Navegadores, compañeros de viaje

No hace mucho tiempo los viajes largos por carretera se hacían con mucha paciencia y, sobre todo, con aparatosos y pesados mapas de carreteras que, o nos dejaban ciegos… o nos perdían más de lo que deseábamos. Fue entonces cuando la navegación GPS, algo reservado en su origen a los servicios militares, llegó a nuestras vidas: nos indican en camino, nos muestran el paisaje, los edificios, algunos prevén los atascos y otros, nos ayudan a reducir consumo llevándonos por caminos más cortos o directos.

Sin embargo, como con todas las demás tecnologías, los navegadores se han desarrollado y diversificado de modos de lo más variopinto. En nuestros smartphones, integrados en nuestro coche e, incluso, en motos y bicicletas. A todo color, en tres dimensiones, ultraligeros y con voz: estos son nuestros navegadores favoritos.

  • TomTom Go Live 1000: uno de los pocos navegadores GPS dedicados que sigue mereciendo la pena. Con unas dimesiones relativamente contenidas para el tamaño y la calidad de su pantalla, su reproducción de mapas es limpia y clara. Su pantalla táctil capacitiva responde a las mil maravillas, algo que se complementa perfectamente con su búsqueda por voz (aún así, recomendamos teclear). Su menú principal es totalmente personalizable, lo que nos permitirá acceder fácilmente a su función principal, el servicio HD Traffic. Utilizando las redes móviles y de otros usuarios que disfruten de la aplicación, te informa de atascos en tu ruta y te propone alternativas. Todo ello unido a los clásicos sistemas de ahorro de tiempo, kilómetros y obras del software TomTom. Una buena adquisición para los que en un navegador buscan sólo un GPS muy eficiente. Su precio, 300 euros.

  • Garmin Nüvi 3760T: el primer fabricante mundial de sistemas GPS nos propone un equipo con pantalla panorámica multitáctil retroiluminada de más de 4 pulgadas y 110 gramos de peso que tiene una autonomía de 4 horas con su batería de ion litio recargable. Con memoria sólida interna y ranura de expansión para tarjetas microSD, permite interactuar por voz con su sistema de reconocimiento vocal así como varios sistemas para escoger la ruta más rápida, «ecológica» y barata -libre de peajes, por ejemplo-. Por 330 euros, esta nueva edición del Nüvi se presenta como una buena alternativa a los TomTom.

  • Trail Tech Voyager: para los amantes del campo y las motos, Trail Tech presenta el navegador más fiel a sus orígenes militares del mercado. Su software relaciona los datos del rendimiento del motor con los de la navegación y la altitud para comprobar, continuamente, el estado de la moto. Además, supervisa la relación entre la temperatura ambiente y la del motor. Resiste los golpes, el agua y la incidencia del sol sobre su pantalla de 2,7 pulgadas. Indestructible por 210 euros.

  • Escort 84 Smart Mirror: uno de los peligros de los navegadores es no prestar suficiente atención a la carretera. En Escort han pensado en todo y han decidido que el mejor lugar para ubicar un navegador es el espejo retrovisor interno del habitáculo. Incorpora una pantalla panorámica de 4 pulgadas, ranura de expansión para tarjetas SD y un receptor GPS para 16 canales. Una buena y cara idea: 600 euros.

  • Google Maps: no es un navegador físico como los anteriores. Es su «peor pesadilla». Actualizaciones inmediatas totalmente gratuitas. Compatible con todos los smartphones del mercado gracias a su aplicación compatible con el buscador web. Si el teléfono tiene una buena pantalla, se antoja como una opción gratuita y de una calidad inalcanzable. Si tenemos en cuenta que 100 teléfonos equipan Android, no es de extrañar que Nokia se haya apresurado a regalar Ovi Maps a todos los propietarios de terminales con GPS.

BlackBerry Torch 9800, dos teclados mejor que uno

Hasta ahora la empresa canadiense RIM había tenido como público objetivo a ejecutivos de las grandes firmas que necesitaban acceder a sus cuentas de correo electrónico en cualquier momento y en cualquier lugar. Y en su mercado se convirtió en la referencia con un servicio de mensajería insuperable (lo siento por los incondicionales de la Serie E de Nokia e, incluso, del correo Push de iPhone). Pero, precisamente, este gran éxito provocó que las demás prestaciones de los terminales fueran secundarias para la compañía. Las cámaras fotográficas y las aplicaciones eran su talón de Aquiles. Su teclado qwerty, el secreto de su éxito.

Pero en unos meses todo esto ha cambiado: sus clientes ya no son ejecutivos y altos cargos ávidos de conocer el devenir de las divisas, sino jóvenes que quieren comunicarse con sus amigos y conocidos gracias al eficaz (y sobre todo gratuito) BlackBerry Messenger. Además, pueden sincronizar sus cuentas de correo y disponer de las obligadas aplicaciones para redes sociales.

Y en una época donde el iPhone es el referente y los Android el camino -Windows Phone7 todavía es muy «joven»- los de la doble B han echado el resto. ¿Por qué disfrutar sólo de un teclado físico si, para navegar por Internet, también vale una pantalla táctil? La respuesta, la potentísima BlackBerry Torch 9800.

Han trabajado sobre el anterior sistema operativo y lo han adaptado a las nuevas necesidades. El BlackBerry OS 6 es mucho más rápido que el anterior y mantiene su carácter estable, sencillo e intuitivo. Han potenciado su capacidad multimedia con una memoria interna de 8 GB ampliable hasta 32 con una ranura de expansión para tarjetas SD. Han incluido una pantalla multitáctil (moviendo los dedos ampliamos y disminuimos el tamaño de las imágenes, al modo iPhone) y mejorado considerablemente el reproductor de música y vídeo.

Además, y siguiendo su tradición de conectividad total, permite integrar en un sólo sistema todas nuestras redes sociales, cuentas de correo, chats y comentarios en una sólo aplicación, lo que hace que sea mucho más sencillo controlar los contenidos de todas ellas.

La cámara también ha sido mejorada y ahora los cinco megapíxeles de resolución van acompañados de un flash LED y un estabilizador digital de imagen -inferior en funcionamiento al óptico de las cámaras de fotos, pero muy superior al de otros smartphones- que permite captar fotos en once modos diferentes, así como grabar imágenes en movimiento.

Para hacer frente a los Android y iPhones también ha fortalecido el programa de navegación. Ahora podemos ver varias hojas a la vez gracias a la navegación por pestañas, iconos y nombres personalizados en el sistema de búsquedas. Los menús gráficos han ganado definición y, además, permiten personalizarse hasta límites insospechados. Y para que no nos quedemos con las ganas, han mejorado también la batería -ya de por sí duradera en los demás modelos de la casa- y han ampliado su autonomía hasta las 5,5 horas en conversación, 27 en reproducción de música y 6 de vídeo.

Todo ello, además, acompañado del obligado Bluetooth, WiFi, módem anclado, GPS, suite de trabajo de BlackBerry y total compatibilidad con los demás sistemas operativos (ventajas de llevarse bien con Apple, Microsoft y Google).

En el Estado, de momento, sólo la tendrá Movistar, a un precio desde 99€ para particulares, aunque según varios blogs en Internet, pronto podría llegar a Vodafone y otros competidores.

Parece que han llegado tarde a este mercado, pero que han llegado para quedarse.

Apps para smartphones

Las cifras no engañan. La venta de aplicaciones (apps) para el iPhone han superado ya los 150.000 millones de dólares. A finales de este año los expertos calculan que habrá más de 300.000 para este dispositivo y sus hermanos iPad y iPod Touch. Curiosamente, una encuesta hecha recientemente por el programa «Consumidores» de ETB concluía que, a pesar de que las ventas de smartphones ha aumentado un 25% este año, la gente no aprovecha todo su potencial ya que, muchas veces, desconoce como usarlos.

Aquí va una lista de algunas sorprendentes -por su utilidad- que podemos implementar a nuestros teléfonos y dispositivos móviles:

  • Google Maps: el navegador por excelencia. Es gratuito, no hay que pagar por sus actualizaciones a diferencia de los navegadores clásicos -Tom Tom es la referencia- y funciona incluso con teléfonos sin antena GPS gracias a su aplicación «Mi ubicación».
  • Skype: otra gratuita. Permite llamar de un móvil a otro -siempre que ambos tengan la aplicación- sin pagar. Si el receptor no la tiene descargada se puede llamar con una tarifa reducida. Una lacra para las empresas de telefonía.
  • Sincronizadores de cuentas de correo: el punto fuerte de los dispositivos con correo «Push» (BlackBerry y iPhone) ya que permite sincronizar en el dispositivo todas las cuentas de correo que tengamos y recibir y enviar mails en tiempo real.
  • Whatsapp: chat de intercambio instantáneo de mensajería -más rápido que los sms y, sobre todo, gratis- sin necesidad de contar los caractéres y sin la demora de los sms.
  • Bump: espectacular por uso y forma. Si se chocan dos terminales que lo tengan se traspasan los archivos -fotos, contactos, música- que se desee en un instante.
  • Barcode scanner: o RedLaser. Permiten escanear códigos de barras y nos dan información sobre esos productos o servicios si están activados en su base de datos o en Internet.
  • Pixelmatrist: detecta si hay algún píxel muerto en la pantalla y lo repara. Cuesta 2,99€.
  • Soundhound: identifica la música que hay en un ascensor, bar o en la radio. Luego sólo tendrás que bajártela -pagando, eso sí-.
  • Trapster: también gratuita, se apoya en la antena GPS del smartphone o en su ubicación vía web para, legalmente, avisarnos de todos los radares fijos y móviles en la carretera.
  • Flight Control: es un juego que consiste en controlar aviones en un aeropuerto para que ninguno se caiga. Es gratuito, no tiene más utilidad que descargar la ira con los controladores de estas épocas, eso sí, sin sus sueldos.

Ahora sólo queda que las descarguemos rápido y aprovechemos mejor nuestro teléfono.