iOS 9, trucos y funciones

Con la excepción del lanzamiento de iOS7 todas las versiones de la plataforma de Apple se han caracterizado por revisiones a fondo en el funcionamiento del mismo pero no en su imagen. De hecho, uno de los «peros» que siempre le achacamos es que muchas de las funcionalidades de cada nueva actualización se convierten casi en un secreto de estado.

Por eso nos hemos acercado a una de nuestras web tecnológicas favoritas, Gizmodo, para encontrar nuevas funciones y trucos que los de Tim Cook han guardado en iOS9.

  • Ahorra batería boca abajo. Dependiendo de cómo coloquemos el iPhone sobre la mesa la pantalla se enciende o no para mostrar las notificaciones. Si es boca abajo podremos ahorrar energía al tener el panel siempre apagado.
  • Adjunta (por fin) cualquier archivo en un email. Da igual que estén ubicados en iCloud Drive, en DropBox o en la memoria del equipo ahora con un solo toque de dedo desplegaremos el típico menú de «seleccionar-copiar-pegar» con unas flechas que nos permitirán ¡por fin! adjuntar cualquier contenido.
  • Manda callar a Siri. Su mejora es evidente respecto a otras generaciones del sistema operativo y eso incluye que cuando tengamos el teléfono en silencio podamos pedirle al asistente que no «meta ruido». Desde sus ajustes podremos seleccionar desde el tono hasta cuándo no queremos que hable.
  • Safari, también en versión escritorio. Apple se ha decidido a que Safari sea la mejor opción de navegación de los usuarios de sus sistemas operativos por calidad y no por obligación. Por eso ha implementado mejoras tan interesantes como poder personalizar el «modo lectura» o poder acceder a las versiones escritorio de las webs no responsive. Basta con pulsar el botón de actualizar a la derecha de la URL y seleccionar qué versión queremos visitar.
  • Bloquea contenido, acelera internet. En la App Store hay disponibles una buena cantidad de bloqueadores de contenidos de los navegadores que ya son activables desde los ajustes de Safari. Esto permitirá que la velocidad de carga de las páginas aumente con todo lo que ello conlleva -menos tiempo conectado, más autonomía, menos datos cargados en la página y por lo tanto menos datos gastados de la tarifa-.
  • El portapapeles por fin llega a Google. La tercera mejora para internet es la posibilidad de pegar y buscar automáticamente en Google -o en el buscador que tengamos puesto por defecto- el contenido que hayamos seleccionado y copiado en el portapapeles del sistema. Otro guiño para que no quieras saber nada de otro navegador.
  • Descubre quién te roba autonomía. Dentro de los ajustes de la batería encontraremos una opción muy solicitada y esperada: sabremos el tiempo de uso de las aplicaciones de una forma pormenorizada y el consumo de batería que nos exigen. Descubriremos lo que ya sabíamos, no todas las aplicaciones consumen igual y algunas son las culpables de que dependamos tanto de los cargadores blancos.
  • iCloud Drive es una aplicación. Dentro de los ajustes de iCloud por fin tendremos la opción de generar una aplicación que nos permita acceder directamente a nuestra carpeta en la nube de Apple. Eso nos permitirá trabajar mucho más ágilmente con nuestros archivos a la hora de implementarlos en otras aplicaciones o seguir trabajando con ellos en otros dispositivos.

Surface Book, Microsoft se pasa a los portátiles

Para desgracia de las grandes ferias, los eventos propios de cada uno de los fabricantes son cada vez más espectaculares y se han convertido en el escenario perfecto -y casi único- en el que Apple, Microsoft, Google, Samsung y compañía muestran al público sus planes de futuro y todo su arsenal de dispositivos y servicios. Hace pocas horas Microsoft tuvo su momento de gloria y presentó unas cuantas novedades. De todas ellas destacó por derecho propio el Surface Book, el primer portátil construido por completo por la empresa de Redmond.

Hace ya tiempo que explicamos que Satya Nadella había decidido cambiar por completo el devenir de la empresa creada por Bill Gates. Dejaría de ser una compañía meramente dedicada al software (con alguna honrosa excepción como la Xbox) para transformar Windows en una plataforma de servicios y dejar de depender de sus aliados habituales para empezar la comercialización de productos bajo su propia marca.

El modelo a seguir es el que tan buen resultado le lleva dando una década a su antagonista por excelencia: su marca es mucho más fuerte que la de cualquier rival y a pesar de una pequeñísima cuota de mercado sus beneficios son enormes. El Surface Book es la cristalización perfecta de esta nueva Microsoft.

Si lo definimos en pocas líneas podemos decir que es un ultraportátil de trece pulgadas con teclado extraíble -un híbrido con pantalla táctil- con gráficos espectaculares y un rendimiento más propio de un portátil de alta gama. Todo en él se ha cuidado: desde la bisagra continua hasta los materiales de construcción. El chasis, por ejemplo, es un monobloque de magnesio.

El teclado está retroiluminado y sus teclas, corridas con un tamaño de 1,6 mm, acompañan a un trackpad de cristal laminado muy generoso que promete tener un táctil tan ergonómico como ágil. Además, el conjunto integra un lector de huellas que está pensado para trabajar en materia de seguridad con la función Hello de Windows 10.

En cuanto a la pantalla, es un panel de 13,5 pulgadas y tecnología PixelSense con formato 3×2 (típico de las tablets) y resolución 3.000×2.000 (sí, has leído bien, no es una errata). Eso nos deja una densidad de 267 ppp lo que unido a un contraste 1800:1 y su ratio de color SRGB nos da como resultado una maravilla que estamos deseando tener en nuestras manos.

Además, para ganar utilidad tanto en modo tableta como portátil, se han implementado capacidades específicas para sacar el máximo rendimiento del Surface Pen, el stylus de Microsoft, con 1024 escalas de presión. No os preocupéis por perderlo, es magnético y se pegará como una lapa al propio portátil.

El interior

Pero si su aspecto y sus materiales prometen, el hardware interior no se queda atrás. El modelo más básico contará con un procesador Intel Core i5 de sexta generación y las más potentes con un i7. Todos ellos irán acompañados de 8 o 16 GB de RAM DDR5, se puede añadir una GPU Nvidia dedicada y su memoria interna irá de los 128 GB a 1 TB… SSD.

Como es habitual en Microsoft, la conectividad no será problema ni mediante puertos físicos ni mediante sistemas inalámbricos. Del sonido se encargarán dos altavoces frontales con certificado Dolby y las cámaras serán de 8 y 5 Mp respectivamente. Por si todo esto es poco, los de Nadella prometen 12 horas de autonomía

En cuanto al precio, oscilará bastante en función de la configuración pero en ningún caso será barato (tampoco será un modelo medio, la relación calidad precio nos parece bastante buena): de 1499 a 2700 dólares.

 

https://www.youtube.com/watch?v=Microsoft, Surface, Surface Book, Windows 10, híbridos, portátiles, tablets,

Marshmallow, Google se sube a la nube

Parece que el nombre de la nueva distribución de Android -que llegará «en pocas semanas» según la propia empresa- tiene el nombre más adecuado de todas las que han llegado hasta ahora. Marshmallow, «malvavisco» o «nube«, un guiño a la colección de dulces que, en orden alfabético, nombran a todos los sistemas operativos móviles hasta la fecha y a la potenciación de los servicios de cloud computing que llevará a cabo la empresa de internet por excelencia.

De momento se sabe poco más que el nombre y las apuestas indican a que llegará con los dispositivos que incorporen versiones «limpias» de Android: los Nexus y los Motorola Moto E, G y X. También conocemos que los de Mountain View han invitado a los desarrolladores a que se descarguen su versión específica para adaptar sus programas.

Los pilares de esta nueva edición serán mejorar el consumo de los dispositivos -era su gran ventaja respecto a los equipos iOS y Windows pero la llegada de los terminales de mayor tamaño de Apple y que corran con el sistema operativo de Microsoft la ha eliminado- así como la personalización, programa por programa, de los ajustes de acceso de las aplicaciones.

Un nuevo paso en la creación de dispositivos a gusto del consumidor y, sobre todo, de proteger la privacidad de los usuarios, algo curioso cuando se trata de Google. Aún así, bienvenido sea. También se potenciarán los sistemas de búsqueda propios de la empresa: Now evoluciona a Now on tap y se convierte en un buscador contextual dentro de las propias aplicaciones. De forma práctica: si abrimos Now mientras reproducimos música en Spotify, el servicio buscará dentro de la aplicación.

Después de la mejora de Android One, el primer sistema operativo nacido bajo el paraguas de Alphabet ha sido diseñado para exigir menores especificaciones a los fabricantes de modo que puedan contener el precio de sus smartphones y tabletas y no se pierda cuota de mercado en los países emergentes (¿dan por perdida la batalla premium?).

Frente a la carrera por cargar de hardware a los equipos (ya hay varios en el mercado que serán renovados con 4 GB), el nuevo Android 6 correrá con tan solo 512 MB. Esto debería permitir el nacimiento de una nueva generación de terminales de acceso que lo implementen (otra cosa es cómo puedan mover las aplicaciones más pesadas) y, sobre todo, mejorará el rendimiento en los dispositivos más musculados.

Activo en más de 1.300 millones de dispositivos en todo el mundo entre smartphones y tabletas, el reto de la retrocompatibilidad con dispositivos ya en el mercado -y que va en contra de los intereses comerciales de los Samsung y compañía- parece ser el mayor obstáculo después de ver que Android 5 Lollipop no ha conseguido la implantación deseada entre los terminales con más de un año de antigüedad.

Apple, ¿demasiado dependiente de la telefonía?

Hace unas dos semanas Apple anunció los resultados del segundo trimestre de este año y los datos se suponían incontestables. Su beneficio se había disparado un 38% en el dato interanual gracias a la fortaleza del iPhone que, de nuevo, volvía a batir todos los registros de sus antecesores. La compañía dirigida por Tim Cook había conseguido ganar 10.700 millones de dólares frente a los 7.740 millones del año anterior y los ingresos seguían creciendo sostenidamente hasta rozar los 50.000 millones.

Unos resultados que firmaría no solo cualquier tecnológica sino cualquier compañía del mercado. La empresa supera holgadamente los 200.000 millones de dólares en caja, es la más valiosa del mundo -en el mercado bursátil así como en todos los indicadores del valor de marcas- y su techo parece aún lejos si se analiza la fortaleza con la que domina su mercado. Sin embargo el parqué la penalizó duramente. El mismo día que se presentaron los resultados las acciones bajaron un 8% y al día siguiente un 4,4% más en la mayor caída desde enero de 2014. ¿Por qué?

Como hemos dicho unas líneas más arriba Apple domina como ninguna su mercado pero, ¿cuál es su mercado? La tecnológica recibe el 60% de sus ingresos y beneficios de un único producto, el iPhone. Esto hace que se lleve más del 90% de los beneficios del negocio de móviles en todo el mundo. Un negocio que sigue creciendo a un ritmo endiablado y en el que ha conseguido que los rivales se maten entre ellos sin que le afecte ni a su imagen ni a sus ventas.

La salud del iPhone parece de hierro. Crece a un ritmo tres veces mayor que el del conjunto del mercado. Si unimos esto a que su precio medio de venta es el más alto de la historia de la compañía, 660 dólares por unidad en todo el mundo, las cuentas siguen saliendo muy bien. En tres meses han colocado 47,4 millones de iPhones, un 35% más pero como los inversores esperaban romper la barrera de los 50 millones, el castigo ha sido implacable. Mera teoría capitalista: gano más que nunca pero no es suficiente porque quiero ganar más. Muchos medios concluían que el dato no era bueno porque suponía una caída del 22% respecto al trimestre anterior pero la cifra es normal -de hecho mejor que otros años- puesto que se sabe que en solo tres meses se presentarán los iPhone 6s y 6s Plus y son muchos los que los están esperando.

Como contrapartida, otros analistas subrayan el buen comportamiento en China o en mercados hasta ahora vetados como Corea del Sur donde sus ventas se duplican trimestre a trimestre a pesar de ser mercados al borde de la saturación -crece mermando negocio a sus competidores directos-.

¿Y qué hay del resto de datos? Los iPad siguen -y han previsto que seguirán- contrayéndose. Por sexto trimestre consecutivo mermados por una menor tasa de renovación de las tabletas y por el incremento de la pantalla de los iPhone. Los Mac siguen creciendo (algo que no hace el mercado PC) y los servicios (aplicaciones, soporte, música, etc.) sigue batiendo récords lo que subraya que todos los negocios relacionados con el iPhone gozan de una salud envidiable. ¿Qué ocurrirá cuando caiga el motor de la compañía? ¿Debe Apple especializarse en el terminal o por el contrario debe seguir diversificándose hasta que dé con un nuevo pilar que sujete sus beneficios?

Samsung Galaxy Tab S2, quiere ser la referencia

Hace pocos días Samsung presentó la renovación de su tableta Galaxy Tab S2 uno de los modelos de referencia del extenso catálogo de los coreanos que llegará a las tiendas a mediados de agosto y se presentará, como es habitual en los Galaxy Tab, en dos tamaños: 9,7 y 8 pulgadas.

Y es que esas son las únicas medidas «convencionales» de un dispositivo que se ha pensado al milímetro para mejorarlo en todo. Su marco de metal envuelve a una tableta con solo 5,6 milímetros de grosor lo que redunda en un peso final de entre 389… ¡y 265 gramos! en función del tamaño y de la configuración.

Como en la primera versión el panel cuenta con la tecnología Super AMOLED pero sí se nota una bajada en las dimensiones del conjunto. La versión grande pasa de 10,5 a la diagonal del iPad Air y la de 8,4 se vuelve más manejable. Esto también se ha traducido en una bajada de la resolución hasta los 2.048×1.536 píxeles aunque la nitidez y el brillo siguen siendo una de las referencias de la categoría. La sensación es de mirar a través de una ventana.

El lado positivo de esta bajada (imperceptible) de resolución es que el nuevo chip Exynos 5433 -el mismo del Galaxy Note 4– trabajará con mucha más soltura que su predecesor. Mantiene los 3 GB de RAM y las dos opciones de 32 y 64 GB de capacidad de almacenamiento. Las cámaras se han actualizado y dan un resultado notable a pesar de su resolución de 8 y 2,1 Mp.

¿En qué más se ha notado la bajada de tamaño, grosor y peso? En la capacidad de las baterías que ahora es de 4.000 y 5.870 mAh. Una vez más, una pantalla menos exigente redundará en menos necesidad energética lo que unido a un chip más eficiente y a un Android que promete mejorar en este aspecto dará una autonomía igual o mejor que en el modelo precedente.

Con un mercado en pleno retroceso -la tasa de renovación de estos dispositivos se acerca mucho más a la de los ordenadores que a la de los teléfonos- cada vez son más los fabricantes que están apostando por modelos más ligeros y portátiles. Además, la batalla con Apple por el modelo con mejor relación calidad-potencia-peso parece estar servida.