Láser blanco, ¿revolución en los paneles?

La revolución que lleva viviendo la imagen durante la última década es vertiginosa. Desde que se abandonó el tubo de rayos catódicos los fabricantes han entrado en una vorágine por encontrar el panel más nítido, más fino, con mayor resolución y menos demanda energética posible que ha dado como resultado paneles de todo tipo para todo tipo de dispositivos -el do de pecho lo siguen dando los televisores aunque los smartphones y tabletas no se quedan atrás-.

El primer emisor láser data de 1960 y durante más de medio siglo las mejoras en este campo han sido evidentes. Sin embargo había algo que se le seguía resistiendo a los científicos: crear un láser de color blanco. Y decimos que seguía resistiéndose porque investigadores de la Universidad de Arizona han conseguido este hito que redundará en pantallas más eficientes (energéticamente) y eficaces -con mucha más calidad de imagen-.

Un láser común emite un «haz de luz coherente», esto es, una única frecuencia y longitud de onda que determina su color entre otras características. Sin embargo, el láser que han diseñado emite un haz incoherente lo que se traduce en múltiples frecuencias y longitudes de onda.

Conseguir un láser con diferentes longitudes de onda ha sido muy complejo ya que ha requerido del diseño y construcción de un emisor a escala nanométrica con un grosor de una milésima parte del grosor de un cabello humano. El mismo, a su vez, se divide en tres emisores láser que emiten los tres colores típicos de la escala RGB.

De este modo, el sistema puede emitir un haz de luz rojo, uno verde y uno azul… y cualquier otro color que resulte de la combinación de estos tonos primarios. De este modo, si se activan las tres partes al unísono y a máxima potencia el resultado es un láser blanco.

Los investigadores de la Universidad de Arizona han explicado que, entre otras muchas funcionalidades, permitirá el desarrollo de una nueva generación de pantallas ya que en las pruebas han conseguido demostrar que su capacidad para reproducir colores está un 70% por encima de cualquier pantalla actual -incluidas las OLED, las de mayor calidad en la actualidad-.

Es cierto que el sistema aún está en un proceso embrionario ya que para poder aplicarse en la electrónica de consumo habrá que saltar otro obstáculo: por el momento el sistema desarrollador por los investigadores funciona estimulando los electrones de otro láser ya existente y para poder llevarse a un panel es necesario un LED que funcione con electricidad directa.

¿Otra de las aplicaciones más interesantes de este sistema? Los semiconductores ópticos que verían ostensiblemente mejoradas sus características de rendimiento y su necesidad de abastecimiento energético. Toda una promesa que esperemos no tarde mucho en convertirse en realidad.

Televisores 2015, revolución inteligente

Aunque su tasa de renovación sea mucho menor que la de cualquier otro dispositivo tecnológico doméstico, los televisores suelen reflejar lo mejor de la capacidad de innovación de las principales empresas de electrónica de consumo. Samsung, LG, Sony, Panasonic y compañía aprovechan para demostrar la potencia de sus paneles, de sus sistemas de conectividad y sus sistemas operativos. Verdaderos centros de ocio donde el diseño tiene un rol fundamental. Os presentamos las últimas ediciones de las Smart TVs de referencia.

  • Samsung JS9000. La clave de todo reside en su tecnología Nano Crystal Color que permite ver los colores con un tono más natural. El tope de gama de la familia SUHD potencia la experiencia inmersiva gracias a su panel curvo y al sistema Auto Depth Enhancer que, según los coreanos, es la sensación más cercana al 3D del mercado. Y todo ello aderezado con un emparejamiento Smart TV-smartphone que vuelca la información preferida del usuario en su pantalla de 55 pulgadas. Siguen siendo la referencia, sin duda.

  • Philips 9109. Ultraplano, con ultra HD, Ambilight a ambos lados del panel y arriba y abajo y Android TV. ¿Qué más se puede pedir? Un procesador de seis núcleos de alto rendimiento al que no se le resiste ningún escalado ni imagen sea cual sea su resolución. El Perfect Motion Rate de hasta 1000 MHz  y el sistema Pixel Precise Ultra HD dan una calidad de imagen nunca antes vista en el catálogo de la compañía. Su sonido, como siempre, espectacular y su mando a distancia con teclado QWERTY y puntero es más propio de un tablet que de un equipo doméstico.

  • LG 8507. Tener como vecino a Samsung hace que LG siempre busque soluciones alternativas para diferenciar y vender sus productos. La tecnología IPS de su panel con resolución 4K y un audio sobresaliente gracias a un sistema de sonido creado por Harman/Kardon garantizan una muy buena experiencia multimedia. Su sistema operativo, WebOS, es una delicia por lo intuitivo que es y su diseño sin marcos dan una presencia incontestable sea cual sea su emplazamiento. Muy recomendable.

  • Sony Bravia X94C. Los japoneses la venden como la experiencia 4K definitiva y, aunque no estemos seguro de que sea el mejor televisor del momento, sí está entre los tres mejores. Su diseño es bestial. Su presencia fuera de toda duda. La calidad y profundidad de las imágenes saca años a muchos de sus rivales y el sonido hace que no necesite ningún periférico. Además, la dupla con Android TV la convierte en una extensión del smartphone, tablet o portátil. Y todo ello gracias al chip X1 que marca -y mucho- la diferencia.

  • Panasonic CX750E. Las legendarias Viera siguen siendo las grandes referencias del mercado a pesar de estar por detrás en estrategia de marketing frente a Sony y la dupla coreana. La resolución y nitidez de su panel 4K es impactante. Sus colores ganan en brillo respecto a otros modelos más bajos en el catálogo. Solo cede un poco ante la competencia con un sistema operativo menos completo, aunque lo compensa con un buen diseño y un precio muy competitivo.

Mi TV 2, familia aventajada

Como ya vimos la semana pasada, Mi (Xiaomi) es una de las empresas más activas del mercado. Sus productos son un compendio de rendimiento y excelente calidad-precio y la firma intenta quitarse por todos los medios su imagen de «multicopista» de las grandes referencias del mercado tecnológico a base de productos que se renuevan cada poco tiempo para controlar, al menos, su enorme mercado doméstico.

Hace pocos días también descubrimos el profundo cambio que está viviendo el mercado televisivo y que, a buen seguro, el despliegue de un servicio on demand de Apple acelerará. Así, que tanto los fabricantes «clásicos» (Philips, LG, Samsung, Sony, etc.) como los gigantes de Silicon Valley (Google, Apple y Microsoft) y las propias plataformas de televisión (Netflix, Waki.tv, Telefónica, Orange y compañía) se empiezan a posicionar para no quedarse atrás en un negocio multimillonario.

Por eso hoy os traemos la nueva Mi TV 2, un televisor diseñado por los ingenieros del gigante chino que tenían como principal premisa diseñar un hardware lo suficientemente capaz como para que ningún juego o película se le resistiera y que funcionara a la perfección de la mano de Android.

Hasta ahora la casa china ya tenía experiencia con los televisores. El actual Mi TV cuenta con los mejores paneles Full HD de LG y Samsung (y así lo publicitan en su web) a los que añade escalado 3D, sistema de sonido Dolby DTS, un procesador Snapdragon de cuatro núcleos a 1,7 GHz que trabaja con una GPU Adreno 320 y cuenta con 2GB de RAM DDR3. Nada mal para un equipo de 47 pulgadas que bajo su marco ultrafino incorpora toda la tecnología del dispositivo Mi Box.

Pero volvamos a la Mi TV 2. En este caso se trata de un equipo de 40 pulgadas que más que por especificaciones destaca por su equilibrio. No cuenta -como cabría esperar- con el software Android TV sino que, aprovechando su potencia, han tomado Android 4.4 y le han colocado su propia capa. Así, el dispositivo trabaja con MIUI TV aunque prometen actualizar lo antes posible a Lollipop.

En esta ocasión el panel es de Sharp y cuenta con la afamada tecnología SDP X-GEN que le da un alto contraste de 5000:1. El sonido consigue el certificado Dolby MS12 para los sistemas envolventes.  El procesador, esta vez, es un ARM Cortex-A9 quad core a 1,45 GHz y una GPU ARM Mali 450MP4 que conforman un chipset MStar poco conocido pero que promete un buen rendimiento acompañado de los 1,5GB de RAM.

Sobre el papel no es el conjunto más potente (el que quiera potencia bruta deberá pagarla en forma de Xbox o PS4 acompañada de un panel de última generación Samsung) pero es mucho más que suficiente para mover de forma nativa juegos sencillos y acceder a internet sin problema.

 

Sobre el diseño, destaca su grosor de 14,5 mm y la disponibilidad de varios colores para la carcasa. Un conjunto muy interesante si tenemos en cuenta que al cambio el gadget vale 290€. Nada mal si tenemos en cuenta que la empresa ha prometido gastar 1.000 millones de dólares para aumentar la oferta disponible en su plataforma de contenidos.

Pensada para el mercado chino y países adyacentes, la marca todavía no ha desmentido su llegada a otros mercados pero la apertura de varias tiendas en Estados Unidos y Europa para comercializar su gama de productos (menos teléfonos inteligentes) abre esta posibilidad.

Más madera

Para los que busquen más «músculo» Xiaomi les ha preparado un televisor con mayúsculas. 49 pulgadas, con resolución 4K y 90 píxeles por pulgada (no es muy habitual una cifra tan alta en este segmento).

El equipo monta el mismo chipset que su hermana pequeña pero aumenta el rendimiento gracias a que la RAM sube hasta 2 GB DDR3 y para redondear el sonido añaden una barra 8.1 que ofrecerá conectividad analógica y Bluetooth.

También trabaja con MIUI y promete una actualización a Lollipop y, para mejorar la jugabilidad puede acompañarse de un gamepad Bluetooth 4.0. ¿Su precio? Al cambio 475€. Lo malo es que tampoco está claro que pueda llegar a nuestros mercados si la aceptación de sus tiendas no es la que esperan. Aún así, los fabricantes coreanos deberían tener cuidado.

Viuing, ¿un nuevo formato de televisión?

La Formula 1, un gran festival de música, un partido de fútbol en un enorme estadio o una etapa crucial del Tour de Francia. La duda es siempre la misma. Disfrutarla en directo nos da el plus de ver en vivo un gran evento pero, a cambio, corremos el riesgo de perdernos muchos detalles -algunos fundamentales- que las repeticiones o los distintos ángulos de visión de la televisión si nos permiten.

Además, los televisores 4K, 3D, ultraplanos o curvos, conectados a la red y con toda suerte de aditamentos nos dan una experiencia de visionado casi tan buena como estar en persona en el espectáculo.

La empresa catalana Viuing se ha propuesto unir lo mejor de ambos mundos diseñando un televisor de un solo uso especialmente pensado para ser disfrutado en los grandes eventos culturales y deportivos y permitir que los espectadores no se pierdan ni un solo detalle. Marc García, CEO de la empresa, explicaba recientemente en Cinco Días que cada año 250 millones de personas acuden a este tipo de eventos en directo y que estudios demuestran que un 80% estarían dispuestos a pagar por tener una pantalla en la que poder ver los detalles que se pierden.

Por eso la empresa no ha tenido problema en obtener en su primera ronda de financiación 700.000€ con los que podrá comenzar a producir este dispositivo confeccionado en cartón plastificado y 100% reciclable y que, esperan, será comercializable en junio.

El fondo de inversión Inveready y Bankinter han mostrado su interés por este nuevo formato de televisión que costará unos 15 euros y contará con una batería de 6 horas -suficiente para cubrir cualquier evento- y que contará siempre con permiso de los organizadores quienes se llevarán un porcentaje de las ventas del dispositivo.

A cambio, Viuing captará la señal de la televisión de los organizadores y mediante la instalación de un operativo podrá reenviar la señal en su propia frecuencia para que los espectadores puedan conectarse cuando quieran y ver todos los detalles.

La idea es que el espectador pueda adquirir el televisor en taquilla, al comprar la entrada o reservarla en la web del espectáculo o de la propia empresa. Una vez dentro del recinto solo tendrá que encenderlo y disfrutar del espectáculo en la pantalla y en vivo. Al acabar se podrá depositar en un contenedor para que sea reciclado (reprogramado) o bien llevárselo a casa como souvenir puesto que la idea es que cada dispositivo sea decorado de forma personalizada para cada evento.

El inminente MWC de Barcelona de este año será la carta de presentación definitiva para un equipo que esperan sea de masas y que tiene como clave convertir un concepto francamente complejo en un dispositivo final sencillo, intuitivo, práctico y barato. Todo un acierto.

CES 2015, las novedades de Samsung

Cuando los rumores sobre el Galaxy S6 se dispararon y muchos pensaron que las «malas ventas» de la división móvil de los coreanos -y la espectacular recepción del iPhone 6- iban a hacer que no esperasen al Mobile World Congress, Samsung demostró que es mucho más que teléfonos y tabletas. Con intención de seguir siendo el mayor fabricante mundial de electrónica de consumo y de dominar cada vez más mercados -el de la domótica es uno de los que más le interesa- estas son las novedades más interesantes que presentaron en Las Vegas.

  • Unidades SSD portátiles. La idea es llevar todas las ventajas de esta tecnología fuera de los ordenadores para competir directamente con los discos duros externos tradicionales. Con capacidad de 256, 512 y 1024 GB y un peso de 30 gramos ofrecen una velocidad de hasta 450 Mbps además de un cifrado AES 256 bits. Con un precio en Estados Unidos que parte de los 179 dólares, parece que es el primero de una larga estirpe de periféricos que inician el mundo del almacenamiento híbrido SSD-nube.
  • Super UHD. Si parece que el UHD es lo último -casi no tiene contenidos- estamos equivocados. La nueva tecnología de nanocristales de Samsung está pensada para, a misma resolución, mejorar contraste, brillo y nitidez. Las cifras de los ingenieros coreanos son reseñables: una profundidad de color 64 veces mayor que la de un televisor «convencional» y 2,5 veces más de brillo. Y todo mientras el procesador gestiona el brillo adecuado en función del entorno, la imagen y optimiza el gasto energético. En definitiva, un panel LED que rinde como un OLED sin sus desventajas. La creación de la UHD Alliance con productoras de Hollywood, además, parece garantizar contenidos de alta calidad de imagen y sonido.

  • Internet de las cosas. El 32% de los estadounidenses quieren implementar dispositivos de este tipo en sus hogares pero sólo el 2% los tienen instalados. El 64% de los wearables de ese país llevan el logo de los coreanos en su carcasa. Y más del 50% quieren disfrutar de algún tipo de conexión en todo momento. Esto explica la apuesta por reforzar los dispositivos de este tipo y por lanzar servicios como Milk Music y Milk Video, pensados para hacer frente a Google y Apple en su terreno. Sobre todo porque durante los próximos meses llegarán a todos sus smartphones, tabletas… ordenadores y televisores.

  • Electrodomésticos ultracapaces. La batalla con LG tiene pinta de marcar una época. Desde soportes para tabletas en la cocina que se conectan con los electrodoméstico para controlar los tiempos de cocción desde la receta, hasta hornos dobles, aspiradores robotizados controlables y ajustables desde el móvil o lavadoras de dos alturas que incorporan lavaplatos para optimizar el flujo de agua.