Google Maps, navegador definitivo

Apple tuvo una buena idea cuando pensó en sus Mapas como una versión amigable, con voz y en 3D de los típicos planos de ciudades. El problema es que tuvieron mucha prisa por desvinculares de Google (otrora magnífico aliado) y tuvieron que acabar recomendando Waze mientras arreglaban el percal.

 

Ahora Google ha preferido esperar dos meses para que la nueva versión de su célebre Maps estuviera disponible a la vez en su sistema operativo y en iOS, el de Apple, distinguiendo incluso entre la versión para iPad -pensada para usarla en horizontal- y la de iPhone -en vertical- de modo que cada una se amolda a la mejor posición como navegador de cada aparato.

 

El programa sólo tiene un pero evidente y es que no se puede utilizar si no hay conexión a internet (¿quién no la tiene en un smartphone?, algo más normal en una tableta). Por lo demás, es mejor en todo: más ágil, más rápido, más completo, más estable, hasta más visual y bonito. Esto último, probablemente, porque ahora se ocupa toda la pantalla cuando se «circula». La prioridad es la navegación, sobre todo en marcha.

 

Una vez más las rutas se pueden realizar y calcular en coche, andando o transporte público. Eso sí, para los equipos Android se han guardado la opción «en bici», muy de moda y enormemente útil en grandes urbes. Sobre todo si le sumamos la opción de tráfico -que cuando incluya la base de datos de Waze será incomparable- y que no sólo nos agiliza los trayectos sino que nos facilita enormemente la movilidad en las carreteras. Y todo ello compatible con la visión satélite y la visión relieve.

 

Como casi todo en Google, cuanto más se usa la aplicación más rápido aprende nuestros lugares favoritos y nuestras costumbres con lo que más rápido nos aconseja rutas que se adaptan a nuestras preferencias y necesidades. Una maravilla cuando se trata de búsquedas por voz ya que, si está en la lista, el resultado es inmediato. El lado malo es que guarda siempre el historial de búsquedas, una mala noticia para los que primen la privacidad… y los conspiranóicos. Para los que les guste Android, una maravilla: sencillo, limpio y práctico.

 

El resto de novedades son mejoras que lo acercan cada vez más a FourSquare: podemos buscar por comercios. Una vez hecho esto -incluso desde preferencias- y escojamos el local veremos fotos, horarios, teléfono, modos de contacto, etc. La llegada de Zagat ha hecho que, de momento sólo en Estados Unidos, se incluyan críticas gastronómicas. El sistema pronto llegará al resto de mercados Android y, sobre todo, a otras áreas del sector servicios.

 

Por cierto, a mi lo que más me ha gustado es que si algo sale mal basta con agitar el móvil y desde ahí podremos sugerir mejoras a Google o reiniciar las búsquedas. Un gesto intuitivo y gracioso que, sin duda, veremos hacer bastante por la calle en época de turistas.

Silicon Valley, época de compras

En plena batalla por la integración de servicios y de plataformas móviles casi todos los rivales de Google -y en menor medida, de Apple- intentan desarrollar productos que hagan de sus propuestas las más apetecibles para los cientos de millones de clientes potenciales en todo el mundo. Sabedores del enorme trabajo que supone desarrollar tantos servicios como los que ofrece Google de forma endógena en Android o Apple por medio de sus más de 750.000 aplicaciones, Microsoft y Facebook se ven en muchas ocasiones obligados a sacar su repleta billetera para comprar servicios punteros e integrarlos en su universo. Estos son los dos últimos ejemplos.

 

 

Facebook, 1.000 millones por Waze


Desde aquí creemos firmemente que Home es sólo el primer paso para que los de Mark Zuckerberg tanteen la aceptación que tendría un smartphone Facebook en base Android (de un modo parecido al que Amazon ha desarrollado una plataforma casi completa en sus Kindle). Sin embargo, lanzar una plataforma móvil completa es mucho más complejo que una aplicación todoterreno debido a los servicios que se «da por hecho» que han de traer -el estándar iOS-Android es muy alto-.

 

Sabedores de todo ello, el periódico israelí Calcalist hizo público ayer que los de la red social están en negociaciones (bastante avanzadas después de 6 meses de contactos) para adquirir por 1.000 millones de dólares Waze, la famosa aplicación de tráfico en tiempo real. Waze no es un sistema de mapas más. La start up israelí se sirve de las señales de los smartphones de los usuarios para que éstos actualicen el estado del tráfico en tiempo real y den una información completamente fiable. Es cierto que esto hace que la eficacia dependa de los usuarios, pero también que nadie mejor que una red social para gestionar un sistema de este tipo. En Estados Unidos, por ejemplo, es el mejor sistema para movernos por carreteras urbanas debido a la gran aceptación que tiene entre los usuarios de teléfonos inteligentes.

 

Waze se hizo famosa (más famosa) cuando Apple retiro de iOS Google Maps y mientras ponía a punto sus mapas -que ya funcionan perfectamente- recomendó utilizar esta aplicación. El programa, gratuito, ha triplicado desde entonces sus usuarios hasta llegar a los 45 millones y su mejor mes fue abril de este mismo año con más de 1,5 millones de descargas.

 


Microsoft, centrada en la cultura


Los de Redmond -que ya cuentan con Nokia Maps, una de las referencias de la categoría- se han fijado, por su parte, en Nook. La división de libros electrónicos de Barnes and Noble no pasa por su mejor momento debido al enorme empuje de Amazon y sus Kindle y al empresa de Steve Ballmer parece dispuesta a pagar 1.000 millones de dólares por las tabletas, libros electrónicos y el fondo del catálogo de los libreros.

 

En un informe hecho público por Techcrunch se revela que a partir del año que viene las tabletas Nook dejarán de funcionar en exclusiva con Android para abrirse a otros sistemas operativos (la mejor opción es, sin duda, Windows). Microsoft ha invertido en estos libros unos 300 millones de dólares de los que 180 millones estaban destinados a «liberar» los dispositivos de Android para acercarlos al universo de Microsoft.

 

Este movimiento ayudaría a Barnes and Noble a quitarse un problema (en forma de pérdidas) de encima sin renunciar a una buena distribución digital, mientras que Microsoft se haría con una enorme biblioteca digital para competir contra Amazon, Apple y, en menor medida, contra Google. Los ingresos están garantizados: más de 1.215 millones de dólares el año pasado. El problema es que las pérdidas en 2012 llegaron a los 262 millones y este año podrían superar los 360.

Redes sociales, para todos los gustos

Sin duda, las redes sociales son el gran «boom» de internet en lo que llevamos de década. Frente a las exitosas Facebook y Twitter y la masiva Google Plus, otras más especializadas tienen también un público fiel. Hoy hablaremos de Waze, Pinterest y la española Tuenti.

Waze, la comunidad de conductores


Una de las grandes ventajas que tienen las redes sociales es que, como cualquier grupo humano, pueden tener puntos en común entre los usuarios de lo más diverso. Waze es el ejemplo de cómo aprovechar las nuevas tecnologías para obtener un beneficio para todo el grupo.

Se trata de una red social accesible a través de aplicaciones para tabletas y teléfonos móviles de todas las plataformas y que reúne las ventajas de los GPS tradicionales -dispositivos cada vez menos utilizados- y la parte lúdica e informativa de otros servicios como FourSquare. Al darnos de alta se nos adjudica un coche con el que no sólo recibiremos información del estado del tráfico en nuestra zona, la carretera -desde un bache incómodo hasta una obra que corta una calle- sino que también podremos remitirla. Cuanta mayor sea nuestra actividad más medallas y puntos recibiremos para ganarnos la confianza de los otros usuarios de la red social.

La estructura del programa está muy bien pensada: su uso nos facilita información en tiempo real y como podemos grabar rutas y destinos habituales, con sólo encender la aplicación sabremos si llegamos a tiempo o es mejor tomar un camino alternativo. Además, cualquier usuario puede «asfaltar» las calles, esto es, actualizar la situación del tráfico o, sencillamente, mejorar el «GPS» con direcciones nuevas o nuevas señales.

La última actualización para Android de Waze permite al usuario cruzar datos de la misma con la ya nombrada FourSquare y Yelp con lo que cualquiera puede saber cómo son los comercios y negocios que le rodean durante un trayecto. Imprescindible.

Pinterest, la otra moda


Estos días resuenan mucho los ecos de una «nueva» red social en internet. Se trata de Pinterest, una comunidad nacida hace justo un año que tiene como fin encontrar, filtrar y organizar imágenes. Las claves del éxito de esta red tan especializada son, sin duda, su sencillez de uso e interfaz claro. Además, los especialistas coinciden en que su mecánica viral -tipo «Me gusta» de Facebook- la convierte en una herramienta tan adictiva como intuitiva.

Sus posibilidades de uso son tan variopintos como organizar una fiesta, solicitar ayuda a la comunidad para obtener ideas para redecorar una casa o, sencillamente, crear un grupo donde unir todas las fotos de un evento como, por ejemplo, una boda.

Sin embargo, esta vez las empresas, sobre todo pequeñas, sí han sido rápidas a la hora de aceptar esta nueva red social. Sus posibilidades para colocar imágenes de los productos en internet son enormes. Sobre todo si tenemos en cuenta su carácter libre.

Su carácter creativo ha hecho que sea una de las pocas redes sociales de última generación donde el usuario esté muy definido. Según los datos hechos públicos, el 80% de los usuarios son mujeres con una edad de entre 25 y 34 años.

Por su estructura se trata de una red social que genera mucho tráfico, en la que no «necesitamos amigos» para trabajar eficientemente y que nos dota de un amplio archivo de imágenes. Sin embargo, entre los «peros» encontramos su vulnerabilidad ante las empresas, su tardía entrada en un negocio -el de las redes sociales- cada vez más saturado y que todavía desconocemos su nivel de seguridad frente a virus o creadores de spam. A pesar de todo esto, seguro que Flickr y Picasa no están muy felices con este nuevo invitado.

Tuenti, más allá de las redes sociales


Otra red social con un público objetivo muy marcado es Tuenti. La comunidad de Telefónica para adolescentes ya anunció hace meses su intención de pasar -de manos de su matriz- al mundo de la telefonía y ahora ha presentado sus planes de precios y su estrategia.

Acostumbrada a la ferocidad del mercado de las redes sociales, la empresa creada por Zaryn Dentzel, ha explicado que su entrada en el negocio será mediante una tarifa de datos de un giga por 6 euros al mes o de 3 gigas por 15.  Las llamadas, por su parte, tendrán un coste fijo de 3 céntimos el minuto y un establecimiento de 15 céntimos. Todas estas cifras, por supuesto, sin IVA.

Lo más sorprendente es que estos precios -muy por debajo de los de cualquier rival, incluida Movistar- son para teléfonos prepago. Así, en los próximos días se harán públicas unas tarifas para clientes de contrato que prometen ser, cuando menos, tan buenas como estas. El único requisito, por cierto, es estar registrado como usuario de la red social.

El objetivo de esta estrategia es atraer a los más de 10 millones de usuarios mensuales hasta sus propios smartphones para que muevan grandes cantidades de datos desde estos y hacia estos. La idea, según Dentzel, es «romper moldes y hacer que disfruten de la conectividad total».

Cuando le preguntaron por la viabilidad de estas tarifas explicó que sabe que el margen es muy reducido, aunque el objetivo de Tuenti es obtener beneficio ofreciendo una «actividad móvil en su conjunto», no sólo por las tarifas. Suerte.