Firefox, nuevo paso por la privacidad

Desde su nacimiento, Firefox, el navegador de la fundación Mozilla se ha caracterizado por su carácter antisistema. La respuesta a Explorer y «padre» de Chrome es un programa vanguardista, centrado en el usuario y, sobre todo, en la privacidad y la seguridad. Es lo que ha hecho que sea el favorito de millones de internautas que han perdido la confianza en las grandes de Silicon Valley después de los repetidos casos de espionaje o de la descarada recolección de datos con fines comerciales que llevan a cabo por decreto.

Es por ello que el private browsing o la navegación privada haya ganado adeptos en todas las plataformas y también el motivo por el que traemos el renovado «modo incógnito» de Firefox. Es cierto, que el primer gran navegador que lo implementó fue Safari hace más de una década y que los demás no tardaron en incorporarlo, pero también es justo decir que Firefox ha ido un paso más allá ahora.

Habitualmente estos modos de navegación se centraban en no dejar rastro ni en el Historial del dispositivo que estábamos usando. Sin embargo, la última evolución podrá bloquear aquellos servicios web que podrían estar realizando un rastreo de nuestra actividad (como páginas visitadas o interacciones con las mismas).

El problema es que, según la Fundación Mozilla, por mucho que decidamos navegar en modo privado, hay muchas plataformas y páginas que puede rastrearnos a través de técnicas como las «huellas digitales» incluso si tenemos las cookies deshabilitadas en el equipo. Sobre el papel esto podría traer como problema que se pudieran bloquear contenidos de las webs de forma automática pero la solución es tan sencilla como desactivar la función de seguimiento –tracking protection– cuando queramos acceder a ellos.

Además, las extensiones del programa permitirán, como siempre, personalizar al detalle todas las posibilidades del navegador tanto en aspecto como en funcionalidad de modo que se puede conseguir proteger al usuario de cualquier intento fraudulento por parte de la web de los datos de navegación. Si una página no cumple las directrices de seguridad marcadas por el usuario no se podrá acceder a ella con lo que el internauta está avisado en todo momento.

Más allá de las ventajas que ven los usuarios al «modo porno», la navegación privada es fundamental en cuanto a seguridad ya que no permite que las webs recuerden los datos de acceso a páginas con datos bancarios, redes sociales, etc. lo que incrementa nuestra protección en caso de robo o extravío del equipo. Asimismo, de una forma más lúdica, nos parece la opción perfecta si queremos realizar un regalo y no queremos que otro usuario reciba pistas en forma de imágenes en Google AdWords.

Perfecta para equipos públicos o dispositivos compartidos este modo de usar los navegadores se nos antoja una herramienta para llevar a cabo búsquedas objetivas sin que los motores de búsqueda realicen sesgos a partir de nuestros datos.

iOS 8, sus novedades

 

Si la semana pasada analizamos las novedades de OS X Yosemite hoy le toca el turno a iOS 8. La última versión del entorno operativo de referencia en el universo móvil (sí, Android es el mayoritario, y Windows crece más pero ninguno de ellos capta tanta atención ni marca tanto el ritmo aunque ya no sea el más innovador).

 

Una vez más, Apple se ha centrado en las personas que van a utilizar el dispositivo (a diferencia de otros programas donde lo importante es lo que es capaz de hacer el smartphone o tablet). Precisamente por eso las claves son el paquete deportivo, las apps de salud y todo lo que podemos hacer con nuestras fotos, mensajes, etc. Todo ello con un diseño de primera y una estabilidad a prueba de bombas.

 

 

  • Fotos. Si se tiene una de las mejores cámaras del mercado y un software de edición de fotos de primera era necesario dar un salto cualitativo. ¿Cómo? Potenciando iCloud. Todo pasa a la nube para vaciar el dispositivo y todo queda clasificado al estilo Apple (como iTunes, de todas las formas que se te puedan ocurrir). Además, la biblioteca incluirá opciones de edición heredadas de iLife. El software aprende de nosotros, nos puede recomendar fotos antiguas y buscar imágenes de ediciones anteriores de iOS que nunca estuvieron en la nube. iPhoto se encargará de los ajustes inteligentes, los filtros, las herramientas, etc. Una de nuestras favoritas será el Lapso de tiempo. Sólo tenemos que pedirle al iPhone (o a Siri) que nos resuma las capturas entre determinadas fechas… el montaje promete.

  • Mensajes. Uno de los puntos más polémicos (incluyendo los Tweets del CEO de Whatsapp agradeciendo haber servido de inspiración a Apple). La nueva edición del programa implementa mensajes de voz, el envío rápido de vídeos y fotos, mensajes de grupo -podemos añadir a quien queramos en el punto que queramos de la conversación-, compartir la ubicación, revisar los archivos compartidos en una conversación en curso, enviar todo tipo de archivos a la vez independientemente de la plataforma, etc. Es cierto que no añade nada que no tengan otros servicios pero eso no hace que no fuera necesario actualizarlo. Todo con el toque de la casa: opciones limpias y mucha velocidad.

  • Diseño. El salto es evidentemente menor que de iOS 6 a iOS 7, pero hay diferencias sutiles que hace que todo cambie un poco. Desde las notificaciones interactivas que nos permitirán responder a cualquier tipo de mensaje o email desde la propia notificación, recordatorio o aplicación recomendada por un tercero hasta la priorización de los contactos en la pantalla multifunción en referencia a las llamadas o mensajes recientes pasando por nuevas utilidades de Mail (que se vuelve más completo que en el Mac actual o en cualquier otro servicio web). Safari también se rediseña para añadir utilidades y ser más atractivo. Además, el nuevo JavaScript lo hace el más rápido por el momento.

  • Teclado. Si cuentas con pantallas pequeñas (sobre todo en comparación con los megaAndroid) es necesario facilitar la navegación por los paneles. La escritura podría ser mejorable (sobre todo en vertical) por lo que han heredado del programa de Android el teclado inteligente, hecho menos intrusivo el corrector y creado un formato predictivo en función del lenguaje de cada usuario. Rizando el rizo, en función de cómo escribes sabrá para quién es el mensaje (ellos dicen que «no escribes igual a tu abuela que a un amigo») e incluso te ofrece respuestas rápidas a las preguntas que te hacen. Un avance si aprende rápido.

  • Salud. Fue de los primeros en implementar aplicaciones deportivas y de salud. De los primeros en implementar un coprocesador (el M7) para gestionar esta información. Y ahora es la referencia en recopilar toda la información de tus apps de salud y dispositivos de terceros, unirlos, dar un informe y, si quieres, enviárselo a tu médico. Incluso, si se configura la tarjeta de un médico, si se detectan parámetros anormales o riesgo para el usuario, podría realizarse una llamada automática. Healthkit promete (de la mano de Nike) una revolución deportiva y de salud… gracias al iWatch.

  • iCloud Drive, Spotlight y En Familia. La otra cara de las mejoras que implementa OS X Yosemite y que hacen que el ecosistema de Apple sea más eficiente, rápido, seguro y barato. Todo está disponible de cualquier forma en cualquier dispositivo en cualquier momento. El centro ya no es iCloud, ni iOS. Tampoco OS X. El centro de todo esto es, sin duda, el usuario.

 

OS X Yosemite, ¿qué hay de nuevo, viejo?

A pesar de que en la última conferencia de desarrolladores de Apple el gran protagonista fue iOS 8 (el sistema operativo con el que corren los iPhone y iPad), para nosotros la gran evolución se ha dado en OS X, la plataforma para ordenadores de los de Cupertino que no sólo mejora sus utilidades y su aspecto sino que está más cerca que nunca del primero para crear un ecosistema continuado. Os presentamos las novedades más relevantes del nuevo universo Mac.

  • Diseño. Igual que iOS 7 trajo el paso del skeumorfismo a un diseño más limpio y minimalista, OS X Yosemite nos trae un interfaz más pulido, sencillo, ligero y translúcido. La tipografía (una de las obsesiones de Apple) se vuelve más moderna y ligera. Las barras horizontales se simplifican aunque ganan utilidades y las barras laterales se hacen también translúcidas para permitir ver qué hay detrás de ellas y, sobre todo, hacer más ligera las ventanas. Además, el nuevo Dock se viste de iOS y las principales aplicaciones (ya empezaron con iLife y iWork) como Mail, Safari, Mensajes, etc. actualizan su aspecto. Sí, en muchas cosas sigue siendo lo de siempre, pero con estos leves retoques vuelven a colocarlo por delante de Windows.

  • Centro de notificaciones y Spotlight. Ganan potencia y versatilidad. De un sólo vistazo (y de nuevo como en iOS) sabemos qué nos ocupará hoy y las citas más relevantes de los próximos días. Además, en el centro se podrán personalizar Widgets como el tiempo, la Bolsa, recordatorios, un reloj mundial personalizado, etc. Por su parte, Spotlight, una de las herramientas que más se emplea en Mac, pasa de un lateral al centro de la pantalla e implementa las búsquedas en el ordenador… Wikipedia, Bing, noticias, etc. Además, con sólo hacer click en el resultado deseado podrás enviarlo por email, mandar un mensaje o llamar por teléfono.

  • Safari. El navegador da un paso de gigante. Su nuevo diseño minimiza la barra de herramientas para que toda la ventana sea web. Además, las búsquedas pasarán de ser en el navegador configurado por defecto a hacerlo en Wikipedia, iCloud, Google, Bing, Yahoo!, Facebook, Twitter, LinkedIn y el ordenador a la vez. Los favoritos quedan integrados con los iDevices del usuario y las pestañas abiertas quedan organizadas por grupos de webs o temáticas (o como decida hacerlo el usuario). Además, las mejoras del JavaScript lo hacen el doble de rápido que Chrome (según Speedometer) con un rendimiento 6 veces superior al de éste en webs populares (según JSBench). Casi nada.

  • Mail. Frente a la fuerza de los servicios web, Apple llena de utilidades su programa. Permitirá realizar anotaciones sobre los correos y sus adjuntos y reenviarlo sin necesidad de abandonar el programa y abrir una segunda aplicación. Por cierto, podremos firmar sobre nuestro TouchPad o enseñarle nuestra firma a la webcam para que nuestros correos sean realmente personales. Además, el nuevo Mail Drop permite enviar paquetes de hasta 5 GB. Si el destinatario usa también un Mac no notará la diferencia, si usa otra plataforma, recibirá un enlace para descargárselo. Esto permite mandar la mensajería más pesada directamente a la nube para mejorar la velocidad y dejar más libre tu buzón.

  • Mensajes. Es cierto que para muchos se ha limitado a copiar a Whatsapp, pero también es cierto que Apple ha añadido una total funcionalidad al integrar todas las posibilidades a la versión para ordenadores del programa. Podrás enviar mensajes a cualquier terminal (si no tienen el programa recibirán un SMS), continuar conversaciones simultáneamente desde diferentes dispositivos, añadir personas a cualquier chat desde el punto de la conversación que tu quieras, etc.

  • Finder. El centro de operaciones de los Mac también se actualiza. Se vuelve más Windows al presentar por carpetas y ventanas los contenidos… e incorpora una específica para la cuenta en la nube. Esto permitirá, además, arrastrar cualquier archivo o carpeta hasta nuestra cuenta en iCloud Drive y tenerla disponible en cualquier lugar y cualquier equipo desde ese mismo momento. Se multiplican las posibilidades de organización de los contenidos y se implementa y mejora la funcionalidad AirDrop para compartir contenidos con otros equipos iOS y Mac. Además, la aplicación fotos mejora sus utilidades en el Finder… antes de llegar a iOS el año que viene.

  • Conectividad iOS-Mac. Responder llamadas en el ordenador; realizar llamadas desde el Mac; realizar teleconferencias y videoconferencias desde cualquier equipo y permitir pasar de un dispositivo a otro en el momento; responder a cualquier tipo de mensaje, de cualquier origen, desde cualquier dispositivo; emplear la utilidad HandOff para retomar cualquier actividad empezada en cualquier equipo en cualquier otro iDevice o Mac (incluido la redacción de mensajes o los podcasts); compartir WiFi o internet de un equipo a otro gracias a HotSpot, etc. Uno para todos y todos para uno.

Por cierto, todo esto será… gratis. ¿Todavía piensas en qué PC comprarte?

 

OS X, al detalle

 

 

OS X ya ha llegado. La actualización gratuita del entorno para los ordenadores Mac de Apple es, probablemente, el cambio más radical en cuanto a interfaz que ha sufrido la plataforma en el último lustro. Todos los equipos ensamblados desde 2007 podrán disfrutar de un programa que por funcionamiento y utilidades es un paso más en el camino de los de la manzana en unificar sus ordenadores con los iDevices con iOS. ¿Lo han conseguido?

 

Como bien explicaron en la presentación del programa, el mayor cambio no es el que más notarán sus usuarios. OS X mejora ampliamente la gestión energética de sus equipos -portátiles o de sobremesa- y desde Cupertino hablan de hasta una hora más de autonomía gracias a las transiciones del estado de la CPU que permiten un uso menor del procesador y reducir el consumo energético. Además, nos presentan la «memoria comprimida»: la gestión de la memoria libre para que las aplicaciones se lancen más rápido con lo que la vuelta a la actividad desde el reposo es mucho más rápida.

 

Por programas -o aplicaciones- las mejoras son más llamativas.

 

 

  • El gestor de Pantallas múltiples permite conectar el Mac a un segundo monitor o a una pantalla HD pero, como novedad, el dock (centro de trabajo vital de los sistemas operativos de Apple) también llega a la segunda pantalla lo que nos permite ganar espacio sin perder movilidad. Eso redunda en una mayor intuitividad en el trabajo que realicemos y, sobre todo, una gestión más cómoda de los programas. Además, AirPlay hará que la conexión se pueda hacer sin necesidad de cables.
  • El Finder también recibe una mejora bastante visual: a partir de ahora podremos etiquetar por colores (y cada uno se refiere a un nivel de importancia) todos los archivos de nuestro Mac con lo que el acceso por temáticas será más sencillo. Además, la gestión de estas etiquetas se hará desde los propios archivos sin necesidad de entrar al Finder cada vez que queramos catalogar una. El cerebro de OS X, además, permitirá unificar todas las pestañas en una sola para poder organizar los archivos de un modo más intuitivo y, sobre todo, navegar de un modo más fluido -similar a Safari o Chrome-.
  • El Calendario era, hasta ahora, una de las aplicaciones más utilizadas en iOS pero, según la propia empresa, el salto no se daba tan directamente a los ordenadores. A pesar de la sincronización vía iCloud los usuarios seguían uniendo calendario a movilidad. Para facilitarlo todo la aplicación de sobremesa se convierte en una réplica de la de iOS y, además de una sincronización automática, permite añadir datos como la dirección (que nos geolocalizará automáticamente gracias a los nuevos Mapas) y nos dará información meteorológica de ese punto a la hora de la nota. Más allá, si indicamos al programa si iremos en coche o andando, éste nos avisará de cuándo debemos ponernos en marcha. Es cierto que Google ya lo hace. También es cierto que no lo hace en un ordenador ni con un interfaz tan amigable.
  • Precisamente, la evolución de los Mapas ha sido sobresaliente en muy poco tiempo -falta le hacía-. El último paso ha sido integrarlos en Mavericks para poder trazar rutas y enviarlos a nuestro iPhone para que las recupere y nos guíe. Además, un nuevo servicio nos permite conocer el estado del tráfico para crear rutas alternativas y calcular mejor el tiempo de nuestro viaje. Mapas, además, se acerca aún más al programa de Google (que sigue siendo la referencia) y permite la búsqueda por negocios o centros para obtener más información sobre ellos -¿qué queda ya de FourSquare?-.
  • Safari es, probablemente, la aplicación que más novedades trae y la que más notarán los usuarios por su empleo (su penetración en Mac es tan abultada como la de Chrome en las demás plataformas). Permite implementar dentro del navegador Twitter y LinkedIn para estar al día de nuestros contactos y compartir nuestra navegación -por defecto esto viene desconectado-. Además, tendremos las listas de lectura, favoritos, historial y enlaces compartidos mucho más a mano y el propio programa ha sido optimizado para que todo resulte mucho más ágil. Sólo hubiéramos apostado por un cambio de interfaz que lo hiciera más iOS (como en el resto del escritorio donde los novedosos iconos de iWork conviven con otros más clásico de iLife de la era Jobs).
  • Para agilizar aún más la experiencia virtual se ha implementado también el Llavero de iCloud que, como en iOS 7.0.3 permite encriptar nuestras contraseñas para realizar operaciones de un modo más ágil (como comprar online). Esto, como siempre, queda vinculado a nuestra cuenta en la nube de modo que, si lo deseamos, los datos estarán presentes en todos nuestros equipos Apple. No es recomendable para los más paranoicos con las teorías (y prácticas) de ciberespionaje de Silicon Valley.
  • El gestor de Notificaciones también se vuelve más iOS para poder estar en contacto mediante redes sociales con quien queramos, saber cuando nos etiquetan o recibimos un seguidor, un me gusta o un comentario y los titulares de las cabeceras que deseemos. Todo en un click a la derecha del escritorio sólo que mucho más rápido.
  • Por último, iBooks, la aplicación pensada para que los iDevices hagan frente a Amazon y sus Kindle se hibrida con el ordenador para que podamos leer lo que queramos, donde queramos, cuando queramos… sin perder ni un sólo minuto buscando contenidos entre dispositivos. Todo es más ágil y para los locos por la lectura, inmensamente más cómodo. Por cierto, sus aplicaciones para enseñanza (no sólo iBooks Author) se multiplican. No nos extraña entonces que Apple haya optado por dejar en sus tiendas el iPad 2, el más exitoso en la enseñanza en Estados Unidos.
  • Respecto a las suites de productividad iWork y creatividad iLife, ambas han mejorado su interfaz, su velocidad y su interactividad: hay nuevas plantillas, todo se integra más fácilmente en la nube, serán gratuitas con los nuevos equipos -última oportunidad de Microsoft de insertar su Office en iPad y iPhone- y ganan nuevas utilidades que las hacen inseparables del entorno de la manzana.
En resumen, no es un cambio radical sino una evolución (gratuita) hacia un sistema operativo más unificado, sencillo, eficiente y rápido que conseguirá que muchos den el salto de Windows a OS X sin miedo y, sobre todo, que sigue convirtiendo el ecosistema de Apple en el más potente del mercado.

 

Apple iOS7, regreso al futuro

Las entradas para el WWDC que se celebró ayer se agotaron en sólo 71 segundos a pesar de que el coste de la entrada superaba los 1.000$ y que Apple restringió a cientos de desarrolladores para que sólo los mejores pudieran acudir a una fecha que se suponía clave en el devenir de la empresa. La rumorología hablaba de nuevo software y nuevos servicios y, una vez más, acertaron. Un nuevo iOS para iPhone, iPad y iPod Touch así como la evolución de OS X para sus iMac y MacBook y el servicio musical iTunes Radio coparon todas las expectativas. Pero también hubo sorpresas en forma de portátiles mucho más potentes (¡y baratos!) y un MacPro completamente renovado que se convierte en la referencia entre los PCs. Durante los próximos días desgranaremos por completo todas las novedades que ya tenéis disponible en su Keynote.

 

 

iOS 7, lo han vuelto a hacer

 

Las cifras del sistema operativo móvil de Apple son, sencillamente, paradójicas. Es cierto que Android es el entorno que más rápido crece y el que está presente en más dispositivos, pero con «sólo» 600 millones de iDevices activados Apple se queda con un 57% de los beneficios de todos los smartphones que se venden en el mundo y el 43% de las tabletas. Sus usuarios generan más tráfico de datos que los de ninguna otra plataforma móvil y su tienda de aplicaciones ha llegado a la descarga número 50.000 millones hace pocas semanas.

 

Cada mes se «bajan» 833 millones de aplicaciones para haber repartido en seis años 10.000 millones de dólares entre los desarrolladores, más que en el resto de las plataformas juntas -eso explica porque la gran mayoría de las apps comienzan por el sistema operativo de la manzana-. La clave, según un cercano Cook -algo novedoso- es que el 93% de los iPhone y iPad del mundo corren con la misma versión de iOS. Su sistema operativo está mucho más unificado y eso aumenta la satisfacción de los clientes, la experiencia de usuario se «alarga» con un mismo dispositivo y casi siempre tienen lo último disponible. Además, su tasa de fidelidad es, de largo, la mayor del sector tecnológico.

 

Pero vayamos a las novedades. Nombrar a Jon Ive jefe de diseño (el padre de todos los «i» hasta la fecha) era una apuesta arriesgada. Es cierto que conoce mejor que nadie los gustos de los clientes de la empresa, pero también que su apuesta era acabar con el Skeumorfismo (iconos y diseños que intentan imitar lo más posible la realidad) para apostar por un diseño plano, más sencillos, intuitivo, que recargara menos la pantalla. Mucho más Windows Phone.

 

Parece que el tsunami que se anunciaba en el cartel del WWDC estaba cerca de suceder. Todas las áreas del sistema operativo cambian su diseño. Su imagen es mucho más sencilla y refinada (sólo hay que ver el logotipo del propio programa).

 

 

 

 

Desde el teclado virtual hasta los iconos. Todo se vuelve plano. Pero las utilidades del programa se multiplican. El Centro de Control multiplica las opciones para controlar los parámetros del dispositivo sin necesidad de entrar en cada aplicación o en el menú de ajustes. Todo está a golpe de dedo. Además, para los que decíamos que iOS 6 se estaba quedando atrás frente a las últimas versiones de Android, la multitarea estará en todas las aplicaciones. Así, la clásica previsualización de las mismas nos enseñará no el icono sino el estado de trabajo de la misma para saber fácilmente cuál queremos reactivar y llevar a la pantalla principal.

 

Más allá de las formas, Apple ha escuchado las necesidades de los usuarios sobre Safari el navegador móvil más utilizado del mercado elimina el límite de ocho pestañas abiertas y permitirá ver las páginas web a tamaño completo además de multiplicar la seguridad -en forma, por ejemplo de más controles parentales-. Por cierto, el KeyChain de iCloud (contraseñas en la nube) que es compatible con la versión del navegador para OS X (mañana desgranaremos el nuevo sistema operativo de los Mac) también es compatible con la versión móvil.

 

La conectividad también mejora ya que AirDrop simplifica su interfaz y permitirá compartir cualquier archivo con cualquier dispositivo que tengamos cerca. Además, podremos seleccionar varios equipos a la vez para mandarles fotos, vídeos, archivos de iWork o música.

 

Mención aparte merece la Cámara. El dispositivo óptico de los equipos Apple siempre ha sido uno de los mejores del mercado (hay vida más allá de los píxeles). Sin embargo, parecía que su aplicación de fotos se quedaba corta y casi siempre había que recurrir a aplicaciones de terceros para tener un programa a la altura. A partir de ahora tendremos una buena colección de filtros nativos, se facilitará el modo de conseguir fotos panorámicas y cuadradas así como el efecto cine. Por cierto, la grabación de vídeo también gana utilidades.

 

Para que todo esto no se quede en mero artificio, la aplicación de Fotos ha visto mejorada su gestión de las imágenes. Ahora, gracias a los «momentos» se tiene en cuenta la localización y la fecha de la captura de las imágenes de forma automática (metadatos) de modo que podremos acceder a una imagen escogiendo la colección de imágenes, fecha, localización u otras etiquetas de un modo más sencillo.

 

Siri también ha cambiado y se ha completado. Ahora podremos escoger entre voces femeninas y masculinas. Además, se ha integrado totalmente con las búsquedas por voz de ¡Bing! (quién iba a decir que Apple preferiría trabajar con Microsoft a trabajar con Google hace sólo unos pocos años). Por si fuera poco, las órdenes por voz se han multiplicado para que sea el asistente de voz más completo del mercado por ahora.

 

Por cierto, parece que la experiencia con Ferrari ha hecho que Apple se interese por el mundo del automóvil. Ahora, mientras conducimos, podremos acceder a funciones del dispositivo sólo hablando con él. Sin necesidad de tocar la pantalla podremos llamar, consultar un mapa, reproducir música, etc…

 

En cuanto a las actualizaciones, su gestión será tan buena como OS X y muchas de ellas se harán de forma automática para no tener que buscar sus alertas de forma manual. FaceTime Audio, el bloqueo de activación o el acceso directo a los ajustes del equipo son otras de las novedades. Sólo echamos en falta algo más de capacidad de personalización del dispositivo (la proyección indica que el JailBreak tardará en llegar más que nunca, unos 180 días) pero por la respuesta del auditorio y de los inversores -que castigaron las acciones de Samsung en Seúl- parece que ni es importante ni se la espera en breve.

 

 

iTunes Radio, problemas para la competencia

 

Uno de los servicios más esperados llegó casi al final (¿recordáis el «y una cosa más»?) Pensábamos que se llamaría iRadio pero decidieron ampliar su nombre para ponerle la etiqueta de calidad que supone iTunes. El servicio ofrece funcionalidades similares a Spotify y Pandora. Si estamos en la versión gratuita tendremos publicidad, pero no límite de horas al mes para escuchar música. Podremos marcar como favoritos títulos de una lista casi infinita de canciones (todo el gigantesco catálogo de iTunes) y alternar la música entre iPod Touch, iPhone, iPad, Mac… y cualquier PC con Windows 8. Un problema para Google y su Music que todavía está en fase beta.

 

Un servicio que contará con una tasa de inscripción baja (unos 5 dólares mensuales) para no tener que comprar la música pero, gracias a su compatibilidad con más de 550 millones de dispositivos (una facturación de casi 3.000 millones de dólares al mes de los que unos 2.700 millones irían a parar a las discográficas) la más suculenta del mercado.

 

Todo esto que hemos anunciado será compatible con los iPhone a partir del 4; los iPad a partir de la segunda generación así como las dos últimas versiones del iPod Touch. Mañana seguiremos con OS X Mavericks.