Surface 3, mejor en todo

Si bien la familia Surface nació como una demostración a los usuarios de iOS y Android de que Microsoft tenía mucho que decir en el negocio de las tabletas, los ultraportátiles y los todo en uno, el lanzamiento de la primera versión coincidió con el punto de mayor éxito del iPad y sus resultados fueron más bien discretos.

Sin embargo, las versiones Pro, la continua mejora de la plataforma móvil de Windows -que promete ser toda una referencia cuando la versión 10 esté ya disponible con toda una nueva hornada de productos y para actualizar desde 8.1- y el desarrollo de programas de referencia del catálogo de Microsoft hiceron que la segunda generación fuera un éxito de ventas en algunos mercados estratégicos.

Por eso, después de que Surface Pro 3 batiera todos los registros de las anteriores, la empresa ahora liderada por Satya Nadella ha decidido lanzar una versión de acceso que quiere llegar al gran público con un precio mucho más competitivo, con la potencia de un ultrabook y un diseño realmente acertado y diferenciado.

Si hay algo que ha caracterizado a Microsoft en todos sus lanzamientos de hardware es la calidad de sus productos. Saben que hay un gran segmento de público dispuesto a pagar más si todo está «bien construido». Por eso, mantener los materiales y el diseño que tanto éxito ha dado a la versión Pro 3 era prioritario. Además, dentro había que incorporar toda la potencia que se pudiera sin suponer una amenaza para el hermano mayor. Justificar una factura de 599€ era fundamental.

La calidad se ve en detalles como el teclado, con menos márgenes del de la Pro 3, teclas igual de amplias y el mismo recorrido y tacto suave. Los anclajes magnéticos están perfectamente asegurados y prometen seguridad al conjunto. Incluso el Touchpad (¿se necesita con una pantalla táctil?) tiene un tacto rápido y suave.

A simple vista la diferencia más notable es que la pantalla pasa de una enorme diagonal de 12 pulgadas a una de 10,8. Eso -que dudamos sea un factor diferencial a la hora de decantarse por la Pro- se traduce en un peso más contenido de 622 gramos. En cuanto al grosor, 8,7 mm, Microsoft asegura haber preferido sacrificarlo para poder seguir incluyendo un puerto USB 3.0, además de la entrada de auriculares, un Mini Displayport y el Micro USB de carga de rigor.

Si volvemos a la pantalla, nos encontramos con un panel formato 3:2 y resolución de 1.920×1.280 con una buena saturación de color, un contraste solvente, buen brillo y una calidad similar a la de la Pro 3. También nos ha llamado la atención que en la parte trasera del panel se ha incorporado un pie que permite colocar la tableta en la misma posición que un portátil y trabajar con ella en una postura mucho más natural.

Sus cámaras, muy bien integradas, por cierto, cuentan con 8 Mp y 3,5 Mp de resolución. Además, la principal cuenta con autofocus y prometen hacer una dupla muy solvente con el panel sobre todo para un equipo que no está pensado para sacar fotografías (ninguna tableta lo está por mucho que Apple insista).

Potencia bruta

El dispositivo estrena la familia Cherry Trail de procesadores Intel Atom X7 con cuatro núcleos que trabaja a 1,6 GHz. Chips de bajo consumo que no necesitan ventilador y que se pueden configurar con dos niveles de potencia para el usuario doméstico. Por un lado, la versión de acceso contará con 2 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento. Por otro, la versión con 4 GB de RAM y 128 GB de capacidad que lo mete de lleno en el mercado de los ultrabooks.

Decimos lo de mercado doméstico porque, para la educación han diseñado una tercera variante con 2 GB de RAM y 32 GB de disco duro que, aunque sea la opción más humilde garantiza con creces un rendimiento notable. Como siempre, todas las versiones darán la posibilidad de sumarle conexión LTE.

En cuanto al software, todas las Surface 3 correrán con Windows 8.1 actualizable -gratis- a Windows 10. Incluirán, por cierto, un año de Office gratis y, si se desea, las empresas podrán solicitarlo con la versión Windows 8.1 Pro 64, aunque la licencia, como es habitual en los de Redmond, es bastante más cara.

¿Merece la pena decantarse por una Surface Pro 3 teniendo en cuenta este hardware? La verdad es que para un usuario medio es mucho más que suficiente. Si ya es capaz de mover con una ligereza inusitada Windows 8.1 su rendimiento con Windows 10, mucho más ligero, debería ser sobresaliente. No obstante, aquel que quiera ir más allá de Office y las aplicaciones habituales y quiera instalar programas más pesados (nos viene a la cabeza Photoshop) podría preferir la potencia que le garantizan los chips i3, i5 e i7 que Intel y Microsoft han reservado para la Pro 3.

¿No tiene nada mejorable? Solo dos cosas, el Stylus debería poder guardarse dentro de la estructura de la Surface -da igual que se inspiren en un bloc de notas clásico, tener que «pegarlo» magnéticamente a la tapa o el teclado es incómodo- y deberían haber apostado por la calidad también «donde no se ve». El cargador no se corresponde con el precio de un equipo de 599€ al que, si le sumamos el teclado, se va hasta los 728€. Por todo lo demás, un equipo excepcional para los amantes de Windows y aquellos que duden entre si un portátil o una tableta es su mejor opción para sustituir a su PC.

Tabletas, ¿cuáles son las referencias?

El mercado de las tabletas ha demostrado comportarse -a pesar de las primeras previsiones- de un modo muy diferente al de los smartphones. Su condición de equipos más potentes (y su excepcional capacidad para mezclar ocio y trabajo) ha hecho que la tasa de renovación de los dispositivos sea más baja que la de sus hermanos móviles. Además, pese al buen inicio de las ventas de los equipos más modestos, la eclosión de los phablets ha hecho que los compradores de tabletas se decanten por los equipos de mayor tamaño y más potencia. Los premium. Precisamente por eso (y cuando se acerca la fecha de renovación de la mayoría de los modelos en catálogo) os presentamos las mejores de 2014 que, dentro de poco rebajarán considerablemente sus precios para dejar paso a las versiones «remozadas» para este 2015. Una buena oportunidad para hacerse con uno de estos tops a muy buen precio.

  • iPad Air 2. Sin duda, y por mucho que le pese a la competencia, la referencia. Si el iPad Air puso tierra de por medio con los Nexus y Galaxy Note (y Tab) el Air 2 consiguió ser más delgado, ligero, rápido (gracias a su procesador de tres núcleos que rinde mucho más de lo esperado), potente -2 GB de RAM son mucho para mover un entorno tan ligero como iOS 8- y eficiente. Su pérdida de dimensiones no ha afectado en nada a su notable autonomía. Sigue siendo la que más aplicaciones dedicadas tiene, la más capaz para jugar y la más equilibrada. Por eso, a pesar de ser de las más caras es la más vendida. Una apuesta segura que gracias a la política de actualizaciones de Apple durará 3-4 años a un nivel de rendimiento óptimo.

  • Nexus 9. El equivalente Android al iPad. Una tableta pensada por Google para su sistema operativo más avanzado. HTC se encarga de poner los recursos técnicos. Un panel excepcional con una resolución de 2048×1536 en un formato de 8,9 pulgadas. Sus altavoces BoomSound son los mejores de su categoría y su hibridación con el sistema operativo marca la diferencia. Su diseño no es tan refinado como el del iPad pero está entre los mejores del mercado y su relación calidad-precio la convierte en la referencia. La versión con 16GB de capacidad y WiFi cuesta 389€ y la de 32GB y LTE no pasa de 589€. Y todo eso con un procesador Tegra K1 a 2,3 GHz y una GPU Kepler de 192 núcleos.

  • Surface Pro 3. La más especial de todas las que aparecen en esta lista. Tenemos que creernos que es un tablet aunque la propia Microsoft la compare con el MacBook Air. Su excepcional hardware permite trabajar con todo tipo de aplicaciones Windows, desde Photoshop hasta Illustrator o la suite Office. Eso la hace mucho más capaz (y cara) que las demás y la acerca al universo de los ultrabooks. Una muy buena opción para el que no se decanta, quiere un equipo potente y duradero, el dinero no es problema y quiere explotar todas las capacidades de Windows.

  • Nokia N1. Competidora directa con el iPad Mini 3 por tamaño (aunque tiene 7,9 pulgadas) y precio, sorprende por ser un equipo con Android Lollipop construido con Intel (¿No había sido Nokia comprada por Microsoft?, ¿No era Intel el gran aliado de Microsoft para frenar a Google Android?) Buen diseño, excepcional construcción, panel sobresaliente, un hardware notable y un rendimiento muy superior a lo que se espera de un equipo de 250€. Sólo fallan sus altavoces y la falta de flash para la cámara posterior -sería demasiado-.

  • Galaxy Tab S. Sobre el papel supera varias prestaciones del iPad Air 2 (como su procesador octacore y sus 3 GB de RAM) y a la hora de ir a pagar es unos 100€ más barato. Además, está disponible en más configuraciones de tamaño, potencia y conectividad. Su panel es una delicia pero, una vez más, le penan sus acabados -imperdonables para un premium de este precio- y la existencia de alternativas dentro del universo Android que gestionan igual de bien Lollipop. A pesar de eso, es una compra excelente que nos muestra lo mejor del universo Android en versión Samsung.

¿Con cuál os quedáis?

Surface Pro 3, en busca de su identidad

Microsoft es, sin duda, uno de los gigantes de la industria tecnológica. Eso hace que, aunque no pase por su mejor momento debido a su lenta adaptación a la tan cacareada era postPC, en los últimos meses haya lanzado productos muy a tener en cuenta.

La llegada de los smartphones y, sobre todo, de las tabletas, se unió al lento pero inexorable retroceso de los de Redmond en internet. Los ordenadores, su gran pilar, no sólo estaban vendiéndose más despacio, sino que corrían el riesgo de desaparecer ante nuevas configuraciones de dispositivos: tabletas, híbridos tableta-portátil, phablets, etc. Si los portátiles se comieron gran parte del negocio de los ordenadores de sobremesa, ahora estos eran víctima de equipos aún más «transportables» y sencillos.

La empresa de Windows necesitaba una rápida adaptación que no llegó. Tras un primer proceso de negación sobre lo que una tableta era capaz o no de hacer, no les quedó más remedio que adaptar su plataforma a los equipos móviles y, sobre todo, comenzar a lanzar nuevos modelos hasta dar con la tecla. Ni la primera Surface fue lo que se esperaba, ni la segunda consiguió reenganchar a quienes seguían buscando una excusa para no migrar a otros entornos operativos.

De este modo, el pasado martes, se esperaba que el evento de la empresa en Nueva York presentara otro atisbo de movilidad: un Surface Mini que pudiera seguir arañado ventas a iOS (Android es ya inalcanzable) sin tener que depender de terceros. La sorpresa fue que la empresa dirigida ahora por Satya Nadella presentó la tercera evolución de la versión Pro de su tableta. Un equipo que tiene como objetivo redefinir el mercado de tabletas, portátiles e híbridos y, si no lo consigue, al menos quedarse como una referencia en el jugoso mercado de dispositivos para empresas.

Su pantalla de 12 pulgadas lo convierte en un candidato perfecto para sustituir a dos de nuestros gadgets a la vez: portátil (hay MacBooks Air de 11 pulgadas) y tabletas (la Note Pro cuenta con un panel con 12,2 pulgadas de diagonal). Es cierto que pierde agilidad -no es fácil manejar mucho tiempo sus 800 gramos-, pero también lo es que está pensada más como un ultraportátil con pantalla táctil y teclado extraíble que como una tableta para llevar a todas partes.

Su grosor de 9,1 milímetros y, sobre todo, su calidad de construcción -que siempre está patente en los productos propios de los de Redmond- sirven, en cierta parte, para relativizar este exceso de peso. Además, el incremento de la pantalla será una de las características más positivas para aquél que quiera trabajar con Office o cualquier otra herramienta (sí, cualquier otra) disponible para un PC convencional.

Cuando le insertamos la TypeCover -que ahora cuenta con un trackpad un 68% más grande- el equipos se convierte en un portátil de lo más interesante que, además, añade un panel táctil de gran capacidad. Su nuevo encaje (muy al estilo SmartCover del iPad) y la configuración de hasta 150º del kickstand permite colocar el Surface prácticamente como queramos mientras trabajamos. Sólo quedaría añadir un lápiz óptico para hacer daño -y mucho- a la gama Note de Samsung… y lo han hecho. Su punto fuerte es su uso intuitivo: con hacer click en la parte superior del lápiz (sí, como cuando sacamos la mina de tinta de un boli) abre automáticamente una aplicación en la que tomar notas. Al «cerrar» el boli, esta se sincroniza automáticamente en la nube. Perfecto.

En cuanto al hardware, el panel cuenta con una resolución de 2.160×1.440 píxeles, sobresaliente y con unos contrastes y gama cromática muy conseguidos. Además, su formato 3:2 -abandonan el 16:9 de sus antecesores- permite obtener una superficie de trabajo un 6% más grande que un MacBook Air de 13 pulgadas.

El procesador puede llegar a ser un potente Intel Core i7 y en cuanto a conectividad, cuenta con puertos USB 3.0, lector microSD, toma para auriculares y un Mini DisplayPort. No hay entrada de Ethernet, pero si un adaptador para el USB. El WiFi y el Bluetooth 4.0 LE, se dan por hechos. En cuanto a la experiencia multimedia, incorpora dos cámaras de 5 Mp y los altavoces ha mejorado un 45% su nitidez y potencia.

La parte menos llamativa del equipo será su precio. En la configuración más sencilla (procesador i3, 4GB de RAM y 64 GB de almacenamiento) partirá de 799 dólares. En la más potente (un ordenador con procesador i7, 8 GB de RAM y 512 GB de almacenamiento) la tarifa se dispara a 1.949 dólares. Si le añadimos que comprar todos sus accesorios oficiales -Type Cover, Pen adicional, fuente de alimentación adicional, docking station y adaptador de Ethernet- puede llegara  los 499,95$, nos encontramos con un equipo que casará mucho mejor con las empresas que con el consumo de masas. Aún así, sin llegar al extremo, el producto más interesante que ha sacado Microsoft desde que han entrado en la era móvil.