Portátiles táctiles, los mejores

Si ayer hablábamos de la revolución que han supuesto las tabletas, hoy le toca el turno a los portátiles táctiles. Dispositivos que se reinventan completamente para ganar versatilidad e intentar frenar la caída de ventas ante las tabletas. Aquí os enseñamos los mejores del mercado, no tienen desperdicio:

 

 

  • Sony Vaio Duo 11: uno de los pocos que permite interactuar con su pantalla con los dedos o con un puntero que viene de serie y que nos permite tomar notas a mano o escribir correos electrónico como si se tratara de un bloc. Su pantalla Full HD de 11 pulgadas es la nota más llamativa de un equipo con procesador Intel Core i5 y 4 GB de RAM. Entre sus puntos fuertes un peso de sólo 1,3 kilos y un precio apetecible: 1.200 euros.
  • ASUS Zenbook UX31A: su presencia es espectacular gracias a su resistente y elegante chasis de aluminio. Su pantalla IPS multitáctil cuenta con retroiluminación LED y gracias a su tecnología ASUS Super Hybrid II puede estar largas temporadas en reposo sin casi consumir energía. Además, en 2 segundos está completamente operativo desde el estado de hibernación. Su peso es también de 1,3 kilos a pesar de que su pantalla sube hasta las 13,3 pulgadas. En su interior trabaja un procesador Intel i7 así como 4 GB de RAM DDR3. ¿El precio? Lo bueno se paga, en este caso, 1.699€.
  • Toshiba Satellite U840T: los que no hace mucho eran los mejores portátiles del mercado ahora tienen que reinventarse ante el empuje de los equipos del sudeste asiático. Toshiba nos propone un modelo con carcasa de aluminio en su primer ultrabook con pantalla táctil que, además, tiene un útil revestimiento antihuellas. Es de los pocos que combina un disco duro de 500GB con una unidad SSD de 32 GB que está pensado para aumentar la velocidad de arranque. Su pantalla no es la de mejor resolución pero tiene un buen tamaño (14 pulgadas) y disfruta de 6 GB de RAM DDR3. Entre sus «peros» un peso de 1,7 kilos (demasiado en un ultrabook). Entre sus virtudes, su procesador i5 y su precio de 999€.
  • Lenovo IdeaPad Yoga: el gigante chino heredero de IBM usa un panel con tecnología IPS multitáctil que garantiza un nivel de detalle en fotografías y vídeos envidiable. Es abatible 360 grados para hacerlo más fácil de manejar y cuenta con un sistema de sonido Dolby Home Theatre que le otorga una gran calidad sonora. En su interior tiene un disco duro de 128 GB SSD un procesador Intel i5 de tercera generación y 8GB de RAM DDR3 que multiplican su velocidad de trabajo. Todo ello en un dispositivo de 1,5 kilos y 1.299 euros. Mucho más que recomendable.
  • HP Xpectre XT TouchSmart: Hewlett-Packard fue una de las primeras empresas que apostó por los ordenadores con pantalla táctil. Ahora su ultrabook es el primero en incorporar un puerto Intel Thunderbolt que permite la transferencia de archivos a velocidades de vértigo. Como siempre, cuenta con tecnología Beats Audio en sus altavoces, una pantalla Full HD de 15,6 pulgadas, está completamente fabricado en metal y cristal y corre con un procesador Intel i5 unido a 4 GB de RAM DDR3. Su precio está ajustado hasta los 1.599 euros. Su única pega es que todo este equipamiento se traduce en 2,15 kilos.
  • Dell Inspiron 15R: si pensabais que nadie podría construir un portátil más barato que Toshiba, la empresa norteamericana os dará una sorpresa. Acabado en aluminio cepillado incorpora un disco de ¡1 TB! de capacidad e incluso una unidad óptica de discos DVD -grabadora-. Tiene una webcam de alta definición con micrófono incorporado. Por cierto, su procesador es un Intel i7 y cuenta con 8 GB de RAM DDR3. La razón de su precio tan asequible (799€) está en la resolución de la pantalla (1.280×720 para un panel de 15,6 pulgadas se nos queda corto) y un peso de 2,2 kilos.
  • Panasonic ToughBook CF-AX2: no es barato. Está dirigido casi exclusivamente al mundo de los negocios gracias a su imagen seria, robusta y a su diseño flip over que permite usarlo como una tableta. Sólo funciona con Windows 8 Pro y tiene una batería intercambiable en funcionamiento. Su pantalla tiene sólo 11,6 pulgadas; su procesador es «sólo» un Intel i5; cuenta con 4 GB de RAM y cuesta 2.178 euros. ¿El motivo? Pesa 1,1 kilos es resistente a salpicaduras, polvo, arena y a caídas a más de medio metro. Todo un ejemplo de solidez.

 

Sliders, ¿cuál es la referencia?

No son pocos los fabricantes que para frenar la sangría de ventas de sus portátiles ante el empuje de las tabletas se han decidido a lanzar híbridos. Dispositivos que pretenden aunar lo mejor del universo táctil de los tablets y de la enorme potencia de los ultrabooks. La solución más llamativa, sin duda, es la que han tomado Sony con su Vaio Duo 11 y Toshiba con su Satellite U920T, dos equipos slider en los que la pantalla oculta un teclado físico completo. ¿Cuál es el mejor?

 

 

Sony Vaio Duo 11


Los nipones están demostrando una capacidad de innovación y supervivencia inédita en otros gigantes tecnológicos. Samsung la ha ganado la partida en casi todos los mercados, sin embargo, están decididos a recuperar su puesto en la industria gracias a su saber hacer, a sus acabados exquisitos y a echar el resto en cada uno de sus nuevos productos.

 

El Vaio Duo 11 es un gran ejemplo. Cuenta con un teclado retroiluminado que incorpora un trackpoint óptico (esa especie de botón de plástico que hace las veces de ratón entre las teclas G, H y B) y que es francamente delgado. Su grosor de 1,7 cms no le impide incorporar dos puertos USB 3.0 -uno de ellos está habilitado para funcionar como cargador de otros dispositivos-, una salida HDMI y una ranura de expansión para tarjetas MS/SD (ni Micro ni Mini, las grandes y originales).

 

El híbrido cuenta con una cámara frontal Full HD y un sistema de sonido firmado por Dolby del tipo Home Theatre v4 Surround -con un sonido excelente- y una pantalla del tipo IPS con un amplio y estudiado ángulo de visión que es todo un guiño al universo multimedia del conglomerado Sony-Columbia. Además, los ingenieros no se han olvidado de la importancia de la autonomía de un equipo de estas características y han desarrollado una batería con forma de lámina que se puede acoplar en su base y duplicar la duración de la batería de serie de las 4 a las 8 horas a pleno rendimiento.

 

Pero los guiños no se acaban aquí: para los que se les quede corto un híbrido totalmente hábil para trabajar y el ocio, Sony ha incorporado un puntero sensible a la presión que satisfará también las necesidades de los más artistas o de aquellos que sólo se fían de los escriben de su puño y letra. Además, para los más nostálgicos, también incorpora una salida ¡VGA!, prehistórica, aunque algún usuario seguro le encontrará alguna utilidad.

 

¿Su precio? Desde 1.099€ en su versión básica que corre con un procesador Intel Core i3, tiene 2 Gb de RAM y un disco duro de 128 Gb SSD. Por cierto, su pantalla de 11,6 pulgadas es Full HD (1.920×1.080).

 

 

Toshiba Satellite U920T


 

 

 

Toshiba, por su parte, ha optado por hacer las cosas a lo grande. Frente a los 1,3 kilos del Vaio, el Satellite pesa 1,52 kilos. En parte por su mayor panel de 12,5 pulgadas (aunque su resolución es sólo de 1.366×768 píxeles) y en parte porque incorpora un teclado más generoso que el anterior que incluye, entre otras cosas, un trackpad clásico.

 

Su panel IPS está construido también con Gorilla Glass y es multitáctil -soporta hasta cinco acciones diferentes a la vez-. Su estructura tiene sólo 20 mm de grosor que, aunque pueden parecer muchos comparados con el Vaio son sobresalientes, cuenta con un puerto HDMI, dos USB 3.0 -de tamaño estándar- y una ranura para tarjetas SD. Uno de los USB, por cierto, es, como en el Vaio, del tipo Sleep-and-charge, es decir, permite cargar otros gadgets tanto si el Satellite está encendido como apagado.

 

 

En su configuración básica cuenta con un procesador multicore Intel i5, 4 GB de RAM y un disco duro en estado sólido de 128 GB. Esto significa que la escasa diferencia de precio respecto al Vaio queda subsanada más que de sobra con unas especificaciones técnicas netamente superiores.

 

El equipo dispone de una cámara posterior de 3 Mp además de una frontal de 1 Mp con sensor de luz ambiental y flash. Además, los ingenieros de Toshiba le han añadido acelerómetro, GPS, giroscopio y magnetómetro, típicos todos en tabletas pero no tan habituales en ordenadores portátiles. Por supuesto, el Bluetooth 4.0 y el WiFi no pueden faltar. La autonomía de este equipo de 1.199€ es de 6 horas según la propia casa.

 

 

Conclusión


Está claro que aunque ambos modelos sean, por concepto, competidores, están dirigidos a clientes bastante diferentes. Los dos darán el do de pecho tanto en ocio como en trabajo, pero si el Toshiba parece más preparado para la oficina -no sólo por sus mayores especificaciones técnicas, sino por una pantalla y un sonido inferiores y un mayor peso y grosor; el Vaio de Sony parece que es el sustituto ideal de aquellos que se han cansado de las limitaciones de las tabletas. Su pantalla Full HD, su sonido Dolby, su ligereza y formar parte de la plataforma de ocio de Sony son toda una garantía de divertimento. En general, para un usuario medio, el Vaio es mucho más que suficiente.

Toshiba Satellite, ¿el renacimiento?

Durante el segundo lustro de la década pasada los Toshiba Satellite -la gama de portátiles «de consumo» de la multinacional japonesa- fueron la referencia de su sector. Potentes, con un diseño elegante y novedoso y, sobre todo, con la garantía de uno de los principales fabricantes de componentes del mercado. Sin embargo, la caída en desgracia de Windows Millennium así como el aumento de la competencia taiwanesa y coreana hicieron que los nipones bajaran muchos puestos en la lista de ventas. El nuevo Satellite L755-1ED es el primero de una nueva generación pensada para hacer renacer a la división informática de la casa.

 

Cuando ojeamos las especificaciones del equipo llaman la atención dos cosas: por un lado su potente procesador Intel Core i7 de cuatro núcleos y por otro la pantalla de 15,6 pulgadas que lo coloca entre los ligeros ultrabooks y los portátiles «de sobremesa». De hecho, si no fuera porque Toshiba ha intentado contener el precio lo máximo posible (729 euros) no nos extrañaría encontrar una unidad óptica BluRay o un soporte para contenidos 3D y, de paso, llevarse una buena cantidad de clientes de dispositivos fijos.

 

Más a fondo, sin embargo, encontramos una evolución espectacular respecto a sus predecesores. En el apartado estético se ha mejorado ostensiblemente la ergonomía. Para el chasis se han empleado materiales bastante más sólidos que no sólo dan más empaque al conjunto sino que le añaden mucha más resistencia para su uso cotidiano.

 

En cuanto a conectividad, es compatible con cualquier periférico del mercado y permite manejar casi cualquier señal de vídeo en una pantalla plana que aprovecha su gran formato para deleitarnos con una resolución más que óptima y una fuente HDMI.

 

Por la parte comercial -y para combatir el ejército gris aluminio encabezado por los MacBook- Toshiba se suma a la moda de los Sony Vaio y ofrece una gran paleta de colores para que cada clientes se lleve uno a su gusto. El rojo brillante -con ciertas reminiscencias Packard Bell-, el blanco o el marrón son opciones que por original se merecen una oportunidad.

 

El teclado, en cualquier caso negro, se caracteriza por sus teclas de gran tamaño y su apartado numérico «keypad» pensado para agilizar la introducción de datos. Esto penaliza su touchpad que lo compensa con una excelente relación tacto-rugosidad para poder desplazarnos por cualquier interfaz con eficiencia sin mayor problema.

 

Para la pantalla han utilizado la tecnología TruBrite, muy habitual en los equipos de Toshiba, para llegar hasta los 1.366 x 768 píxeles. Nada mal, aunque no consigue escalar -como los dv5 de HP- los contenidos hasta 1.600 x 900.

 

La aceleración gráfica, por cierto, corre a cargo de un chip nVidia GeForce GT 525M con un giga de memoria dedicada que permite que el Satellite se desenvuelva bien con casi cualquier juego. Al máximo de resolución soportada el portátil consigue una tasa media de 27 frames por segundo, muy por encima de los 12 fps que suele conseguir el chip integrado medio de Intel.

 

Su rendimiento en labores multitarea es, sin embargo, ligeramente inferior al de la media, a pesar de su procesador i7. Si a esto le unimos una autonomía a pleno rendimiento -juegos, música y vídeo- de poco más de dos horas y a unos altavoces Onkyo que palidecen frente a los Harman Kardon o Altec Lansing de otros Toshiba de alta gama, tenemos un equipo de precio contenido que promete más de lo que realmente ofrece.

 

El Satellite ha mejorado respecto a sus ancestros pero, sinceramente, los ingenieros de la casa tendrán que trabajar más si quieren recortar distancia a los Lenovo, Asus y compañía.