Tokyo Game Show, la realidad virtual ya es más que una apuesta

Un año más Tokyo se ha convertido durante unos días en el epicentro del ocio digital mundial. Aunque su Game Show no tiene el tirón de eventos como el E3, ser el centro de operaciones de gigantes como Sony y Nintendo hacen que la feria se convierta en una referencia ineludible para toda la industria.

La edición de este año, sin embargo, ha provocado sentimientos encontrados: mientras que para el consumo interno se puede catalogar de éxito rotundo debido a su récord de asistencia (271.000 personas, tres mil más que el año pasado y veinte mil más que hace dos), el encuentro ha dejado un sabor amargo en Occidente por una conferencia de Sony con poco gancho y la falta de verdaderas novedades.

Como nota curiosa, los Dating Sims fueron protagonistas en el apartado más lúdico. Este género de juegos tan genuinamente japonés (y tan extraño para los occidentales) consiste en crear simulaciones de citas y tiene un cierto contenido romántico -aunque no están relacionados con el manga o el anime-

El factor diferencial, sin embargo, fue el espacio que los organizadores reservaron a empresas (las invitadas especiales de este año eran 30 latinoamericanas) que intentan hacerse un hueco en el sector o que utilizan la tecnología de los videojuegos para desarrollar proyectos en nuevos campos.

Aplicaciones (no solo juegos) para smartphones así como propuestas de realidad virtual coparon buena parte de la atención de los asistentes que ven como ésta nueva técnica se consolida no solo para uso industrial y comercial sino también como una nueva forma de consumir contenidos en nuestros hogares.

A puertas de la comercialización del sistema de realidad virtual de Sony, fueron muchos los visitantes que pudieron probar el nuevo equipo y ver las bondades de esta nueva forma de interactuar con el software (y, por qué no, la otra realidad). Es por ello que, tanto refiriéndose a los jugadores como a los consumidores de contenidos multimedia, todos los representantes de firmas involucradas en la realidad virtual hablaron de crear experiencias para el usuario más allá de una nueva forma de relacionarse con los juegos.

Con más de 50 juegos preparados para lanzarse a la vez que las VR de Sony, la multinacional nipona ha creado un equipo de 330 desarrolladores cuya única finalidad es crear contenidos y nuevos formatos compatibles con esta tecnología a la que, según Yasu Takahasi (directivo de Sony responsable de la realidad virtual) es el presente y futuro del sector.

HTC, uno de sus rivales en este nicho de mercado mostró las mejoras de su plataforma para que los ordenadores también puedan acceder a todas las virtudes de la realidad virtual: desde un catálogo de juegos compatibles con el formato, hasta nuevas opciones para que los desarrolladores creen herramientas y soluciones para la industria.

La apuesta de HTC más allá de los juegos pasa por el negocio inmobilario, la industria automotriz -modelaje de coches y virtualización de los procesos de fabricación- así como campos científicos (medicina, química, física, etc.).

En definitiva, la vigésima edición del Tokyo Game Show sirvió para mostrar al público que los juegos son solo la punta del iceberg de una tecnología -la realidad virtual- que tiene mucho que ofrecer a la sociedad.

Noticia recomendada por Binary Soul

Tokyo Game Show, avalancha de novedades

Después de un E3 2015 para recordar, la industria del videojuego se prepara para una nueva edición del Tokyo Game Show. La feria, una de las referencias por su ubicación en el calendario y por su condición de «casa» de gigantes del sector como Sony y Nintendo, viene más cargada que nunca con el fin de devolver al sector japonés a lo más alto.

Con la igualdad en prestaciones, ventas y catálogo entre los dos dispositivos del sector (Xbox y PlayStation) Sony ha entendido que el factor diferencial con Microsoft puede venir de otros dispositivos hasta ahora menos relevantes dentro de su gama como la PlayStation Vita -que llevaba bastante tiempo sin recibir más novedades que algún rediseño o nuevo color-.

Videojuegos, protagonistas de la industria

Mientras que en otras industrias parecen haber empezado una carrera sin fin por renovar y potenciar sus dispositivos cada pocos meses -una poderosa forma de obsolescencia que se ha apoderado de smartphones, tabletas y ordenadores- la industria ha decidido que lo más importante son los contenidos. Es por ello que todos los fabricantes han dejado de lado la guerra de los chips para seguir volcados con un negocio multimillonario que ya hace tiempo que mira por el retrovisor al cine y la música.

Títulos como Bloodborne: The Old Hunter (FromSoftware, en tiendas a finales de noviembre); Gravity Rush; Everybody’s Golf y el esperado Uncharted 4: El desenlace del ladrón (también llegará antes de que empiece la campaña navideña) son los juegos con los que los desarrolladores comenzarán a abrir boca para los usuarios de los dispositivos de la casa nipona.

Ubisoft también ha preparado una buena batería de novedades para los amantes de la PS4: Jack el Destripador tendrá un DLC en Assasin’s Creed Syndicate y The Oni será una de las sorpresas del siempre interesante For Honor.

Y por si todo esto fuera poco SEGA anunció horas antes del pistoletazo de salida una remasterización del juego original de la saga Yakuza para PS4 y PS3 mientras ultiman el lanzamiento de Yakuza 6; Capcom también trajo Umbrella Corps, un spin off de la legendaria saga Resident Evil.

Si a todo esto le sumamos que el proyecto de realidad virtual de Sony sigue dando pequeños pasos -ya se sabe que finalmente se llamará Play Station VR– y que la multinacional tokiota ha anunciado una rebaja de 50 euros en el precio final del dispositivo, podemos asegurar que el Tokyo Game Show de este año promete unas navidades muy moviditas.

Noticia recomendada por Binary Soul