Google y Microsoft se preparan para los tablets

Honeycomb, la versión 3.0 del sistema operativo móvil de Google, Android, ya ha llegado. Las primeras demostraciones nos muestran un sistema operativo fluido y totalmente volcado con el entretenimiento que nos permiten aprovechar toda la pantalla. Pero, según la noticia publicada en el [Enlace roto.], la mayor novedad reside en la nueva gestión de la librería digital -similar a la de iTunes de Apple y la de Amazon-, así como un nuevo sistema de gestión de Gmail para los dispositivos.

El sistema se caracteriza, así mismo, por una gran integración tanto con el teclado -que aumenta de tamaño en posición horizontal-, como con aplicaciones web como Youtube. Hasta aquí es todo parecido a un iPad. Su ventaja reside en el sistema de vídeollamadas GTalk habilitada gracias al empleo de cámaras frontales. Según Google, no se trata de una evolución de la aplicación para móviles, sino de una desarrollada desde cero para las tabletas.

De momento, el Motorola Xoom -en la imagen superior- será el primer dispositivo de estas características en incorporarlo. No obstante, las coreanas LG y HTC ya están preparando equipos que puedan sacar el máximo rendimiento del nuevo sistema operativo. Tampoco perdáis la pista al Asus Slider-Pad, que contará con un pequeño teclado físico retráctil con la intención de atraer a ese gran porcentaje de usuarios que siguen siendo reacios al uso de dispositivos con teclados táctiles.

Microsoft también se prepara


La empresa de Bill Gates también se preapara para desembarcar en nuestros dispositivos móviles. Así, Steve Ballmer, máximo mandatario de los de Windows anunció en la inauguración del CES la apuesta de su compañía por los nuevos procesadores. De este modo, Windows 7 será compatible con todos los procesadores y dispositivos del mercado.

Así, después de cosechar éxito con Windows 7 -que no ha tenido problemas para hacer olvidar el nefasto Windows Vista-, se pretende potenciar su versión para móviles. La obsesión es clara: los móviles no deben ser más lentos que los ordenadores. El motivo también: hacer de los dispositivos con Windows Phone 7 verdaderas plataformas multimedia en las que desarrollar juegos como Halo.

Para reforzar sus promesas sobre la mejora de la usabilidad de los dispositivos táctiles equipados con este sistema operativo -muy lejos aún de iPhone y los Android- habló de su primer gran éxito desde que se hizo cargo de la empresa. «Prometimos vender 5 millones de Kinect. En 60 días vendimos 8 millones». No tiene mucho que ver, pero las cifras cantan.