Whatsapp, el cambio de condiciones con el que llega la publicidad

Era algo inevitable. No porque corrieran rumores al respecto, sino porque era impensable que Mark Zuckerberg no tuviera algún plan para amortizar los 19.000 millones de euros que pagó por Whatsapp. El futuro de la app de mensajería más extendida en el mundo -no la mejor, para nosotros iMessage es más eficiente y Telegram más capaz- solo tenía sentido si se monetizaba con publicidad.

Cuatro años después de la compra por parte de Facebook se ha lanzado en beta un cambio en los términos y condiciones de uso para abrir paso a la publicidad. El final de la filosofía inicial -y que Zuckerberg prometió mantener- de no incluirla. Según WABetaInfo, un medio especializado en filtraciones -veraces- de las novedades de la aplicación de mensajería, la próxima actualización, la 2.18.57 de Android será la encargada de abrir las puertas a esta nueva característica.

Aunque el portal no especifica cómo se implementará la publicidad, lo más probable es que se permita -previo pago- que las marcas envíen mensajes comerciales a los clientes dados de alta en la plataforma. El texto, de hecho, explica que WhatsApp se abre a «ofrecer contenido patrocinado / anuncios de empresas» a los usuarios. Si lo unimos a los servicios recién creados mediante WhatsApp Business, que permiten opciones especiales para profesionales, el cambio es inminente.

Lo más grave (y lo que esperemos provoque una salida de clientes del servicio) será que la nueva actualización llevará implícita que se compartan más los datos entre WhatsApp y «otras compañías de Facebook». Según los desarrolladores esto incluye nuestro nombre de perfil y número de teléfono, información sobre nuestra cuenta (la fecha y hora a la que se creó, la última vez que se usó, los tipos y frecuencia de usos que llevamos a cabo, las empresas a las que envías y de las que recibes mensajes, etc.) e información sobre el dispositivo y su sistema operativo.

Aunque, como hemos dicho, se trata solo de las condiciones de una actualización que hasta ahora solo afecta a testers, deja claro el movimiento que va a intentar la empresa durante los próximos meses. ¿La oportunidad que esperaba la competencia o un ejemplo más de que nadie se lee las condiciones de uso y del efecto de las masas sobre los individuos? La experiencia de la empresa con Instagram parece indicar que no habrá pérdida de usuarios. Nosotros, de mientras, seguiremos usando alternativas más seguras y eficientes.

Strong.Codes, el escudo de Snapchat contra Facebook

El negocio de las redes sociales es, probablemente, uno de los más polarizados del mercado. Siendo sarcásticos podemos decir que hay dos tipos de redes: las que pertenecen a Mark Zuckerberg y las que no. La dupla Facebook-Instagram es la más rentable y la que más usuarios tiene. Y gracias a la adquisición de Whatsapp también controla gran parte de la mensajería instantánea.

Parte de esto se debe a la incompetencia de sus rivales -el caso Twitter lo hemos tratado varias veces y los intentos fallidos de Google son incontables- además de su capacidad de anticiparse al mercado. Sin embargo, cuando parecía que tan solo YouTube podía amenazar su «imperio» surgió Snapchat. Algo diferente que impactó poderosamente en los más jóvenes y que obligó a los demás a implementar nuevas características.

El caso más flagrante es, probablemente, el de Instagram que ha ido incluso modificando su interfaz para parecerse a la red del fantasma. Casos que en cualquier otro mercado serían motivo de denuncias por vulneración de patentes pero que por ahora se quedan en simple «inspiración». Por eso es especialmente importante la última adquisición que ha llevado a cabo Snapchat: la start up suiza Strong.Codes.

La empresa es la creadora de un software que oculta código haciendo que sea mucho más difícil a sus competidores copiar las características de una aplicación. Especializados en ingeniería inversa -una forma de diseccionar un producto para saber cómo funciona y luego copiarlo- la llegada de Laurent Balmelli (fundador de Strong.Codes) es un aviso a sus rivales: se han cansado de que les copien descaradamente.

Desde que Facebook fracasara varias veces en sus intentos por comprar Snapchat debido a su crecimiento exponencial en el mercado, han sido constantes las ocasiones en las que las novedades de la red social han sido copiadas descaradamente por los de Mark Zuckerberg tanto para su matriz como para su filial de imágenes y vídeo, Instagram.

Incluso WhatsApp implementó algunas de las novedades que más éxito tenían en la red social. Esto hizo que Evan Spiegel, CEO de Snapchat tirara de ironía cuando le preguntaron por ello en mayo: «si quieres ser una compañía creativa y haces cosas geniales, tienes que estar cómodo y disfrutar con la idea de que otra gente copie tus productos. Porque Yahoo! coloque un buscador en su web no significa que sea Google». Toda una declaración de intenciones.

La duda que nos surge es si esta adquisición no llega demasiado tarde pues las funcionalidades más atractivas ya han sido copiadas y el crecimiento de la empresa se ha moderado a costa de fortalecer a sus rivales con sus buenas ideas.

Hangouts, el enésimo proyecto fallido de Google

Google es, sin duda, una empresa diferente a todas las demás. Tiene un enorme potencial innovador y ningún miedo al sistema de prueba y error a la hora de poner en marcha nuevos servicios y plataformas. Eso le ha permitido dominar internet y otros mercados pero también le ha provocado sonoros fracasos.

Los sectores que más se le resisten, con mucha diferencia, son los de las redes sociales y la mensajería instantánea. Así, desde que intentó sin suerte que Talk fuera una aplicación preinstalada en todos los equipos Android, ha ido dando bandazos viendo como WhatsApp, Facebook o Telegram se han impuesto a sus servicios sin problema.

Ahora, Hangouts, su «penúltimo» servicio de mensajería parece condenado a desaparecer. A pesar de sus interesantes opciones -aprendieron bastante de Talk y quisieron crear algo que fuera mucho más adelantado a sus rivales- como las llamadas y videollamadas varios meses antes que su competencia, que la cuenta de usuario estuviera ligada a la cuenta de correo y no el teléfono hizo que muchas personas desconfiaran.

Google, incluso, integró los SMS en la aplicación. La idea era una única fuente de comunicación para el usuario pero, por desgracia, solo consiguió un caos en el que muchos nos sabían si se hablaba a través de internet o por el sistema clásico de principios de siglo.

La falta de apoyo por parte de los usuarios hizo que en el último Google I/O los de Mountain View lanzaran dos nuevas apps: Allo para la mensajería y Duo para las llamadas. Todo indica que debería estar integradas, sin embargo, la empresa del buscador triplicó las opciones y lo complicó todo aún más.

Ninguna de las dos ha tenido la repercusión que se esperaba de ellas. No vienen por defecto en los nuevos Android y no están destacadas en Google Play. Pero parece que, aún así, están abocadas a ser el futuro de la mensajería de Google. Porque Hangouts ya no soporta SMS y porque en el sector empresarial se ha dividido en Meet para videoconferencias y Chat para mensajería.

En definitiva, una herramienta que solo parece interesante para la filial corporativa G Suite de Alphabet y que debería dejar paso en un futuro cercano a Allo y Duo. El problema, sin embargo, es que con un mercado maduro en el que los usuarios parecen aplaudir la integración de servicios (Facebook Messenger, WhatsApp, iMessage y compañía), los continuos cambios de nombre y funcionalidades de cada app solo sirven para perder potencial frente a competidores mucho más maduros.

La duda que nos surge es que si, finalmente, Allo y Duo acaban integrándose, todo el trabajo que han andado con Hangouts y que ahora inexplicablemente desmontan, volverá a repetirse. Lo más seguro es que sigan intentando repetir la estrategia de la empresa de Zuckerberg o de Apple aunque no sepan si atinar hacia una herramienta o una red social. Un negocio millonario está en juego.

Cifrado en WhatsApp, en qué consiste y qué protege

La era de la conectividad, las redes sociales y los dispositivos móviles es también la era de la privacidad. Cada vez son más las personas que se preguntan si tiene sentido disfrutar de todas estas comodidades (para algunos nos hacen esclavos de la propia sociedad) si a cambio hemos de pagar cediendo una parcela tan importante como nuestra privacidad.

La pelea entre Apple y el FBI por ceder un acceso a su sistema operativo y poder revisar los contenidos del smartphone de un terrorista son solo el penúltimo capítulo de escándalos de espionaje, filtraciones de información y ataques a la privacidad de los individuos. Por eso las plataformas de referencia en comunicación han decidido tomar cartas en el asunto.

Hace pocos días que los mil millones de usuarios comenzaron a recibir un mensaje en sus chats como el que abre el post de hoy. La aplicación de mensajería más popular del planeta propiedad de Facebook decidía cifrar las conversaciones de sus usuarios (llamadas y mensajes) para que nadie que no formara parte de las mismas pudiera acceder a sus contenidos.

El cifrado parece ser la última barrera para que propios (autoridades) y extraños (hackers) puedan acceder libremente a nuestras vidas cuando les plazca. Pero, ¿en qué consiste el cifrado para ser tan eficaz? Básicamente se trata de crear una clave temporal que solo puede descifrar el smartphone del receptor. Cuando escribimos algo el contenido sale de nuestro smartphone hasta los servidores de WhatsApp ya encriptado y allí se rebota hasta el destinatario. De esta forma nadie, ni siquiera WhatsApp, puede acceder al contenido de la mensajería.

Con este cifrado las conversaciones se vuelven más parecidas a las que mantenemos en persona: nadie excepto los interlocutores cara a cara pueden saber el contenido de una charla. Esto también hace más seguras a las llamadas que se hagan a través de la aplicación ya que garantizan que «ni las autoridades ni hackers ni organizaciones criminales podrán pinchar» las mismas.

La idea de la empresa ahora propiedad de Mark Zuckerberg es restablecer la confianza con los usuarios que después de algunos escándalos de filtraciones quedó muy dañada. El sistema, que ya lo emplean otras plataformas de mensajería puede ser el espaldarazo definitivo para colocar a la famosa plataforma de mensajería como la referencia de un mercado en el que cada vez quedan menos alternativas importantes y las seguras son muchas veces nichos minoritarios.

¿Qué no protege WhatsApp?

Sin embargo, como en todo contrato hay letra pequeña. La web Livemint advertía que la plataforma «puede retener la fecha y el sello de tiempo de la información asociada a los mensajes entregados con éxito y los números de teléfono que intervienen en los mensajes así como cualquier otra información que WhatsApp esté legalmente obligado a recoger».

De esta forma, aunque el contenido sea privado, los números de teléfono y las horas y fechas de los mensajes sí se almacenarán en los servidores de la empresa para que las autoridades puedan obtenerlos cuando los necesiten.

Además, son varios los medios que han acudido a expertos para saber si, realmente, nuestra mensajería está protegida de los temidos hackers. Y la respuesta es la esperada: por mucho que lo garantice la empresa, los mensajes pueden caer en manos de terceros siempre que estos infecten nuestro smartphone con un troyano. WhatsApp no puede hacer nada contra esto. «Solo» puede protegernos del pirateo directo mediante WiFi y redes 3G y 4G.

WhatsApp, un paso más en su integración con Facebook

Hace tiempo que la versión beta de la nueva edición de WhatsApp está disponible en su web. El objetivo es, como siempre, encontrar puntos débiles y posibilidades de mejora antes de que ésta llegue al mercado. El mayor programa de mensajería instantánea de Occidente lleva unas semanas anunciando novedades -no volverá a ser de pago ni en la descarga ni en la renovación- ya que es consciente de que la competencia es cada vez mayor y ofrece opciones más tentadoras para sus clientes.

Normalmente, estas versiones de prueba -que suele pasar por las manos de curiosos pero que está dedicada a la comunidad más «avanzada»- suele dejarnos rumores y guiños de hacia dónde va la aplicación. Sin embargo, hace pocos días, Javier Santos, un estudiante español de ingeniería informática, descubrió algo más: el programa tendrá una total vinculación a Facebook y compartirá datos entre ambas plataformas.

Después de pagar unos 19.000 millones de dólares por WhatsApp hace dos años, muchos analistas se preguntaron qué buscaba exactamente Zuckerberg. A diferencia de lo que hizo con Instagram (vincularlo desde el primer momento, introducir poco después publicidad e inyectarle millones de dólares para convertirlo en la segunda red social por delante de Twitter) WhatsApp quedó ligeramente al margen. Funcionaba bien y había que ser cauto ante la competencia y ante millones de clientes que desconfiaban de lo que pudiera ocurrir con su privacidad.

Esto colocaba a la red social como una de las empresas más arriesgadas de Silicon Valley a la hora de adquirir otras start ups. Y también sembraba la duda de cuál sería el siguiente movimiento de los californianos. Desde el primer momento se garantizó que nunca habría publicidad, que nunca habría juegos y que serían dos aplicaciones independientes.

Ahora se ha anunciado que, si bien no habrá publicidad, las empresas podrán acceder a WhatsApp para crear sus propias líneas de comunicación con sus clientes. Sobre el papel la idea es que el usuario pueda comunicarse directamente con los negocios y empresas que él elija -no al revés-. La misma información que ahora se puede recibir por SMS (descuentos o retrasos de una aerolínea) solo que unificado en WhatsApp para que sea más sencillo.

Es una forma sutil de decir que siguen pensando que el cliente es el usuario y no la empresa. Que quien se descarga WhatsApp no pasa a ser un producto que empaquetar con otros y que se vende al mejor postor para hacer campañas publicitarias específicas en un nuevo formato.

Ahora -quien quiera por el momento- tendrá la opción de vincular totalmente las cuentas de WhatsApp y Facebook para mejorar la experiencia en ambos. Quien no lo desee podrá seguir teniéndolas estancas y la primera seguirá sin saber nada de nosotros que no queramos que sepa (dirección, edad, trabajo, email, etc.). Sin embargo, el objetivo es claro: la plataforma ha superado los 1.000 millones de usuarios y la red social los 1.500 millones. ¿Un golpe definitivo para ponerse a la altura de Google en el negocio de la publicidad digital?