Ultrabooks, la próxima experiencia

La necesidad de Intel de relanzar su principal mercado -el de los ordenadores-, unida a la demanda de movilidad de unos clientes acostumbrados a gadgets cada vez más potentes y ligeros ha llevado a los californianos a renovar el concepto de ordenador portátil. Mooly Eden, vicepresidente de la multinacional se encargó en el pasado CES de presentar los planes de futuro del mayor fabricante mundial de procesadores.

Lo más curioso de la presentación fue que, a pesar de tratarse de un fabricante de componentes, Eden no vendió las cualidades de estos modelos por sus características técnicas. Muy al estilo de Steve Jobs, explicó para qué hemos utilizado durante los últimos 20 años los ordenadores y, sobre todo, por qué querremos tener un ultrabook en cuanto lo veamos. Los más de 230 millones de euros que Intel invertirá en su promoción son sólo una «minuta» que Intel no explicó.

La respuesta encubierta de Wintel -el matrimonio creado hace décadas entre Microsoft e Intel- al MacBook Air de Apple tenía que presentar características similares: unas 13 pulgadas, más de 7 horas de batería, un procesador que permitiera trabajar con imágenes y vídeo, mucha ligereza y, a poder ser, un buen diseño.

La única frontera que se encontraban tanto los fabricantes como los consumidores era cómo bajar el precio de estos súper netbooks de los 1.000€. La versión básica del modelo cuesta 949€ y es muy sencillo acercarse a los 1.200. Por cierto, otra de las características del equipo de la manzana y sus rivales -la han adoptado a posteriori- es la desaparición de la ranura para CD/DVD. Si Apple decide trabajar con ranuras de expansión y la nube y le ha salido bien (eso dicen las ventas) y la competencia parece convencida de que es una buena opción, se acaba firmando la «sentencia de muerte» para el formato.

No obstante, ante el riesgo de polarización del sector, Intel ha propuesto unos parámetros para que los nuevos portátiles ligeros sean considerados ultrabooks: las pantallas de sólo 5 milímetros de grosor -la mitad de una tableta-, las nuevas conexiones de alimentación más pequeñas e incluso las VGA son condiciones sine qua non. La esperanza de Intel es una buena acogida que consiga bajar el precio de los equipos y que, a su vez, aumente las ventas.

El vicepresidente de marketing de Intel, Kevin Sellers, anunció que ya se están ultimando unos 75 modelos que permitirán la creación de álbumes, edición de vídeo, jugar y conectarse a Internet de continuo. Los Acer S3ASUS ZenbookHP Folio 13LG Z330Toshiba Portégé Z830 y los IdeaPad de Lenovo ya están listos. Incluso Samsung ultima los suyos. La avalancha parece cercana.

La gran ausente del CES, Apple, siguió creando tendencia. Los rumores indicaban que la segunda generación del MacBook Air tendrá su propio Siri -el asistente personal que iOS 5 le ha regalado al iPhone 4S y que se da por hecho que llegará a los demás iGadgets-. Al parecer, los contactos entre Intel (que también pone los procesadores de Apple) y Dragon, empresa especializada en reconocimiento por voz, permitirán que la innovación llegue desde el primer día en todos los idiomas. Esperemos que todas estas propuestas no se conviertan en el vaporware de este año en el CES.

Sellers se despidió con un «la gente no compra procesadores, compra experiencias. La invasión llegará en abril». Estaremos esperando.

Procesadores, la guerra se expande

Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que los ordenadores sólo eran ordenadores y los teléfonos sólo servían para llamar. Un tiempo en el que la duda era la marca de PC que queríamos para trabajar con la última versión de Windows que nos regalaran y en el que tener pantalla a color en nuestro Nokia era bastante pijo. En 2007, no obstante, llegó al mercado un teléfono que parecía un ordenador… y en 2010 llegó a nuestras manos un trozo de ordenador que parecía un teléfono con esteroides. Todo cambió. Los portátiles se convirtieron en netbooks y estos en tabletas. Los pocos que sobrevivieron se hicieron más esbeltos y rápidos y los llamamos ultrabooks.

Los teléfonos se pasaron a llamar smartphones y servían para jugar, sacar fotos, escuchar música, grabar vídeo, mandar emails, utilizar el WhatsApp y, si sobraba tiempo, para llamar. Hasta los ordenadores de sobremesa perdieron su torre. Incluso algunas televisiones perdieron su mando a distancia. Todo estaba conectado y eso fue posible, sobre todo, a los nuevos procesadores de alto rendimiento.

Hasta entonces, Intel, el mayor fabricante de procesadores del mercado, vivía feliz en su torre de marfil. El binomio Wintel parecía inexpugnable y hasta Apple, la única alternativa, se había decantado por sus productos para revolucionar el mercado con sus Mac. Pero el Mac sólo era un paso previo del iPhone… y aquí Intel no podía tomar parte. Era sólo un teléfono y, como la competencia, nunca calibró que tuviera un impacto semejante en nuestro modo de concebir la tecnología.

El mercado, por aquel entonces, tenía a Intel como líder destacado. AMD era el eterno segundo, Nvidia se encargaba de las tarjetas gráficas para PCs y Qualcomm se dedicaba a los teléfonos móviles. Intel se centró en ordenadores -de todo tipo- para mantener su supremacía… algo complicado si vemos el ritmo al que crece el mercado de dispositivos móviles y como se resiente el de los demás equipos.

Pero todo esto es el pasado. Hace sólo una semana Intel decidió entrar en el mercado de los dispositivos móviles. Exactamente de los teléfonos y tabletas. Y ha escogido como compañero al gigante chino Lenovo -segundo fabricante mundial tras HP- y a su poderoso teléfono K800: es capaz de hacer 10 fotos por segundo y tiene una batería mucho más duradera que la de cualquier rival.

En un discurso lleno de emotividad -vídeo incluido ridiculizando a los teléfonos de la competencia- explicaron: «vuestros móviles tienen más tecnología que la NASA en 1969 -tienen razón- pero ellos enviaron al hombre a la Luna. Lo importante no es la tecnología sino lo que hacemos con ella». El chip propuesto por Intel no es otro que su Atom, conocido por su excelente rendimiento y bajo consumo en los ultrabooks.

El siguiente compañero de viaje será Motorola con los «dispositivos para llevar». Algo que prometen revolucionario pero que todavía no han mostrado ni explicado. Para no perder cuota, Intel también presentó 15 ultrabooks con su tecnología -y añadió que en 2012 nacerán hasta 60-. Parece que, de nuevo, Windows (y su versión 8) serán sus mejores aliados en este mercado. También su compra más reciente, la empresa de seguridad McAffee. La última sorpresa vino, curiosamente, de la mano del mundo de la moda, donde trabaja con la alemana Adidas para desarrollar una experiencia de compra distinta. El estreno se dará durante los Juegos Olímpicos de Londres donde los usuarios de cualquier dispositivo con internet podrán crear productos a sus medida, personalizados… y tuiteables.

Qualcomm se pasa a los ordenadores


Si el dominador total del mercado de ordenadores es Intel (tiene un 80% de cuota), Qualcomm controla el de telefonía con un margen aún mayor (más del 90%). El mismo día que Paul Otellini, patrón de Intel, contaba su nueva estrategia, Paul Jacobs, CEO de Qualcomm anunciaba su paso al mundo del PC.

«El móvil mueve el mundo», explicaba Jacobs para justificar su salto. «La tecnología 3G ha cambiado el mundo: con ella el lugar o la hora donde uno esté ya no es relevante». Además, recordó que el año que viene la mayoría de los smartphones se venderán en los países en desarrollo… y que internet móvil es el primer modo de comunicación en China.

Por ello presentó el nuevo Snapdragon 4 de 28 nanometros -frente a los 45 del anterior- preparado para el 4G y compatible con cualquier sistema de redes. Su máxima velocidad de procesado llega a los 4,5 Ghz, permite un ahorro de energía del 35% frente al 3 y es un 20% más pequeño y barato. El ejemplo fue esclarecedor: este procesador equivale a 25 pecés de 1993.

La sorpresa llegó a los pocos segundos cuando aparecieron en el escenario Stephen Ellop y Steve Ballmer. No sólo los Nokia llevarán este procesador… también los ordenadores con Windows. Dos barreras caían en un momento: Qualcomm en PCs y en Windows. Un ejemplo más de la nueva filosofía de Microsoft: colaborar con todos sobre todo donde es más débil, la telefonía.

La guerra de conceptos de procesadores se ha extendido: frente a los de estructura ARM de Qualcomm -que emplea, por ejemplo, Apple para sus «i»- Intel opta por los x86. De momento, casi todos los fabricantes han decidido que comercializarán equipos con ambos formatos y dejarán que sea el mercado el que elija al ganador. De momento, parece que sólo saldremos ganando nosotros. Por cierto, a última hora, el hijo del fundador Irvin Jacobs también anunció que Lenovo -la que poco antes anunciaba su K800 con Intel Atom- presentará un televisor antes de que acabe el año con uno de sus nuevos procesadores S4. La guerra está servida.

ASUS Eee Pad Transformer Prime, el equipo definitivo

En junio presentamos a su antecesor, el Eee Pad Transformer, como uno de los mejores equipos del mercado. Ligero, rápido, con un precio muy competitivo… era el único capaz de hacerle sombra al iPad 2. Su perfecta hibridación -dock mediante- entre netbook y tableta lo hacía ideal para aquellos que necesitaban un equipo sólido para trabajar, fiable y que, además, gozara de buena autonomía y una buena cantidad de recursos -programas de todo tipo-.

Pero los ingenieros pensaron que no era suficiente. Decidieron cambiar completamente su corazón y le han añadido un procesador NVidia Tegra 3 de cuatro núcleos. El nuevo Tegra -también llamado Kal-El, en referencia al héroe kryptoniano- es más rápido, mejora la multitarea y permite «mover» suficientes píxeles para soportar resoluciones de hasta 2560×1600. Su rendimiento gráfico, pues, se ha triplicado.

Entre las virtudes de este chip residen su capacidad para procesar todo tipo de juegos -gracias a Android no tendrás problemas para llevartelos, vía HDMI, hasta tu televisor-, incluso los 3D, siempre y cuando cuentes con un buen puerto HDMI 1.4 y, por supuesto, un monitor o una televisión compatible con la tercera dimensión.

La «última» de las virtudes de Kal-El es un quinto núcleo «secreto» que aumenta la eficiencia del procesador: se activa cuando el tablet entra en reposos y hace las funciones de bajo consumo como reproducir música. Además, se encarga de la activación de los otros cuatro núcleos sea progresiva en función de la demanda de potencia y prestaciones del usuario.

Pero las virtudes del «líder» de los Transformer no se quedan ahí. Gracias a su GB de RAM así como una GPU GeForce de 12 núcleos su velocidad y capacidad son absolutamente superiores a la de cualquier otra tableta del mercado -sí, absolutamente cualquiera-… más si tenemos en cuenta que su grosor total es de 8,3 milímetros -medio menos que un iPad2-.

En cuanto al sistema operativo, la mala noticia es que de momento corre con HoneyComb 3.0. La buena es que desde este mismo jueves 12 de enero se podrá actualizar a Android 4. Además sus 32 GB de capacidad de almacenamiento -el doble que en la versión anterior- unidos a una ranura de expansión microSD y a un portal de almacenamiento en la nube preinstalado hacen de esta tableta todo un ultrabook.

A este respecto, el MobileDock ayuda a manejarlo gracias a su teclado QWERTY y a su touchpad y puerto USB 2.0 y lector de tarjetas. La pantalla de 10,1 pulgadas y una resolución de 1280×800 así como capacidad multitáctil de hasta 10 dedos (asegurate de que esté bien apoyado o alguien te lo sujeta antes de probarlo) convierten a este equipo con GPS en un supernavegador.

La cámara trasera de 8 Mpx y la delantera de 1,2 hacen de este equipo un dispositivo más preparado para competir contra un MacBook Air que contra un iPad. Sobre todo si tenemos en cuenta un precio final de 549€ (teclado incluido). Su autonomía de más de 15 horas harán el resto para que hasta los más Apple adictos adoremos a este androide. Sólo una pega, no dispone de 3G ni como opción. Si esto es lo que nos trae 2012 -y sólo llevamos una semana-, qué ganas de que responda la competencia.

Regalos de Navidad, regalos tecnológicos

Como cada año ya llega el invierno, Nochebuena y los esperados regalos de Olentzero y Santa Claus del día de Navidad. Sabedores de todo el trabajo que se le acumula a nuestros mágicos amigos estos días, desde esta pequeña bitácora les proponemos unos regalos tecnológicos que, creemos, serán la delicia de todos los miembros de la familia. Aquí los tenéis:

  • Para Aita: para el cabeza de familia proponemos varios gadgets. Empezamos por el teléfono. Nuestro preferido es el Motorola Razr (pvp según operadora). Equipado con un cristal reforzado Gorilla Glass y una carcasa elaborada con Kevlar será su compañero de viaje ideal. Además, su potente procesador Qualcomm Snapdragon de doble núcleo a 1,2 Ghz y su Android 2.3 -prometen que actualizable a Android 4- convertirán al teléfono más delgado del mercado en una oficina andante que también reproduce contenidos multimedia desde el PC vía streaming. Además, como sabemos que tiene que trabajar en todas partes, le hemos recomendado al carbonero que también incluya en la caja de regalos un portátil Samsung Serie 9 (1.299€) con 4 gigas de RAM DDR3, procesador Intel Core i5 a 2,4 Ghz y batería de larga duración. Su resistente disco duro en estado sólido de 128 gigas y su acabado en aluminio pulido lo hacen el compañero ideal en todas las situaciones. Gracias a Windows 7 y su Skydrive la capacidad no será un problema. Por último, para que se entretenga después de una dura jornada de trabajo, nada mejor que FIFA 2012 (desde 39€ según plataforma, también disponible en AppStore para iOS). Antes le gustaba el fútbol. Gracias al juego de EA, desde ahora lo vivirá.
  • Para Ama: trabaja como la que más, pero nunca pierde de vista la elegancia y la utilidad de sus aparatos. Por eso su teléfono tiene que ser «el teléfono»: el iPhone 4S (pvp según planes de precios y operadora). A simple vista es idéntico al modelo de la anterior generación (lo cual no está nada mal) pero por dentro late la mejor ingeniería: es el que más rápido trabaja en la red, su función multitarea es fulgurante, es sencillo, elegante, ligero, y tiene más de medio millón de aplicaciones disponibles. Y qué mejor compañero de viaje para el teléfono de los de Cupertino que el MacBook Air 11: mientras sus rivales dudaban entre apostar por los netbooks o los portátiles, los de Tim Cook lanzaron al mercado -casi sin saberlo y con mucha antelación- el primer ultrabook. Pesa poco más de un kilo, aguanta más de cinco horas lejos de un enchufe, sus 64 gigas en estado sólido de disco duro -que pueden parecer poco- son el complemento perfecto de iCloud… y para los que dicen que Apple es muy caro, la versión de 11 pulgadas está disponible desde 949€. Para acabar, para que descanse al final del día y no eche en falta a Siri -el asistente por voz del iPhone- nada mejor que Kinect para Xbox 360 (149€ con un juego incluido) e Imagenio. El detector de movimiento de Microsoft ahora también nos escuchará y hará con nuestra televisión lo que le pidamos… ¡sin mandos!
  • Para los peques: qué mejor para los grandes de la casa que un terminal que les permita tener «juntos» a todos sus amigos. El HTC Radar (pvp según operadoras) con Windows Phone 7.5 (conocido como Mango) es un teléfono ligero, manejable y potente que integra en la pantalla de inicio los accesos directos a todos los gestores de correo electrónico y redes sociales disponibles en el mercado. Además, para que no se aburran en su trayecto hasta el colegio los de Redmond han incluido toda su experiencia en videojuegos gracias a su aplicación Xbox Live. Por cierto, el sensor de su cámara de fotos es de los más eficaces del mercado. Incluso en situaciones de muy poca luz. Para aficionarles a la lectura y entretenerles casi de cualquier modo nada mejor que una tableta. En este caso le pedimos a Olentzero que se decante por el iPad 2 de Apple (libre desde 599€ con 3G, la opción sólo con WiFi no merece la pena): miles de juegos, películas, música, aplicaciones de trabajo… envueltas en 600 gramos de cristal -muy buena la definición de la pantalla- y aluminio. iOS 5 se encargará de que no exista un «tiempo de aprendizaje» pues todo es como debe ser. El chip A5 y su conexión permanente con la nube hacen que sea uno de los gadgets más deseados (y una de las consolas más compradas del mundo… sin ser una consola). Para hacer los deberes (y así seguir aprendiendo y divirtiéndose) nada mejor que un portátil potente, robusto y fiable. En este caso nos decantamos por pedir el Sony Vaio S (842€). Con pantallas de 13 o 15 pulgadas y colores de lo más llamativos los japoneses nos ofrecen equipos con procesadores i5 o i7, una batería de larga duración, 8 gigas de RAM y 750 gigas de disco duro. Además, sin irnos del catálogo de los nipones, Move para PS3 (desde 39€) se presenta como el accesorio ideal para que toda la familia disfrute junta alrededor de la TV… y la consola.
Esperemos que Olentzero (y Papá Noel) se porte bien con vosotros. Zorionak eta Urte Berri On!

Asus ZenBook, llegan más ultraportátiles

Hace apenas un mes que hablábamos de los ultrabooks como una alternativa real a las tabletas y a los netbooks. Ligeros, rápidos, con gran eficiencia energética y -respecto a las tabletas- completamente autónomos de los equipos de sobremesa, los frutos de Intel por entrar en el mercado de la movilidad empiezan a dar sus frutos. Además, la buena acogida -una vez más- del MacBook Air ha animado a otras marcas a lanzar sus propios dispositivos.

La primera marca en presentarnos su equipo tras la reunión de Berlín fue Acer con su Ultrabook -la verdad no fueron muy originales con el nombre-. Con un kilo de peso, 13 pulgadas de pantalla y un disco duro doble -con una parte dedicada al SO- este microportátil alardea de una velocidad casi tan alta como la de un Mac.

Ahora le toca el turno a los compatriotas de Acer, Asus, que han llamado a su dispositivo Zenbook. Esta familia de ordenadores tendrá dos componentes -por el momento-. El primero contará con una pantalla de 11,6 pulgadas, mientras que su hermano mayor disfrutará de un cristal de 13,3 pulgadas de diagonal. En el caso del más grande de la gama, el peso nunca superará los 1,32 kilos -ligeramente más pesado que sus homólogos de Acer y Apple- y el grosor será, como mucho, de 1,7 centímetros.

Lo mejor de estas medidas es su gran portabilidad. Lo peor, los problemas que puede traer tan extrema delgadez para, por ejemplo, abrir la carcasa -ya pasó en la presentación de Nueva York-. Uno de los puntos fuertes, empero, es el gran trabajo que está llevando a cabo Intel con los procesadores y la excelente puesta a punto que ha llevado Microsoft en la versión de Windows para estos modelos. Tanto es así que regresan del reposo a la actividad con una velocidad nunca antes vista en el programa de las ventanas.

En cuanto al interior, ambos hermanos disponen de discos duros en estado sólido y de procesadores iCore de Intel de bajo voltaje, lo que garantiza una mayor autonomía y un mayor silencio -lo que da una mayor comodidad de uso- mientras se trabaja.

Asus asegura que la duración de la batería oscila entre las 5 y las 7 horas según el modelo. Además, un gran touchpad permite trabajar más fácilmente sin ratón y, a diferencia del rival de Apple, el ZenBook sí permite trabajar con USB 3.0 -la apuesta en Cupertino es por los puertos ThunderBolt de alta capacidad, veremos quién gana esta batalla, el elitista pero poderoso sistema de Apple o el igual de eficiente, menos rápido pero más extendido estándar PC-.

El gran punto fuerte de los ZenBook, sin embargo, es su precio. El acceso de gama rondará los 999€. ¿El motivo? El dictado de Intel a las marcas de tener equipos por debajo de los 1.000 dólares para poder competir más fácilmente con Apple. Una vez más precio contra marca. Hasta ahora van ganando los PC, la crisis parece que les ayudará… pero Apple todavía no ha dicho su última palabra y se especula con el lanzamiento de una familia más accesible para la familia MacBook.