Windows 10, sus cinco «sorpresas»

Si ayer os presentamos las novedades de Windows 10, hoy analizaremos las claves sobre las que rota la apuesta de esta nueva versión. Un sistema operativo que no sólo pretende solventar las carencias que tuvieron Windows 7 y 8 sino que pretende adelantar por la derecha las apuestas de Apple y Google los dos grandes rivales que parecían haber dejado obsoleta a la empresa cofundada por Bill Gates.

  • Un programa para controlarlos a todos. Apple se jacta de que iOS y OS X están cada vez más cerca y son totalmente compatibles. Google dice que Chrome es la extensión para ordenadores de Android. Pero ninguna de las dos se ha atrevido a dar el complicado salto de unificar en un sólo sistema operativo todo su ecosistema de dispositivos. Todo: desde el funcionamiento hasta las aplicaciones quedan integrados entre el smartphone, la tableta, la consola, la televisión y el PC. Todas las pantallas están, por fin, unidas. Esto no sólo facilitará la experiencia del usuario sino que hará más eficaz y sencillo el trabajo de los desarrolladores y debería empujar la cuota de mercado de Windows en el universo móvil donde le cuesta superar el 5% y ve muy de lejos la batalla por el liderato de iOS y Android -con más de un 40% cada uno-. El interfaz ahora es más sencillo (como en los móviles) y todo será más fluido y ligero. Además, como ocurre con otros sistemas operativos, es gratis, ya no tiene soporte físico y entra de lleno en la segunda década del siglo XXI.
  • Xbox entra en juego. Cuando hemos hablado de unificar todas las pantallas hemos mentado las consolas y la televisión. Y eso es así porque Xbox entra en juego para marcar la diferencia en un negocio que se le da muy bien a Microsoft y en la que Google y Apple ni siquiera están presentes. Satya Nadella, a su llegada, dijo que había que revolucionar el ocio digital y muchos temieron por la venta de este sector. Nada más lejos de la realidad: los juegos de Xbox One se podrán disfrutar en cualquier equipo con Windows 10… y también compartir la experiencia en streaming. Teniendo en cuenta el enorme catálogo exclusivo de Microsoft, empezamos a entender la apuesta de Sony por el universo Android.
  • Cuéntame. En esto también Windows quiere adelantar a sus rivales. Si Siri cambió la forma en la que nos relacionábamos con los teléfonos móviles y Google Talk completó el enorme catálogo de servicios de los de Mountain View, Cortana llegó desde el principio como el más completo de todos. Habla en un tono más natural. La conversación es más lógica y además es transversal, es decir, aprende de la experiencia que tiene con nosotros en todos los dispositivos de los que somos usuarios.
  • Spartan también toma la delantera. El caso de Explorer es, probablemente, el más injusto de la industria tecnológica en las últimas décadas. Se le penalizó para que sus rivales pudieran equipararse a él (¿por qué nadie le corta ahora las alas a Google?) lo que, unido a una mala estrategia de Microsoft, hizo que primero le adelantara Firefox y luego Chrome. La imagen de programa obsoleto no sólo era falsa sino que acabó enterrando cualquier esperanza de Microsoft de retornar a la cima. Por eso lo mejor era hacer borrón y cuenta nueva con Spartan Project, un programa que hereda muchas de las virtudes de la última generación de IE (a la altura de Chrome, Firefox y Safari) y que cuenta con un diseño fresco, utilidades como guardar páginas para su posterior lectura o compartir páginas con apuntes sobreimpresos -también a mano- y, sobre todo, interactuar con otros usuarios en todos los dispositivos.

  • Periféricos excepcionales. La llegada de Nadella no sólo ha supuesto un soplo de aire fresco en una empresa que llevaba demasiados años con las ventanas cerradas (valga la redundancia) sino que ha hecho que Microsoft sea capaz de sorprender, de nuevo, y se crea que puede ser de nuevo la referencia tanto en software como en hardware. El último ejemplo es Surface Hub, una pantalla de 55 u 84 pulgadas que se conecta con un sólo cable y lleva a esta superficie -sobre la que se puede escribir- todas las utilidades de Windows 10 y las multiplica gracias a Skype. Una nueva forma de hacer videoconferencias, brainstorming y de redefinir las reuniones de trabajo. Y por si esto fuera poco, Nadella tuvo su momento «one more thing» y cuando nadie esperaba nada más -porque habían dado al auditorio mucho más de lo esperado- presentaron Hololens. Un híbrido entre las Glass de Google y las Oculus Rift de realidad virtual de Facebook. Gracias a este «casco» -prometieron que no llegaron por poco a presentar las gafas definitvas- podemos recrear realidad virtual en nuestro entorno; hablar con una persona a través de Skype (y verla); y una poderosa herramienta para compartir información de todo tipo con cualquier interlocutor y para campos como la enseñanza, la medicina o la ingeniería. El interfaz es espectacular (permite «anclar» aplicaciones en un lado de la pantalla para seguir haciendo otras actividades), fluido y, los que lo han probado, prometen que adictivo. Algo impensable en versiones anteriores de cualquier sistema operativo. Los problemas han cambiado de barrio.

Apple e IBM, enemigos íntimos

A pesar de que para muchos el mundo informático se divide en Apple, Google y Microsoft, la primera rivalidad «épica» de este sector tuvo lugar en los años ’80 del siglo pasado entre los de Steve Jobs y la empresa entonces dirigida por John R. Opel. El anuncio que sirvió para personalizar la batalla entre Apple y la alianza Microsoft-IBM marcó un antes y un después tanto en el devenir de la industria publicitaria como de las propias compañías.

Sin embargo, una nueva relación de fuerzas en el mercado, un escenario con IBM como una de las principales consultoras del planeta pero no como un fabricante de hardware y con Apple como la empresa con mayor bursátil del parqué, más ventas, creadora de tendencias y buscando nuevos mercados que conquistar ha hecho que estos enemigos íntimos firmaran la semana pasada para que los iDevices lleguen de pleno al universo empresarial.

 

Como anunciaron en una entrevista en la NBC los CEOs de ambas compañías el acuerdo permitirá el desarrollo de software para que los iPhone y iPad sean imprescindibles en un mercado hasta hace poco dominado por Nokia, BlackBerry y todavía por Microsoft (se le resiste y mucho a Google).

 

IBM le permitirá a Apple acceder a su inmensa experiencia en gestión y software para empresas. Los de la manzana otorgan a los blue chips su sobresaliente soporte de hardware (conocido como Apple Care) además de la seguridad que siempre va unida a los equipos de Cupertino. Para Virginia Rometti, responsable de los de Amonk, «la seguridad de Apple y su experiencia en dispositivos táctiles» convierte a los californianos en el compañero de viaje perfecto para dar el salto a los equipos móviles inteligentes. Cook se reafirma en «la movilidad a lo grande».

 

La profecía del difunto Jobs cuando presentó hace cuatro años el iPad, «los ordenadores seguirán existiendo pero no serán para todos, sino para trabajos concretos» hizo que su alegoría entre los tractores (ordenadores) y coches (móviles y tabletas) parecía inalcanzable puesto que la productividad de estos últimos en el campo laboral parecía irremediablemente escasa. No obstante, la inminente llegada de 100 programas pensados ex profeso para el rendimiento en el trabajo, así como el desembarco de Office y la gratuidad de iWork (además de la compatibilidad con Google Docs) parece cerrar el círculo y convertirse en el acta de defunción de los ordenadores en muchos casos.

 

Si hace poco parecía que el acuerdo entre Samsung y Lookout ponía a los asiáticos por delante gracias a los sistemas de encriptación que estos prometían a los programas (muy válidos) diseñados para Android, la colaboración entre ambos gigantes supone un golpe en la mesa y pone en el disparadero a iOS como posible sustituto de Windows en muchas oficinas gracias a su capacidad de gestión.

 

También Satya Nadella verá como sus planes de convertir Surface 3 en el equipo de las oficinas de medio mundo y a Office y Windows 9 (inminente) quedan de lado frente a un modelo más barato (sorprende pero sí, el iPad lo es respecto al tablet de Microsoft), más rápido, más eficiente y estable. Sin duda los nuevos iPad Air 2, Mini Retina 2 y el rumoreado Pro tendrán mucho que decir en una batalla que, de la noche a la mañana se ha puesto muy bien para los herederos de Steve Jobs. Quién lo iba a decir.

Surface Pro 3, en busca de su identidad

Microsoft es, sin duda, uno de los gigantes de la industria tecnológica. Eso hace que, aunque no pase por su mejor momento debido a su lenta adaptación a la tan cacareada era postPC, en los últimos meses haya lanzado productos muy a tener en cuenta.

La llegada de los smartphones y, sobre todo, de las tabletas, se unió al lento pero inexorable retroceso de los de Redmond en internet. Los ordenadores, su gran pilar, no sólo estaban vendiéndose más despacio, sino que corrían el riesgo de desaparecer ante nuevas configuraciones de dispositivos: tabletas, híbridos tableta-portátil, phablets, etc. Si los portátiles se comieron gran parte del negocio de los ordenadores de sobremesa, ahora estos eran víctima de equipos aún más «transportables» y sencillos.

La empresa de Windows necesitaba una rápida adaptación que no llegó. Tras un primer proceso de negación sobre lo que una tableta era capaz o no de hacer, no les quedó más remedio que adaptar su plataforma a los equipos móviles y, sobre todo, comenzar a lanzar nuevos modelos hasta dar con la tecla. Ni la primera Surface fue lo que se esperaba, ni la segunda consiguió reenganchar a quienes seguían buscando una excusa para no migrar a otros entornos operativos.

De este modo, el pasado martes, se esperaba que el evento de la empresa en Nueva York presentara otro atisbo de movilidad: un Surface Mini que pudiera seguir arañado ventas a iOS (Android es ya inalcanzable) sin tener que depender de terceros. La sorpresa fue que la empresa dirigida ahora por Satya Nadella presentó la tercera evolución de la versión Pro de su tableta. Un equipo que tiene como objetivo redefinir el mercado de tabletas, portátiles e híbridos y, si no lo consigue, al menos quedarse como una referencia en el jugoso mercado de dispositivos para empresas.

Su pantalla de 12 pulgadas lo convierte en un candidato perfecto para sustituir a dos de nuestros gadgets a la vez: portátil (hay MacBooks Air de 11 pulgadas) y tabletas (la Note Pro cuenta con un panel con 12,2 pulgadas de diagonal). Es cierto que pierde agilidad -no es fácil manejar mucho tiempo sus 800 gramos-, pero también lo es que está pensada más como un ultraportátil con pantalla táctil y teclado extraíble que como una tableta para llevar a todas partes.

Su grosor de 9,1 milímetros y, sobre todo, su calidad de construcción -que siempre está patente en los productos propios de los de Redmond- sirven, en cierta parte, para relativizar este exceso de peso. Además, el incremento de la pantalla será una de las características más positivas para aquél que quiera trabajar con Office o cualquier otra herramienta (sí, cualquier otra) disponible para un PC convencional.

Cuando le insertamos la TypeCover -que ahora cuenta con un trackpad un 68% más grande- el equipos se convierte en un portátil de lo más interesante que, además, añade un panel táctil de gran capacidad. Su nuevo encaje (muy al estilo SmartCover del iPad) y la configuración de hasta 150º del kickstand permite colocar el Surface prácticamente como queramos mientras trabajamos. Sólo quedaría añadir un lápiz óptico para hacer daño -y mucho- a la gama Note de Samsung… y lo han hecho. Su punto fuerte es su uso intuitivo: con hacer click en la parte superior del lápiz (sí, como cuando sacamos la mina de tinta de un boli) abre automáticamente una aplicación en la que tomar notas. Al «cerrar» el boli, esta se sincroniza automáticamente en la nube. Perfecto.

En cuanto al hardware, el panel cuenta con una resolución de 2.160×1.440 píxeles, sobresaliente y con unos contrastes y gama cromática muy conseguidos. Además, su formato 3:2 -abandonan el 16:9 de sus antecesores- permite obtener una superficie de trabajo un 6% más grande que un MacBook Air de 13 pulgadas.

El procesador puede llegar a ser un potente Intel Core i7 y en cuanto a conectividad, cuenta con puertos USB 3.0, lector microSD, toma para auriculares y un Mini DisplayPort. No hay entrada de Ethernet, pero si un adaptador para el USB. El WiFi y el Bluetooth 4.0 LE, se dan por hechos. En cuanto a la experiencia multimedia, incorpora dos cámaras de 5 Mp y los altavoces ha mejorado un 45% su nitidez y potencia.

La parte menos llamativa del equipo será su precio. En la configuración más sencilla (procesador i3, 4GB de RAM y 64 GB de almacenamiento) partirá de 799 dólares. En la más potente (un ordenador con procesador i7, 8 GB de RAM y 512 GB de almacenamiento) la tarifa se dispara a 1.949 dólares. Si le añadimos que comprar todos sus accesorios oficiales -Type Cover, Pen adicional, fuente de alimentación adicional, docking station y adaptador de Ethernet- puede llegara  los 499,95$, nos encontramos con un equipo que casará mucho mejor con las empresas que con el consumo de masas. Aún así, sin llegar al extremo, el producto más interesante que ha sacado Microsoft desde que han entrado en la era móvil.

Windows 8.1, el sistema se moderniza

 

 

2010 marcó un antes y un después en la industria del software informático. Consciente de que la brecha entre Microsoft y Apple era insalvable en el segmento de los ordenadores -tanto de sobremesa como portátiles a pesar de la excelente aceptación de los MacBook- los de Cupertino crearon un nuevo concepto de dispositivo en el que empezar de cero. Del mismo modo que ocurrió con los smartphones, ser los primeros -al menos para el gran público- y, sobre todo, lanzar un dispositivo sin casi precedentes  en el mercado.

 

Había tabletas, sí, pero ninguna con la cantidad de aplicaciones que tenía el iPad desde el primer día. Ninguna con el gancho de llevar una manzana en su «espalda» y, sobre todo, ninguna con un funcionamiento tan fluido como el que permitía iOS. A partir de entonces -a pesar de que muchos predijeron la caída de Apple al tratarse sólo de un iPod Touch grande-  las ventas de tabletas comenzaron a crecer -con una estrella entre los dispositivos, el iPad, y un sistema operativo llamado a convertirse en el nuevo Windows: Android- al mismo ritmo en el que las ventas de PCs caían.

 

Al principio eran caras pero permitían tanta o más autonomía que un portátil. Eran mucho más ligeras y atractivas por su diseño y, lo más importante, permitían realizar las funciones básicas de un ordenador en casi cualquier escenario: navegar por internet, consultar el correo, trabajar con archivos adjuntos y visitar las incipientes redes sociales. En vez de unirse al enemigo Apple dio en la diana: «si no puedes con la competencia, crea un nicho de moda en el que ni siquiera estén».

 

Los de Steve Ballmer estuvieron excesivamente lentos con la transición hacia la era web. También hacia la era móvil. Y conscientes de que tanto Google como Apple seguían engrosando sus ventas con sus equipos móviles (los de la manzana, más allá, hicieron que muchos se atrevieran dar el salto a Mac) tuvieron que recapitular por completo su sistema operativo. Y del mismo modo que Windows 7.5 tendió puentes entre diferentes dispositivos, el nuevo Windows 8 tenía que ser el primer entorno que funcionara por igual en un teléfono inteligente, una tableta y un ordenador.

 

Después del relativo éxito de Windows 8 (sus ventas han sido mucho mejores que las de la versión 7 y, aunque no han frenado la caída en la venta de PCs, sí han conseguido que Microsoft se quede una buena parte de la cuota perdida por BlackBerry en el mercado móvil) los de Redmond han ido un paso más allá y han desarrollado la actualización 8.1. Un cambio integral en el funcionamiento de Windows 8 (aunque se mantiene el interfaz y las líneas maestras de funcionamiento está más cerca de Windows 9 que de la octava edición) que integra aún más equipos móviles y fijos y, sobre todo, recoge una gran cantidad de sugerencias de sus usuarios.

 

El objetivo es que cualquier pueda hacer lo que quiera en cualquier aparato sin cambiar el interfaz del dispositivo. Todo funciona igual sea cual sea el gadget lo que, unido a la nube, nos permite un rango de posibilidades inédito hasta ahora. A Google le falta un sistema operativo de sobremesa «serio». Chrome ni lo es, ni tiene visos de serlo ni ha tenido ventas. Apple cada vez unifica más sus entornos gracias a iCloud -y parece que OS X será todo un salto hacia delante– pero, esta vez sí, Microsoft les ha ganado la partida.

 

Además, sigue vigente el gran punto fuerte de Windows 8: tener un perfil profesional y otro personal, más lúdico, disponibles en todos los equipos. Incluso, pudiendo trabajar simultáneamente en ambos en dispositivos diferentes. Si a esto le unimos que Windows 8 es el primer sistema multiplataforma que es totalmente compatible con cualquier tamaño de pantalla, parece que el objetivo de Microsoft de no depender tanto de su Surface (que sigue amontonándose en sus estanterías a pesar de sus ofertas de 200 y 300 dólares de Microsoft para cambiar el iPad por su modelo) está más cerca que nunca.

 

Con Windows 8 -que no gozaba de muchas aplicaciones aunque lo solventaba con un navegador web completo- Microsoft se hizo con un 8,2% de la cuota europea de equipos móviles. No hubo salto entre los dispositivos clásicos –de ahí el inminente cierre de XP-. Ahora con Windows 8.1 pretenden que la sustitución sea completa y animar a los clientes que se fueron a Linux y Mac a volver. Sólo planteamos dos problemas: las exigencias técnicas que requiere el nuevo entorno (no son nada complicadas para un equipo de sobremesa pero sí algo más para los dispositivos móviles) y, sobre todo, su precio en la versión para ordenadores: 119,99€ la versión «normal» y 279,99€ la «Pro». (¡Pasarse a OS X no superará los 20€!).

 

El martes 22 llegará Surface 2. El mismo día que OS X y los nuevos iPad y iPad Mini (no tenemos muy claro quien es el estratega de comunicación en Redmond). Veremos si esta segunda fase de renovación de Microsoft llega a buen puerto. Herramientas tienen: Nokia, un nuevo Windows y mucho dinero, además de la marcha de Ballmer y el intento por apartar a Gates.

Intel Quark, el siguiente escalón

El dominio de Intel en el mercado de chips para ordenadores sólo es comparable con la preeminencia de Qualcomm en el negocio móvil. Precisamente por eso los californianos están haciendo todo lo posible por revertir la situación y ganar cuota de mercado en un sector por el que pasa el futuro inmediato y a medio plazo de las tecnologías (a este ritmo no sabemos que pasará a más de cinco años vista).

 

Precisamente por eso, el nuevo CEO de Intel, Brian Krzanich presentó el pasado miércoles -las noticias de Apple le han quitado bastante protagonismo- una nueva generación de chips que no sólo serán integrables en prendas de ropa, sino que se adaptarán al cuerpo humano y potenciarán sus funciones sanitarias: «por primera vez en la historia de la medicina el aspecto informático y tecnológico de la atención al paciente resultará tan importante como el biológico» ya que «cuanta más capacidad de computación podamos ofrecer, más vidas se salvarán».

 

Sabedores de que van tarde en este peldaño tecnológico (los móviles y las tabletas están copados por Nvidia y la mencionada Qualcomm) han decidido saltar al siguiente. Renee James lo resumía de este modo: «nos comprometemos a no perdernos la próxima revolución (tecnológica)».

 

Según la empresa, estos procesadores tendrán un coste inferior a los 100 dólares lo que permitirá abaratar el coste de dispositivos actuales (en clara referencia a las gafas y relojes inteligentes) aunque su objetivo será implementarlos en sensores de movimiento, ritmo cardiaco, constantes vitales, etc. que se insertarán tanto en la ropa como en el propio cuerpo humano -se están desarrollando equipos subcutáneos-.

 

 

Haswell y Big Trail, desembarco inminente

 

En los sectores más mundanos las novedades son inmediatas. Para ordenadores, los chips Haswell encargados de relevar a los Atom estarán ya disponibles en la nueva generación de ultrabooks y en los MacBook. Con una nueva arquitectura, permiten bajar el precio, agilizar los procesos de computación y, lo mejor en cualquier equipo portátil, incrementar la autonomía hasta un 40%.

 

Las tabletas recibirán la nueva generación de procesadores de la casa. Los Big Trail están pensados para competir con la arquitectura ARM que emplean fabricantes como Apple o Qualcomm y que, a día de hoy, domina el mercado. La empresa explicó que no sólo serán compatibles con los sistemas Windows Phone, sino también Android y, si los de la manzana quisiera, Apple (lo que les liberaría de las redes de Samsung).

 

Casi todas las novedades se estrenarán con la nueva generación de equipos que incorporarán Windows 8.1 (para el 23 de septiembre se ha anunciado la segunda Surface). Aunque ya no existe ese matrimonio Wintel en exclusiva -parece que aprendieron la lección más rápido que Nokia- Microsoft sigue siendo un cliente preferente.

 

Las cartas están echadas e Intel ha decidido trabajar en todos los frentes: ordenadores, portátiles, ultrabooks, tabletas, smartphones y sensores. Es una de las pocas que ha sido líder durante varias generaciones -la edad de oro de una tecnológica raras veces supera la veintena- y, con estos cimientos, parece que lo seguirá siendo.