No aceptan que les contradigan, disgusten, enojen u ofendan

En la reseña editorial del libro de próxima aparición de Greg Lukianoff y Jonathan Haidt, The Coddling of the American Mind: How Good Intentions and Bad Ideas Are Setting up a Generation for Failure, se dice que a la generación que viene le han sido enseñadas tres grandes falsedades: que sus sentimientos siempre están bien; que deben evitar el dolor y la incomodidad, y que deben buscar los errores que cometen los demás pero no los que cometen ellos. Estas tres Grandes Falsedades serían parte de una forma de pensar más general que ve a los jóvenes como criaturas frágiles que deben ser protegidas y supervisadas por adultos.

Esas falsas nociones estarían haciendo mucho daño a adolescentes y jóvenes al enseñarles lo contrario a lo que nos dice tanto la sabiduría antigua, como los modernos hallazgos psicológicos sobre el coraje, el crecimiento personal y la antifragilidad[1]. Como consecuencia de esas enseñanzas, ha crecido la incidencia de la depresión y la ansiedad entre los jóvenes, a la vez que se producen de forma permanentes conflictos en los campus motivados por discrepancias morales y recriminaciones mutuas. Sostienen Lukianoff y Haidt que se ha extendido una cultura de la “seguridad” y que la intolerancia a puntos de vista diferentes ha dejado a muchos jóvenes sin preparar para la vida adulta.

Haidt, en concreto, está muy preocupado con la creciente ola de intolerancia en los campus norteamericanos hacia la expresión de opiniones que resultan incómodas o que van en contra de los valores y posturas ideológicas dominantes. Y está muy comprometido con la promoción de la libertad de expresión en los ámbitos académicos. Por esa razón es uno de los promotores de la Heterodox Academy, una asociación de docentes de universidades norteamericanas que se ha propuesto promover la diversidad de puntos de vista en los campus.

[En el vídeo aparece Christina Hoff Sommers, filósofa y votante inscrita en el Partido Demócrata (habría sido exactamente igual si hubiese estado inscrita en el Partido Republicano o en ninguno de los dos), a quien no se permite dar una conferencia siendo tildada de fascista por las activistas que boicotearon su intervención.]

Hasta hoy pensaba que se trataba de un fenómeno estrictamente anglosajón[2] y que, incluso, su magnitud podría haberse exagerado, pero he vivido hoy una experiencia que me ha hecho pensar lo contrario. La experiencia en cuestión, algo más adelante; entre tanto un breve intermezzo aclaratorio.

Hasta hace unos pocos años las limitaciones a la libertad de expresión en los campus universitarios vascos han consistido, sobre todo, en algaradas y boicots de grupos de estudiantes a conferenciantes a los que rechazaban por razones estrictamente ideológicas, y también contra actos institucionales en los que los responsables académicos debían intervenir[3]. Lo que está ocurriendo en el mundo anglosajón tiene otro cariz: no solo se rechaza aquello que se asocia con posturas ideológicas opuestas, sino también lo que ofende o atenta contra la sensibilidad de los jóvenes estudiantes.

He tenido ocasión de vivir en primera persona una experiencia desconcertante que me ha hecho pensar que algo parecido puede que acabe pasando entre nosotros. He impartido una charla que trataba sobre las adaptaciones humanas a la carrera de fondo ligada a la caza por persistencia. Y como suelo hacer cuando trato ese tema, he incluido al final de la charla un vídeo en el que se muestra a una partida de Koi San que persiguen durante nueve horas a un kudú y, tras la persecución, uno de ellos lo abate de un lanzazo. Durante los últimos minutos, aproximadamente la mitad de los asistentes, estudiantes de alrededor de 16 años, se han tapado los ojos y han evitado contemplar la escena de la muerte del kudú. Tras las preguntas les he interpelado al respecto de su actitud, preguntándoles si a su juicio esa escena debía evitar ser mostrada. Los que se han tapado los ojos han dicho que sí, que hubiesen preferido no haberla visto y que habría sido mejor no haberla proyectado. Alguno de los interpelados, literalmente, me lo ha espetado. Se puede ver la secuencia de la caza completa en el vídeo (es el que he proyectado), pero basta con los últimos tres minutos, que es cuando se han tapado los ojos.

Cuando hablo de estas cosas con las maestras de primaria que conozco me dicen que cada vez más progenitores evitan activamente exponer a sus retoños a escenas “duras” o experiencias vitales difíciles o traumáticas, llegando en algún caso a ocultar la muerte de algún familiar muy próximo y querido.

Y he empezado a pensar que Haidt no exagera y que, igual que ocurrió con el tabaco rubio y el rocanrol, a nuestros campus también llegarán tiempos de ortodoxia política y uniformidad moral y, sobre todo, de jóvenes ofendidos e impresionables que no quieren exponerse a los rigores de la diversidad, la diferencia o, simplemente, el lado menos edulcorado de la vida.

Post Scriptum:

No me gusta opinar acerca de los jóvenes, sobre todo si las opiniones son negativas. Como dice Sergio Parra en esta anotación (me la ha recordado un usuario de tuiter), criticar a los jóvenes y compararlos desfavorablemente con las generaciones anteriores es un clásico en la historia de la humanidad. De hecho, tengo buena opinión de los jóvenes en diferentes aspectos: creo que, en general, tienen actitudes más prosociales y están mejor formados que lo estábamos los de mi generación; también creo que son más creativos, por ejemplo. Pero de la misma forma que tengo esas buenas opiniones, percibo las señales a que me he referido en esta ocasión y, sobre todo: (1) en rigor no son los jóvenes los criticados, sino sus progenitores, y (2) en este texto se aportan datos -creo que objetivos- como la mayor incidencia de depresión y ansiedad (que psicólogos profesionales relacionan con los problemas citados) y la mayor frecuencia de casos de intolerancia hacia opiniones contrarias y, sobre todo, hacia aquello que creen ofensivo o hiere su sensibilidad.

Pero ciertamente, puedo estar incurriendo en el viejo vicio de Platón o Cicerón. Nadie es perfecto.

Notas:

[1] He optado por traducir así antifragility, aunque dependiendo del contexto quizás podría valer resistencia o, mejor incluso, resiliencia.

[2] New Scientist se ha hecho eco en el editorial de su último número de ese mismo fenómeno en el Reino Unido.

[3] Grupos relacionados, principal pero no exclusivamente, con la corriente política que dio cobertura ideológica y sigue justificando la violencia terrorista que se practicó en Euskadi durante medio siglo.

6 comentarios sobre “No aceptan que les contradigan, disgusten, enojen u ofendan”

  1. La libertad de expresión para decir gilipolleces conservadoras nunca ha disminuido. Una buena muestra es este mismo artículo, que no corre ningún riesgo ni de proceso judicial ni de multa gubernativa ni de paliza callejera. O sea, no corre ningún riesgo de lo que viene siendo censura.
    No, que te lleven la contraria, te tuerzan el morro o te digan que no te quieren en su tarima no es censura.
    Es libertad de expresión, como la tuya. ¡A ver si es a ti a quien le falta costumbre de soportarlo con ecuanimidad!

    1. Primer comentario y diana. Al comentarista le ha ofendido el artículo y reacciona, exactamente, como prevé la premisa del articulista. Desolador.

  2. En mi opinión estas hablando de «hacer narcisitos» que acaban en narcisazos, claro. Estoy de acuerdo contigo.
    Es un drama. Esa no es una buena posición para vivir la vida… Y tiene mucho riesgo de psicopatizar (especialmente en el mundo en que vivimos: lo neoliberal asienta en bases ideológicas psicopáticas).
    Para reflexionar desde luego…
    Gracias!!

  3. Conservador es quien intenta mantener las cosas como están, quien intenta acallar cualquier desafío al discurso dominante. O sea, que conservadores son los que revientan estas charlas. Porque, sorpresa, el discurso posmoderno vacuo es igual de falso, vacuo y utulizado para mantener un status quo como antes lo era la «doctrina del mandato divino».

    Por otra parte, aclararte, carca ignaro, que como rector de la UPV/EHU en la misma época en la que un discurso «hegemónico bueno» daba cauce libre a cualquier barbaridad contra los «otros», el autor de este blog recibió amenazas y no acabó con una bala o una bomba porque en la ruleta mortal le tocó a un exconcejal o a un constructor antes que a un rector.

  4. Como reconoces en el post scriptum, el énfasis debería haberse puesto sobre los padres más que sobre los jóvenes. Una generación de jóvenes con escasa comprensión lectora (ver un par de comentarios aquí mismo, como ejemplo) pero que creen saber mucho, obra de padres cómodos, cobardes, medrosos, a su vez víctimas de otros errores paternos…

    Resistencia casi nula a la frustración. Eso augura un futuro peligroso a todos los niveles. La frustración se debería entrenar, para que estar preparados cuando llegue la de verdad. Que llegará, a todo el mundo le llega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *