Smartphones, los mejores para regalar

 

Diciembre es el mes del año en el que más teléfonos se venden. Libres o con contratos de permanencia (la opción menos recomendada por su sobreprecio), los grandes fabricantes hacen su agosto con Papá Noel, Olentzero y compañía. Así, después de analizar las mejores tabletas para la lista de regalos navideña os proponemos los smartphones que no pueden faltar debajo del árbol.

 

 

  • iPhone 5S, el deseado: todos los medios hablan del enorme éxito de Android en nuestro país (uno de los que mayor implantación tiene de este sistema operativo). Sin embargo, mes tras mes, las encuestas de satisfacción y las ventas denotan que el teléfono más deseado (y vendido) es un iPhone. Su alto valor de reventa, su buen funcionamiento, un sistema operativo tremendamente fluido y estable, su seguridad y su oferta de aplicaciones son sus bazas para justificar su precio. Su procesador A7 trabaja de maravilla con su coprocesador gráfico. Su batería nos proporciona más autonomía que nunca (su talón de Aquiles frente a la competencia) y todo ello con una pantalla que sigue siendo la referencia. Es cierto que existe una versión más accesible (y colorista), el iPhone 5C, pero, metidos en gastos, es nuestra recomendación. A pesar de su 699€ de tarifa y la dificultad de encontrarlo a un precio razonable con las operadoras. Su vida útil lo justifica.
  • EL Android: que el artículo esté con mayúsculas no es una errata. El terminal del que vamos a hablar ahora es EL Android. Nacido de las cocinas de LG a medida de las necesidades de Google, el Nexus 5 es, sin duda, el mejor terminal de esta plataforma hasta la fecha. Quizá no sea el más potente -en eso le gana el mastodóntico Galaxy S4- pero el desarrollo solidario entre sistema operativo y hardware hacen que, por primera vez, un Android se pueda acercar al iPhone (las cifras de hardware no lo son todo, el funcionamiento es mucho más que eso). Su otro punto fuerte es el precio. Sus ¡349€! de tarifa lo convierten en el terminal con mejor relación calidad-precio del mercado… y ha provocado la cólera de sus colegas de plataforma que acusan a los de Mountain View de vender por debajo del precio de fabricación. En cualquier caso, si nos decantamos por éste lo mejor es que nos demos prisa y lo dejemos, con suerte, para la noche de Reyes.
  • La opción china: para los que el precio sea el principal punto de partida a la hora de escoger el terminal, Huawei es la mejor opción. El Ascend P6 es un dispositivo con un hardware sobresaliente en todos los sentidos (pantalla de 4,7 pulgadas, procesador a 1,5 GHz, cámara de 8 Mpx) y una interfaz Android diferenciada del resto de fabricantes del mercado. Además, aunque los orientales han introducido bastantes programas, el entorno creado por Google trabaja de un modo óptimo. Su autonomía es de las mejores del mercado y, aunque libre marca un precio de 449€, dependiendo de la tarifa se puede conseguir incluso gratis. Un aviso para sibaritas, los acabados del terminal no son los mejores. En algo va el precio.
  • El acceso a Windows: para los que prefieran tener un ecosistema cerrado a partir de su PC, la recomendación, como con las tabletas, será un terminal con Windows Phone. Aunque son varios los fabricantes que trabajan con el sistema operativo de Microsoft, nos parece que Nokia es el que mejor lo hace. Los acabados son sobresalientes. El hardware es notable desde las versiones de acceso y la fluidez con la que han construido todo alrededor del programa es tan buena como la de un Nexus. Nuestra propuesta en este caso es un terminal medio, el Lumia 625. Se trata de un terminal 4G con una pantalla IPS de 4,7 pulgadas con una resolución sobresaliente y una sensibilidad al tacto excepcional. Su cámara, a pesar de sus 5 Mpx, es mucho más que solvente (ni se nos ocurriría barajar que no fuera así con los finlandeses) y su procesador Qualcomm de doble núcleo a 1,2 GHz mueve Windows 8 fácilmente. Recomendable, sobre todo por sus 219€ de precio libre.
  • Galaxy Note, la gran baza de Samsung: el Galaxy S4 ha sido, hasta la fecha, el único terminal que ha conseguido desbancar un trimestre al iPhone de la lista de más vendidos. Sorprendente si tenemos en cuenta que, aunque Samsung suele jugar con la baza del precio, su coste es idéntico al de la manzana. Sin embargo, para nosotros, el mejor terminal del interminable catálogo de los coreanos es, sin duda, el Galaxy Note 3. Es cierto que es gigantesco (sus 5,7 pulgadas no lo hacen aconsejable para los amantes del minimalismo) pero también que sus materiales han mejorado muchísimo desde las versiones anteriores, que es mucho más fino y que funciona mucho mejor que cualquier otro Galaxy. El motivo es sencillo. Sabedores de que la batalla con el iPhone está casi perdida (vender más en el computo global no significa que el buque insignia sea el más vendido) los coreanos se centraron en crear un terminal diferente. Y lo han conseguido con creces. Las posibilidades de su Stylus son sorprendentes. Su cerebro es un quad core a 2,3 GHz que hace que todas las aplicaciones vuelen. Es completamente útil tanto para trabajar como para el ocio y, probablemente, haga que no necesitemos una tableta. Excelente opción a pesar de su precio de 699€. Es fácil encontrar ofertas en internet.
  • La alternativa coreana: ¿y si queremos un equipo diferente y que funcione perfectamente bien sin gastarnos tanto? Como probablemente el Nexus 5 no lo podáis conseguir para la mañana del 25, se nos ocurre que compréis la alternativa de marca. El LG G2 es «el otro coreano». Con un diseño que recuerda al iPhone 3GS y casi sin marco, es puro estilo. Además, en su interior trabaja un hardware de primera que «mueve» Android como casi ningún otro terminal. Menos visto y más barato (aunque marque un precio de 549€ ahora mismo hay promociones excelentes en la web de LG y en distribuidoras como The Phone House que lo dejan libre mucho más barato) que otros terminales, es una alternativa perfecta para quien quiera un dispositivo resistente y totalmente orientado al ocio. Además, sus accesorios son más baratos que los de otros modelos de la competencia.
  • Smartphone ibérico: en el desierto tecnológico que supone el Estado hay algún fabricante que merece la pena. El otrora constructor de eReaders y tabletas se atreve ahora con los smartphones. Su mejor propuesta (sobre todo por los 199,90€ de precio libre) es el Aquaris 5HD. Con una pantalla IPS HD (no Full HD) de 5 pulgadas, es un terminal fino y no demasiado pesado (170 gramos) que cuenta con sonido Dolby (ideal para los que van con los auriculares puestos todo el día). Uno de sus puntos fuertes es que admite dos terminales SIM a la vez aunque sean de distintas operadoras. Su procesador de cuatro núcleos a 1,2 GHz se defiende bien sea cual sea la exigencia a la que sometamos al equipos, cuenta con 1 GB de RAM y su cámara es de 8 Mpx. Excelente por ese precio.
  • El indestructible: si queremos garantizar nuestra inversión sea cual sea el uso que le demos al terminal, la mejor opción es el autodenominado «mejor smartphone»: el Xperia Z1 de Sony. Con pantalla TRILUMINOS de 5 pulgadas y resolución Full HD, 14 horas de autonomía, procesador quad core a 2,2 GHz y cámara de 20,7 Mpx, este odenador es resistente al agua, al polvo, está recubierto de Gorilla Glass y cuenta con más software multimedia que ningún otro terminal del mercado. Cada uno de sus gramos vale hasta el último euro de los 699€ que marca la web (hay ofertas suculentas en Fnac, por ejemplo). Por cierto, como buen Sony, tiene un diseño espectacular. Recomendable para los que el smartphone es una herramienta y no un fin.

Smartphones, los mejores de 2013

La campaña de Navidad se acerca y todos los grandes fabricantes de teléfonos inteligentes tienen sus cartas sobre la mesa para ganar una partida de miles de millones de dólares en todo el mundo. En la época del año en la que más terminales de gama alta se venden y en el que todos estamos más dispuestos a rascarnos el bolsillo (¡es Navidad!) ninguno quiere quedarse atrás. Analizamos los topes de gama de cada plataforma para escoger el mejor de este final de 2013.

 

  • Samsung Galaxy S4: su enorme panel de 5 pulgadas tiene una resolución de 441 píxeles por pulgada. Aunque hay una versión supervitaminada de 8 núcleos en algunos mercados, al nuestro ha llegado un más «normal» con un chip de cuatro núcleos a 1,6 GHz (mucho más que suficiente). Su hardware, lleno de sensores, incorpora una cámara frontal de 13 mpx que graba vídeo HD. Todo ello funciona gracias a sus 2GB de RAM, la última versión de Android hasta ayer (4.3) y una potente batería de 2.300 mAh. Sus 130 gramos se pagan a 649€ (libre).

 

 

  • iPhone 5S: la edición más exitosa en ventas de la historia del iPhone es también el más potente. Mantiene una pantalla Retina de 4 pulgadas -la más pequeña de su segmento- y 326 ppp (¿por qué se ve tan bien si tiene mucha menos resolución que la de la competencia?). Cuenta con un procesador a 1,4 GHz que se apoya en un coprocesador que se encarga de todo el trabajo gráfico. El resultado es sorprendente. Aunque cuenta con sólo 1 GB de RAM, las pruebas de velocidad demuestran que su arquitectura de 64 bits lo convierte en el smartphone más rápido del mercado. Sus dimensiones compactas hacen que sea manejable y pese sólo 112 gramos. Viendo sus especificaciones parece que es el peor en todo (cámara de sólo 8 Mpx) pero los pequeños detalles e iOS7 lo convierten en el preferido del público -es el más vendido del mercado trimestre tras trimestre-. La manzana vale mucho. Se paga a 699€.

 

 

 

  • Nokia Lumia 1020: el Windows Phone por excelencia es una maravilla en las manos por tacto, acabados y fluidez. Su pantalla de 4,5 pulgadas cuenta con una resolución de 334 ppp y su procesador a 1,5 GHz se apoya en 2 GB de RAM para que todo funcione correctamente. Y eso que hay que tener en cuenta que su hardware es de lo más completo, incluyendo una cámara de ¡41 Mp! que, por supuesto, graba Full HD. Destaca, como en los Android, por su conectividad vía USB, NFC aunque flojea con una batería de 2.000 mAh que lastra ligeramente su autonomía. El mejor Windows Phone hasta la fecha cuesta 669 euros libre.

 

 

  • Google Nexus 5: este superterminal creado por LG para Google es la quintaesencia de Android. Su pantalla de 4,95 pulgadas tiene una resolución de 445 ppp. Su procesador quad core está más cerca del de un portátil gracias a su frecuencia de 2,3 GHz. Su cámara de 8 mp graba Full HD. Su RAM es de 2 GB. Sus dimensiones son francamente compactas para un dispositivo con todo tipo de sistemas de conectividad y una batería de 2.300 mAh. Una maravilla diferente que cuesta ¡349€! y que corre con Android 4.4. ¿A qué esperas a comprarlo?

 

 

 

  • Sony Experia Z1: una de nuestros fabricantes favoritos ha mejorado un terminal, el Xperia Z, que ya era magnífico. La nueva edición cuenta con un procesador Qualcomm 800 de cuatro núcleos a 2,2 GHz, 2 GB de RAM y una súper cámara de 20,7 mpx que graba Full HD. Con radio, NFC, USB, sistema de audio optimizado Sony, acceso al universo PlayStation y toda la biblioteca de ocio de la casa, un peso de 169 gramos, un acabado a la altura de iPhone y el Lumia y encima resistente a las agresiones y al medio, esta maravilla de 669€ viene de fábrica con Android 4.2 aunque ya se ha anunciado su inminente actualización a Kit Kat. Mucho más que recomendable.

 

 

 

  • HTC One: el que podría ser el canto del cisne de los taiwaneses es un equipo de primera. Su pantalla cuenta con una diagonal de 4,7 pulgadas con una resolución de 469 ppp (cualquier cosa que se visiona en este panel parece un BluRay). Para toda esta exigencia lo han equipado con un procesador de cuatro núcleos a 1,7 GHz y un quinto «fantasma» que ayuda con los gráficos. Su cámara frontal, aunque cuenta con sólo 4 Mp, tiene más resolución en cada uno de ellos (los famosos macropíxeles) con lo que, dicen, tiene la resolución de una de 12. Graba Full HD, damos fe. Con todo tipo de aditamentos en cuanto a conectividad, su batería de 2.300 mAh es de las mejores. Todo ello sin ser el más pesado (143 gramos) ni el más caro: 649€. Merece la pena.

 

iPhone 5S, porque no es sólo un iPhone 5

Desde la presentación el pasado día 10 de los dos nuevos terminales de Apple -que sustituyen por primera vez a la versión tope en el mercado y que, por primera vez hará que haya dos terminales de una misma generación en el mercado- ha habido un gran debate sobre si se trata de una mera evolución (involución en el caso del 5C) del iPhone 5 o si realmente es algo más que un cambio en la carcasa del smartphone.

 

Al igual que muchos fabricantes de lujo de cualquier mercado Apple siempre ha intentado que los propietarios de cualquiera de sus productos no tengan la necesidad de cambiarlo cada pocos meses. Los medios son varios: permitiendo que cualquier dispositivo disfrute de actualizaciones de sistema operativo durante varios años (el propio iPhone 4 podrá descargarse iOS7 casi por completo… y se lanzó en el lejano 21 de junio de 2010… hace más de tres años) y, sobre todo, con ligeras actualizaciones de diseño cada dos generaciones.

 

El concepto es el siguiente: cada 24 meses varía el diseño, las dimensiones y, sobre todo, las capacidades del terminal. Y un año después, las versiones S completan al máximo las posibilidades del equipo con cambios de calado en el hardware de cada iPhone sin variar su imagen exterior. Los propietarios de un iPhone 5 no tendrán en sus manos un dispositivo anticuado a simple vista. Los propietarios de un iPhone 5S tendrán en sus manos el teléfono más potente de la historia hasta la fecha. Todos contentos. (Nos preguntamos por qué si Sony ha hecho lo mismo con su Xperia Z1 no se ha llevado ningún palo… o por qué se aplaudió el Galaxy S4 de Samsung donde sólo se implementaron sensores que nadie usa y un procesador de 8 núcleos para unos pocos mercados).

 

El objetivo de los nuevos terminales es diferente en cada caso. Por un lado, el iPhone 5C es ese móvil «más barato» (no barato) que Tim Cook prometió. Y el que se encargará de que Apple supere la barrera de los 700 millones de dispositivos iOS activados (no está mal para un catálogo tan reducido). El iPhone 5S, por su parte, tiene una única función: ser el smartphone más potente del mercado. Demostrar a la competencia que su dupla hardware-iOS es imbatible (alguien debería recordarle a Google y Samsung aquel acertado slogan de Pirelli, «la potencia sin controlo no sirve de nada») y sobre todo, colocar a los de Apple en la cima hasta que el año que viene -si se cumple la tradición- presenten el iPhone 6 antes del verano.

 

En cuanto al software, iOS7 nos regalará desde el próximo 18 de septiembre el pack iWork, iMovie, iPhoto; estrenará iTunes Radio -con el que darán un buen golpe a Spotify y Pandora- y Siri, que ha multiplicado sus capacidades hará una suerte de downgrade hasta el iPhone 4, el iPad 2 y los iPod Touch 5G.

 

Dentro, el iPhone 5S cuenta con un nuevo procesador, un coprocesador de movimientos, un lector biométrico inédito, más RAM, etc. ¿Por qué Tim Cook no lo ha llamado iPhone 6 cuando había motivos más que de sobra para hacerlo? Porque el CEO de los de Cupertino reserva esta generación para un terminal que crezca en tamaño y potencia respecto a esta generación.

 

El nuevo 5S es algo más que una nueva combinación de colores exteriores (al negro y al blanco se suma el tono oro, que causará furor fuera de Europa y Estados Unidos) y un buen puñado de fundas de silicona que aumentarán su facturación y las posibilidades de personalización sin tener que recurrir a productores externos.

 

En su interior late el procesador A7 con arquitectura de 64 bits que en las primeras pruebas de laboratorio lo colocan como el más capaz y ahorrador del mercado por encima, incluso, del musculado 8 núcleos del Galaxy S4 y de otros modelos con la estructura 4+1 (este último latente y que sólo trabaja cuando se demanda mucha capacidad como en juegos o un multitud de aplicaciones abiertas). Hasta mil millones de transistores se encuentran clavados en la placa para un modelo 5 veces más capaz y rápido que el iPhone 5 (menos mal que no había evolución). El representante de Epic, el estudio que presentó la versión de Infinity Blade 3, «nada que envidiar a las consolas».

 

Por si esto fuera poco, Apple ha sumado el «coprocesador» M7 que se encargará de los acelerómetros, giroscopios, GPS, podómetros, etc. y que permitirá ahorrar una gran cantidad de energía. Todo ello servirá para la nueva aplicación Nike Plus: Move, que abandona el atletismo para convertirse en un entrenador personal completo. Además, en breve llegará una actualización de Apple Maps que será capaz de adecuar gracias a este chip nuestras rutas según vayamos a pie, coche o transporte público, calcular los tiempos hasta las estaciones de metro, tren o autobús -en Estados Unidos permitirá comprar los billetes- e, incluso, si cambiamos de coche a pie, marcar la ubicación de nuestro vehículo para que luego lo encontremos fácilmente.

 

En cuanto a la autonomía, Apple promete 10 horas en navegación 3G, 10 de reproducción de vídeo, 40 escuchando música -también han mejorado el sonido de los altavoces y de la reproducción para adecuarlo a iTunes Radio que «emitirá» con el doble de resolución que cualquier CD del mercado- y hasta 250 en espera. En resumen, un 10% más que el iPhone 5 y un 40% más que un iPhone 4S. Y todo ello con una batería del mismo tamaño y peso.

 

La fotografía -Apple es una de las marcas multimedia por excelencia- se ve mejorada en dos frentes: se han implementado dos flashes LED que varían la temperatura de color entre más de mil combinaciones posibles para buscar siempre la combinación más acertada. Además, aunque la resolución se mantiene, han ampliado el tamaño del sensor un 15% (más luz es igual a más información y esto a más calidad de imagen). El software incorpora nuevas posibilidades como filtros y fotos cuadradas. Captura vídeo en Full HD e incorpora la posibilidad de grabar en modo superlento (hasta 120 frames por segundo). Casi cuatro veces lo que capta nuestro ojo. Las cinco lentes, por cierto, han sido rediseñadas por Apple para seguir siendo una referencia de calidad en el mercado.

 

Por último, «una lente de zafiro esculpida con láser detectará las capas subepidérmicas de nuestra contraseña biológica«. Más sencillo, una lente protegida contra golpes o rayones leerá nuestras huellas dactilares para que sólo nosotros podamos desbloquear el terminal sin necesidad de garabatos en un tres en ralla o contraseñas de cuatro números. Más eficaz que el reconocimiento facial (que falla con los cambios de peso o peinado) se incorporará también a las compras en iTunes para evitar disgustos.

 

Lo único que no tiene es Android. Para lo bueno (seguridad, estabilidad, velocidad) y para lo malo (¿?). En definitiva el iPhone 5S sí es un terminal nuevo pero parece que si no se le cambia el exterior nadie lo quiere. Toda una lección de tecnología «más allá de lo que tus ojos ven».

IFA de Berlín, sus novedades

El primer día de la gran feria de electrónica de consumo europea nos ha dejado un buen puñado de novedades. Todos los fabricantes están intentando entrar en la mayor cantidad posible de mercados y, ante el empuje de constructores jóvenes como los chinos, los gigantes japoneses y coreanos se reciclan para seguir siendo atractivos para los clientes.

 

 

  • Samsung: además del cacareado Galaxy Gear, el gigante tecnológico ha presentado la edición 2014 de su tableta Galaxy Note 10.1. El dispositivo, uno de los más exitosos en su tamaño, es ahora más delgado (7,99 mm) y cuenta con un acabado mucho más estiloso: pasa del plástico glossy a piel sintética. Su pantalla LCD también mejor su resolución hasta casi 300 ppp y, para gestionar mejor todo ello, han incorporado un procesador Exynos de 8 núcleos y han aumentado la RAM hasta 3 GB. Otro de los destacados fue el nuevo Galaxy Note 3. El creador del segmento de los phablet recibe una pantalla FullHD de 5,7 pulgadas, un acabado de más calidad -repite la piel sintética en la parte trasera- un rebaja su peso hasta los 168 gramos. También dispondrá en la versión LTE de una procesador Qualcomm de 4 núcleos y otro de 8 núcleos para algunos mercados seleccionados (lo mismo que ocurre con el S4). Otra de las grandes mejoras reside en su cámara de 13 Mpx que permitirá grabar vídeo en formato 4K a 60 fps. Su nueva y mejorada batería (que le otorga una autonomía exagerada comparada con cualquier smartphone) y un S Pen renovado con nuevas funciones redondean un dispositivo sobresaliente. Uno de los mejores Android.
  • Sony: Sony ha sido, sin duda, uno de los fabricantes más activos. Además de su nuevo Xperia Z1, también nos ha presentado una video cámara 4K «doméstica». Aunque su precio de 4.500€ lo aleja de los bolsillos menos acaudalados, su esfuerzo por que sea accesible la coloca más cerca de los precios de consumo que de los profesionales. Su sensor CMOS Exmor R de 1/2.3 pulgadas y su objetivo de 20 aumentos junto al sistema de estabilización de imagen y un software especialmente intuitivo hacen de esta cámara un modelo perfectamente apto para iniciados. Es tan buena que ha eclipsado por completo la cámara HDR-MV1 pensada para grabar vídeos musicales. Por su parte, el fabricante ha mostrado su inminente Xperia Z1. Si la versión «normal» destacaba por su diseño y capacidad, flojeaba demasiado en la captura de imágenes. Nada mejor que lanzar una edición que se va hasta las 5 pulgadas de diagonal y que incorpora una cámara de 20 Mp con tecnología Triluminos y X-Reality. Incorpora un nuevo procesador quadcore a 2,2 GHz y una tarjeta gráfica Adreno 330 así como 2 GB de RAM. Para acabar, los nipones también presentaron la tercera edición de su Reader. Mantiene la pantalla de 6 pulgadas con tecnología Pearl y 16 niveles de gris y viene con 2 GB de capacidad ampliables hasta 32. Baja su peso (200 gramos) y su grosor (11,3 mm) así como una batería renovada que permite una autonomía de hasta 2 meses en reposo. También han llegado nuevos ultrabooks Vaio pero la caída del mercado de PCs los hace menos relevantes.
  • Philips: sin atisbo de aparecer en nada que tenga que ver con movilidad ni informática, uno de los últimos fabricantes europeos de electrónica de consumo sigue apostando fuerte por la imagen. Así, su renovada familia 9000 se presenta en 65 y 85 pulgadas -5.000 y ¡15.000! euros, respectivamente- con resolución 3.840×2.160: Ultra HD (4K) y, gracias a su tecnología Ultra Pixel HD permite escalar contenidos convencionales a este formato. La tasa de refresco de 900 Hz, la tecnología Micro Dimming Pro -que regula la retroiluminación LED- y el Ambilight en tres zonas redondean una de las mejores televisiones que jamás han construido los holandeses.
  • LG: aunque sea el tercer fabricante mundial de móviles y teléfonos inteligentes, la distancia con Samsung y Apple ha provocado que LG ponga el acento en otros segmentos de mercado. Así, una de sus grandes propuestas es el televisor LA9650 con resolución 4K. La gran diferencia con los caros y potentes LA9700 reside en el sonido -si bien es cierto que con un Home Cinema, se queda en nada-: frente a una barra deslizante y un subwoofer, esta nueva generación presenta dos altavoces laterales y el subwoofer lo que nos otorga un sonido menos envolvente. Como el equipo de Philips cuenta con un sistema de escalado de la calidad de imagen algo que, dada la escasez de este tipo de contenidos, usaremos a buen seguro. Aunque aún no hay precios, desde al feria han asegurado que serán enormemente competitivos y han bautizado su panel como el primero Ultra HD para el consumo en masa.
  • Xiaomi: mientras todos los ojos miraban a los nuevos Galaxy Note, el fabricante chino lanzó el Xiaomi 3, un modelo de 145 gramos, un grosor de 8,1 milímetros, pantalla LG de 5 pulgadas que se puede usar con guantes o bajo el agua, una cámara con sensor Sony de 13 Mp y el mismo equipo de sonido que Cirrus Logic desarrolla para los iPhone. Casi nada. En su interior, los dos procesadores móviles más rápido hasta la fecha: un Qualcomm Snapdragon 800 a 2,3 GHz y otra versión con un Tegra 4 Nvidia a 1,8 Ghz. A eso hay que sumarle 2 GB de RAM y la tarjeta SanDisk más rápida con una tasa de transferencia de hasta 120 Mb por segundo. Lo mejor, no obstante, es su precio de 250€ para la versión de 16 GB y de 315 para la de 64 GB. No es de extrañar que en 90 segundos vendieran 100.000 unidades en su tienda online (el único modo de adquirir los dispositivos de la casa china).
  • Qualcomm: y para seguir con la tradición de empresas tecnológicas que entran por la puerta grande en nuevos mercados, los de San Diego anunciaron la producción de su propio smartwatch: el Toq que ya está disponible para que los desarrolladores trabajen en el y que costará unos 300 dólares. A diferencia del Galaxy Gear, será compatible con cualquier equipo Android con una versión superior a 4.0.3 y contará con una pantalla táctil visible directamente bajo la luz del sol gracias a la tecnología MiraSol de la casa. El Toq tendrá una variante para amantes de la música y otra que girará en torno al servicio Qualcomm Life y el control de las constantes vitales.

 

Septiembre de relojes y smartphones

Se acerca septiembre, el IFA de Berlín y con él todas las novedades de las grandes tecnológicas (y de Apple que, aunque no está en la feria alemana, siempre contrarresta con sus novedades de otoño y sus lanzamientos). Aquí tenéis las grandes sorpresas que nos esperan desde el 4 de septiembre.

 

 

Samsung Gear, por una vez los coreanos se adelantan

 

El IFA es uno de los eventos favoritos de Samsung. Los coreanos, por ejemplo, anunciaron que sería aquí donde veríamos por primera vez el nuevo Galaxy Note 3 y donde, han explicado, presentará su Samsung Galaxy Gear, su reloj inteligente.

 

Aunque no tendrá una pantalla flexible como se había rumoreado, sí contará con un potente procesador Samsung Exynos 4212 de dos núcleos a 1,5 GHz y, podría ser, una pequeña cámara. Así, aunque Sony y Pebble ya tienen en el mercado modelos avanzados de relojes (con éxito muy dispar, por cierto), el Samsung parece ser el primer smart watch y puede suponer un golpe definitivo al mercado antes de la supuesta llegada del iWatch de Apple en 2014.

 

La multinacional, por cierto, también exhibirá sus prodigiosos paneles OLED curvados un nuevo concepto de televisión que también ha presentado LG y que puede plantearse como el futuro de las televisiones.

 

 

Sony, volcada con la fotografía

 

Otro de los clásicos del IFA, Sony, mostrará sus nuevos dispositivos fotográficos. Desde las nuevas NEX para el mercado de las sin espejo con ópticas intercambiables, así como un nuevo Xperia Z1 con sensor de 20 mp y lentes G importadas directamente de las estanterías del departamento de cámaras.

 

Para los que esto se quede corto -o no tenga un Xperia- los nipones también nos traerán un conjunto de lentes intercambiables para equipos Android e iOS que puede marcar un antes y un después en el negocio de las cámaras más «humildes».

 

Los paneles 4K, los híbridos como los nuevos Vaio convertibles y los ultrabooks serán el resto de dispositivos con los que Sony intentará ser la referencia en la feria más importante (con el CES de Las Vegas).

 

 

Apple, cada vez menos ausente

 

Aunque nunca participa en este tipo de eventos -bajo la idea de no compartir protagonismo con sus rivales- es cierto que Apple lleva unos cuantos años presentando los productos de la campaña de Navidad justo cuando acaba la cita alemana. Con esto no sólo consigue robar protagonismo a la competencia con los rumores, sino que las noticias de los lanzamientos días después eclipsan totalmente a sus rivales.

 

De este modo, se ha filtrado que el nuevo iPhone cambiará el chip A6 con arquitectura de 32 bits por uno de 64 que permitirá una mejor gestión de las aplicaciones -sobre todo los editores de imágenes, lo que indica la llegada de una cámara que superará los 12 mp- y un considerable ahorro de energía (el talón de Aquiles del iPhone).

 

Otra de las noticias que se da por buena es la llegada de un iPhone con 128 GB de seguridad (el tope ahora son 64) y, casi seguro, un sistema de bloqueo del software por huellas dactilares -aunque a nosotros nos suene a ciencia ficción-.

 

Vuelve septiembre. Vuelve el otoño. Vuelve la tecnología.