Zynga, ¿mala gestión o mala suerte?

Hasta no hace mucho tiempo Zynga era el perfecto ejemplo de la mutación que estaba viviendo el mercado de los videojuegos. Mientras las grandes clásicas del sector -sobre todo Nintendo- sufrían para no caer en los números rojos y veían como perdían a diario miles de clientes… esta pequeña start up coleccionaba usuarios al amparo de las redes sociales. Especialmente Facebook.

 

Ahora la empresa fundada en 2007 en San Francisco ha perdido el 60% de sus jugadores, el 30% de sus ingresos y se ha dejado el 70% de su valor en el parqué. Farmville o Mafia, sus dos grandes estrellas que otrora fueron el pilar de su buena salud son ahora una lacra. ¿Por qué?

 

Hace menos de un mes Don Mattrick tomó las riendas de la pequeña empresa. Desde entonces pidió a los inversores -la Bolsa- que le dieran al menos tres meses para que pudieran plantear una nueva hoja de ruta que garantizara un futuro estable a Zynga. Mattrick tiene claro que estrategias como conseguir licencias para ser un casino online no tienen nada que ver con lo que Zynga ha demostrado que sabe hacer: buenos juegos gratuitos para redes sociales y móviles.

 

Y es precisamente ahí donde el nuevo CEO quiere poner el acento. El ex responsable de Xbox explicó a los medios «que la oportunidad de negocio» que les rodea «crece por momentos» y que si vuelven a lo que han hecho siempre los resultados volverán solos. Aunque ha día de hoy estén perdiendo terreno frente a Google, Facebook o Apple (sus desarrolladores), Mattrick cree que «podemos hacerlo mejor» y garantizar no sólo la supervivencia de la empresa sino convertirla de nuevo en una inversión atractiva.

 

Con la franqueza que ya le caracterizaba en su etapa Microsoft, el responsable afirmó que los resultados serían malos durante el próximo año. Eso en Wall Street se «premia» hundiendo la acción un 14% más hasta los 2,95 dólares. Hace un año, en su salida a Bolsa, el valor de cada título era de 10.

 

La empresa se ha retrotraído a 2010: tiene 187 millones de jugadores; sus ingresos son de 231 millones trimestrales y los ingresos por micropagos han caído en el último año de 302 millones a poco más de 188. Mattrick reconoce que no es un problema del mercado -King.com siguiendo su antigua fórmula va viento en popa y ya la ha superado en todos los apartados-. Lo bueno es que tienen claro que han de adaptarse urgentemente a los móviles (como hizo Facebook ¡hace un año!). Lo malo es que no sabemos si están a tiempo…

Nasdaq, la web 2.0 se hunde

Fueron las pioneras. Las primeras empresas de la web 2.0 que se atrevieron a dar el salto al parqué y comenzaron a cotizar en el índice Nasdaq. Sin embargo, los resultados trimestrales de algunas de ellas y la caída continuada del valor de sus títulos ha puesto en duda su proyecto de futuro: Zynga ha pasado de los 11 a los 3 dólares; Netflix de 300 a 57 y Groupon de 20 a 6,6 en menos de un año. El caso más espectacular, sin duda, es el de Facebook. La red social creada por Mark Zuckerberg ha pasado de 42 a 26 dólares… en sólo dos meses.

 

El número de usuarios parece haberse estancado -al menos su crecimiento- mientras que sus gastos crecen o se quedan estancos. Eso bloquea la cuenta de resultados y minimiza las expectativas de crecimiento. Una mala combinación para convencer a los inversores.

 

Vayamos por casos. Netflix comenzó cosechando un enorme éxito en su mercado doméstico, Estados Unidos. Sin embargo, la competencia de iTunes, Amazon o Google Play es cada vez mayor. Además, estos tres últimos sitios tienen detrás una empresa con suficiente músculo financiero como para aguantar una prolongada batalla de precios. Para empeorar la situación, los nuevos mercados donde se adentra el portal audiovisual no están recibiéndole como se esperaba.

 

Por su parte, Zynga ha dejado de disfrutar del efecto novedad. Estas dos cifras nos hacen pensar que ha tocado techo: su número de usuarios se ha estancado y, lo que es peor, el gasto medio por usuario ha bajado un 20% respecto al trimestre anterior. Farmville, su juego estrella, ha perdido más de 40 millones de usuarios y de él provienen el 29% de los ingresos. La situación es límite, ha pasado de ganar 1,3 millones cada tres meses a perder 23.

 

La noticia, empero, es aún más grave para su propietario. Facebook generaba un 12% de sus ingresos de cobijar esta plataforma de juegos y un 30% más por la venta de productos relacionados con esos mismos divertimentos digitales. La cifra alcanzó el año pasado los 480 millones de dólares.

 

Todo esto -y la retirada de algunos de los principales anunciantes, como General Motors- se ha traducido en unas pérdidas de 157 millones de dólares. Las primeras desde su cotización y, lo que es peor, las primeras relevantes en su corta historia. Parece que tener una cuenta de 1.000 millones de usuarios debería ser capaz de generar beneficios y, aunque ya ha alcanzado su techo en occidente, parece que la incorporación de nuevas herramientas así como la consecución de la ansiada estabilidad tecnológica deberían ser suficientes para volver a la senda de los números negros.

 

Las cifras no son malas: 1.180 millones de dólares en ingresos que sólo se tornan negativos cuando imputamos los gastos para su agresiva expansión en Rusia, China y otros mercados «calientes» de Asia.

 

La última «catástrofe» viene de la mano de Groupon. No tienen problemas de competencia. Domina los mercados en los que opera gracias a las adquisiciones que realiza en cada uno de ellos. Sin embargo, su  mal servicio empieza a penalizar y los usuarios empiezan a abandonar la web de descuentos.

 

La mayoría de las puntocom anuncian malos tiempos. Incluso Amazon que dijo esperar peores resultados el próximo trimestre. Los esfuerzos por captar clientes son titánicos y, en algunos casos, su posterior gasto no llega a cubrir la inversión para atraerlos. Ahora tienen que aprender a madurar sus mercados y estabilizar sus enormes ingresos -además de minimizar sus gastos más superfluos-. ¿Un ejemplo? El del mercado de aplicaciones: el número de descargas en lo que va de 2012 supera los 36.000 millones, sólo dos más por usuario que hace un año. Las grandes del sector ya han comenzado a  rentabilizar hasta el último click. ¿Otro boom que se acaba?

Silicon Valley, baile de resultados

Con una enorme recesión económica en algunos países europeos que lastra la recuperación de la Unión, el crecimiento en Estados Unidos y comienza incluso a enfriar a China, las grandes corporaciones tecnológicas encabezan uno de los pocos sectores que año tras año mejora sus cifras. Sus beneficios aumentan (o por lo menos no acumulan pérdidas), sus ventas crecen rápidamente y sus usuarios se multiplican.

 

Por fin buenas noticias para Wall Street que tiene casi siempre puestos sus ojos en el valle californiano cercano a San Francisco. Aún así, ha habido algunas sorpresas en las cuentas de resultados. Microsoft, por ejemplo, ha presentado por primera vez desde que cotiza pérdidas cercanas a los 400 millones de euros. ¿La causa? La depreciación salvaje que ha sufrido una de sus adquisiciones en 2007. Su filial aQuantive suma pérdidas millonarias y ya son muchos los que apuestan por una reestructuración o un cierre de la empresa.

 

Sin embargo, los que piensen en un futuro negro para la empresa creada por Bill Gates pueden estar tranquilos. Los ingresos anuales de los de Windows han superado por poco los 60.000 millones de euros, lo que ha dejado en sus arcas un beneficio neto de casi 14.000 millones. Las cifras, eso sí, aunque no son malas sí son peores que hace un año cuando en el mismo periodo la firma de Redmond ganó unos 5.200 millones de euros para superar holgadamente en el conjunto del año fiscal los 20.000 millones.

 

A pesar de ello, Steve Ballmer considera que su empresa puede mirar tranquilo a un futuro que les trae «oportunidades sin precedentes». Los nuevos Windows 8, Windows Phone 8 y Office 15 sumados a los resultados más que aceptables de Facebook y los productos (como Surface) pensados para plantar cara a Apple y Google hace que muchos inversores sigan apostando por los de la Costa Oeste.

 

Además, el CEO de la multinacional considera que las pérdidas están perfectamente focalizadas y ya trabajan en reforzar las áreas: la división de Internet, si descontamos el efecto negativo de aQuantive, perdería menos de un año y en poco tiempo esperan volver a los números negros.

 

 

Google, suma y sigue


La principal empresa de internet, Google, también presentó resultados. Los de Mountain View no pierden el tiempo y sus beneficios durante el último trimestre ascendieron a 2.785 millones de dólares, un 11% más que el resultado de hace doce meses. Los ingresos, por su parte, crecieron un 21%… sin contar el efecto (positivo en este caso) de Motorola Mobility.

 

Aunque la empresa de la M registró unas pérdidas operativas de 192 millones de dólares en los últimos tres meses, su facturación se disparó en este periodo hasta los 1.250 millones. Aún así, los de Larry Page precisan que como la filial de Illinois no se sumó hasta el 22 de mayo, los resultados no son ni completos ni fiables.

 

Si sumamos a las cifras de la resurrección de la empresa de dispositivos, el incremento de ingresos y beneficios, que se han vuelto a superar las expectativas (es cierto que con los del buscador los analistas suelen ser bastante prudentes) y las buenas críticas que ha recibido la tableta Nexus 7, no es de extrañar que la empresa se revalorizará en el parqué un 3% casi de forma inmediata.

 

Otras firmas que presentaron resultados fueron IBM -el Big Blue ganó 3.900 millones de dólares tras unas ventas que sobrepasaron los 25.000 millones-; eBay, que elevó su beneficio un 145% hasta los 692 millones gracias al empuje de su filial PayPal; y los fabricantes de chips Qualcomm e Intel que a pesar de los problemas de suministro que están viviendo, siguen batiendo récords de facturación.

 

La próxima semana le toca el turno a Apple, Zynga y Facebook que presentará unos por primera vez desde su polémica salida al parqué neoyorquino. Suerte a las tres.