SanDisk SSD Plus, multiplica la velocidad de tu ordenador

Hace unas semanas SanDisk nos propuso un reto: mejorar la velocidad de nuestro ordenador personal empleando uno de sus discos en estado sólido SSD Plus. Nos regalaron uno de 120 GB y lo instalamos en uno de los equipos de Binary Soul. Equipos que sufren un gran estrés debido a las tareas de programación intensivas a las que los someten los miembros del equipo. ¿Realmente podríamos multiplicar la velocidad como prometen en su web?

Con una velocidad de lectura secuencial de hasta 520 mb/s, tras realizar la partición y dejar el disco externo como la base para el sistema operativo (y el anterior disco duro como «biblioteca»), el arranque en Windows 10, sus programas y la transferencia de datos se hizo prácticamente inmediata. En solo 10 segundos un equipo con dos años (bien dotado pero con dos años) todo está operativo sin demora.

Aunque hicimos la prueba con el sistema operativo, puntualmente también cargamos algún archivo «mediano» (fotos, películas, canciones y algún juego) para buscar la mejora a la hora de abrirlos. Y el resultado fue igual de espectacular. En nuestra opinión no es la mejor opción -dejémoslo para los programas y no para los archivos y tendremos ordenador nuevo para un lustro- pero no deja de sorprendernos la agilidad con cualquier tarea que le pidamos.

El SSD Plus también nos sorprendió por su escasa rumorosidad y la ausencia de calor (mucho menos que la HDD tradicionales) así como por su baja demanda energética. Esto que podría parecer secundario no lo es ya que reduce la carga del suministro energético del conjunto del equipo -lo que relaja la tensión del conjunto, mejora su rendimiento y alarga su vida- y, de paso, mejora la experiencia cuando disfrutamos de contenidos multimedia.

Aunque su instalación (que se puede hacer gestionando una aplicación creada al efecto) es más complicada de lo que pueda parecer a simple vista, es suficiente con «salvar» los archivos y realizar una instalación del SO desde cero para luego vincularlo al ordenador y, por último, una vez reconocido como disco de referencia para el conjunto, realizar una partición del HDD para administrarlo como queramos.

También existe un tablero de control una vez instalado que permitirá gestionar las actualizaciones de software, comprobar el estado de la unidad en tiempo real así como clonar una nueva unidad y emplear un antivirus nativo.

Por encima del equipo que nos regalaron existe una opción de 240 GB que además de tener más capacidad permite una velocidad de escritura muy superior: pasa de los 180 Mb/s del de 120 a los 350 Mb/s. En definitiva, la herramienta perfecta para refrescar y multiplicar la vida de nuestro ordenador portátil o de sobremesa.