Xperia Z4 Tablet, a por el iPad Air 2

El MWC también ha traído novedades de Sony. De hecho, los nipones han presentado el primer Xperia Z4 y ha resultado ser una tableta realmente espectacular. Un dispositivo de 10 pulgadas que hereda las mejores virtudes del Z3 presentado en el IFA de Berlín y que reúne la mejor tecnología de las baldas de la casa (¿a modo de canto del cisne de la marca Xperia bajo el nombre de Sony?).

Las premisas de diseño han sido claro: minimizar grosor y reducir peso potenciando las capacidades técnicas del dispositivo. Sobre todo en lo referente a la pantalla (uno de los pocos «peros» de las tabletas anteriores era que no se habían atrevido a pasar del Full HD en cuanto a resolución). Así que han mejorado el diseño de ediciones anteriores y la pantalla ocupa un 20% sobre el mismo chasis y todo ello con un peso de 396 gramos para la versión con conectividad LTE.

En cuanto a los acabados, la calidad es superlativa. Marca de la casa. Cristal para el frontal y metal para el chasis. Además, aunque el microUSB y el jack van «al aire» se han preocupado de una buena protección contra el agua protegiendo los demás puertos para conseguir el IP68: una estanqueidad sobresaliente frente al polvo y al líquido elemento.

De la tableta anterior ha heredado la trasera rugosa que ayuda a agarrarla pero han mejorado aún más la calidad percibida y la sensación de solidez a pesar de ser francamente fina. En la mano tiene pinta de ser muy agradable y eso es fundamental en un equipo de estas dimensiones.

Si nos centramos en el interior, el chip es un Qualcomm Snapdragon 810: una de los referencias entre los procesadores de alta gama para este tipo de dispositivos. Para ayudarlo a trabajar, 3GB de RAM y una GPU Adreno. No se nos ocurre ninguna circunstancia en la que este equipo no sea capaz de dar buen rendimiento. Ni para ocio ni para trabajar o contenidos multimedia. Y en eso han pensado cuando han implementado una batería de 6.000 mAh que garantiza una autonomía para todo un día a pleno rendimiento.

Como decíamos antes, el panel es sobresaliente. Se trata de un IPS con tecnología LCD y capacidad para escalar a 2K y un ángulo de visión -prometen- casi completo. Si mantiene el ajuste de color y balance de blancos de ediciones anteriores el resultado será de los mejores del mercado junto con el Note 4 y el iPad Air 2. Sin embargo, en el apartado de las imágenes, Sony ha querido que su Xperia Z4 Tablet destaque por su cámara. No es la mejor de la casa, pero sus 8 Mp con autofocus y estabilizador de imagen la hace una de las referencias.

Por lo que hemos podido leer en otros medios Sony ha aprendido a minimizar la capa de personalización sobre Android 5. La mayor mejora se encuentra en el launcher que, cuando se le añade un teclado vía bluetooth permite trabajar con una barra de iconos.

Disponible para pre-reservar en la web de Sony llegará a las tiendas del Estado durante el mes de mayo. Sin duda, uno de los rivales más a tener en cuenta dentro del universo Android por su buena relación calidad-precio (desde 549€).

Xperia, ¿tras las senda de los Vaio?

La situación de Sony es más preocupante de lo que pudiera parecer a sus gestores hace sólo unos meses. Si bien ahora tienen más localizados los sectores donde la empresa no es competitiva (y están haciendo todo lo posible por minimizar las pérdidas o, incluso, están deshaciéndose de esas divisiones) el enorme tamaño de la multinacional y la presión de los rivales coreanos y chinos no está permitiendo conseguir una recuperación tan rápida como necesaria.

Durante el último año fiscal los japoneses acumularon unas pérdidas de 1.900 millones de dólares lo que ha hecho que la cúpula de la empresa haya llegado a la conclusión de que cualquier sector que no sea rentable podrá salir al mercado (aunque no hayan recibido aún ofertas por él).

Así, si el negocio de las cámaras y el del ocio multimedia (sobre todo PlayStation) están dando muy buenos resultados -a pesar de la presión de Xbox-, las televisiones no levantan cabeza y la división móvil es una enorme lacra para la firma. Entre Apple y Samsung se llevan el 105% del beneficio del universo móvil (60-45) lo que hace que todos los demás fabricantes pierdan dinero cada vez que comercializan un terminal.

Así, si en el CES de Las Vegas Kazuo Hirai, CEO de Sony, ya dejó entrever que podría haber movimientos internos importantes en las divisiones de ocio y entretenimiento móvil, la publicación de los resultados ha hecho que desprenderse de lastre sea una cuestión de supervivencia de Sony.

De momento, los lazos de Sony con Google son cada vez más fuertes en una estrategia que busca que los de Mountain View sean para los nipones lo que fueron para Samsung, su plataforma de lanzamiento. Además, en el Mobile World Congress se espera la llegada del Xperia Z4 un terminal llamado a ocupar el espacio del Galaxy S6 como el androide de referencia dado el bajón de ventas de la gama Galaxy S. Sin embargo, para muchos es la última bala antes de que Sony haga un movimiento similar al que llevó a los Vaio a formar parte del catálogo de JIP.

Centrarse en una gama de productos mucho más pequeña, aprovecharse del prurito Sony a la hora de hacer una buena venta y mantener viva la marca puede ser la única forma de salvar unas cuentas que no pueden seguir sumando números rojos a pesar de las enormes reservas de la compañía.

En las próximas semanas veremos hacia dónde va una de las enseñas más relevantes del mercado móvil pero ya son muchos los que han comenzado a hacer apuestas sobre posibles compradores. Por último, un daño colateral. Hay varios fondos de inversión interesados en hacerse con BlackBerry. ¿Bajará su precio cuando aparezca en el mercado un pastel mucho más apetitoso? ¿Se convertirá el negocio móvil en un mercado con una gran concentración de actores?

Galaxy Note 4, objetivo iPhone 6

Hasta ahora la batalla entre Apple y Samsung se había librado siempre con los iPhone y Galaxy S como contendientes. Esto permitió, entre otras cosas, que el Galaxy Note se haya convertido en uno de los terminales más relevantes para los coreanos y, también, en el phablet de referencia. El extra de pulgadas en su diagonal hizo que durante meses fuera el único del mercado, unido a las excepcionales capacidades de su hardware lo ha convertido en un objeto de culto.

Sin embargo, la sangría en la cuota de mercado que ha llevado a los de la manzana a dejar de crecer por sus pantallas más pequeñas que el universo Android parece que se acabará con el lanzamiento del iPhone 6 en dos formatos diferentes: uno de 4,7 pulgadas y otro de 5,5. Uno cubrirá a los Xperia Z, Galaxy S y compañía y el otro tendrá como objetivo los phablet coreanos y chinos.

Precisamente por eso, el primer fabricante mundial se ha apresurado a anunciar la presentación del nuevo Galaxy Note 4 el 3 de septiembre, dos semanas antes que la supuesta fecha en la que se dará a conocer el iPhone 6. La fecha, por cierto, es la misma en la que Sony anunciará su Xperia Z3, el terminal que ha conseguido ganarse el respeto de clientes y competencia y que todos los años araña una buena cantidad de ventas a los coreanos.

No obstante, parece que heredar capacidades del S5 o aumentar tamaño -en algún momento tendrán que parar- ya no será suficiente para seguir siendo «el» phablet. Todo ello, unido a la buena acogida del Galaxy Round parece indicar que el Note 4 tendrá dos formatos. Uno con una pantalla plana clásica y tecnología AMOLED y otro con la pantalla ligeramente curvada, más fino y tecnología OLED para el panel. Para los que quieran la versión más clásica, lo más probable es que cuente con resolución QHD, un aliciente para distanciarse de los rivales.

El terminal, por supuesto, será el primero de la familia con certificado que le acredita como resistente al polvo y al agua y probablemente el primer Samsung que emplee el nuevo chip Snapdragon 805 unido a la GPU Adreno 420, un 40% más potente que la actual. Respecto a la cámara, donde Samsung no suele fallar pero se ha quedado por detrás de Sony y compañía, lo más probable es que se opte con una de 16 Mp que, si no nos parece necesaria, si supondrá un salto de calidad respecto a la actual y un problema para Apple (muchas veces por no decir siempre, las cifras venden tanto como los hechos en el mercado tecnológico).

La única duda que nos queda es si Google tendrá ya preparado y querrá presentar su nuevo Android L en el terminal coreano (y no en «su» Nexus 6) o si los asiáticos tendrán que conformarse con la versión 4.4.3. Parece que el choque de trenes está servido.

Galaxy S5 y Xperia Z2, el riesgo de mejorar lo bueno

 

 

Si hay algo que siempre se le ha achacado a Apple es su conservadurismo a la hora de renovar ciertos dispositivos (sobre todo desde que falleció Steve Jobs). El iPhone 5, que debería haber sido una revolución para muchos se quedó en un 4S «estirado» y el 5S, aunque supera en todo al anterior y es una de las referencias del mercado… mantuvo el diseño casi inalterado.

 

Para los detractores de la empresa de la manzana Samsung es un ejemplo por su enorme variedad de dispositivos, por su trabajo multiplataforma y porque, normalmente, se arriesga más cuando de lanzar un nuevo terminal se trata. Es por ello que las expectativas que había generado el Galaxy 5S antes de su presentación eran enormes.

 

Lo mismo le ocurre a Sony con su Xperia Z2. El tope de gama de los japoneses fue una revolución en cuanto a acabados y prestaciones. Al menos si lo comparamos con sus predecesores de Sony Ericsson. Una de las pocas alternativas que aunaba toda la potencia de Android con los acabados y el diseño de Apple. Tampoco es tarea sencilla, entonces, remozar por completo un modelo sobre el que pivotará la reconstrucción de Sony. En cualquier caso, esta semana ha sido clave para ambos fabricantes por eso analizamos si habrán conseguido mejorar lo que ya era bueno… y no dejarse parte de su prestigio por el camino.

 

 

Xperia Z2, por ahora el mejor de Sony

 

 

Cuando Sony se decidió a hacerse con la otra mitad de su alianza con Ericsson dejó claras sus intenciones a medio y largo plazo. Aunque el negocio móvil sólo es rentable para dos fabricantes (Apple y Samsung), todos los demás saben que deben estar en un negocio sobre la que orbitará la electrónica de consumo de los próximos años.

 

A diferencia de otros fabricantes Sony es el que, probablemente, pueda ofrecer un ecosistema más completo (aunque haya abandonado la fabricación de sus Vaio). El acceso puede ser tanto la sobresaliente PS4 como cualquiera de sus terminales. Y el final, su excelente gama de televisores 4K. Es por eso que el nuevo smartphone tope de gama tiene la mejor cámara del mercado. Un maravilla con una resolución de 20 Mpx que permite grabar 4K/Ultra High Definition.

 

El resto de las características son pura armonía. Se ha optado por un procesador Qualcomm Snapdragon 801 a 2,3 GHz y se le ha acompañado de 3 GB de RAM y una capacidad de almacenamiento de 16 GB (no hay más opciones) ampliables con tarjetas microSD y, cómo no, la nube. La pantalla, por cierto, aumenta su tamaño hasta las 5,2 pulgadas sin aumentar la superficie del terminal gracias a un chasis más ligero y delgado que permite un marco sorprendentemente fino y elegante.

 

Todo ello, por supuesto, con la resistencia al polvo y al agua que son firma de la casa para la gama Z. Sobre el problema de autonomía que acechaba a algunos Android de generaciones anteriores, los ingenieros nipones han decido combinar el sobresaliente modo Stamina de ahorro de energía con una batería de 3.200 mAh. ¿El resultado? 158 gramos y un grosor de 8,2 milímetros.

 

Respecto al panel, emplea las tecnologías TriLuminos y X-Reality así como el sistema Live Colors LED lo que, sobre el papel, colocan también al terminal en esta faceta como la referencia del mercado. Sí sorprende que no se hayan decidido por la resolución 2K -que es perfectamente aplicable en cualquier pantalla de más de 5 pulgadas de diagonal- y se han «conformado» con una FullHD.

 

Sí han echado el resto con el audio: la tecnología S-Force Front Surround y el sistema de cancelación de ruido hace que los auriculares que acompañan al Xperia Z2 sean de los mejores del mercado (no del mercado de smartphones, sino del mercado). Una genialidad que, no sabemos, si compartirá también los colores morado, blanco y negro, con el terminal.

 

 

Samsung Galaxy S5, puro músculo

 

 

 

 

Parece que en el código genético de Samsung está grabado a fuego el lema «lo hacemos porque se puede». Es cierto que las novedades son casi nulas: sigue abundando el plástico, se sigue la misma línea de diseño y el formato XXL… con la salvedad de que ahora resiste al agua y que incorpora (¡sorpresa!) un sensor biométrico. A favor de los coreanos, era muy difícil mejorar un S4 que, por hardware, le sacaba un par de años a muchos de sus rivales.

 

En nuestra opinión, mantener un diseño continuista es positivo por varios motivos: minimizas la obsolescencia estética de modelos anteriores (que puede que el propietario tenga sólo desde hace semanas y por los que pagó varios cientos de euros) y da identidad a la familia de productos. Una estrategia que, gracias a que siguen otros fabricantes como Apple, Sony, etc. permite distinguir los gustos de diseñadores y clientes y ofrecen una seña de identidad a un mercado que, por sistemas operativos, podría ser demasiado homogéneo.

 

Lo malo es que este diseño no da la sensación de equipo premium como ocurre con otros terminales del mercado y hace que para muchos, no merezca la pena pagar tanto por un equipo que es sobresaliente pero que no lo parece a simple vista. A cambio, el S5 goza de la protección IP67 frente a los elementos que (aunque se traduce en una molesta tapa para el puerto microUSB 3.0), debería multiplicar su vida útil.

 

Es hora pues, de analizar su interior, y es aquí donde nos quedamos un poco fríos. El referente del mercado no incorpora tampoco la tecnología 2K (curioso que ninguno de los dos fabricantes de referencia de este tipo de paneles junto a LG apuesten por ello) y ni siquiera vemos un salto en el procesador (cuatro núcleos a 2,5 GHz) o la RAM 2GB. A simple vista da la sensación de que Samsung apuesta como top de su catálogo por el Galaxy Note.

 

La batería también flojea respecto a otros rivales Android: 2.800 mAh es, sobre el papel, menos de lo que necesita un dispositivo de este tamaño (5,1 pulgadas de diagonal) pero aseguran que la nueva gestión de energía asegura 10 horas de navegación 4G y hasta 12 de reproducción de vídeo.

 

En cuanto a software, la «capa» que Samsung incorpora a Android, una de las más completas y que más sensores requiere, trae esta vez una aplicación de lo más útil. Se llama Download Booster y permite vincular WiFi y LTE para las más pesadas.

 

Respecto a la cámara, sería la mejor del mercado con sus 16 Mpx y sus múltiples funciones (incluida la grabación 4K/UHD que ya estrenó el Note 3) si no fuera por la obra maestra que ha presentado Sony en el MWC de Barcelona. Lo mismo ocurre con el pequeño sensor que incorpora el dispositivo al lado del flash y que se trata de un fiable pulsómetro que trabaja con luz. Una maravilla… que lleva tiempo en iOS y que es una buena herramienta de seguimiento.

 

Estamos ansiosos a que llegue el 11 de abril para probar el primer dispositivo que incorporará (con permiso del Nexus 5) Android 4.4.2.

Smartphones, los mejores para regalar

 

Diciembre es el mes del año en el que más teléfonos se venden. Libres o con contratos de permanencia (la opción menos recomendada por su sobreprecio), los grandes fabricantes hacen su agosto con Papá Noel, Olentzero y compañía. Así, después de analizar las mejores tabletas para la lista de regalos navideña os proponemos los smartphones que no pueden faltar debajo del árbol.

 

 

  • iPhone 5S, el deseado: todos los medios hablan del enorme éxito de Android en nuestro país (uno de los que mayor implantación tiene de este sistema operativo). Sin embargo, mes tras mes, las encuestas de satisfacción y las ventas denotan que el teléfono más deseado (y vendido) es un iPhone. Su alto valor de reventa, su buen funcionamiento, un sistema operativo tremendamente fluido y estable, su seguridad y su oferta de aplicaciones son sus bazas para justificar su precio. Su procesador A7 trabaja de maravilla con su coprocesador gráfico. Su batería nos proporciona más autonomía que nunca (su talón de Aquiles frente a la competencia) y todo ello con una pantalla que sigue siendo la referencia. Es cierto que existe una versión más accesible (y colorista), el iPhone 5C, pero, metidos en gastos, es nuestra recomendación. A pesar de su 699€ de tarifa y la dificultad de encontrarlo a un precio razonable con las operadoras. Su vida útil lo justifica.
  • EL Android: que el artículo esté con mayúsculas no es una errata. El terminal del que vamos a hablar ahora es EL Android. Nacido de las cocinas de LG a medida de las necesidades de Google, el Nexus 5 es, sin duda, el mejor terminal de esta plataforma hasta la fecha. Quizá no sea el más potente -en eso le gana el mastodóntico Galaxy S4- pero el desarrollo solidario entre sistema operativo y hardware hacen que, por primera vez, un Android se pueda acercar al iPhone (las cifras de hardware no lo son todo, el funcionamiento es mucho más que eso). Su otro punto fuerte es el precio. Sus ¡349€! de tarifa lo convierten en el terminal con mejor relación calidad-precio del mercado… y ha provocado la cólera de sus colegas de plataforma que acusan a los de Mountain View de vender por debajo del precio de fabricación. En cualquier caso, si nos decantamos por éste lo mejor es que nos demos prisa y lo dejemos, con suerte, para la noche de Reyes.
  • La opción china: para los que el precio sea el principal punto de partida a la hora de escoger el terminal, Huawei es la mejor opción. El Ascend P6 es un dispositivo con un hardware sobresaliente en todos los sentidos (pantalla de 4,7 pulgadas, procesador a 1,5 GHz, cámara de 8 Mpx) y una interfaz Android diferenciada del resto de fabricantes del mercado. Además, aunque los orientales han introducido bastantes programas, el entorno creado por Google trabaja de un modo óptimo. Su autonomía es de las mejores del mercado y, aunque libre marca un precio de 449€, dependiendo de la tarifa se puede conseguir incluso gratis. Un aviso para sibaritas, los acabados del terminal no son los mejores. En algo va el precio.
  • El acceso a Windows: para los que prefieran tener un ecosistema cerrado a partir de su PC, la recomendación, como con las tabletas, será un terminal con Windows Phone. Aunque son varios los fabricantes que trabajan con el sistema operativo de Microsoft, nos parece que Nokia es el que mejor lo hace. Los acabados son sobresalientes. El hardware es notable desde las versiones de acceso y la fluidez con la que han construido todo alrededor del programa es tan buena como la de un Nexus. Nuestra propuesta en este caso es un terminal medio, el Lumia 625. Se trata de un terminal 4G con una pantalla IPS de 4,7 pulgadas con una resolución sobresaliente y una sensibilidad al tacto excepcional. Su cámara, a pesar de sus 5 Mpx, es mucho más que solvente (ni se nos ocurriría barajar que no fuera así con los finlandeses) y su procesador Qualcomm de doble núcleo a 1,2 GHz mueve Windows 8 fácilmente. Recomendable, sobre todo por sus 219€ de precio libre.
  • Galaxy Note, la gran baza de Samsung: el Galaxy S4 ha sido, hasta la fecha, el único terminal que ha conseguido desbancar un trimestre al iPhone de la lista de más vendidos. Sorprendente si tenemos en cuenta que, aunque Samsung suele jugar con la baza del precio, su coste es idéntico al de la manzana. Sin embargo, para nosotros, el mejor terminal del interminable catálogo de los coreanos es, sin duda, el Galaxy Note 3. Es cierto que es gigantesco (sus 5,7 pulgadas no lo hacen aconsejable para los amantes del minimalismo) pero también que sus materiales han mejorado muchísimo desde las versiones anteriores, que es mucho más fino y que funciona mucho mejor que cualquier otro Galaxy. El motivo es sencillo. Sabedores de que la batalla con el iPhone está casi perdida (vender más en el computo global no significa que el buque insignia sea el más vendido) los coreanos se centraron en crear un terminal diferente. Y lo han conseguido con creces. Las posibilidades de su Stylus son sorprendentes. Su cerebro es un quad core a 2,3 GHz que hace que todas las aplicaciones vuelen. Es completamente útil tanto para trabajar como para el ocio y, probablemente, haga que no necesitemos una tableta. Excelente opción a pesar de su precio de 699€. Es fácil encontrar ofertas en internet.
  • La alternativa coreana: ¿y si queremos un equipo diferente y que funcione perfectamente bien sin gastarnos tanto? Como probablemente el Nexus 5 no lo podáis conseguir para la mañana del 25, se nos ocurre que compréis la alternativa de marca. El LG G2 es «el otro coreano». Con un diseño que recuerda al iPhone 3GS y casi sin marco, es puro estilo. Además, en su interior trabaja un hardware de primera que «mueve» Android como casi ningún otro terminal. Menos visto y más barato (aunque marque un precio de 549€ ahora mismo hay promociones excelentes en la web de LG y en distribuidoras como The Phone House que lo dejan libre mucho más barato) que otros terminales, es una alternativa perfecta para quien quiera un dispositivo resistente y totalmente orientado al ocio. Además, sus accesorios son más baratos que los de otros modelos de la competencia.
  • Smartphone ibérico: en el desierto tecnológico que supone el Estado hay algún fabricante que merece la pena. El otrora constructor de eReaders y tabletas se atreve ahora con los smartphones. Su mejor propuesta (sobre todo por los 199,90€ de precio libre) es el Aquaris 5HD. Con una pantalla IPS HD (no Full HD) de 5 pulgadas, es un terminal fino y no demasiado pesado (170 gramos) que cuenta con sonido Dolby (ideal para los que van con los auriculares puestos todo el día). Uno de sus puntos fuertes es que admite dos terminales SIM a la vez aunque sean de distintas operadoras. Su procesador de cuatro núcleos a 1,2 GHz se defiende bien sea cual sea la exigencia a la que sometamos al equipos, cuenta con 1 GB de RAM y su cámara es de 8 Mpx. Excelente por ese precio.
  • El indestructible: si queremos garantizar nuestra inversión sea cual sea el uso que le demos al terminal, la mejor opción es el autodenominado «mejor smartphone»: el Xperia Z1 de Sony. Con pantalla TRILUMINOS de 5 pulgadas y resolución Full HD, 14 horas de autonomía, procesador quad core a 2,2 GHz y cámara de 20,7 Mpx, este odenador es resistente al agua, al polvo, está recubierto de Gorilla Glass y cuenta con más software multimedia que ningún otro terminal del mercado. Cada uno de sus gramos vale hasta el último euro de los 699€ que marca la web (hay ofertas suculentas en Fnac, por ejemplo). Por cierto, como buen Sony, tiene un diseño espectacular. Recomendable para los que el smartphone es una herramienta y no un fin.