VAIO, salto a los smartphones

Si hace pocos días os presentábamos el primer VAIO fabricado después de la venta de la división de ordenadores de Sony, hoy le toca el turno al primer smartphone de la nueva empresa. El equipo, que se comercializa desde el día 20 en Japón tiene en su punto de mira los teléfonos inteligentes más populares de ese mercado (Xperia y Panasonic) y cuenta con todos los requisitos para convertirse en una alternativa muy seria a los fabricantes de gama media tradicionales, al menos en el país oriental.

Por diseño, recuerda a los Nexus de anterior generación. Líneas sencillas, limpias, sofisticadas y elegantes. El cristal cubre la parte posterior y el policarbonato se encarga de proteger los bordes y, de paso, de hacerlo más fácil de sostener en la mano. Las esquinas redondeadas lo hacen más ergonómico aunque, dicho sea de paso, no le dan un toque demasiado vanguardista.

Cuenta con una pantalla de 5 pulgadas con resolución HD (1.280×720 píxeles), 2 GB de RAM y cámara de 13 Mp. Por supuesto, trabaja con Android 5.0 Lollipop con una característica que nos ha sorprendido: casi no tiene capa de personalización lo que lo hará mucho más rápido y eficiente.

Cuenta con conectividad LTE, 16 GB de capacidad ampliables con tarjetas SD, un procesador Qualcomm Snapdragon 410 de cuatro núcleos a 1,2 GHz que trabaja con una GPU Adreno 306 y conectividad Bluetooth 4.0.

De la autonomía se encarga una batería de 2.500 mAh que no penaliza el grosor (7,95 mm) ni el peso: 130 gramos. Su precio libre en Japón será de 350 euros aunque la mayoría se venderá con un plan de datos de la operadora b-mobile, una de las más pequeñas del mercado pero una de las más que más rápidas está creciendo en el país.

Nos llama poderosamente la atención que el terminal es prácticamente idéntico que el Panasonic Eluga 2 que ha comenzado a comercializarse en Tailandia. Por un lado nos deja claro que comparten fabricante (y diseñador) y por otro nos demuestra que, por el momento, la época en la que todos los equipos con el sello eran un adalid de diseño y novedad han pasado a mejor vida.

Vaio Z, el renacer después de Sony

Vaio fue una de las marcas más importantes de ordenadores desde su lanzamiento en 1998. Todo el saber hacer de Sony se volcaba en una división en la que estaba pensado hasta el último detalle (su nombre era el acrónimo de Visual Audio Intelligence Organizer y su logo representaba la transición de lo analógico a lo digital: la V y la A representan una onda y la I y la O un 1 y un 0 del código binario).

Sus diseños eran puro estilo. Acabados de primera calidad, componentes premium, prestaciones notables y una gran cantidad de software propietario para hacer las delicias de los fans de la marca. Incluso sus campañas de marketing demostraban su importante impacto en el mercado (era el portátil de la saga 007, por ejemplo). Sin embargo, las cifras no acompañaban y la división acabó siendo vendida.

Ahora, meses más tarde, la empresa escindida ha demostrado que todas sus intenciones de seguir fabricando portátiles y smartphones son mucho más que bocetos y que la Gama Z, la más exigente, tendrá pronto dos nuevos miembros.

Anunciados a mediados de febrero en Tokio bajo el nombre de VAIO Z y VAIO Z Canvas, se trata de dos equipos convertibles con la peculiaridad de que el segundo es la versión finalizada del concepto al contar tanto con pantalla táctil como con teclado completo.

Con una pantalla táctil de 12,1 pulgadas y con una excepcional resolución de 2.560×1.704 píxeles se trata de un tablet y un teclado separados que pueden combinarse para crear un dispositivo más potente. Además, tanto juntos como por separado permiten trabajar con un puntero activo de 256 niveles de presión que tendrá una precisión excelente. Estará disponible desde mayo.

Por su parte, el VAIO Z «normal» cuenta con un panel de 13,3 pulgadas en una carcasa unibody de una aleación de aluminio y carbono que le permite presumir de un peso de 1,34 kilos y un grosor de 16,8 milímetros.

En su interior trabajará un procesador Intel Core i7, hasta 16 GB de RAM, discos SSD de última generación con diferentes capacidades y una batería que garantiza un mínimo de 15 horas de autonomía. Además, su forma similar a la de los VAIO Fit permitirá trabajar con él en casi cualquier posición. La pantalla, por cierto, además de ser táctil tendrá una resolución de 2.560×1.440 píxeles que se entenderá a la perfección con la tarjeta gráfica Iris 6100.

Para las cámaras contarán con tecnología (como no) Sony gracias a los sensores Exmor R de 1 y 8 Mp de resolución. El precio, por cierto, también será similar al de la era de los antiguos propietarios: desde 1.600 dólares en Japón.

Xperia, ¿tras las senda de los Vaio?

La situación de Sony es más preocupante de lo que pudiera parecer a sus gestores hace sólo unos meses. Si bien ahora tienen más localizados los sectores donde la empresa no es competitiva (y están haciendo todo lo posible por minimizar las pérdidas o, incluso, están deshaciéndose de esas divisiones) el enorme tamaño de la multinacional y la presión de los rivales coreanos y chinos no está permitiendo conseguir una recuperación tan rápida como necesaria.

Durante el último año fiscal los japoneses acumularon unas pérdidas de 1.900 millones de dólares lo que ha hecho que la cúpula de la empresa haya llegado a la conclusión de que cualquier sector que no sea rentable podrá salir al mercado (aunque no hayan recibido aún ofertas por él).

Así, si el negocio de las cámaras y el del ocio multimedia (sobre todo PlayStation) están dando muy buenos resultados -a pesar de la presión de Xbox-, las televisiones no levantan cabeza y la división móvil es una enorme lacra para la firma. Entre Apple y Samsung se llevan el 105% del beneficio del universo móvil (60-45) lo que hace que todos los demás fabricantes pierdan dinero cada vez que comercializan un terminal.

Así, si en el CES de Las Vegas Kazuo Hirai, CEO de Sony, ya dejó entrever que podría haber movimientos internos importantes en las divisiones de ocio y entretenimiento móvil, la publicación de los resultados ha hecho que desprenderse de lastre sea una cuestión de supervivencia de Sony.

De momento, los lazos de Sony con Google son cada vez más fuertes en una estrategia que busca que los de Mountain View sean para los nipones lo que fueron para Samsung, su plataforma de lanzamiento. Además, en el Mobile World Congress se espera la llegada del Xperia Z4 un terminal llamado a ocupar el espacio del Galaxy S6 como el androide de referencia dado el bajón de ventas de la gama Galaxy S. Sin embargo, para muchos es la última bala antes de que Sony haga un movimiento similar al que llevó a los Vaio a formar parte del catálogo de JIP.

Centrarse en una gama de productos mucho más pequeña, aprovecharse del prurito Sony a la hora de hacer una buena venta y mantener viva la marca puede ser la única forma de salvar unas cuentas que no pueden seguir sumando números rojos a pesar de las enormes reservas de la compañía.

En las próximas semanas veremos hacia dónde va una de las enseñas más relevantes del mercado móvil pero ya son muchos los que han comenzado a hacer apuestas sobre posibles compradores. Por último, un daño colateral. Hay varios fondos de inversión interesados en hacerse con BlackBerry. ¿Bajará su precio cuando aparezca en el mercado un pastel mucho más apetitoso? ¿Se convertirá el negocio móvil en un mercado con una gran concentración de actores?

Septiembre de relojes y smartphones

Se acerca septiembre, el IFA de Berlín y con él todas las novedades de las grandes tecnológicas (y de Apple que, aunque no está en la feria alemana, siempre contrarresta con sus novedades de otoño y sus lanzamientos). Aquí tenéis las grandes sorpresas que nos esperan desde el 4 de septiembre.

 

 

Samsung Gear, por una vez los coreanos se adelantan

 

El IFA es uno de los eventos favoritos de Samsung. Los coreanos, por ejemplo, anunciaron que sería aquí donde veríamos por primera vez el nuevo Galaxy Note 3 y donde, han explicado, presentará su Samsung Galaxy Gear, su reloj inteligente.

 

Aunque no tendrá una pantalla flexible como se había rumoreado, sí contará con un potente procesador Samsung Exynos 4212 de dos núcleos a 1,5 GHz y, podría ser, una pequeña cámara. Así, aunque Sony y Pebble ya tienen en el mercado modelos avanzados de relojes (con éxito muy dispar, por cierto), el Samsung parece ser el primer smart watch y puede suponer un golpe definitivo al mercado antes de la supuesta llegada del iWatch de Apple en 2014.

 

La multinacional, por cierto, también exhibirá sus prodigiosos paneles OLED curvados un nuevo concepto de televisión que también ha presentado LG y que puede plantearse como el futuro de las televisiones.

 

 

Sony, volcada con la fotografía

 

Otro de los clásicos del IFA, Sony, mostrará sus nuevos dispositivos fotográficos. Desde las nuevas NEX para el mercado de las sin espejo con ópticas intercambiables, así como un nuevo Xperia Z1 con sensor de 20 mp y lentes G importadas directamente de las estanterías del departamento de cámaras.

 

Para los que esto se quede corto -o no tenga un Xperia- los nipones también nos traerán un conjunto de lentes intercambiables para equipos Android e iOS que puede marcar un antes y un después en el negocio de las cámaras más «humildes».

 

Los paneles 4K, los híbridos como los nuevos Vaio convertibles y los ultrabooks serán el resto de dispositivos con los que Sony intentará ser la referencia en la feria más importante (con el CES de Las Vegas).

 

 

Apple, cada vez menos ausente

 

Aunque nunca participa en este tipo de eventos -bajo la idea de no compartir protagonismo con sus rivales- es cierto que Apple lleva unos cuantos años presentando los productos de la campaña de Navidad justo cuando acaba la cita alemana. Con esto no sólo consigue robar protagonismo a la competencia con los rumores, sino que las noticias de los lanzamientos días después eclipsan totalmente a sus rivales.

 

De este modo, se ha filtrado que el nuevo iPhone cambiará el chip A6 con arquitectura de 32 bits por uno de 64 que permitirá una mejor gestión de las aplicaciones -sobre todo los editores de imágenes, lo que indica la llegada de una cámara que superará los 12 mp- y un considerable ahorro de energía (el talón de Aquiles del iPhone).

 

Otra de las noticias que se da por buena es la llegada de un iPhone con 128 GB de seguridad (el tope ahora son 64) y, casi seguro, un sistema de bloqueo del software por huellas dactilares -aunque a nosotros nos suene a ciencia ficción-.

 

Vuelve septiembre. Vuelve el otoño. Vuelve la tecnología.

Portátiles táctiles, los mejores

Si ayer hablábamos de la revolución que han supuesto las tabletas, hoy le toca el turno a los portátiles táctiles. Dispositivos que se reinventan completamente para ganar versatilidad e intentar frenar la caída de ventas ante las tabletas. Aquí os enseñamos los mejores del mercado, no tienen desperdicio:

 

 

  • Sony Vaio Duo 11: uno de los pocos que permite interactuar con su pantalla con los dedos o con un puntero que viene de serie y que nos permite tomar notas a mano o escribir correos electrónico como si se tratara de un bloc. Su pantalla Full HD de 11 pulgadas es la nota más llamativa de un equipo con procesador Intel Core i5 y 4 GB de RAM. Entre sus puntos fuertes un peso de sólo 1,3 kilos y un precio apetecible: 1.200 euros.
  • ASUS Zenbook UX31A: su presencia es espectacular gracias a su resistente y elegante chasis de aluminio. Su pantalla IPS multitáctil cuenta con retroiluminación LED y gracias a su tecnología ASUS Super Hybrid II puede estar largas temporadas en reposo sin casi consumir energía. Además, en 2 segundos está completamente operativo desde el estado de hibernación. Su peso es también de 1,3 kilos a pesar de que su pantalla sube hasta las 13,3 pulgadas. En su interior trabaja un procesador Intel i7 así como 4 GB de RAM DDR3. ¿El precio? Lo bueno se paga, en este caso, 1.699€.
  • Toshiba Satellite U840T: los que no hace mucho eran los mejores portátiles del mercado ahora tienen que reinventarse ante el empuje de los equipos del sudeste asiático. Toshiba nos propone un modelo con carcasa de aluminio en su primer ultrabook con pantalla táctil que, además, tiene un útil revestimiento antihuellas. Es de los pocos que combina un disco duro de 500GB con una unidad SSD de 32 GB que está pensado para aumentar la velocidad de arranque. Su pantalla no es la de mejor resolución pero tiene un buen tamaño (14 pulgadas) y disfruta de 6 GB de RAM DDR3. Entre sus «peros» un peso de 1,7 kilos (demasiado en un ultrabook). Entre sus virtudes, su procesador i5 y su precio de 999€.
  • Lenovo IdeaPad Yoga: el gigante chino heredero de IBM usa un panel con tecnología IPS multitáctil que garantiza un nivel de detalle en fotografías y vídeos envidiable. Es abatible 360 grados para hacerlo más fácil de manejar y cuenta con un sistema de sonido Dolby Home Theatre que le otorga una gran calidad sonora. En su interior tiene un disco duro de 128 GB SSD un procesador Intel i5 de tercera generación y 8GB de RAM DDR3 que multiplican su velocidad de trabajo. Todo ello en un dispositivo de 1,5 kilos y 1.299 euros. Mucho más que recomendable.
  • HP Xpectre XT TouchSmart: Hewlett-Packard fue una de las primeras empresas que apostó por los ordenadores con pantalla táctil. Ahora su ultrabook es el primero en incorporar un puerto Intel Thunderbolt que permite la transferencia de archivos a velocidades de vértigo. Como siempre, cuenta con tecnología Beats Audio en sus altavoces, una pantalla Full HD de 15,6 pulgadas, está completamente fabricado en metal y cristal y corre con un procesador Intel i5 unido a 4 GB de RAM DDR3. Su precio está ajustado hasta los 1.599 euros. Su única pega es que todo este equipamiento se traduce en 2,15 kilos.
  • Dell Inspiron 15R: si pensabais que nadie podría construir un portátil más barato que Toshiba, la empresa norteamericana os dará una sorpresa. Acabado en aluminio cepillado incorpora un disco de ¡1 TB! de capacidad e incluso una unidad óptica de discos DVD -grabadora-. Tiene una webcam de alta definición con micrófono incorporado. Por cierto, su procesador es un Intel i7 y cuenta con 8 GB de RAM DDR3. La razón de su precio tan asequible (799€) está en la resolución de la pantalla (1.280×720 para un panel de 15,6 pulgadas se nos queda corto) y un peso de 2,2 kilos.
  • Panasonic ToughBook CF-AX2: no es barato. Está dirigido casi exclusivamente al mundo de los negocios gracias a su imagen seria, robusta y a su diseño flip over que permite usarlo como una tableta. Sólo funciona con Windows 8 Pro y tiene una batería intercambiable en funcionamiento. Su pantalla tiene sólo 11,6 pulgadas; su procesador es «sólo» un Intel i5; cuenta con 4 GB de RAM y cuesta 2.178 euros. ¿El motivo? Pesa 1,1 kilos es resistente a salpicaduras, polvo, arena y a caídas a más de medio metro. Todo un ejemplo de solidez.