Scratch Eguna, lo que ocurre cuando les das herramientas a los más pequeños

Siempre que la sociedad ha dado un salto cualitativo el sistema educativo ha tenido que adaptarse. La democratización del acceso a la formación ha permitido (junto a otros factores) que durante las últimas décadas la humanidad haya vivido un revolución científica sin precedentes. Los avances en campos tan dispares como la medicina, la ingeniería o la informática no solo suponen un reto ético sino también requieren de una adaptación de alumnos y docentes.

A principios de este mismo año, por ejemplo, veíamos como la Administración de Barack Obama anunciaba una inversión de 4.000 millones de dólares para potenciar la enseñanza de informática a todos los niveles con el fin de cubrir las demandas de empleo e incrementar la competitividad del país en sectores estratégicos a medio plazo. Dentro de este plan el lenguaje de programación tiene un lugar central. En muy poco tiempo será una de las formas más importantes de comunicación para muchos profesionales.

Mucho más cerca, en Euskadi llevamos seis años celebrando el Scratch Eguna, un evento anual que cuenta con la colaboración de una veintena de centros educativos en el que niños de quinto y sexto de primaria muestran proyectos personales desarrollados en sus colegios con la herramienta de programación Scratch.

Ésta es una aplicación con una sencilla interfaz gráfica que les permite experimentar con los conceptos básicos de programación de ordenadores mientras les ayuda a desarrollar el pensamiento lógico y algorítmico, solucionar problemas de manera metódica, potencia la elaboración de autodiagnosis de su trabajo así como la posibilidad de obtener resultados complejos a partir de ideas simples -se aprenden y asumen conceptos matemáticos como coordenadas, variables, aleatoriedad y algoritmos-.

En definitiva, los más jóvenes pueden usar este lenguaje de programación para crear animaciones, videojuegos y programas sencillos. Una buena forma porque se interesen por una herramienta que les será indispensable en muchos de los currículos académicos que decidan seguir y por el que muchos profesores están apostando para que entre dentro de las asignaturas a impartir en primaria.

A partir de este programa, el MIT Media Lab desarrolló el Scratch Day (Eguna en Euskadi) con el fin de que en todo el planeta los niños puedan exponer sus trabajos y comprender como otros niños han llegado a planteamientos similares por otros caminos (o cómo han desarrollado proyectos completamente diferentes a partir de las mismas ideas). Todo ello, además, potencia el aprendizaje colaborativo.

Durante dos meses, los grupos formados por cinco o seis niños deben crear una animación, un videojuego con elementos interactivos y una instalación física controlada por un ordenador, además de un póster promocional del proyecto. La idea de este triple reto es fomentar el desarrollo de software, las aplicaciones informáticas sobre el hardware y la vertiente artística que necesita todo  proceso creativo.

Los proyectos, voluntarios y desarrollados fuera de clase, han de ser creados de forma autónoma y el profesorado solo les da apoyo externo puntual con el fin de que sean los alumnos quienes descubran los problemas de sus planteamientos y la forma de solucionarlos.

El pasado sábado el Azkuna Zentroa de Bilbao, Artium de Gasteiz y Tabakalera en Donostia fueron las sedes donde se presentaron todos los proyectos. De entre todos ellos los que más destacaron fueron un Pachinko en el que un robot se encargaba de recoger canicas que soltaban los niños a través de una pequeña plataforma, un videojuego en el que una nave (¡que era el propio mando del juego!) tenía que sortear unos asteroides y otro juego en el que había gente saltando de un edificio por culpa de un incendio y en el que había que cogerlos con un camión de bomberos antes de que cayeran al suelo.

En definitiva, una iniciativa válida y necesaria en la que el profesorado coincidió que no solo potencia el aprendizaje de los niños (están deseando de que llegue la hora de seguir trabajando en el proyecto a pesar de las horas escolares y las actividades extraescolares) sino que demuestra que son nuestro mejor recurso social.

Sin embargo, la falta de publicidad y de apoyo institucional pone en serio riesgo la posibilidad de que se sigan celebrando más ediciones. Los tres profesores que se encargaron de gestionar la edición de Bilbao concluían que les faltan recursos y que aún no han sido capaces de encontrar una iniciativa de patrocinio privado que pueda potenciar un evento absolutamente necesario. Esperemos que esto no ocurra y que las tecnológicas vascas hagan caso a este llamamiento antes de que sea demasiado tarde para el Scratch Eguna y nuestro sistema educativo.

Noticia recomendada por Binary Soul

Apple Keynote, muchas pequeñas mejoras en el software

Para los que esperaban que la Keynote del pasado día 21 fuera el momento en el que se lanzaran dispositivos «rompedores» como un iPad Air 3, un iPad Mini 5, un Apple Watch 2 o algún servicio relacionado con Apple TV, a buen seguro, la conferencia habrá sido un fracaso. La empresa de Cupertino suele dejar estos lanzamientos para junio o septiembre -previo campaña de Navidad-. La reunión de marzo suele traer alguna versión de modelos ya existentes -el 5SE y el iPad Pro de 9,7 pulgadas en este caso- y bastantes retoques en el software, la piedra angular de los californianos.

A día de hoy los de Tim Cook tienen cuatro grandes sistemas operativos. El más relevante por número de dispositivos activados es iOS (el cerebro de iPhone, iPad y iPod). El más capaz y solvente, OS X (que da vida a los Mac). Otro centrado en los wearables, Watch OS (que de momento solo se refiere al Apple Watch) y, finalmente, tvOS, que anima los Apple TV. Todos ellos han recibido mejoras. Os las presentamos todas.

  • iOS 9.3. La penúltima versión de iOS 9 -lo más probable es que en junio lancen iOS 9.4 para empezar en julio con las betas de iOS 10- se ha centrado, sobre todo, en proteger al usuario. Proteger su seguridad con un Touch ID que ahora también «bloquea» las notas; proteger nuestra salud gracias al modo Night Shift que adecua la temperatura del color de la pantalla y su brillo durante la noche para alterar -menos- nuestro sistema circadiano o un nuevo sistema de encriptado que proteja nuestros datos -siguen enfrascados en su pelea con el FBI-. Como funcionalidad, el 3D Touch, una de las apuestas de la empresa en los nuevos dispositivos móviles gana funcionalidades en las aplicaciones nativas y las más importantes de terceros. Por cierto, la unión con CarPlay mejora gracias a un mejor funcionamiento de los mapas y a una simbiosis más lograda con Apple Music.
  • OS X. La versión 10.11.4, en cambio, tiene como objetivo centrarse en la fiabilidad y estabilidad del sistema -algunos usuarios de equipos más antiguos se quejaban de una bajada de rendimiento que Apple pocas veces ve «tolerable». iBooks, iMessage -una de las apps nativas más usadas por los clientes de la empresa-, Fotos (suman soporte para recibir Live Photos)  y el soporte de seguridad para notas son las mejoras más llamativas. Safari también sufre mejoras -o, mejor dicho, soluciona el error que no le permitía abrir determinadas URL-. Por su parte, iTunes llega a la versión 12.3.3 para ganar compatibilidad con los nuevos equipos presentados y ser más estable y rápido.
  • watchOS 2.2. Si bien es pronto para lanzar una nueva versión del reloj inteligente de la casa -para no crear sensación de obsolescencia de los clientes y bloquear las ventas del equipo a la espera del nuevo Apple Watch 2- la empresa sabe que es absolutamente necesario lanzar actualizaciones en accesorios y software que refuerce la sensación de novedad en el usuario y atraiga a nuevos clientes. En el primer apartado destacan, una vez más, nuevas correas. En el segundo, el software que llega es 2.2 y viene con algunas novedades como los fondos de pantalla, la unión a Fotos mejorada, poder crear los «botones» casatrabajobuscar y cerca para obtener indicaciones para movernos así como unos Mapas más integrados y que adquieren  utilidades de la mano de Yelp. Salud y las mediciones de actividad diaria son ahora más fluidas y Apple Music gana relevancia en el conjunto.
  • tvOS 9.2. Por último, el sistema operativo inaugurado con el Apple TV 4 (que aunque no hay cifras oficiales, los proveedores garantizan que está siendo un éxito gracias a la implementación de aplicaciones, juegos y nuevos contenidos) también recibe novedades. La más destacable es que, como iOS, ahora permite archivar los programas en carpetas para tener una navegación más personalizada. El menú multitarea también recibe un repaso para parecerse más al de los dispositivos móviles. Como uno de los puntos fuertes del equipo fue la llegada de Siri al televisor, ahora han añadido los dictados de búsquedas -también por escrito la predicción de búsqueda- así como el soporte para teclados Bluetooth (ya era hora). Los podcasts también ven mejorada su aplicación por completo y ahora permiten la suscripción y archivo de unos pocos favoritos sin tener que perdernos en su enorme catálogo. En cuanto a iCloud y las Fotos en streaming, reciben un soporte completo para su gestión. Por último, la navegación ha mejorado exponencialmente. Ahora todo es más rápido y eso a buen seguro, será un gran reclamo para nuevos clientes.

Alta tecnología europea, ¿puede volver a ser la referencia?

La tabla con la que abrimos este post es significativa. Según un informe de A.T. Kearney solo ocho de las cien primeras empresas de alta tecnología del mundo tiene su sede en Europa y, lo que es peor aún, su participación en los ingresos mundiales del sector sigue bajando año tras año. Los datos, presentados en el pasado Mobile World Congress de Barcelona revelan, sin embargo, que las ocho supervivientes han consolidado su posición y ganado peso específico en sus sectores pero, a pesar de esto, el sector sigue necesitando urgentemente un golpe de timón.

En 2013 las tecnológicas europeas en la lista generaban un 9% de los ingresos del conjunto en los nueve segmentos de alta tecnología. En 2015 la cifra bajo a poco más del 7% por culpa de la desaparición de Nokia Mobile a manos de Microsoft. Así, repasando los sectores vemos que algunos están huérfanos de compañías continentales: equipos tecnológicos, PCs y tabletas, dispositivos, electrónica de consumo y componentes pasivos. Todas ellas áreas estratégicas en los próximos años.

Como contrapartida, otros como servicios tecnológicos, software, semiconductores y equipos y servicios de comunicaciones han vivido fusiones y alianzas que parecen asegurar el futuro del sector europeo a medio plazo.

La unión de Alcatel-Lucent y Nokia, por ejemplo, ha creado una nueva empresa de referencia que, junto con Ericsson hacen de los fabricantes europeos referencia en el negocio de equipos y servicios de comunicaciones con una cuota cercana al 40% del mercado mundial de redes. El negocio de semiconductores también está de enhorabuena puesto que la adquisición de US-Freescale por parte de NXP ha hecho saltar a la empresa al noveno puesto mundial en un nicho que se antoja fundamental en la eclosión de la era del internet de las cosas.

No obstante, la subida de empresas asiáticas y americanas supone un freno a la recuperación del sector de alta tecnología europeo. Movimientos como el de Lenovo al adquirir Motorola o el de Dell cuando se fusionó con EMC trasladan el peso específico del sector al otro lado del globo.

Es por ello que la evolución del Internet de las Cosas, que solo en Europa creará un mercado de más de 80.000 millones de euros parece el escenario propiciado para que las empresas den un paso adelante y recuperen buena parte del terreno perdido en otros sectores (como la electrónica de consumo). Los integradores de sistemas, agregadores de servicios y plataformas así com los distribuidores de servicios y software parecen algunos de los sectores que, si se dan las condiciones adecuadas, podrían salir más beneficiados de esta nueva etapa.

Además, si se consigue hibridar el potencial de Europa en otros mercados como la automoción, productos industriales, salud, etc. el sector de los componentes (con ARM a la cabeza en el diseño de chipsets), de innovadores (como Arduino, Riot OS, Raspberry Pi, etc) así como los líderes mundiales en redes (Nokia y Ericsson) tendrán un negocio delante suyo con el que conseguir crecer e impulsar otros sectores.

La sensación es que en solo 10 años el panorama puede ser muy diferente tanto en la alta tecnología como en otros mercados relacionados. Sin embargo, el mayor reto al que se enfrenta Europa es quitarse sus complejos y comenzar a actuar ya despojándose de los frenos que la han hecho perder espacio frente a otras potencias tecnológicas.

Ubuntu 15.10, el penúltimo paso

La empresa británica de software Canonical financiada por el sudafricano Mark Shuttleworth tiene un objetivo: crear una distribución Linux multiplataforma que demuestre que esta plataforma de software libre no solo es igual de capaz que las más extendidas Windows, Android e iOS sino que puede ser igual de atractiva y sencilla de utilizar para el gran público.

De este modo, después de conseguir el desarrollo de Ubuntu para ordendadores, tabletas, smartphones, smart TVs, una plataforma para Android, otra en la nube e incluso tiendas de música y de software, Canonical ha liberado la versión 15.10 de esta distribución a la que han llamado Wily Werewolf.

Sobre el papel es una de las actualizaciones menos relevantes del sistema operativo, sin embargo, el hecho de ser la última antes del lanzamiento de una nueva versión LTS la convierte en toda una noticia. En cuanto a interfaz hay pocas novedades: un nuevo fondo de pantalla fijo, una barra de scroll rediseñada y la posibilidad de mover del Dash al escritorio aplicaciones para crear accesos directos.

Las mejoras llegan cuando nos paramos a ver Unity 7.3.3, el sistema operativo que usa el núcleo de Linux. Esta versión trae novedades en el botón de cierre de sesión, cambios en las categorías del Dash -el equivalente Linux al botón de inicio de Windows- así como soporte para Steam Controller (un gamepad), actualiza a Linux Kernel 4.2 (el núcleo más moderno de Linux) y actualiza aplicaciones como LibreOffice5, Ubuntu Make o Python 3.5.

Todas las mejoras equivalentes llegarán a la versión móvil y la versión 14.10 será liberada para todas las variantes de Ubuntu. Como hemos dicho, el penúltimo paso antes de la puesta de largo de Ubuntu 16.04 LTS Xenial Xerus, la primera distribución completamente multiplataforma de este necesario sistema operativo.

Por fin Linux contará con una distribución que, por uso, capacidad de crecimiento y desarrolladores podrá competir en igualdad de condiciones con las grandes propuestas «comerciales» de pago (léase Windows y la dupla OS X-iOS). La duda que nos surge es si empresas como Canonical se atreverán a dar el paso para encontrar aliados para conseguir una distribución mayor -algunos de los fabricantes Android están esperando una oportunidad para crear una alternativa real al sistema de Google- o si preferirán siendo una opción minoritaria pero estable y rentable.

Software y coches, ¿cómo se fraguó el fraude de Volkswagen?

Hemos defendido muchas veces que a día de hoy la informática -el software- se ha adueñado de gran parte de lo que nos rodea. De este modo, los teléfonos móviles son ahora ordenadores que llaman por teléfono y los automóviles son computadoras que nos llevan de un lugar a otro mediante un motor de combustión o eléctrico. De facto, su conectividad ya ha puesto en jaque a más de un fabricante en lo que a seguridad respecta.

Hace pocos días se supo que los ingenieros de Volkswagen recurrieron al cerebro digital de sus coches para falsear, de forma deliberada, los resultados en los exámenes de control de emisiones que las agencias de protección del medio ambiente y salud pública realizan a ambos lados del Atlántico. Un sencillo algoritmo -lo que lo convierte en algo muy discreto y, por lo tanto, difícil de detectar- hacía que cada coche supiera cuando estaba siendo testado y comportarse de una forma más «limpia».

El software -que se ha instalado, según la propia VW, en 11 millones de automóviles diésel de todas sus marcas- permitía activar todos los controles de emisiones del modelo para que el rendimiento se ajustara a todas las normativas ambientales vigentes y no superar los límites legales. Una vez acabada la prueba el sistema se desactivaba y el comportamiento de los coches volvía a ser «normal» en condiciones de tráfico.

Aunque aún no se saben los recovecos del programa, expertos preguntados por varios medios explican que es tan sencillo como enseñar al software de gestión del vehículo ciertos parámetros como la posición del volante, la velocidad, el tiempo de uso del motor y la presión de trabajo del mismo para que pueda distinguir sin problema cuando circula y cuando está en un laboratorio. Esto arroja otra obviedad: las condiciones son tan diferentes entre las pruebas de emisiones y la realidad que hasta un software puede distinguirlas (y esto no es culpa de los fabricantes).

Por eso, cuando un laboratorio de la Universidad de Virginia fue capaz de reproducir en un laboratorio situaciones de conducción reales el software pirata no se activó y los resultados fueron tan diferentes respecto a las pruebas de homologación. Un estudio que pretendía convencer a los usuarios estadounidenses de que el diésel -que lleva años reinando en Europa- era una alternativa limpia frente a los modelos gasolina arrojaban que dos de los tres modelos analizados contaminaban entre 10 y 40 veces más de lo permitido (el tercero, un BMW X5 cumplió con las cifras aunque ahora algunos X3 de la casa bávara también empiecen a dar problemas).

En el apartado técnico es todo aún más complejo. A pesar de que Europa cuenta con la norma Euro 6 para los motores diésel, la emisión de partículas en suspensión y de NOx siempre han sido la gran barrera para que este tipo de motores entraran en Estados Unidos. De hecho, la EPA solo permite la mitad de las emisiones permitidas por la Euro 6 (poco más de 40 miligramos/km frente a los 80 de la norma continental).

 

Esto provoca que VW tenga que «apretar» el doble sus mecánicas -es decir construir motores nuevos para un mercado minoritario-. No basta con una válvula EGR (recirculación de los gases de escape): los óxidos de nitrógeno se generan cuando en la cámara de combustión hay mucha presión y temperatura. En esas condiciones el nitrógeno del ambiente se mezcla con el oxígeno y, aunque no genera más potencia ni mejora las prestaciones, se vuelve tremendamente tóxico.

Precisamente el secreto de los motores diésel es su capacidad para trabajar con más presión y temperatura que un gasolina, lo que los hace más «sucios». La válvula EGR lo subsana en parte, pero no lo suficiente como para cumplir la normativa ambiental americana. El AdBlue usado por otros fabricantes se encarga de generar una reacción química que rompe -urea mediante- la unión entre oxígeno y nitrógeno (la fórmula es la siguiente: 2(NH2)2CO + 4NO + O2 resulta en 4N2 + 4H2O + 2CO2) y neutraliza este efecto. ¿El problema? El de siempre, el coste.

Es mucho más fácil crear un mapa motor -sí, como los que oímos en Formula 1- que rebaje la presión y la temperatura del motor y que, a pesar de minimizar el rendimiento (y por lo tanto mentir al consumidor) genere condiciones óptimas para, sin ninguna solución real a las emisiones, cumpla la normativa. Un problema químico y de salud pública que se soluciona con un ingenio informático.

Frente al primer embate de la EPA -que comenzó a realizar algunas investigaciones por su cuenta- en Wolfsburgo afirmaron que se podría tratar de fallos puntuales: un error en las mediciones no homologadas o bien modelos que no se habían calibrado bien. La culpa -llegaron a argumentar en un primer momento, era de una compleja legislación que no permitía realizar fácilmente las mediciones a los fabricantes (a todos)-.

La respuesta fue inmediata (ya había precedente en Estados Unidos con Hyundai y KIA respecto a datos homologados que no eran reales): o llamaban a revisión a casi medio millón de modelos para retirar el software o perderían la certificación para vender nuevos modelos. Ahora Francia, Reino Unido, la propia Alemania –aunque hay informes que confirman que la Administración Merkel sabía de estas prácticas-, Corea del Sur y Japón quieren investigar todos los modelos en el mercado y la solución se antoja complicada.

El motivo es que las mecánicas diseñadas por VW no son capaces de cumplir la ley. Sus modelos solo entran en cifras «limpias» en condiciones de rendimiento pésimas (los bloques 2.0 de 150 caballos perderían hasta 50 si se usan los controles de emisiones de continuo) y la solución pasa por crear modificaciones en los motores (algo costoso y complejo porque requiere la modificación de cada vehículo).