Galaxy S7, el imperio contraataca

No son buenos tiempos en Samsung. Su Galaxy S6, probablemente el mejor Galaxy hasta la fecha (antes lo era el S3 por su diferencia técnica con sus rivales en el momento de su lanzamiento) no consiguió dañar lo más mínimo a los iPhone -que llegaron incluso a superarles- y a pesar del estancamiento que han vivido los de Cupertino en ventas, los asiáticos han pasado de quedarse el 50% de los beneficios del mercado a conformarse con poco menos del 10% en solo año y medio.

Después de remozar por completo la directiva de Samsung Mobile y de lanzar nuevas ediciones de los S6 durante el verano para minimizar el empuje del iPhone 6S, la empresa ha acabado reconociendo lo que durante muchos días han sido solo rumores: el Galaxy S7 se presentará el 21 de febrero en el Mobile World Congress de Barcelona, justo un día antes del inicio oficial del evento.

Bajo el eslogan de «The Next Galaxy» se prevé la llegada de al menos dos modelos (uno será un Edge que tan buenos resultados le han dado) y el esfuerzo será sin duda similar al que la empresa hace en septiembre con los Galaxy Note -verdadero intocable en ventas de la empresa-. También se da por hecho, aunque esta vez sin confirmación oficial, que el día 11 de marzo estará a la venta tanto en Europa como en Estados Unidos.

Hasta entonces crecen las apuestas sobre cuáles serán las especificaciones del nuevo top Android: se da por hecho la vuelta de las ranuras de expansión para tarjetas microSD así como el uso de los nuevos Exynos Octa 8890 de ocho núcleos con arquitectura de 64 bits y tecnología de 14 Nm FinFET propia de Samsung. Una declaración de intenciones frente a los inminentes Snapdragon 820 de Qualcomm que a buen seguro llevará toda su competencia Android de los próximos meses.

El procesador, prometen, será un 10% más eficiente y un 30% más rápido que los actuales Exynos 7. Un buen dato si tenemos en cuenta que la GPU se espera que sea la ARM Mali-T880 que ya llevan los excelentes procesadores Kirin 950 de Huawei. Mención aparte merece la importancia que tiene en el anuncio de la campaña el sistema de realidad virtual Gear VR.

 

https://www.youtube.com/watch?v=3g3O94WALV8

 

Se cree que también habrá por fin una apuesta de la casa por un panel con resolución 4K que lo deje a la altura de los nuevos Xperia Z (Samsung lleva muy mal no ser la referencia Android en cualquier apartado) así como cámaras que ronden los 13 o 14 Mp y sensores de última generación. Cifra y hardware que ya mejorarían ostensiblemente las actuales y que acercarían a Galaxy S7 a la calidad de imagen que se espera de este top.

Sobre el precio no se sabe nada pero después de la subida que ha supuesto su gran rival y referencia, el iPhone 6S, parece que el límite estará cerca de los 1.200€ para la versión más capaz. Esto, a su vez, debería venir acompañado de una ostensible bajada de precio de los S6 para «limpiar» stock y que no se solapen demasiado tiempo en el mercado. Como hemos titulado, el «imperio» contraataca.