Gamificación, una herramienta indispensable para el desarrollo social

Hace unas semanas ya hablamos de la importancia de la gamificación como una herramienta clave para consolidar la transición digital. Una forma eficaz de acercar la revolución web a la sociedad y de que las TICs no sean vistas como un elemento extraño o ajeno a nosotros. De hecho, los Serious Games se antojan como una instrumento indispensable para la formación en campos tan diversos como la industria, la medicina o la propia educación.

Gamificación y urbanismo

De este modo, cada vez surgen más noticias del impacto que tiene la gamificación en áreas sociales tan críticas como la medicina o el urbanismo. La más reciente tiene que ver con Estocolmo que, como se hace eco la web especializada Gamasutra, ha utilizado el juego Cities: Skylines para encontrar nuevas soluciones de movilidad.

Como se explica en el documental My Urban Playground, la capital sueca ha aprovechado la enorme comunidad de jugadores para encontrar respuesta a las demandas de movilidad sostenible de sus ciudadanos. Una forma de hacer que la población aporte su granito de arena a la evolución del área metropolitana y de absorber conocimientos de miles de personas que aportan soluciones en base a su experiencia diaria (entre ellos, a buen seguro, una gran cantidad de arquitectos y urbanistas).

Además, vemos otros ejemplos como el proyecto de tudiscoverykids.com para concienciar a los más pequeños en la creación de ciudades sostenibles (les enseñan a consumir responsablemente agua y energía así como las ventajas del transporte colectivo y la necesidad de reciclar y reutilizar) o la propuesta de Electronic Arts, SimCity Creator, en el que nos muestran cómo usar los Serious Games en todo tipo de entornos (familia o enseñanza, por ejemplo) para aprender a gestionar eficientemente los recursos disponibles. Primero en nuestra ciudad virtual y después en nuestro día a día.

Gamificación y autismo, tendiendo puentes

Además de todo esto, la gamificación también se nos antoja como un soporte fundamental en áreas como la medicina. Uno de los casos más llamativos es Camp Discovery. Se trata de una aplicación gratuita que ofrece a los niños juegos educativos basados en la experiencia adquirida por el prestigioso centro durante dos décadas.

El juego ayuda a los niños a explorar nuevos conceptos a través de herramientas que apuestan por la consolidación de conceptos fundamentales para desarrollar sus facultades sociales: las emociones, los números, los colores, etc.

Mediante pequeños mini-juegos se consigue que el niño aprenda sin sentirse presionado, manteniendo activa su participación y, lo más importante, sin necesidad de una supervisión parental obligatoria de modo que se siente más «libre».

Gamificación y educación, una forma de potenciar la cultura

Mucho más cerca hemos podido ver ejemplos de Serious Games que buscan potenciar el desarrollo social y cultural de diferentes comunidades. Euskal Herriko Pilota Birtuala es un ejemplo de cómo las nuevas tecnologías y los videojuegos pueden acercar la tradición a nuevos sectores sociales mucho más implicados con las TICs.

El empleo de nuevas tecnologías y Serious Games también ha dado soluciones tan innovadoras como Bekintest, un sistema interactivo con Kinect desarrollado para Bilbao Ekintza que permite transformar los cuestionarios de orientación personal en una experiencia interactiva que redunde en una solución más eficaz para definir los perfiles laborales de quienes responden.

Noticia recomendada por Binary Soul