Rechazamos a los emigrantes, aunque no deberíamos hacerlo

Centenares de personas, quizás miles –me temo que esa macabra contabilidad no es practicable con garantías – mueren cada año intentando llegar a las costas meridionales de Europa.

En 2018 alrededor de 260 millones de personas vivían en países distintos de los que nacieron; nunca en la historia de la humanidad había ido tanta gente a vivir lejos de su lugar de nacimiento. De esos 260, más de 70 millones han tenido que abandonar su lugar de origen huyendo de conflictos, violencia o vulneraciones de derechos humanos. Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hay 26 millones de refugiados (el 10% del total de emigrantes). Y 3,5 millones de los desplazados son solicitantes de asilo.

Esas cifras no han dejado de crecer ni dejarán de hacerlo en las próximas décadas. Los emigrantes soportan el rechazo, más o menos intenso, de los naturales de los lugares en que se asientan. Por eso es conveniente caracterizar las razones de la hostilidad, las ideas que anidan en la mente de las personas, que hacen que se produzca y que lleguen a convertirlo en un factor decisivo en la vida social y política.

Existe una causa primordial, básica, para el rechazo. Como indiqué en una conjetura anterior, experimentamos un sentimiento “que nos conduce a rechazar al otro, al que no forma parte de nuestro grupo. Es un sentimiento universal; es parte de nuestra naturaleza y tiene hondas raíces evolutivas. Las mismas tendencias prosociales que favorecen la cohesión del grupo al que pertenecemos provocan el rechazo de quienes no forman parte de él. En nuestra historia los otros han sido normalmente fuente de peligros más que de beneficios. Y hemos generado mecanismos de rechazo.”Tendemos a justificar ese rechazo de formas diversas. Los psicólogos que lo han estudiado han encontrado que, por norma, los grupos socialmente dominantes tienden a creer que el suyo es un grupo superior y con derecho, por lo tanto, a disfrutar de ciertos privilegios. Por esa razón, si creen que han de sacrificar parte de sus recursos o si ven peligrar su forma de vida, reaccionan rechazando a quienes ven como una amenaza.

En esas actitudes tiene mucha importancia la creencia generalizada en la noción de la “suma cero”. Los que creen en esa noción piensan que el volumen de recursos disponibles es constante y que, por lo tanto, un aumento en el número de personas que compiten por ellos, conlleva necesariamente el riesgo de ver disminuir “su” parte. El argumento de “suma cero” carece de justificación, porque los recursos no se encuentran en cantidades fijas y constantes. Pero es una idea muy extendida en las sociedades occidentales y muy promocionada, por cierto, por las organizaciones de izquierda. Por esa razón, los extranjeros pobres se enfrentan al dilema de “maldito si lo logra, maldito si no”: cuando les va bien, se les acusa de haber reducido los trabajos y oportunidades a que tienen acceso los naturales; pero si les va mal, se les reprocha el aprovecharse de los recursos de todos para el socorro social.

Los juicios erróneos en relación con los recursos disponibles, así como sobre la amenaza que suponen los emigrantes, se exacerban en tiempo de recesión económica o cuando aumenta la incertidumbre acerca de lo que deparará el futuro. Bajo esas circunstancias, la demanda de igualdad de derechos para todos actúa, incluso, aumentando la hostilidad hacia los foráneos por parte de los naturales más reacios a su aceptación.

No es solo el factor económico. Las violaciones que sufrió la pasada semana en Bilbao una joven de 18 años han provocado, como es natural, una indignación comprensible, la exigencia de que los violadores sean castigados por las atrocidades cometidas, y que se tomen medidas para minimizar el riesgo de que atentados como esos se repitan. Pero ha habido más. En ciertos medios de prensa (no los enlazo para no alimentar a la bestia) y en redes sociales de internet (muy especialmente el estercolero que es la red de redes), se pone el foco en el origen étnico de los presuntos violadores.

Es ese un camino muy peligroso. No sé si hay estadísticas fiables al respecto. Pero no me extrañaría que jóvenes de procedencia magrebí cometan, por comparación a su proporción en la población, más delitos, en general, y más agresiones sexuales y violaciones, en particular, que los naturales del país. Pero si así fuese, eso no anularía el hecho de que entre nosotros viven en paz y trabajan honradamente miles de emigrantes magrebíes, y que su contribución enriquece nuestra sociedad de diferentes formas. Y tampoco anularía el hecho de que las razones por las que unos u otros cometen delitos nada tiene que ver con su pertenencia a un grupo étnico determinado y mucho con factores que igualmente pueden afectar a jóvenes -y no tan jóvenes- compatriotas.

Se engaña –en algunos casos creo que conscientemente, incluso- quien pretende justificar su rechazo a los emigrantes pobres sobre la base de factores económicos o sociales como los citados. Los rechazamos porque estamos programados para ello y los consideramos una amenaza a nuestro estatus y modo de vida. Pero merece la pena hacer el esfuerzo de racionalizar esos sentimientos y someterlos al cedazo de la prueba. Nos va mucho en ello, tanto en el orden moral como en el social y económico.

Dicho lo anterior, no hay recetas simples para neutralizar o minimizar la hostilidad hacia los emigrantes pobres. Pero está claro que la mera reivindicación de igualdad de derechos para todos no es suficiente. Es preciso implantar políticas de inmigración que tengan en cuenta la capacidad de la sociedades para integrar gentes procedentes de otros países, evitando el riesgo de formación de guetos marginales. Pero eso es difícil.

Es necesario, también, reconocer a los extranjeros los mismos derechos que a los nacionales en cuestiones básicas, como salud y educación. Pero eso tiene costes y hay que saber explicar a la gente que esos costes se ven de sobra compensados por beneficios sociales y económicos muy superiores.

Y por último, es muy importante hacer pedagogía: el argumento de la “suma cero” es peligrosamente falaz. La llegada de personas con empuje y determinación, como suelen ser los emigrantes, puede ser motor de progreso económico. Pero eso deja de ser cierto si el fenómeno migratorio propicia la formación de guetos, con los problemas de marginación social y de alteración de la convivencia que comportan. También eso ha de ser tenido en cuenta y evitarse.

Y por supuesto, hay que hacer lo posible para evitar los centenares o miles de muertes a los que me he referido al comienzo de esta nota. Por compasión.

Nota: Esta es, muy retocada, la anotación El rechazo al inmigrante que publiqué hace exactamente cuatro años en mi blog personal de entonces Un tal Pérez.

38 comentarios sobre “Rechazamos a los emigrantes, aunque no deberíamos hacerlo”

  1. Interesante entrada. Estoy de acuerdo en muchas cosas, pero percibo también que puede haber un sesgo en ciertas afirmaciones o, al menos, me gustaría verlas corroboradas con hechos y/o indicadores fiables.
    Dices que las acciones de integración en materia de inmigración (absolutamente necesarias en mi opinión y, creo, que en la de la mayoría de la gente) tienen costes y hay que saber explicar a la gente que esos costes se ven de sobra compensados por «beneficios sociales y económicos muy superiores». ¿Están cuantificados esos beneficios, son mensurables, o es puro «wishful thinking» condicionado por posturas morales preconcebidas?
    Dices también que el argumento de la “suma cero” es peligrosamente falaz y que la llegada de «personas con empuje y determinación, como suelen ser los emigrantes», puede ser motor de progreso económico. Esto da a entender (quizá no lo has pretendido así) que todos los emigrantes son personas con empuje y determinación. Mi pregunta es: ¿Están cuantificados o son mensurables sus niveles de emprendizaje o es otro apriorismo condicionado por posturas morales preconcebidas?
    Creo que en este tema ambos bandos, tanto los pro como los anti, se basan muchas veces en argumentos falaces. Es una cuestión muy difícil de gestionar y es fácil hablar, pero creo que es así y que eso muchas veces encona a la gente y dificulta articular políticas coherentes y eficaces.
    Por último, estoy de acuerdo en que hay que hacer lo posible para evitar los centenares o miles de muertes a los que me he referido al comienzo de esta nota. Por compasión y por coherencia con los valores de nuestras sociedades democráticas.

    1. Gracias por tu comentario, por tu ponderado comentario.
      Esto es una anotación en un blog de opinión y, por lo tanto, no es un artículo científico ni un ensayo académico. Esa es la razón por la que los argumentos no se sostienen aquí sobre documentos con datos.
      Dicho lo cual, lo que he escrito lo he basado en algo de la OCDE que leí hace tiempo. Tenía costumbre de leer informes sobre educación (Education at a glance) y en cierta ocasión cayó en mis manos un estudio en el que se analizaban los factores que influían en el crecimiento económico de los países. Resumiendo, el análisis concluía que aunque la casuística era muy variada, cuatro factores destacaban por encima de los demás (no se enuncian por orden de importancia): 1) seguridad jurídica, 2) apertura al comercio, 3) inversiones en conocimiento (y en software) y 4) porcentaje de inmigración recibida. El argumento que daban para explicar el efecto de la inmigración era el del empuje. Se supone que quienes afrontan el reto que supone abandonar tu lugar de origen lo hace, además de porque sus condiciones allí son penosas (o al menos, malas comparativamente), porque tiene la iniciativa suficiente para asumir riesgos. No sé si se ha medido el»emprendizaje» pero apostaría a que eso depende mucho de la cultura del lugar de procedencia. En Europa (y EEUU) los que proceden de Asia suelen ser comerciantes, y los que proceden de África y América no tanto. Y lo que está claro, aunque no lo baso en datos, en que hay innumerables trabajos esenciales para nosotros que están siendo desempeñados por inmigrantes procedentes, sobre todo de Europa del Este y de Sudamérica.
      Creo que no es wihfull thinking.

  2. La querencia por y la capacidad de absorver rápidamente el azúcar es una reliquia de una época en la que este era una bienvenida fuente de energía rápida. Hoy en día, esta misma tendencia al azúcar nos trae el síndrome metabólico.

    El rechazo a la inmigración (y especialmente la inmigración joven masculina) viene de una época en la que las tribus conquistaban nuevos territorios exterminando a los hombres lugareños y quedándose con las mujeres… así es que, en el caso de humanos modernos, el número de antepasadas es más o menos el doble que el de antepasados.

    De todas formas, sobre ese lienzo biológico, es evidente que hay fuertes componentes culturales. Precisamente por ello, no podemos aceptar una cultura que ve a las mujeres como propiedades, objetos de usar y tirar, porque desandará el camino hasta ahora conseguido.

    Precisamente por diferenciar en grupos está la clave: personas que cumplen con los DDHH por un lado, personas que no, por el otro.

    Cultura de la dignidad y cultura de la dignidad, lo llamaste, si no recuerdo mal. Pues con la cultura del honor no hay progreso substancial posible.

    1. Gracias por tu comentario, ponderado también.
      Cultura del honor y cultura de la dignidad, sí. No es nombre mío, así lo dicen en la literatura académica.
      Tienes razón: no podemos aceptar que entre nosotros florezcan culturas del honor. Pero eso es cultural y es combatible cultural y, sobre todo, legalmente.
      De la misma forma que entre nosotros hay quienes no respetan la ley y no respetan los ddhh y se les trata, judicialmente, como corresponde, lo mismo ha de hacerse si esas personas provienen de fuera.

      1. Gracias por la corrección sobre el origen de los términos.

        En lo demás, creo que estamos de acuerdo. El mayor obstáculo es, desde mi punto de vista, que humanamente es más fácil hacer generalizaciones absurdas con grupos, que tratar los casos.

  3. Hola.
    Con relación a un posible estudio estadístico que se ocupara de diversos temas relacionados con las agresiones sexuales y otros delitos, me place decir que conozco uno, y me place adjuntar el enlace para todos aquéllos que desearan profundizar en el asunto de una manera, digamos, rigurosa

    (Adenda mía: Para valorar debidamente las tablas hay que tener en cuenta, además, que así como «Extranjero» significa eso mismo extranjero,, «Nacional» puede ser un «extranjero nacionalizado». Y en algunos de estos casos puede que no exista correlación entre su nueva ciudadanía -con las «costumbres habituales» a ella inherentes- y las que el recién convertido sigue manteniendo por formar parte de su educación)

    Hilo de Matthew Bennett

    https://twitter.com/matthewbennett/status/1158408198124163072

    1. ¿A cuántos parados pagas tú con tus propios recursos su seguro de desempleo? Así, simple y llanamente. ¿Cuántos metros de acera has pagado tú con tus propios recursos? Así, simple y llanamente. Pues lo mismo. Porque tampoco recibo directamente la parte alícuota de la riqueza que producen y los servicios que prestan.

    2. ¿Usted está a favor de alguna de estas causas?

      – La integración de las personas con síndrome de Down.
      – El apoyo de los ancianos en soledad.
      – La cobertura a las víctimas del terrorismo.

      ¿Cuántos tiene en casa de cada uno?

  4. Las última cuatro violaciones cometidas en Bilbao han sido cometidas por delincuentes extranjeros, la del lunes en una casa «okupada» de Donosti, de momento, se desconoce la nacionalidad del delincuente. Estamos, en mi opinión, ante un discurso muy peligroso.
    Por no querer decir que el origen cultural o ideológico de ciertos «Delincuentes», sí, delincuentes que ponen en peligro un bien jurídico superior como es la vida y la integridad física de otras personas que no tienen un derecho menor que el de los referidos. Como decía, por no querer decir esto y tampoco ponerle solución al problema se está dando cancha a la extrema derecha para hacerse abanderada de un problema que causa hartazgo en la población y por ahí colar todo lo demás. Por desgracia, la única pedagogía que puede dar el pueblo es a través de la urnas, esperemos que no sea tarde cuando se den cuenta.

    1. Todas cometidas por hombres, como el 99% de las violaciones. Si esas mismas personas que confunden nacionalidad con delincuencia hicieran lo mismo con el sexo, los hombres tendríamos un problema.

  5. Los políticos vascos, tan demócratas ellos para por ejemplo pedir que se dilucide en referéndum el derecho de autodeterminación, en un asunto tan grave como éste, ¿por qué no plantean un referéndum para preguntar al pueblo vasco si está de acuerdo en ser invadido por esta gente, pagándoles además hasta 1200 euros al mes por cabeza de una RGI eterna y totalmente descontrolada, gente que no viene sino al albur del efecto llamada de la “paguita”, gente que jamás aportará nada más que en algunos casos disgustos en forma de agresiones, robos, violaciones y hasta asesinatos, gente que jamás trabajará (salvo en negro, para llevarse más cacho) porque no le hace falta, que jamás se integrará, porque ni quiere ni puede integrarse? En este viaje, la siguiente estación es el establecimiento de la sharía, si no paramos esta locura. Ya hay en Euskadi zonas NO-GO.
    En un escenario actual donde todos estamos absolutamente vigilados y controlados en cuanto a nuestra ficha sanitaria o asuntos penales, ¿qué sabemos de esta gente que las ONGs negreras traen en barco-taxis? ¿Sabemos si huyen de las policías de sus países, conocemos sus antecedentes, sabemos si son portadores de enfermedades contagiosas graves, como Ébola, VIH o tuberculosis, sarna, sarampión? Barra libre. Venga todos para adentro. Algo que sería impensable con nosotros los nativos, se les aplica a estos “pagapensiones”.
    Si alguien me dijese que éste es un plan diseñado por el Estado español para diluir completamente el sentimiento nacionalista vasco anegándonos con estas gentes del sur, en el intento de anularnos física, moralmente y como pueblo, le diría que la ha clavado en el diagnóstico. No, no es así, ni mucho menos. Pero en Madrid deben de estar frotándose las manos, y a la vez, frotándose los ojos, porque es de no creer. Es un plan de los políticos vascos, de todos ellos, PNV, BILDU, PSE, PODEMOS e incluso el PP, que se han empeñado en destruir la sociedad vasca a través de un efecto llamada brutal (en Youtube hay múltiples videos en árabe, donde se explica todo el asunto de las ayudas y se repite la palabra “Bilbao”), con ayudas perpétuas a esta gente, sin ningún tipo de control, con cantidades mensuales que mucha gente autóctona no gana ni metiendo horas extras al mes. ¿Qué hacen estos supuestos políticos “abertzales” de Bildu y del Partido de los Nuevos Vascos dando cobijo a esta gentuza, por ejemplo los MENAS de los que el sátrapa marroquí (y las propias familias de ellos) se desprende, convirtiendo Euskadi en una letrina tercermundista, con zonas donde da miedo andar incluso de día? Políticos que, ellos sí, viven protegidos por las escoltas cuyos sueldos pagamos nosotros, y en barrios de alta alcurnia que no padecen esta “multiculturalidad” (=letrinas) de gente exótica.
    La gente de bien, la gente normal, la gente honrada que trabaja y no vive de la mamandurria pública como los miembros de estas ONGs negreras traficantes de invasores, la mayoría de la gente “del Partido”, incluso mucha gente de la izquierda abertzale, está ya muy harta de estos políticos genocidas, que por ejemplo tienen la desvergüenza de con una cara de falso compungimiento, achacar en un video las violaciones al “estructural machismo de la sociedad”, cuando el 99% de las mismas son cortesía del machismo importado de estas bestias. Por no hablar de los robos, agresiones, palizas, incluso asesinatos, que ya ha habido.
    Esto va a reventar, y antes de lo que se creen.
    PD: Me hace gracia toda esta gente progre que está a favor de estos “angelitos”, pero no está dispuesta a coger a dos de ellos en su casa y darles de comer, queriendo joder al resto de la sociedad cargándole con el muerto. Viva la coherencia y el predicar con el ejemplo.
    Os dejo un link, de hoy mismo:

    https://www.dailymotion.com/video/x7fdu9k

    Menos mal que el que habla es marroquí y no se atreven a contradecirle. Si fuera español, le crujen vivo.
    La «multiculturalidad», señores (que no es otra cosa que racismo antiblanco y proyecto de sustitución étnica y cultural de los europeos, el genocidio blanco que el globalismo busca), nunca ha funcionado ni funcionará.

  6. ¿Pero cúantos somos capaces de acoger?, no paran de llegar gente de África, su proyección demográfica da miedo cuando no terminan de arreglar las cosas ni de apuntalar los pilares básicos que toda sociedad debe darse (sanidad, educación, seguridad etc), tal vez no haya que estar aquí lamiéndonos las heridas de nuestras discusiones caseras; igual toca darles un tirón de orejas a muchos países (a sus dirigentes), pero no hay hue…, recursos tienen (escasos tal vez, pero dinero llega), ahora que, sus prioridades no las sabemos….. Recibiendo gente no ayudas a sus países de origen, colaboras a enquistarse la situación ya que su país se queda igual de mal que estaba y que el sátrapa de turno «aligere» excedente y siga apoltronado y luego aquí a ver que como «gestionamos»….. Otra cosa que me preocupa es que trivialice el tema laboral- lo de la «suma cero» es un sinsentido, hay x trabajos para x trabajadores, si metes χ² de trabajadores para los mismos trabajos o menguando…..¿? ¿qué «suma cero» hay ahí?, muchos trabajadores han visto su trabajo amenazado por esta cuestión o han pasado a un inmigrante…., suerte tiene que el suyo no sea susceptible -en el corto plazo- de que sea desempeñado por un inmigrante…., y tal vez no haya visto esto alrededor suyo, está en un gremio muy particular, con lo que no sé si es consciente que es una «amenaza» real…..-. Aquí llegaban a miles -y siguen llegando…..- con un país semiquebrado y con unas tasas de paro obscenas, y nadie se atrevía a acotar los puestos de trabajo o explicar que tal vez no fuese momento de recibir mano de obra extranjera, y es que sigue siéndolo. Bienvenidos sean siempre que haya demanda laboral y esté justificada su contratación, en muchos países priorizan al trabajador local sobre mano de obra extranjera y no son tachados de racistas….

    En cualquier caso zorionak por la entrada, -aunque no coincida con varias de sus reflexiones- ya que aporta un punto de vista razonado y mesurado consciente en todo momento del tema que trata.

  7. Muy triste leer esta entrada de una persona formada. Euskadi no puede acoger a millones de pobres y darles «los mismos derechos» que a quienes vivimos aquí. Nos ha costado muchas generaciones de esfuerzo llegar a donde estamos.

    Por ser directo: unos pocos trabajadores no pueden soportar sobre sus hombros una invasión de millones de personas. A mi no me han preguntado cuando el lehendakari, o el Diputado General o el Alcalde de Bilbao son tan generosos con lo que no es suyo (ellos no generan nada, «administran» lo nuestro) ofreciendo «todo» para salir monos en la foto. Es un cuento. Unos pocos cientos de miles de trabajadores vascos no pueden pagar este desembarco masivo. Es absurdo. No se trata de suma cero, se trata de aquí y ahora. conflictos múltiples y cambiar nuestra vida ¿a cambio de qué? No lo queremos.

    Por eso jamás se hace un referéndum sobre este asunto. Y mucho menos con las preguntas bien hechas: ¿Acepta que el 8% (y subiendo) del presupuesto del Gobierno Vasco se destine anualmente a gastos tales como pagar RGIs a extranjeros que nunca han aportado, a sufragar vivienda para los mismos extranjeros, MENAs problemáticos, sanidad para ellos, transporte público, educación, alimentación, a ONGs que defienden la invasión programada y a asistentes sociales varios mediante una acogida ilimitada de extranjeros pobres que vienen sin nada y que además fuerzan a cambios de costumbres (ejemplo, misteriosas supresiones del cerdo en los menús escolares) o prefiere que le bajen los impuestos en una cantidad equivalente sin regalar nada ni acoger a nadie, y que esa acogida sea particular de cada persona que con sus dineros pague su bondadosísima acogida?

    La respuesta, es muy clara. Se rechazaría. Pero demonios, para eso no podemos autodeterminarnos.

  8. Supongamos que tienes un comercio detallista, con un par de empleados. Vendes cosas de consumo habitual. Y tienes que venderlas, por cojones, porque hay que pagar IBI, Seguridad Social, Impuestos Actividades, Otros Impuestos, agua, luz, publicidad…
    Además, el género que ofreces debe ser “bueno”. “Bueno” bajo el mogollón de puntos de vista que contemplan Ordenanzas, Leyes, Normas ISO, DIN, Directrices de la CEE, y la caraba. Y como te pillen con alguna infracción, te crujen. Y si a resultas de algún incumplimiento, alguien resulta lesionado o palma… se te acabó
    Es decir, que todos los meses te enfrentas a un buen lío para abonar sueldos y sobrevivir.
    Además de que tu comercio chiquitín paga impuestos, tiene presencia referencial: contribuye al “Total de la Sociedad” y crea “Barrio”.

    Pero hay una alternativa a toda esta calamidad: hacerte mantero.
    Si, por ejemplo, eres el quinto hijo –de los dieciséis- de una familia musulmana africana, vas a Europa y te haces mantero. Inicialmente igual lo pasas un poco mal, pero gracias a la nebulosa de Organismos y Personas que se dedican a ello –cobrando de los Presupuestos que forman y engordan los pringados del principio,- los problemas comienzan a ser menos.
    Incluso, desaparecen.
    Incluso, vives mejor que los precitados, pues te aprovechas de sus sistema legal y de cobertura sin renunciar a tus principios y actitudes prehistóricos
    ¡Te ha tocado la Lotería!

    Dentro de lo que he denominado “nebulosa de Organismos y Personas que se dedican a ello” figuran en lugar señero determinados comunicadores.
    En realidad no son “determinados”: son la mayoría de ellos.
    Estos comunicadores se dedican a moralizar continuamente desde su altura olímpica, altura a la que separan del suelo, de las alcantarillas, un gran número de escalones. Por indicar alguno: pertenencia a partidos, pertenencia al cuerpo de funcionarios, poseedores de tela, pertenencia a colectivos exquisitos… Gente, como se ve, con el riñón cubierto, gente que habita en burbujas de excelencia –intelectual, de relaciones- completamente asépticas, gente arropada en todas las fases de su existencia, gente que nunca ha tenido que bregar en las miserias de la Economía Real, ni por supuesto ha emprendido nada que suponga creación de riqueza.
    (Últimamente, a este colectivo se le ha añadido un elemento pintoresco: La Mujer Joven, Titulada en Disciplinas Inverosímiles, y que cobra de la Administración directa o indirectamente.)

    Esta gente, sinecurista, ociosa, en gran medida, es la que se dedica a decirnos que somos muy malos, muy insolidarios. Que la empatía y la caridad (siempre unidireccionales, por supuesto) deben ser faro y guía de nuestra existencia. Que transportar vía marítima pasaje humano (carga humana) es Salvar Vidas en Peligro. Que defender tu herencia, tu acervo, es ridículo y trasnochado. Que arruinar comercios es un Derecho Fundamental.

    Pero no cuela -aunque en muchos aspectos sea ya tarde-, y sus salmodias ya no son el único elemento que disponemos para enterarnos de algo o formarnos opinión.
    Incluso, disponemos de elementos capaces de formar organizaciones al margen de lo actualmente existente.

    Todo parece indicar que vienen tiempos duros, porque a este tipo de temas se le van a añadir otros de índole económica… temas referidos no a lo suntuario, sino a lo esencial, a lo básico. Hablando en plata, que parece que la cosa va a ir a peor, porque los que tienen como propósito de vida “Quedarnos con Todo” lo están consiguiendo; entre otras cosas, porque no han tenido oposición.
    Por puro entrenamiento, por fatalismo, los que ya están mal se acostumbrarán… o lo sobrellevarán.
    Pero los otros , los de los discursos, las flores, los chiflos, las serpentinas y el Colacao, no.

  9. Es estupenda esta «solidaridad» de los que no ven o no creen amenazados su bienestar y su modo de vida.
    Y es curioso que los periodistas le hagan el trabajo sucio a la patronal intentarnos convencernos de las bondades de la inmigración (para los que quieren reventar las condiciones de trabajo, claro).
    ¿Soy el único que se pregunta si el porcentaje de inmigrantes entre los periodistas es el mismo que el de la sociedad?

    Entiendo que al sr. Pérez no le impostaría que lo echaran porque un marroquí o un ucraniano hace su trabajo cobrando la mitad. Y, caso de que sí le molestara, quizá debería explicar por qué pide eso para otros?

    En cualquier caso, las migraciones masivas son un instrumento del capitalismo y, por tanto, los neoliberales están a favor y los que no creemos en el capitalismo estamos en contra.

  10. Muchas gracias a todos los comentaristas.
    Dudé de si publicar esta anotación. Visto el tenor de la mayor parte de los comentarios, estoy seguro de haber acertado publicándola.
    No me parece necesario responder a cada comentario porque mi texto contiene suficientes argumentos y no sería correcto reiterarlos. Solo cuatro observaciones:
    (1) Los países más prósperos no han dejado de serlo por recibir muchos emigrantes; son los que más reciben, de hecho. Ejemplo excelente es Alemania, que es la principal potencia económica europea.
    (2) Los delitos siempre los cometen en mayor medida jóvenes varones pertenecientes a minorías de baja extracción socioeconómica.
    (3) No sufrimos ninguna invasión de emigrantes. Ni la CAV es, de lejos, la comunidad autónoma que más recibe, ni el español es el estado europeo al que más vienen.
    (4) Los que mostráis la oposición más desaforada al contenido del texto dais la razón a mis argumentos. Seguiré abogando por aceptar a los inmigrantes y por hacerlo de forma inteligente.
    Saludos cordiales.

    1. «(2) Los delitos siempre los cometen en mayor medida jóvenes varones pertenecientes a minorías de baja extracción socioeconómica.» (sic).

      Últimas 4 violaciones de Bilbao -> magrebíes / argelino «4 de ellos ilegales» (ni refugiados, ni trabajadores).
      Violación en casa okupa de Donosti -> magrebí / argelino
      Violador en serie (más de 10) de Beasaín -> rumano

      Oleada de atracos en Zaragoza el fin de semana pasado con el método mataleón, 14 personas detenidas, 6 de ellas MENAS bajo la tutela del gobierno aragonés. Noticia del heraldo de Aragón, el vídeo de cómo lo hacen puede consultarse en el ABC.

      (Podría seguir con una lista mucho mayor, únicamente, de los últimos dos meses)

      El bajo nivel socioeconómico no es excusa para delinquir y menos si hablamos de violaciones, ya que, una violación no les va a sacar de la miseria o a lo mejor sí, si les detienen en la cárcel tendrán alojamiento gratis.

      La falta de ética o moral, los métodos utilizados sin importar poner en peligro la vida de los demás, considerar a todas las mujeres infieles violables es cuestión de cultura, educación y procedencia. Es una lástima que se niegue la mayor y se ponga en peligro a la población de manera tan gratuita mientras se la cuece a cada vez más impuestos o se le recortan los recursos de Osakidetza porque hay que repartir lo que hay entre más gente.
      Se puede defender lo indefendible pero lo único que se consigue es insensibilizar, cada vez más, a la gente.

    2. Por partes, desmontando argumentos erróneos (no falsos, sino erróneos!):

      1 Alemania tiene un paro prácticamente nulo. Su industria requiere mano de obra. Lo mismo ha pasado desde hace 200 años y pasa hoy. Pero, en este caso, primero existe la necesidad y luego se permite que lleguen. No al revés. De hecho nuestra sempiterna elevada tasa de paro desmiente el que necesitemos más inmigrantes.

      2 Dado que los delitos los cometen varones de baja extracción socioeconómica, no importamos ni facilitemos la llegada de tales varones. Léase MENAs. Que vengan mujeres de 20 años y con formación. No delincuentes buscavidas.

      3 Si sufrimos una invasión. Compare Ud. las llegadas de hace 25 años con las actuales. Dese un paseo por Gijón, La Coruña, león o Santander y compárelo con Bilbao. Recuerde: estamos a 1000 km del estrecho de Gibraltar y hace un tiempo horroroso. Vienen porque se les llama.

      4 Por cierto. No tenemos recursos para proporcionar «derecho a todo» a costa del contribuyente. Una deuda pública desaforada.

      5. No necesitamos «inmigrantes» para mejorar la seguridad social por ejemplo, necesitamos COTIZANTES. Gran diferencia. ¿Qué va a cotizar un MENA de 14 años que nos cuesta miles de Euros al mes y que cuando se haga mayor de edad, en un porcentaje muy elevado comparado con los autóctonos acaba delinquiendo?

      6. Derecho a elegir. Personalmente quiero chinos, paraguayas, venezolanos, ucranianas….. con un porcentaje de ocupación muy elevado comparado con los africanos que nos llegan. No hay racismo, por Dios, hay hechos. Y tenemos que poder filtrar, no meter en casa lo que las ONG nos digan.

      7. El Aita Mari…. menudo disparate. Como ese, tantos otros.

      Ustedes nos imponen esa dictadura. No podemos escapar. En lugar de dedicar recursos a favorecer nuestra natalidad, los gastamos en apadrinar MENas, manteros y demás personas que llegan en la miseria. No es agorafobia, es que vivimos mejor que hace 50 años y no tenemos porque trabajar para terceros.

      Están imponiendo unos patrones, a modo de dictadura moral cuasi-religiosa que está generando rechazo.

      Mire, intente Ud entrar ilegalmente en la mayor parte de países del mundo. Para empezar, cárcel. Y de beneficios sociales, nada.

      Están apretando y tensando forzando a una parte de la población a pagar excesivos impuestos para que biempagados que han vivido de un salario público o subvención pública decidan en que se deben gastar y encima nos metan la monserga de lo malos que somos. RESPETO.

  11. 1) Evidentemente, toda esta gente no va a emigrar de Marruecos a Eritrea, por un decir. Es de esperar que los páises más prósperos sean los que mejores servicios sociales y atenciones les puedan dar.

    2) Baja extracción socioeconómica no, factores culturales y de raza. Si fuese como dices, se podría entender que robasen, que sólo robasen. Pero es que son los autores de la inmensa mayoría, práctica totalidad de delitos sexuales.

    3) Sí, sí la sufrimos, nunca mejor dicho. Está en marcha un plan de las élites globalistas (Soros, familias Rothschild y Rockefeller, Grupo Bilderberg…) a través de los organismos que dirigen (ONU, UE y sus adláteres) de llenar Europa de inmigración preferentemente musulmana que destruya la identidad de los pueblos de Europa a fin de crear una turba sin personalidad, esclava a los dictados del gobierno mundial, que a su vez mantenga la rueda del crédito y del consumo. Y si no me cree, busque información sobre el Pacto de Marrakech, que el Doctor Sánchez alegremente firmó el pasado diciembre, eso sí, sin publicidad. Se lleva a cabo de dos maneras: usando el dinero de los impuestos de los europeos para darles la paga mensual eterna (RGI), como efecto llamada, y por otra parte, usando el dinero de los europeos para financiar a miles de parásitos de ONGs que son los que van a buscarlos a las costas africanas y traerlos en sus barcos. La otra vía de acabar con el pueblo europeo es la potenciación de la criminal y antihumana «ideología de género», que nada tiene de feminista, para torpedear las relaciones intersexuales y en consecuencia la natalidad.

    4) Puedes seguir abogando por lo que te dé la gana, que eso no implica que tengas razón.

    5) Puedes estar igualmente seguro de que os ganaremos. Esto es un proceso de reconquista, con la diferencia de que entonces no existía la quintacolumna que los progres representáis. Os habéis equivocado de bando, habéis elegido el contrario al del Pueblo, os habéis posicionado con el Capital.

    Para el resto de cosas, para entender lo que en verdad está ocurriendo, para ver lo que medios progres os ocultan:

    elmanifiesto.com, elinactual.com, outono.net,…. entre otras muchas.

    Autores interesantes: Diego Fusaro, François Bousquet, Adriano Erriguel,…. entre otros muchos.

    Un texto imprescindible: «Deconstrucción de la izquierda posmoderna», de Erriguel. Publicado por entregas en elmanifiesto.com.

    1. Gracias por las referencias. Vivimos en una dictadura buenoide con el fin de inculcarnos axiomas pseudorreligiosos falsos contra los que no se puede argumentar. Y cuando no les quedan razones, aluden a la nada como sustento de su dictadura.

    2. Así es: es el plan Kalergi o una variante del mismo.
      Yo sólo espero que cada vez haya más gente que no crea la propaganda y empiece a ver la realidad.

  12. no creo que rechacemos la emigración, yo lo fui.
    pero te contare que yo cuando naci creo quera el habitante 5.047 a los 20 años eramos la tercera población de bizkaia.
    y te aseguro que ese incremento no se produjo por reproduccion natural.
    pero emigración viene con sus mafias y sus aprovechategis.
    una anécdota en la puertta de nuestra casa apareció una mujer Maria pidiendo de comer tenia hijo Paquito y una hija Rocio dijo que su marido se llamaba Paco y que andaba buscando trabajo.
    en casa les dimos de comer a los presentes y un paqute para que llevaran algo además Ama le dijo que al dia siguiente vendría a trabajar, la alegría que aquella andaluza pequeñita se llevo para casa que decir.
    pues bien pasaron los días y fueron cobrando sus sueldos.
    un dia Maria vino a casa, y aunque era analfabeta, no tonta, (mi hrermano con el tiempo la enseño las cuatro reglas) se dio cuenta de que el tendero de la tienda, de la misma zona de Sevilla, les cobraba mas de lo que les debía cobrar no solo a ella si no a todos los del lugar pues en aquella barriada no había mas que esa tienda.
    moraleja en los mismos trenes se desplazan la gente sana y la gente carroñera.
    Paco, Maria, Paquito y Rocio se fueron a vivir a Gazteiz pues a Paco le destinaron allí en el trabajo.

  13. Siempre, en la historia de la humanidad, se ha dicho de los inmigrantes y de los extranjeros pobres cosas como las que leo aquí. Cifras sin soporte, percepciones erróneas, informaciones deformadas intencionadamente, etc. Eso por no referirme a los resabios conspiranóicos de algún comentario. Llamadlo como os parezca: se llama racismo.
    Cada nuevo comentario refuerza mis ideas y la determinación para difundirlas.
    Gracias por hacérmelo ver con tanta claridad.

    1. ¡Vaya!, qué rápido se ha cumplido la variante de la ley de Godwin y recurrimos a la falacia ad personam como «argumento».

      ¿Es el rechazo al delincuente racismo? Si lo es, quienes defienden la traída masiva de delincuentes a «convivir» aquí, con nosotros, ¿son cómplices de todos los actos que estos cometen?

      ¿Se está defendiendo la discriminación positiva?. Se está contratando sin saber castellano a gente de fuera cuando la gente de aquí debe saber dos idiomas.

      ¿Se están convalidando títulos de otros países cuando a la gente de aquí se le hacen auténticas escabechinas con las asignaturas aprobadas si, por ejemplo, quiere cambiar de universidad?.

      ¿Sólo la gente de aquí debe pagar impuestos?, los manteros (curiosamente, la gran mayoría, tienen procedencias similares) ¿tienen derecho a vender falsificaciones y no pagar ningún impuesto?

      ¿Por qué la gente está encantada con los Chinos y, sin embargo, está cansada de los mismos de siempre (son ya muchos años)?

      De todas formas, seremos muy racistas por no querer delincuentes, pero lo seremos tanto como los propios cuidadores de los centros de acogida:

      https://www.elmundo.es/madrid/2019/04/22/5cbc8620fc6c83126d8b46ab.html

      https://www.abc.es/espana/madrid/abci-trabajadores-centro-menores-no-acompanados-miedo-trabajar-noche-201903290054_noticia.html

      Motín en centro de menores:

      https://www.eldiario.es/norte/euskadi/menores-Bizkaia-detenidos-monitores-ertzainas_0_851114991.html

      Las mafias saturan los centros vascos de MENAS:

      https://www.elmundo.es/pais-vasco/2017/10/30/59f6ea02e5fdea01548b464b.html

      Saturación centros de MENAs (más centros para MENAs pero residencias no hacen faltan más):

      https://www.deia.eus/2019/02/28/sociedad/euskadi/la-saturacion-de-menas-genera-conflictividad

      Redes que trafican con MENAS (efecto llamada)

      https://www.elcorreo.com/bizkaia/redes-introducido-bizkaia-20180615222802-nt.html

      Uno de cada 7 MENAs que llega a España termina en Bizkaia

      https://www.elcorreo.com/bizkaia/siete-menores-extranjeros-20180418210817-nt.html

      Y puedo seguir hasta el infinito con lo publicado, teniendo en cuenta que muchas cosas que han ocurrido aquí, en el País Vasco, no se ha sabido nada por la Ley del Silencio imperante.

      Si cambiasen de sitio, cada cierto tiempo, los centros de acogida, quizás, diesen tiempo a la gente que se los lleva comiendo con patatas más de 20 años a descansar y a reconstruir la zona y sus destrozos.

      1. Pues yo no entiendo que la gente esté encantada con los chinos. ¿Nadie se pregunta de dónde sacan dinero para pagar los traspasos de los bares? ¿Nadie se pregunta si hay alguna relación con el blanqueo de dinero de las mafias? ¿Nadie ve que la gente de aquí lo tiene muy crudo para sacar adelante un bar y ellos no?
        ¿En serio, la gente sólo ve pintxos baratos y deja de pensar?
        Pues tenemos lo que merecemos.

    2. No comparto la idea de que sea racismo toda no aceptación en una comunidad de cualquier persona que llegue a ella con el propósito de quedarse en la misma.

  14. Supongo que el hilo sigue abierto, así que voy a comentar alguna cosilla:


    «Los que creen en esa noción -Argumento de Suma Cero-piensan que el volumen de recursos disponibles es constante».
    «El argumento de “suma cero” carece de justificación, porque los recursos no se encuentran en cantidades fijas y constantes. Pero es una idea muy extendida en las sociedades occidentales y muy promocionada, por cierto, por las organizaciones de izquierda. » (SIC del Artículo)

    El primer paréntesis es como una Nueva Revolución, tras las de Newton, Einstein/Poincaré. Podríamos denominarla, «Revolución Ignaciana». Pero deberíamos seguirla a hurtadillas, para que no nos tomaran por chiflados: ¡A quién se le ocurre pensar que los recursos no son infinitos!
    En el párrafo siguiente, el autor da un quiebro sutil, seguramente, para cubrirse en caso necesario. Ahora habla de recursos de disponibilidad –quiero pensar que geográfica y cuantitavamente- variable. Ya parece que no habla de “infinitos”, pero sí de mutables, lo que justificaría, al autor, movimientos masivos de persecución en pos de ellos.


    El día 9 de agosto, el Autor en una especie de Manifiesto Programático de Despedida, en una especie de Testamento, se propone hacer mutis del hilo, y es su derecho, no sin dejar claros 4 puntos

    -En el PRIMER PUNTO se agarra al aspecto económico del tema (Los países más prósperos no han dejado de serlo por recibir muchos emigrantes; son los que más reciben, de hecho. Ejemplo excelente es Alemania, que es la principal potencia económica europea.) Entiendo que sea el que más le preocupa al Autor, pues es el que preocupa al colectivo al que pertenece. Y le preocupa, a este colectivo, en exclusiva.
    Empero, no habla de que el reparto de la riqueza en Alemania es muy desigual; tampoco de que hay mayores de 65 que deben volver a trabajar por estar arruinados; tampoco habla de los “minijobs” (implementados a lo bestia por Hitler, dicho sea de paso) ni mucho menos del cambio demográfico registrado –a peor- y de las consecuencias que este cambio ha supuesto, especialmente a las mujeres…
    Incluso, en estos momentos la situación económica y financiera de Alemania es muy delicada (recemos por el Deutsche Bank) algo que la guerra comercial y de divisas entre Oriente y USA va a hacer que empeore. Y este empeoramiento posiblemente exceda del ámbito alemán y sea la puntilla a una Europa amorfa, abúlica, penetrada por Fondos, Bancos y Dirigentes extraños a ella, y erosionada -en lo que a la ciudadanía, a sus elementos fundamentales, de defensa, se refiere- por elementos exóticos incorporados.

    -Paso de largo por el PUNTO SEGUNDO por estar larga y perfectamente explicado/comentado por otros foristas.

    -El PUNTO TERCERO es susceptible de interpretación. Todo depende de lo que se entienda por Invasión. Y todo depende, además, del plazo temporal que se considere. Si tenemos en cuenta que una generación son 28 años (aprox) y que cada tres generaciones se renueva el “parque de peña”, puede que algo que en rigor no pueda llamarse “invasión” si deba ser llamada “reemplazo planificado”. Hay documentos oficiales que parecen avalar esta tesis.

    -El PUNTO CUARTO es inverosímil. Especialmente si emana de un científico. (Como anécdota, indicar que el menda es Ingeniero Industrial)
    Y su epílogo, penoso: recuerda al niño que se tapa los oídos y grita “¡BU BU BU BUUUUUUU!” para no oír los argumentos de hermanitos o amiguitos.
    Pero además de penoso es innecesario: todos sabemos que al Autor le debe resultar muy difícil desmarcarse del pensamiento oficial del colectivo social, político, económico e intelectual, al que pertenece, por dos motivos

    -1.- Solo se llega a los escalones de “arriba” del stablishment luego de años de fidelidad demostrada (Además, es difícil fingir: te cazan casi en la cuna)
    -2.-Aun en el caso de ser un Topo y de haber salido airoso durante tanto tiempo en el desempeño de una doble vida, la amenaza de acabar en el arroyo solo, fané y descangallado es muy poderosa… especialmente si no hay colectivos rivales que te reubiquen en su seno

  15. Con mi anterior comentario aún pendiente de pasar por el filtro del Moderador, leo -estupefacto- algo que JAMÁS hubiese creído de este señor: ¡A los comentarios adversos los califica de RACISTAS y CONSPIRANÓICOS!

    En fin

    1. ¿Y qué esperas de un fanático religioso?

      El inmigracionismo no deja der una religión; y ésta es especialmente dura con los infieles. No olvides que está respaldada por los poderes económicos. No te llamarán «hereje»; te llamarán «racista y xenófobo» sin plantearse siquiera el significado de estos términos. Y, naturalmente, dirán que eres tonto o estás manipulado. ¿O acaso va a tener uno la verdad absoluta para andar planteándose dudas? Lo que faltaba.

  16. Tal vez sea un error considerar que proceda de donde proceda alguien no debamos preocuparnos en absoluto de si es peligroso o no a pesar de que desde movimientos muy actuales se informa constantemente de que la cultura, tradiciones, lenguaje, etc, que nos rodea, influye en nuestra conducta para mal, causando desgracias personales y sociales de todo tipo.

    Si la cultura, desarrollo personal en un ambiente u otro, tradiciones, etc, son causantes de unas u otras desgracias, qué sentido tiene argumentar que el racismo es la razón principal de algunas formas de rechazo.

    Si el Instituto Nacional de Estadística comunica que «Los condenados totales adultos por sentencia firme son 271,000 y la tasa de condenados extranjeros por cada mil habitantes, es tres veces superior en adultos y menores. Cataluña, Madrid y Valencia,
    comunidades con más condenados extranjeros», quizás no lo hagan con una motivación racista y solo sea la aplicación de simples matemáticas, y si lo último es cierto, entonces deberíamos preocuparnos por la cultura, las tradiciones, el lenguaje que se utiliza, costumbres, etc, que otros pueden traer de terceros países, porque la situación económica, en España también hay personas muy pobres y es probable que existan más que extranjeros, no parece ser la causa principal de la comisión de todos los delitos y sobre todo de la reincidencia.

  17. Y podemos además, echar mano de estudios sociológicos, psicológicos, de la neurociencia, estadísticos, o los que nos parezca bien, para argumentar si es fácil, posible, modificar el comportamiento de alguien en el tiempo que puede afectar con su mal comportamiento al presente de otra persona, porque si bien es agradable pensar que en el futuro todo puede ir bien, porque a pesar de los conflictos pasados derivados de lo intercultural a algunos países nos fue bien en el presente, lo relevante para los que viven es más su presente cuando han llegado a un bienestar alto, y entonces, tal vez, las profecías de sociedades mejores a 50 años vista no aumenten en absoluto la percepción de mejora, el deseo de recibir a quien sea, de dónde sea, al margen de cualquier estadística, sin hacer juicio alguno posible, cuando en otros derroteros te excluyen de algún lugar, de alguna entidad, a ti, a mí, a él, dentro de esta sociedad de generadora de instrumentos de medida intelectual y comportamental, por no tener un simple título educativo que por si mismo no tiene por qué demostrar nada, pero quizás sea necesario porque si no, sin medir, sin catalogar, sin valorar, sin decidir qué puede ser mejor en el presente, estamos más perdidos que dando por bueno todo de manera absoluta.

    1. Y que además, no se trata de rechazar a los inmigrantes, como norma no se les rechaza, se les acepta, acceden a España miles de ellos en condiciones completamente normales, sin incidencias, solo se pide cierto orden, que quizás no sea el adecuado, pero como cualquier otro orden en cualquier entidad, un instrumento de medida sería la tasa de delincuencia por cada 1000 habitantes de la población extranjera, no debería superar la del país que los recibe, por un lado porque perjudica la percepción de la inmigración y por otro porque son síntoma de un cristal roto que no sabemos cómo reparar y puede instaurarse como una normalidad.

      1. Sobre violencia de género, también hay una nota informativa del INE con datos preocupantes:
        1.- Víctimas: La tasa por cada 1.000 mujeres de 14 y más años fue casi tres veces superior en las nacidas en el extranjero.
        2.- Denunciados: La tasa por cada 1.000 hombres de 14 y más años fue superior en los nacidos en el extranjero (3,8) que en los nacidos en España (1,2).
        Fuente -> http://www.ine.es/prensa/evdvg_2018.pdf

  18. Escribe, Pérez Iglesias, » Seguiré abogando por aceptar a los inmigrantes y por hacerlo de forma inteligente.»
    Bueno, no está mal como declaración.
    ¿Y si afinamos algo más, a dónde podemos llegar?
    Acepto de forma inteligente a ? inmigrantes.
    Aceptar a los inmigrantes, es una frase de contenido difuso para mi o de amplitud desbordante. Y no estoy seguro de cual sea peor de las dos opciones con que me enfrento.

    Confieso que mi lectura en diagonal zigzagueante no es el mejor modo de llegar a la impresion del interesante tema planteado, pero ha sido mi modo de tropezar con él.

    Me tomo en serio lo que escribe este hombre, lo comparta o no, así que me voy a dormir y mañana leeré con calma la entrada y los comentarios.
    A mi me preocupa, entre otras cosas, que la llegada a la U.E. de emigrantes sea el modo actual de que algunos personas u organizaciones, dispongan de mano esclava que aumente sus fortunas, mano esclava por las inasumibles deudas contraídas con los «pasadores» y que, encima, no ofrece rasgos externos de ser mano de obra esclavizada…ya que ha llegado y se ha instalado en el «paraíso» europeo.

    A mi me inquieta que quienes deciden huir de sus lugares de origen no afronten allí los esfuerzos necesarios para lograr allí que aquellas poblaciones mejoren sus condiciones de vida.

    A mi me subleva la llegada a suelo europeo de «menores no acompañados»… y de mujeres embarazadas. ¿Desesperación de los «pasados» o táctica de los «pasadores»?

    Es asunto peliagudo éste de la emigración, incluso si prescindimos de los efectos de rechazo que genera en la colectividad receptora la presencia de inmigrantes en una tasa superior al 10 % de sus efectivos.

  19. Si vamos a los países más avanzados, los nórdicos, veremos que los porcentajes de inmigración son más bajos que en España o Euskadi.

    En Finlandia, un país avanzado y rico DE VERDAD, hay un 3% de inmigrantes: 2% de europeos y 1% del resto del mundo.
    ¿Y cree el sr. Pérez que quieren tener más? Ya le digo yo que no.

    De todos modos, si su argumento es llamar «racista» a todo el que quiera limitar y racionalizar la llegada de inmigrantes me temo que estamos perdiendo el tiempo.

    Por cierto, me encantaría que esos que ven racistas por todas partes también aplicaran el adjetivo a los magrebíes que violan a vascas.
    Aunque, conociendo a los de esta religión (me refiero a la inmigracionista) dirán que la culpa es nuestra y no del «pobre morito».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *