Tabletas, cuando más es más

 

La evolución de las tabletas es, probablemente, el mejor ejemplo de la evolución del sector tecnológico en los últimos tiempos. Hace poco más de tres años ni siquiera existían. Nacieron como una proyecto cuasi personal mucho más que como una necesidad o demanda de los consumidores y han pasado de producto de nicho a, literalmente, comerse el negocio de los ordenadores y llevarnos a la era postPC.

 

En estos 37 meses hemos pasado de un único modelo a una inmensa amalgama de tabletas que tienen mucho en común entre sí (componentes) y que se distinguen las unas de las otras por poco más que el sistema operativo y la calidad de los acabados. El rango de precios ha ido completándose por la parte baja ante la creciente demanda de los países emergentes y la consolidación de la tecnología que emplean. Los tamaños, del mismo modo, han sido creados más por «capricho» empresarial que por necesidades de los clientes… ¿o no es así?

 

El CES de Las Vegas ha demostrado que, a falta de Apple (que sigue siendo el dominador del mercado con sus dos tabletas, iPad Mini y iPad, como las más vendidas y deseadas) Samsung es la que marca el ritmo y las tendencias. Si Android obligó a que los de Cupertino tuvieran que recapacitar sobre su estrategia y lanzasen un modelo más pequeño, ahora el máximo exponente del sistema operativo de Google nos muestra la versión más grande de su tableta de éxito: la Note Pro.

 

Orientado a aquellos que ya han dado el salto del portátil a la tableta y que ahora quieren olvidarse de cualquier atisbo de no movilidad, los coreanos proponen un modelo de poco más de 12 pulgadas que por software recuerda mucho más a un PC con Windows 8 que a una tableta al uso. Si el mundo del ocio está en manos del iPad, el asalto es el mundo del negocio.

 

Y como hemos dicho que Samsung es la que marca el ritmo en ausencia de los de la manzana, ASUS y Hewlett Packard presentaron también propuestas que apuestan por tabletas más grandes y potentes que apuntillen al ordenador -hasta hace poco su producto estrella-. Ambos fabricantes han creado modelos que trabajan a la vez con Android y Windows. Para algunos, como el directivo de Lenovo Gianfrancio Lanci, sólo sirve para ralentizar el equipo y confundir al consumidor. Para otros es el eslabón que hará que muchos abandonen el teclado y se pasen a la movilidad absoluta.

 

¿Qué le queda entonces a los que siguen apostando por modelos más pequeños? Los hasta ahora reyes del mercado tienen dos bazas. Una es aumentar la potencia para ejecutar juegos y cualquier otro contenido multimedia. La segunda es una trampa. Bajar el precio sin bajar el rendimiento. Esto se suele traducir en bajar los márgenes de beneficio hasta un punto arriesgado si se venden demasiadas unidades.

 

La primera baza parece que se cumplirá gracias a la batalla de los procesadores. NVidia ha rizado el rizo con un chip, el Tegra K1, que trabaja con 96 núcleos. El listón está muy alto pero los dirigentes de Qualcomm dejaron claro que no han dicho la última palabra en un negocio del que dependen los videojuegos y su integración con las consolas, los nuevos centros de ocio domésticos.

 

La duda que nos surge es que hará que un cliente potencial se decante por una tableta de 7 pulgadas  de marca blanca -las que más rápido crecen en ventas- pudiendo elegir un llamativo phablet asiático que tiene más rendimiento, un precio similar y, además, sirve de teléfono. De momento todos los grandes se preparan a aumentar la gama alta: mucha pantalla, mucha resolución y mucha potencia. Los rumores ya han comenzado y si el iPhone 6 ya está en boca de muchos… el nuevo iPad Pro de más de 10 pulgadas tiene visos de realidad según muchas fuentes fiables. Se estrecha el cerco a los MacBook.