HBO España, llega el mayor rival de Netflix

Dos semanas después de que HBO España estrenara su web y anunciara su llegada «muy pronto», el servicio en streaming de la cadena estadounidense para nuestro mercado por fin ha llegado. El servicio viene dispuesto a romper el mercado -en manos de Netflix y de las plataformas de las empresas de telecomunicaciones- gracias a su catálogo y a su tarifa. Esto es lo que ofrece.

Más por menos

Esa parece ser su estrategia: tiene un precio único de 7,99€ al mes. Es cierto que su gran rival, Netflix, también parte de esa tarifa pero en este caso no ofrece alta definición. Además, el desembarco de HBO viene de la mano de Vodafone -que después de comprar ONO necesitaba un gran proveedor de contenidos para hacer frente en todos los mercados a Movistar- con lo que los clientes de la teleco británica tendrán ofertas, mayores periodos de visualización gratuitos o, en el caso de quienes contraten Vodafone TV Total lo tendrán dentro de su paquete sin abonar un céntimo más.

¿Dónde está el truco? Por el momento, parece que en su catálogo. Del mismo modo que le ocurrió a la plataforma de House of Cards, su llegada está bastante corta de contenidos. Ofrece 3.000 capítulos y «una selección de las mejores películas». Su rival, con un año más en el mercado parece tener títulos mucho más consolidados en su oferta.

Quienes apuesten por HBO podrán acceder a todas las series propias -a excepción de algunas por el problema de los derechos de distribución- disponibles en Estados Unidos, que se estrenarán a la vez. Esto incluye sus interesantes documentales y películas. Además, la empresa ha conseguido que los contenidos de Fox, Warner, Sony y Disney también estén disponibles a la vez que en Estados Unidos.

Si entramos en el apartado todas las series veremos títulos como Juego de Tronos -su gran baza hoy día-, los Soprano, Quantico, Silicon Valley, Supergirl o Westworld, pero también notaremos ausencias como Breaking Bad o Homeland en manos de Netflix.

Lo mismo ocurre con el cine. Pero como hemos dicho, no es nada que no le pasara al lanzamiento de Netflix y que se ha solucionado con el paso de los meses.

Disponibilidad total

Como no podía ser de otra forma, una vez nos demos de alta en el servicio, podremos ver los contenidos en prácticamente cualquier lugar y en cualquier momento. Desde su web www.hboespana.com a través de Safari, Chrome, Firefox, Explorer, Opera, etc.; desde cualquier smartphone o tableta con Android superior a 5.0 e iOS 8.0 gracias a su aplicación en Play Store y la App Store; mediante Chromecast o en la aplicación para Apple TV (también es compatible con AirPlay).

Registrarse, como es habitual en estos casos es muy sencillo: basta con poner nuestros datos, un correo electrónico y una contraseña. Durante el primer mes el servicio es gratuito y solo nos pedirán los datos bancarios a partir del segundo mes en el que, por cierto, nos cobrarán un euro que nos devolverán a los pocos días por comprobar la cuenta bancaria. Una vez hecho esto tendremos acceso a dos perfiles: uno individual y otro «HBO Family» pensado en aquellos con niños en casa.

Compatible con hasta cinco dispositivos diferentes, dos de ellos podrán acceder a la cuenta de forma simultánea. Todos los contenidos estarán en castellano, en versión original, y subtitulados. Cuando se dé un estreno simultáneo este será en VO pero durante los próximos 14 días garantizan que se doblarán.

Por último, la plataforma recomienda una conexión mínima de 8Mps así como compatibilidad con HDCP algo que no será problema para ninguno de los dispositivos antes mencionados.

¿Merece la pena?

Como siempre, dependerá del consumo de televisión que hagamos. Para aquellos que prioricen las series (sobre todo americanas) es una buena inversión. De hecho, para quienes no hagan uso de los canales temáticos de las plataformas de pago (no den mucha importancia a los documentales o los canales deportivos) se nos antoja que la suma de Netflix y HBO es una idea perfecta para consumir contenidos donde se quiera, sin interrupciones y de calidad.

Si ahora tuviéramos que escoger entre las principales plataformas, nos parece que por catálogo Netflix es más potente, sin embargo, darnos de alta a temporadas intercalando ambos servicios tampoco nos parece una mala opción para poder ir disfrutando de los contenidos sin saturarnos.

Compartir perfiles con otros usuarios (un familiar paga Netflix y otro HBO) también nos parece una forma inteligente y rápida de disfrutar contenidos, aunque las listas de visionado serán mucho más fáciles de gestionar en el primero.

Streaming, YouTube se quiere sumar a la guerra

El primer paso fue YouTube Red, un servicio de suscripción a vídeos que tenía como atractivo a sus principales YouTubers. La idea era ser el complemento perfecto a Google Music añadiendo como mejora a la competencia que su contenido era mucho más actual y, sobre todo, original. Esto suponía un reto, llenar el portal de clips y contenidos con buena calidad tanto en contenido como en forma. Algo nada sencillo y bastante caro.

Esto ha hecho que la empresa filial de Google haya decidido salir también al mercado a adquirir contenidos y la primera serie «tradicional» en pasar a formar parte de su catálogo se llama Step Up, una adaptación de la popular saga de baile que, por cierto, también ha sido convencional en cuanto a precio. La empresa ha pagado varios millones de dólares por capítulo.

Ahora, el reto, es que se sumen a su adaptación y formen parte del elenco de actores los rostros más conocidos de entre los youtubers. Puede parecer un movimiento arriesgado pero los vídeos de baile son los más populares en el portal y empezar con un contenido ya conocido en formato por el público puede ser sinónimo de éxito. No olvidemos que House of Cards, el gran éxito de Netflix es una adaptación de la serie homónima de la BBC.

La ventaja del gigante de internet a la hora de conseguir buenos proyectos, una vez más, está en la cartera. Lionsgate confirmó que el motivo por el que habían elegido YouTube para vender la serie es que a diferencia de los estudios tradicionales no exigen comprar solo un piloto y luego un paquete de episodios, el músculo financiero de Google les permite comprar la temporada entera «a ciegas».

La estrategia no es nada habitual (de momento solo la aplica Netflix y suponemos que Amazon tendrá que adaptarse a ella si no quiere perder los contenidos más interesantes) pero coloca a las nuevas plataformas en ventaja respecto a los estudios tradicionales.

Nos surge la duda de cómo funcionarán los derechos de esta serie. YouTube Red solo está operativa en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda y, aunque la empresa lleva tiempo planificando su llegada a Europa, podría verse tentada de ceder los derechos de la primera temporada a otra compañía para saber si sus propuestas se adaptan al mercado continental.

Como contrapartida, vemos que Netflix está luchando por recuperar derechos de sus series de bandera y que HBO Premium se estrenará en varios mercados sin contar con Juego de Tronos, entre otras. De momento YouTube Red no debería preocupar a los canales «clásicos» sea cual sea su formato ya que, aunque se trata de una plataforma global, tiene un público objetivo muy diferente. Sin embargo, la apuesta por los contenidos originales puede suponer un grave problema para las empresas que ofrecen paquetes domésticos así como para la hasta ahora intocable Netflix.

4K, desarrollo olímpico

Curiosamente, aunque sea el cine uno de los generadores de contenidos más importantes para consolidar o lanzar nuevas tecnologías audiovisuales, normalmente son los eventos deportivos, que congregan a cientos de millones de personas alrededor de las pantallas, los que son el espaldarazo definitivo para que una nueva tecnología se consolide y democratice. Los Juegos Olímpicos y los Mundiales de fútbol suelen ser un aliciente para que muchas personas compren nuevos televisores.

Así, el pasado Real Madrid-F.C.Barcelona del mes de noviembre tuvo algo de especial. La señal se produjo y difundió en ultra alta definición. Sobre el papel no es nada novedoso. Series de televisión Juego de Tronos y The Wire, con cientos de millones de seguidores en todo el mundo, llevan tiempo haciéndolo. Y nuevos actores como Netflix ya comercializan tarifas 4K compatibles con sus contenidos en este formato (House of Cards, por ejemplo). Sin embargo, la emisión íntegra de la señal de los Juegos de Río este agosto parece que será el evento que nos hará migrar a este nuevo formato.

Es cierto que no basta solo con tener un receptor compatible con la señal 4K ya que la cadena ha de emitir en Ultra HD. Por eso, a pesar de las 30 millones de televisiones compatibles comercializadas el año pasado en todo el mundo los fabricantes han apostado también por hacer accesibles a la industria las cámaras necesarias. Panasonic, por ejemplo, cedió sus AK-UC3000 para «el clásico».

De momento no hay una gran oferta. Y la que hay tiene contenidos demasiado específicos: una de las más llamativas son las imágenes que la NASA capta de La Tierra y que el operador de satélites SAS ofrece en exclusiva para Estados Unidos. En total los luxemburgueses cuentan con 20 canales 4K, muy pocos si tenemos en cuenta que distribuye 2.230 FullHD y otros 5.018 en otros formatos inferiores.

FashionOne, dedicado a la moda, o PearlTV, de televenta, son otros de los que se aprovechan de la calidad de imagen para realizar su actividad. El responsable de la segunda, por ejemplo, explicaba a El País, que un comprador quiere ver todos los detalles de un producto y que el 4K permite ver «hasta la composición de la prenda en la etiqueta».

El problema del 4K es el ancho de banda que necesitan. Y como el espacio radioeléctrico es limitado, es muy complicado que la TDT vaya a difundir por el momento este tipo de canales. Para hacernos una idea, un canal con esta definición ocupa el mismo ancho de banda que toda la señal de Atresmedia. El satélite no tiene este problema pero para que pueda llegar correctamente necesita de complejos sistemas de compresión.

Por eso la industria insiste en que el desarrollo del 4K -su reto- es necesario que participen todos los actores: fabricantes, operadores y creadores. El objetivo es que en 2020 hasta 200 canales europeos distribuyan esta señal. Y parece que los eventos deportivos más inminentes (los mecionados Juegos de Río, la Eurocopa de este verano y el Mundial de 2018) serán los encargados de masificarla.

Chromecast, Chrome se suma al streaming

La próxima guerra en Silicon Valley no se librará en el automóvil (a esa le quedan todavía de tres a cinco años), ni entre los dispositivos móviles (esa lleva abierta desde 2007) ni en el deporte -los wearables aún son vistos por muchos usuarios potenciales como dispositivos extraños-. La próxima batalla está enfrente del sofá.

Con los mercados de contenidos multimedia más importantes migrando de las operadoras a las plataformas en streaming, son cada vez más las tecnológicas que están lanzando al mercado sistemas de smart TV. Dispositivos que llevan un paso más allá la experiencia que ofrecen los propios fabricantes al contar con el apoyo de toda la infraestructura de ocio de Microsoft, Google y Apple.

De todas las opciones que hay en el mercado, sin duda, Chromecast es una de nuestras favoritas por todo lo que nos ofrece (y por lo poco que cuesta). Increíblemente sencillo, tremendamente eficaz y sorprendentemente rápido solo necesitamos un smartphone o tablet desde el que lanzar contenidos al televisor, tener el Chromecast conectado al puerto correspondiente y tener descargada la extensión Google Cast.

Pero parece que los de Mountain View quieren que la experiencia sea aún más intuitiva y rápida y pretenden incluir una nueva funcionalidad dentro de Chrome lo que permitiría al usuario no necesitar de ningún tipo de extensión para poder trabajar con el mirroring. Aunque esta novedad aún no está disponible en la actual versión en curso del navegador, sí que se encuentra en la versión beta para desarrolladores.

Para los que tengáis curiosidad por probarla solo es necesario abrir la versión beta de Chrome (en este enlace la podéis descargar) y buscar chrome://flags/#media-router lo que desactivará la extensión de Google Cast y dejará disponible la opción Media Router para volcar los contenidos de una pantalla a otra.

Aunque aún no hay fecha de lanzamiento, la implementación de este servicio -similar al AirPlay de Apple y su Apple TV- es todo un guiño para aquellos que utilizan el navegador de Google como centro de toda su experiencia en internet y en los dispositivos móviles. Una forma de convertir a Google y su periférico en nuestro centro de ocio digital y doméstico.

Premios 2015: imagen y sonido

Como cada año por estas fechas nos disponemos a presentaros los dispositivos, tecnologías y avances que más nos han llamado la atención durante los últimos doce meses. La sexta edición de los «Premios de La Caverna Cibernética» tendrán como objetivo subrayar aquellos gadgets que mejor mantengan el equilibrio entre rendimiento, diseño, utilidad y precio. Una semana en la que repasaremos lo mejor en imagen y sonido; dispositivos móviles y wearables; el mundo digital 2.0; el impacto de las TICs; la mejor tecnología aplicada al deporte y el mejor coche de 2015. ¿Nos acompañáis?

Mejor Televisión LG EG960V

Parecía casi imposible desbancar a Samsung de este premio (al menos para nosotros) pero la consolidación de la tecnología OLED ha hecho saltar por completo la banca. Los colores son espectaculares, la nitidez de otro nivel (sobre todo en esta familia 4K, HDR), los negros se ven como nunca antes y para el sonido han trabajado con Harman Kardon. Y lo mejor de todo es que toda esta tecnología, por fin, comienza a tener un precio accesible. La mejora del SO Smart TV WebOS 2.0 es la guinda a un pastel casi perfecto.

Mejor reproductor de BluRay Pioneer BDP LX88

Aunque somos muchos los que creemos que el soporte físico está en las últimas, hay que reconocer que la calidad de imagen y la relación imagen-sonido del BluRay (y estamos deseando la llegada del BluRay 4K) es incomparable. El reproductor que nos atañe se ha construido con una arquitectura para eliminar vibraciones aislando cada uno de los componentes para que no haya interferencias entre ellos. Es rápido, preciso y personalizable (cuenta con hasta 13 ajustes de vídeo diferentes en su configuración), permite escalado y reproducción de contenido 4K y tiene como punto fuerte -no podía ser de otro modo siendo Pioneer- una calidad de reproducción de audio incomparable. ¿El equipo definitivo?

Mejor equipo integrado Onkyo HT-S5805

Una de las opciones favoritas de los cinéfilos son los equipos integrados. Para los puristas tienen menos calidad que un conjunto reproductor más home cinema pero su comodidad de uso y la mejora de su rendimiento en los últimos años los hacen muy atractivos -además de que se precio es mucho más competitivo-. El dispositivo de Onkyo quizás sea el que mejor personaliza todas estas virtudes: ofrece salida 7.1 o 5.1.2 con 100 vatios de potencia sobre cada uno de los canales de salida. Es compatible con Dolby Atmos, Dolby TrueHD y DTS-HD Master Audio. Trabaja a la perfección con señales 4K y 3D, etc. Todo ello con una gran solvencia, un buen diseño y un precio sorprendente.

Mejor cámara de fotos Canon Powershot G3 X

Una cámara media perfecta para captar nuestros mejores paisajes o imágenes en movimiento de cualquier tipo (eventos deportivos, por ejemplo). Compacta con superzoom, tiene un excelente sensor CMOS retroiluminado de 20,1 megapíxeles que además de tomar fotos increíbles le permite grabar vídeo Full HD a velocidades entre 24p y 60f. La mejor esencia de Canon en un equipo muy bien pensado.

Mejor cámara de vídeo GoPro Hero4 Black

Aunque a muchos les pueda parecer un sacrilegio no mentar equipos como la Panasonic HC-WX970, escogemos esta action cam por su uso. La hemos visto en la calle. El público la usa para todo tipo de actividades, su calidad de imagen está fuera de toda duda y su precio -comparado con una videocámara clásica- es hasta competitivo. Ha cambiado la forma en la que nos relacionamos con esta familia de producto y parece que no tiene rival en las tiendas. Costará desbancarla.