Sony Xperia Z4, ¿falta la versión definitiva?

Prácticamente ningún fabricante suele colocar el lanzamiento de su smartphone de referencia cercano al del iPhone de Apple. El motivo, más allá del rendimiento o las ventas, es que cuando los focos de los medios y los clientes se centran en un producto de los de la manzana los demás quedan irremediablemente en la sombra.

Sin embargo, esta norma no se aplica con los primeras espada de los fabricantes que emplean Android como su sistema operativo de referencia. Así, si el primero en llegar fue el Nexus 6 y poco después le siguió el HTC One M9 y Samsung Galaxy S6, ahora le toca el turno a los LG G4 y al modelo que nos ocupa hoy, el Xperia Z4 de Sony.

Así, aunque el anuncio haya llegado casi por sorpresa, hace pocos días se presentó el modelo que está llamado a sustituir al sensacional Xperia Z3 al menos en Japón (parece que en pocas semanas llegará un modelo para el resto del mundo aunque este ya debería darnos pistas de cómo será la nueva bestia de Sony).

Sobre el papel, el nuevo terminal mantiene las 5,2 pulgadas de diagonal de pantalla y resolución Full HD que se moverá con gran facilidad gracias al potentísimo chip Qualcomm Snapdragon 810 que ya incorporan sus rivales más potentes. Junto a este procesador trabajarán 3 GB de RAM y 32 MB de capacidad de almacenamiento ampliables mediante ranura de expansión hasta 128 GB.

¿Es esto suficiente para llamarlo Z4 en vez de Z3 Neo? Si seguimos analizando el hardware vemos que se mantiene el mismo sensor de 20,7 píxeles y gran calidad aunque esta vez incorpora un sistema de enfoque con detección de fase que mejora la velocidad y permitirá «perseguir» elementos en movimiento.

El Sony Exmor RS IMX230 cuenta con un tamaño 1/2,4″ y permite realizar grabaciones hasta en formato 4K y Full HD hasta 60 fotogramas por segundo. En definitiva una evolución excepcional del actual sensor del Z3 pero -sinceramente- tampoco nos parece un factor determinante a la hora de hablar de una mejora neta del smartphone. La cámara frontal, por cierto, tiene un sensor de 5,1 mp y estabilizador óptico que garantizan videollamadas y «selfies» de primera.

¿Qué hay del resto del hardware? El conjunto es más delgado (6.9 mm frente a los 7,3 del Z3) y pesa 144 gramos, 8 menos que la edición anterior. Aún así, hay espacio para una batería de 2.930 mAh que aunque es más pequeña que en el Z3 promete más autonomía gracias a la mejor gestión de los recursos del 810.

Disponible en cuatro colores -blanco, negro, cobre y verde agua- sigue manteniendo el certificado IP65/8 que lo acredita como resistente al agua y al polvo. En definitiva, sigue siendo un modelo notable que hereda las virtudes de su predecesor y mejora muy poco lo mejorable. Esperaremos a la versión «internacional» para ver si el verdadero Z4 puede seguir siendo una alternativa realmente premium al iPhone.