes como una de las referencias en el atletismo y, sobre todo, que colección récords del mundo en varias disciplinas.

Ahora, las Energy Boost (abanderadas de toda la tecnología de Adidas con permiso de las Ultra Boost) llegan a su tercera generación implementando una buena colección de tecnologías pioneras que pretenden seguir manteniéndola en la cima.

Su peso sigue siendo correcto para un par pensado para realizar una buena cantidad de kilómetros (desde la casa prometen que supera sin ningún problema los 1.200 kms). Sus 310 gramos la colocan en la media y solo los últimos lanzamientos de Under Armour o Mizuno son claramente más ligeras -aunque en el caso de las primeras la durabilidad está en entredicho-.

De nuevo, su upper sigue empleando la tecnología de compresión TechFit sin costuras -termosellado- solo que ahora se ha mejorado para que no se ajuste de más durante el principio de su vida y pierda gran parte de su tensión con el paso de los kilómetros. La distribución de las zonas de presión ha variado ligeramente para permitir un ajuste como un guante y, sobre todo, una sujeción muy natural en el aterrizaje, transición y, sobre todo, el despegue.

Aunque sobre el papel no ha variado demasiado el Torsion System, los ingenieros de la casa han variado ligeramente su composición para permitir una mayor estabilidad y mejorar la flexibilidad -para algunos era demasiado «intrusivo»- Además, un pequeño borde de EVA permite que el pie mantenga una pisada neutra durante más tiempo -la pronación por cansancio parece inevitable para todas las marcas-.

Quizá la mayor mejora venga en el talón. El nuevo FITFRAME cuenta con un nuevo TPU (polímero) más ligero y un nuevo diseño tridimensional que aporta mayor estabilidad en el talón y agarra más parte del pie durante la carrera.  Esto redunda en un mejor rendimiento durante toda la carrera gracias a una mejor acción correctora que minimiza la fatiga.

El drop sigue manteniéndose en 10 mm. y solo podemos poner un pero a una zapatilla que se ha mostrado notable en su primera edición y sobresaliente en la segunda: a pesar de que la goma de la suela promete agarrar mejor sobre cualquier superficie (mojada o no), los alemanes siguen resistiéndose a implementar el material Continental que tan buen resultado les ha dado en las Supernova Glide e incluso las nuevas Ultra Boost. Una pena ya que podría colocarlas como la referencia del segmento al minimizar uno de sus pocos puntos débiles.