Premios 2017, lo mejor de la Caverna

Un año más, y ya van ocho, decidimos cuáles han sido los productos y servicios tecnológicos del año. Aquellos que han sido innovadores, disruptores o que marcarán un antes y un después por su utilidad o su impacto en el mercado. Os presentamos a los mejores de la clase en este 2017.

  • Mejor smartphone premium. Este año 2017 pasará a los anales por ser el año del iPhone X. Del dispositivo que homenajeó al equipo que llevó a Apple a otro nivel. La nueva vara de medir a los demás smartphones por precio, por procesador, por pantalla, por interacción, por tecnología y porque es el primer iPhone lanzado como una suerte de edición especial. En definitiva, el smartphone del año (y también entre los premium).

  • Mejor smartphone de gama media. Es una de las marcas que más está creciendo en todos los mercados gracias a su sobresaliente relación calidad precio (otra cosa es la originalidad de sus diseños). Y el mejor ejemplo es el Xiaomi Mi A1. Un equipo que hace poco sería un súper premium a un precio muy contenido. Potente, ligero, con buen hardware y un software fluido por muy pocos euros a cambio.

  • Mejor phablet. En un mercado en el que la pantalla es un factor definitivo, Samsung sigue siendo la referencia (el iPhone 8 Plus siempre debió ser el iPhone X). Por eso, a pesar del fallo garrafal que fue el Galaxy Note 7, el nuevo Note 8 es el mejor phablet del mercado. Es potente, sutil, rápido, tiene una pantalla excepcional, muy buena autonomía y es muy versátil. El rival natural del X de Apple (no por tamaño, sí por precio) es una apuesta segura para quien quiera un equipo de estas características.

  • Mejor tableta. Aunque ni siquiera sea el más potente dentro del catálogo de su empresa, nuestro ganador es el iPad 2017. Es al iPad Pro lo que el iPhone SE a los iPhone 8. El heredero directo de los iPad Air al precio de los iPad Mini. El empujón que necesitaba la familia de tabletas de la manzana para volver a liderar el mercado. Sin duda, la mejor relación calidad-precio del mercado y la compra más sensata que se puede hacer este año en cuanto a tecnología.

  • Mejor smartwatch. Es el gran dominador del mercado. De hecho, casi ningún otro rival le ha sobrevivido y las estadísticas no oficiales (hechas por consultoras, la empresa no da cifras) dicen que se comercializan unos 13 millones cada año. Se trata del Apple Watch que desde que ha apostado por el deporte, ha escalado sus precios (Serie 1 y Serie 3) y se ha hecho pareja de los AirPods ha reforzado una posición que ya era incontestable. Y con watchOS 4 la distancia con sus rivales es aún mayor.

  • Mejor cuantificador deportivo. Aunque un smartwatch es suficiente para cuantificar el 99% del ejercicio que hace un deportista medio, hay usuarios que necesitan algo más. Materiales más resistentes, más cantidad de información o más tradición en su muñeca. Los americanos de Garmin llevan años haciendo un gran trabajo con su familia Fénix y la última edición, la 5X es con diferencia la mejor hasta la fecha. Todas las virtudes de sus predecesores con un software mejorado y sensores mucho más capaces. Su presencia sigue estando a la altura de los mejores relojes tradicionales. ¿Qué más se puede pedir?

  • Mejores auriculares. Como casi todo producto nuevo que lanza Apple, recibieron críticas por su precio, por su diseño, por su sonido y hasta porque su caja se puede resbalar de las manos. Sin embargo, cualquiera que los prueba, que los sincroniza con otro equipo (si es de Apple sorprende, si no, es sobresaliente) y que usa un asistente de voz con ellos, sencillamente, entiende que son los mejores inalámbricos del año. Puede que otros sean más baratos. Que tengan un sonido ligeramente superior -no se nota cuando se usa una plataforma en streaming- o que su diseño sea más pequeño pero ninguno aúna las cualidades de los AirPods. Los wearables del año con diferencia.

  • Mejor televisión. Cuando parecía indicar que LG podría quitarle el trono gracias a la tecnología OLED, Samsung ha explotado al máximo su tecnología QLED. Tiene una resolución, un color -sobre todo el negro- y un contraste a la altura de sus rivales. Su diseño enamora, su calidad de imagen sorprende y su precio sigue siendo competitivo. De entre todos ellos destaca el modelo Q8. La tercera iteración de la tecnología Quantum Dot se acerca como nunca a las mejores OLED y las supera al no sufrir el fatídico desgaste de píxeles de las primeras. La referencia (aunque seguida muy de cerca por las nuevas Sony Bravia OLED).

  • Mejor consola. En el año de las faraónicas renovaciones de las PS4 y Xbox 360 el premio se ha ido a la Nintendo Switch. Este híbrido entre consola portátil y equipo de sobremesa. La heredera natural de la Wii original por su enorme impacto en el mercado -listas de espera que han durado semanas más allá de los fallos de abastecimiento que sufrieron los nipones por culpa de Apple- y la originalidad de los Joy-Con puede que no se acerque en potencia bruta, diseño o capacidades a sus rivales de Sony o Microsoft pero su aire humano (no busca la perfección) y sus juegos exclusivos la han convertido en la referencia de este pasado año.

  • Mejor plataforma de contenidos. Con Netflix creando contenido a toda máquina, HBO incrementando su catálogo, Apple Music comenzando a hacer sus pinitos en el universo multimedia, Sky TV desembarcando en el mercado y Hulu como una amenaza en el horizonte (sobre todo después de la compra de Fox por parte de Disney) parece que no hay espacio para nadie más. Nadie, excepto Amazon Prime. A pesar de que se avecina una subida (importante de precios), nadie ofrece más por menos: contenidos exclusivos -y de calidad-, envíos gratuitos de compras en internet, música (no pertenece como tal pero el descuento es importante), almacenamiento gratis en la nube, descuentos para Twitch y las ventajas de Amazon Familia. Por ahora por menos de 20 euros al año. ¿Quién da más?

  • Mejor dispositivo de sonido. Un equipo doméstico de menos de 2 kilos, inalámbrico, compatible con Alexa, Google Assistant (este a partir de 2018), que permite controlar plataformas en streaming (Amazon Music, Spotify, Apple Music, Deezer y radios online), conexión WiFi, controles táctiles, que implementa dos amplificadores  y solo cuesta 224€ parece imposible de batir. Se llama Sonos One y es una nueva forma de disfrutar la música.

  • Mejor cámara de fotos. Si hiciéramos una encuesta sobre las mejores cámaras del año habría un importante debate entre Canon y Nikon. No obstante, nuestra favorita este año es la sobresaliente Sony A9. Un modelos sin espejo de ópticas intercambiables que no ha parado de copar titulares en la prensa especializada gracias a que compite de tú a tú con las mejores reflex del mercado. Su sensor full frame de 24 Mp, un nuevo captor más potente y rápido, un tamaño compacto y un peso ligero hacen de ella la mejor heredera posible de todo el know how que adquirió la casa con la A7. Una de las sorpresas agradables de este año.

  • Mejor accesorio informático.  Aunque todavía no están a la venta, las Microsoft Hololens deberían llegar en su formato definitivo (una tercera generación “virtual”) este 2018. Un equipo que promete revolucionar por completo la forma en la que nos relacionamos con los equipos informáticos. Sobre todo con los domésticos o de sobremesa. Los desarrolladores parecen haber hecho su trabajo. Microsoft ha puesto su granito de arroz con un software más afinado y un hardware más potente. Ahora solo queda que  la magia llegue a nosotros.

  • Mejor tecnología en un coche. Hablar de híbridos, por mucho que le pese a sus rivales, era hablar de Toyota. Y decimos era porque, a pesar de los esfuerzos de europeos (Volvo a la cabeza) y otros nipones (Honda, por ejemplo), la primera alternativa real a la empresa que creó el Prius ha llegado de Corea. Se trata del Hyundai IONIQ híbrido enchufable. Un modelo con un diseño que recuerda a los Prius más llevaderos y que bajo su chapa tiene una cantidad enorme de tecnología. Con un precio de 26.000€ (aplicados descuentos y restadas las ayudas de la tarifa inicial), es un modelo ágil, bien acabado, tecnológico, práctico -por el espacio interior, por ejemplo- y con una conducción agradable.

  • Mejor inciativa de movilidad. A pesar de que nos encantan los coches y conducir, en esta esquina de internet somos conscientes de que la movilidad ha de cambiar por completo. No vale con electrificar coches, es necesario compartirlos. Usarlos menos y usarlos mejor cuando sea inevitable. Por eso nos quedamos con la iniciativa de MOIA. Con sede en Berlín y campo de pruebas en Hamburgo, esta filial del Grupo VAG (recién adquirida) da soluciones de movilidad de lo más práctico con modelos eléctricos de gran capacidad. Esto le permite tener precios atractivos y descongestionar un área altamente motorizada. Esperemos que la opción llegue pronto a nuestro mercado.

  • Mejor ordenador de sobremesa. No ha habido casi opciones. El iMac 2017 sigue siendo la referencia del mercado. El iMac Pro, a la vista de sus especificaciones, es un problema para toda su competencia. Y esta vez no solo por software. Su hardware, aunque vale su peso en oro, es, sencillamente, abrumador. Da igual su configuración. Apple ha apostado a un formato que controla como nadie y le ha añadido toda su experiencia adquirida en su anterior Mac Pro. Un equipo que causa deseo con solo mentarlo.

  • Mejor portátil. Aunque hay opciones casi igual de válidas, la tecnología Touch Bar -adictiva gracias a su practicidad una vez se prueba- ha decantado la balanza hacia el MacBook Pro Touch Bar. Es potente, rápido, versátil, ligero y añade algo que la competencia no tiene. Su autonomía sigue siendo una referencia y la calidad de materiales es incomparable. Su precio, su única tara. Aún así, sigue siendo el mejor portátil del mercado.

  • Mejor convertible. Y si nadie “tose” a los equipos de Apple, nadie es capaz de hacer un convertible mejor que Microsoft. Surface Pro es la referencia por su potencia como portátil y su versatilidad como tableta. Y gran parte de la gloria se la lleva gracias al enorme potencial de Windows 10 como sistema operativo multiplataforma. Sin duda, un equipo imprescindible para aquellos que no sepan si escoger una tableta o un portátil.

 

iPad Pro “Mini”, pensado para triunfar

Ante la presión de las tabletas pequeñas Apple respondió (probablemente tarde) con el lanzamiento del iPad Mini. Un dispositivo que les demostró, como los iPhone 6 y 6 Plus que modificar el formato de un dispositivo puede abrir un mercado enorme. Sin embargo, a pesar del éxito inicial, el segmento está de capa caída. Es cierto que el último invento de Jobs sigue siendo, con mucha diferencia, el equipo más vendido en todo el mundo, pero también que el mercado sigue cayendo sin parar por una tasa de “refresco” del dispositivo mucho más lenta y por la saturación de novedades que tienen los usuarios.

Por eso la empresa de Tim Cook decidió lanzar hace medio año el iPad Pro. Un tableta gigante que más allá de ser una versión en otro tamaño del iPad Air cuenta con un hardware y una colección de periféricos que la convierten en el eslabón perfecto entre iOS y OS X. Un agrio rival para el propio MacBook y una molestia para Surface.

Sin embargo, a pesar de que somos muchos los que después de probarla hemos concluido que es un equipo espectacular -más allá de lo que pueda parecer previo uso- el enorme tamaño y el precio nos parecen escollos insalvables. ¿La solución? El nuevo iPad Pro de 9,7 pulgadas -el “Mini” se lo hemos puesto nosotros- Con un precio más racional (no cuesta más que un iPad Air en su lanzamiento) pero muchas más posibilidades que cualquier otro de su tamaño.

Una vez más la seña de identidad del equipo es la búsqueda de la productividad. La idea ya no es solo trabajar con los dedos sino emplear cuando sea necesario un teclado o el puntero. La pantalla mantiene la resolución pixel por pulgada de su hermano mayor: 264 ppp. Una cifra que no deja de sorprendernos porque en teoría debería verse mucho peor que cualquiera de los equipos de Samsung de alta gama -por poner un ejemplo-, pero colocando uno al lado del otro el salto es mínimo y solo se nota en imágenes muy ampliadas.

El “secreto” es que han implementado también todas las tecnologías que ya incorpora su hermano mayor en la arquitectura del panel y que además se aprovecha de dos novedades de iOS 9: el Night Shift (ajusta la calidez de la luz a la hora del día) y el True Tone Display (mide la temperatura del color).

Pero no solo disminuye la diagonal. El grosor pasa a ¡6,1 milímetros! y el peso de la versión WiFi a 437 gramos. La versión LTE se queda en 444. Y todo ello sin sacrificar altavoces (mantiene 4 por los dos que tiene el iPad Air 2) ni la batería que sube desde su hermano de diagonal hasta los 27,5 Wh. Parece que la premisa en este aspecto es poder estar siempre un día lejos del enchufe se haga lo que se haga con el equipo y rinda lo que rinda.

En su interior también trabaja el procesador A9X con el coprocesador M9 que en benchmarks de webs especializadas ha llegado a rendir entre un i3 y un i5. Sin mediciones solo podemos decir que mueve iOS -y cualquiera de sus aplicaciones- con una facilidad pasmosa en el formato de 12 pulgadas. Con menos pantalla suponemos que su rendimiento como poco, mejorará. La potencia gráfica también se mantiene. Se duplica la del Air 2 y permite editar incluso vídeo 4K. El conjunto se atreve, incluso, con una versión de AutoCad.

Algo muy útil teniendo en cuenta que implementa la cámara 12 MP iSight capaz de grabar vídeo en este formato. Un salto curioso teniendo en cuenta que el Pro grande solo cuenta con la cámara de 8 Mp y apertura f/2.4 -en éste es f/2.2-. El True Tone Flash, el modo Panorama y el sensor frontal de 5 Mp con soporte para Face Time HD y Retina Flash (la propia pantalla ilumina la imagen) redondean un equipo donde no se han olvidado de los “creativos”.

Disponible en cuatro colores, gris, negro, dorado y rosa, el iPad Pro de 9,7 pulgadas se podrá configurar en capacidades escaladas en 32, 128 y 256 GB solo con conexión WiFi o WiFi y LTE. El precio empezará con los 679€ del más “modesto” y acabará en los 1.189€ del “rival” del MacBook.

Surface, la esperada tableta de Microsoft

La primera vez que la vimos ni siquiera sabíamos cómo se llamaba: fue en la primera película de Daniel Craig como James Bond, Casino Royal. La segunda vez que la tratamos fue el dos de mayo cuando la empresa de Redmond nos mostró el resultado de su colaboración con Samsung: una “mesa” táctil que funcionaba como una supertableta. La habíamos disfrutado en teleseries como Hawaii 5.0 pero no sabíamos de muchas más utilidades que tuviera (quizá en industria, diseño o enseñanza, pero no entre el gran público).

 

Ahora, después de que Bill Gates dijera que ya propuso crear una tableta hace diez años -mucho antes de que Steve Jobs presentara el revolucionario iPad- Surface, literalmente, “encoge” para convertirse en la primera tableta propia de Microsoft donde los de Washington se encargan del hardware y el software (muy al estilo Apple) y, sobre todo, han creado un sistema operativo totalmente a medida de su producto. Van aprendiendo.

 

Sus especificaciones son muy interesantes: pesa 676 gramos, tiene 9,3 milímetros de grosor, su carcasa es de magnesio, dispone de dos cámaras y, a diferencia de todas las demás tabletas del mercado, incorpora de serie un teclado táctil que va oculto en la propia funda protectora del gadget. Esta claro que han tardado al entrar al mercado, pero que han pensado muy bien cómo hacerlo (eso también nos recuerda a cómo hacen las cosas en Cupertino).

 

La presentación, rodeada de misterio, fue el pasado lunes por la tarde. Los medios no supieron hasta última hora dónde se llevaría a cabo y, por supuesto, no se desveló ni una sola palabra del objeto de la reunión. A eso de las 7 de la tarde Steve Ballmer presentaba “una nueva diversión de la historia de Windows 8”, sin duda el sistema operativo con mejor marketing viral de la historia de Microsoft.

 

Para copar todo el mercado con un sólo producto, Microsoft presentará dos modelos diferentes: el “pequeño” que ya hemos descrito será compatible con Windows RT (la versión de lanzamiento del nuevo entorno operativo) mientras que “por encima” habrá otro modelo de 903 gramos y 13,5 milímietros de grosor que trabajará con la versión “grande” de Windows 8.

 

La versión básica, que seguro será la más demandada por precio, capacidades y movilidad, estará disponible en 32 y 64 gigas este mismo otoño y, según el propio Ballmer, tendrá un precio “comparable” al de las demás tabletas del mercado. La versión con Windows 8 saldrá a las tiendas con 64 y 128 gigas de capacidad de almacenamiento a finales de este año o principios de 2013 y no debería superar los 1.000 dólares en el mercado doméstico.

 

Por supuesto, el dispositivo será totalmente compatible con Skydrive, la versión Microsoft de la nube que tantos adeptos está ganando, así como con todas las aplicaciones y versiones de software de la casa (y compatible) para ordenadores, teléfonos y consolas equipadas con tecnología Windows.

 

 

Cambio de modelo


Surface supone, en sí misma, un enorme cambio en el modelo de comercialización de Microsoft. Hasta ahora la empresa se había dedicado casi en exclusiva a la creación de software que se implementaba en dispositivos de otros fabricantes. El mejor ejemplo es Windows que, gracias a esta estrategia no sólo logró desbancar a Mac OS sino que, además, ha llegado al 90% de los ordenadores domésticos en todo el mundo.

 

En cuanto al hardware, la experiencia de los de Redmond se resume fácilmente: ratones y teclados con buen resultado, Zune como un fracaso mayúsculo (no sólo no desplazó el iPod sino que lo hizo mejor al salir airoso de todas las comparaciones) y la Xbox, hasta ahora el gran éxito de la casa de Windows.

 

Para muchos analistas Microsoft llega demasiado tarde puesto que, aunque la oferta de Windows y Office en una tableta con teclado táctil y físico es muy buena, el iPad está entrando a un ritmo inesperado en las empresas (a pesar de quedarse “encerradas” en el mundo Apple) y los productos con Android crecen a buen ritmo.

 

Sin embargo, creo que el objetivo final de Microsoft no es Apple. Si así lo fuera no se pretendería el inminente lanzamiento de una versión de Office para iPad. La batalla de los ecosistemas está, de momento, perdida para los de Ballmer. El objetivo, real, es Android.

 

A pesar de ser el sistema operativo favorito por los nuevos usuarios, son muchos los que se quejan de la imposibilidad de actualizar sus equipos al ritmo que les gustaría. Además, Samsung no ha recibido muy bien que Google comprara Motorola y, recordemos, también trabaja con Windows Phone. Por su parte, Microsoft cuenta con el apoyo de un fabricante como Nokia que, aún en horas bajas, sigue teniendo el prurito de hacer teléfonos de mucha calidad. Cualquiera que haya tenido un Lumia en la mano lo habrá comprobado.

 

Por otra parte, aunque Google también ha conseguido -sobre todo con la versión Ice Cream Sandwich- que su Android se implemente a buen ritmo en las tabletas, no tiene, a día de hoy, posibilidades de cerrar un ecosistema: falta el centro, los ordenadores, donde los Chromebook se comportan como una gran calculadora con el navegador Chrome incorporado.

 

Además, los de Redmond cuentan con dos armas definitivas: el universo Xbox -el único capaz de plantar cara a la poderosa PlayStation de Sony y que en su siguiente generación quedará definitivamente configurada como el centro de ocio definitivo- y Kinect, su periférico que está adaptándose a cada vez más formatos.

 

Si Microsoft consigue que el fiable Windows 7 gane atractivo visual y consiga sacudirse las dudas de todas las versiones que han sacado al mercado desde el XP, tendrá mucho ganado. Tener un ordenador con Windows 8, un Nokia con Windows Phone, una Surface con Windows RT y una Xbox en el salón con el que controlar todo es mucho más barato que cerrar el ecosistema Apple y, sobre todo, mucho más fácil que hacerlo con un Android, un banco al que le faltan patas y que empieza a ganarse la mala fama del dominador del mercado.

Xopso, la gran oferta de la red

Somos muchos (cada vez más) los que disfrutamos de las ventajas de comprar por internet: capacidad de comparar gran cantidad de bienes y servicios casi al momento; facilidades de compra y entrega en el domicilio; mayor oferta para el consumidor y, la mayoría de las veces, precios más competitivos. Para todos nosotros y, sobre todo, para los que sigan dudando sobre si comprar por internet es una buena opción hoy hablaremos de Xopso, la nueva tienda online que nos ofrece cada día un producto diferente a precio de locura.

 

Su oferta de lanzamiento el día de su estreno -el pasado 17 de abril- no pudo ser mejor: un iPad 2 a 199€, casi 200 menos que en las tiendas. Impresionante. Sus fundadores, el ingeniero venezolano de 27 años Luis Machado y el economista guatemalteco Hans Christ, de 28, además, prometen que seguirá el nivel. “Estamos negociando con dos grandes fabricantes para ofrecer coches a muy buenos precios a partir de mayo”.

 

Xopso (que recibe el nombre de la palabra inglesa shop, tienda) cambia su superoferta a medianoche. Además, para premiar la fidelidad y potenciar el “boca a boca” en las redes sociales explican que “sus seguidores en Facebook recibirán la oferta una hora antes que los demás clientes y así tendrán tiempo para prepararse”.

 

El secreto, dicen los gestores, consiste en “negociar el producto con las marcas”. Su experiencia en Groupon -donde gestionaban la importación y exportación de stock- y en su primera empresa creada, Intelligent Stock Group, es un aval lo suficientemente importante como para atraer la atención de los inversores.

 

Sus objetivos son ambiciosos: captar en sólo un año en el Estado -su país piloto- un millón de clientes. A partir de ahí, se implantarán en Brasil, Alemania y otros países de Latinoamérica. Para ello cuentan con un factor diferencial respecto a la competencia: en vez de llenar un catálogo de 20 o más productos, se fijan en qué demandan sus clientes potenciales y, a partir de ahí, negocian con las empresas. De este modo, controlan todo el proceso y pueden permitirse enviar el producto al domicilio del cliente final en sólo ocho días laborables.

 

“Jugamos con precio y producto. La clave es vender cada día un producto que no lo van a encontrar en ninguna otra web por tan buen precio”. Se centran en la relación entre el valor percibido por cada bien y su precio definitivo. Da igual que sea un tablet o un coche. Todo ello a partir de unos mínimos -muy atractivos- de calidad.

 

Uno de los principales motivos para todas estas esperanzas en su proyecto es que se juegan su propio capital (y una parte del de Inagifa, su socio capitalista latinoamericano). De momento, antes de su estreno, ya cuentan con 7.000 suscriptores una cifra a todas luces excelente.

 

Los números que barajan pueden parecer excesivos: un crecimiento sostenido del 50% durante el primer año y un primer mes con unos 1.000 encargos. Aún así, ellos consideras que son “prudentes”. Parece que el colapso de la web a las 10 de la mañana del primer día les da la razón. En sólo unas horas se vendieron 200 tabletas -lo que provocó gran frustración entre sus visitantes que no pudieron adquirir uno de los productos estrella de Apple-.

 

Para cimentar su éxito -y su relación con los clientes- los fundadores respondieron personalmente a cada queja. Además, pidieron a sus compradores que se hicieran una foto con su adquisición para que la gente pudiera certificar que todo esto “es verdad”. Cuando menos, sorprendente.

 

 

Woot, la referencia


Estos emprendedores han tomado como referencia Woot, el “original” que lleva cosechando éxitos desde 2004 en Estados Unidos y que ha ido ampliando poco a poco su oferta especializada: sección de hogar (home.woot), niños (kids.woot) o vino (wine.woot). Su acogida fue tal que hace un año y medio Amazon la absorbió -igual que ocurrió con la estatal BuyVIP.

Tabletas, una para cada bolsillo

A pesar de que cuando hablamos de tabletas casi todas las miradas se centran en el iPad o en el Galaxy Tab (hasta ahora el único rival que le ha aguantado de lejos el ritmo de ventas), hay una tableta para cada bolsillo y para cada necesidad. Con ayuda de Personal Computer os presentamos los mejores modelos por precios.

Hasta 280 euros


Son la gama de acceso al mundo de las tabletas, pero eso no significa que sean malos equipos. Menos centrados en el diseño que la referencia del mercado, dejan de lado opciones menos necesarias para potenciar lo esencial. Aquí tenéis algunas de las mejores:

  • Archos 70 Internet Tablet: ofrece una memoria de 8 gigas y un rendimiento aceptable con casi todo tipo de software. Su gran experiencia en el sector (lleva desde 2010 apostando por las tabletas) hace de sus productos equipos muy fiables. Equipado con Android 3.2 Honeycomb, nos regala un acceso directo a Google Play. Su pantalla de 7 pulgadas y su procesador a 1,2 Ghz le dan un notable por sólo 200€.
  • Energy Sistem i828 HD: su principal fuerte está en la relación calidad precio. Por 229€ tendremos un modelo con pantalla de 8 pulgadas, el mismo procesador Cortex A8 a 1,2 Ghz y 8 gigas de memoria ampliable hasta los 32. Trabaja bien con las aplicaciones de Android Market. Incluye cascos y funda.
  • ViewSonic ViewPad 10E: en el límite de los 280 euros encontramos un equipo de casi 10 pulgadas y procesador Cortex A8 a 1 Ghz con memoria de 4 gigas ampliable. Su sistema operativo es un poco más antiguo ya que viene con 2.3 Gingerbread. Aún así, su pantalla y su enorme batería de hasta 200 horas en reposo garantizan buenos ratos multimedia.
  • MemUp SlidePad 101: aunque su procesador es el mismo que en los demás equipos, no consigue sacarle buen rendimiento. Navega bien por internet y ejecuta bastante bien las aplicaciones, pero su sistema operativo versión Froyo penaliza a un equipo que cuesta 280€. Podría ser mejor.

Hasta 500 euros


Con un precio mucho más “respetable”, son equipos ostensiblemente más potentes que los anteriores a los que, quizá, sólo les falte el caché de sus hermanos mayores para ser superventas.

  • Acer Iconia Tab A100: con procesador de doble núcleo a 1 Ghz, 8 gigas de memoria ampliable, pantalla de 7 pulgadas y HoneyComb 3.2, el Iconia es un equipo francamente rápido. Su pantalla HD y su salida HDMI la hace ideal para disfrutar de la experiencia de la alta definición. Sencillo de usar. Una buena compra que se queda en 289€.
  • Archos 10.1 G9: la serie G9 de Archos es la mejor del catálogo de la compañía. La pantalla de 10,1 pulgadas, buena resolucón y un excelente contraste se mueve bien gracias a un procesador Cortex A9 de doble núcleo a 1 Ghz (sí, el del iPad 2). Disponible con 8, 16 y 32 gigas de capacidad, viene con Android 3.2 para poder disfrutar de una gran tienda de aplicaciones y, sobre todo, un sistema operativo fiable. Cuesta 299€.
  • BQ Newton: en un guiño a la PDA Newton de Apple, la firma estatal presenta un modelo con pantalla multitáctil de 9 pulgadas y un procesador mononúcleo a 1 Ghz. Equipado con Gingerbread tiene una buena relación calidad-precio (se está vendiendo con grandes ofertas y podrías adquirirla hasta por 220€). Buena pantalla y buen sonido. Recomendable.
  • RIM BlackBerry Playbook: el inicio de todos los males de RIM es una tableta multitáctil de 7 pulgadas con procesador de doble núcleo a 1 Ghz, 1 giga de RAM su sistema operativo es sencillo y estable. Disponible con 16, 32 o 64 gigas de capacidad es ideal para uso profesional. Su diseño es lo peor de un equipo que debería venderse mejor. Cuesta 499€.


Gama alta


  • HTC Flyer: otro equipo de 7 pulgadas con pantalla multitáctil y procesador de doble núcleo a 1,5 Ghz. Su pantalla tiene muy buena resolución y su audio es sobresaliente. Incomprensiblemente equipado con Gingerbread, incluye un lápiz táctil para tomar notas más cómodamente. Cuenta con sensor de luz y dos cámaras de buena calidad. Cuesta 699€. Demasiado.
  • Asus Eee Pad Transformer Prime: tener en su interior un procesador Nvidia Tegra 3, poder acoplarle un teclado físico que hace de batería secundaria y estrenar Android 4 entre las tabletas convierten a este híbrido en el mejor soldado del ejército Android. Su diseño sigue siendo tosco, pero se le perdona por la colección de conexiones de última generación. A partir de 500€ en el formato de 32 gigas, es, sencillamente, impresionante.
  • Motorola Xoom 2: la avanzadilla de la unión entre Google y Motorola Mobility trae un procesador de doble núcleo a 1,2 Ghz, una pantalla multitáctil HD de 10,1 pulgadas y una memoria de 16 gigas ampliables. Su velocidad de ejecución es de las mejores del mundo androide. Es sencilla de usar y con un buen plan de precios la podrás conseguir por poco más de 200€.
  • Sony Tablet S: a su diseño ergonómico hay que unirle una pantalla de grandes dimensiones y alta definición; un rendimiento impecable de la mano de un procesador Nvidia Tegra 2 de doble núcleo a 1 Ghz, hasta 32 gigas de memoria y el certificado PlayStation. Por 429€ tendrás un equipo bestial.
  • Samsung Galaxy Tab 10.1: hasta ahora el gran androide tiene una pantalla envidiable de 10,1 pulgadas, un procesador dual core a 1 Ghz, 16 gigas de memoria ampliable y un buen precio -479€ con algunos planes de precios-. Su audio también destaca.
  • Apple iPad: rendimiento espectacular, velocidad fulgurante con su chip A5X de doble núcleo y su GPU quad core, hasta 64 gigas de capacidad, pantalla Retina 2K, nuevo software, diseño espectacular y cuidado. ¿Quién da más? Aunque la versión sin 3G de 16 gigas cuesta 499€, no te conformes, añade 3G y aumenta la memoria. Te merecerá la pena.

Espero que la lista os haya sido de ayuda… ahora sólo tenéis que ir de tiendas.