La ignorancia, también la de los jueces, es atrevida

Pueden leer aquí el auto que ha dictado hoy la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. En virtud de tal resolución, los locales de hostelería de la Comunidad Autónoma Vasca podrán abrir sus puertas aunque la incidencia de la pandemia de Covid19 exceda los 500 contagios acumulados en 14 días por cada cien mil habitantes. Tiene especial enjundia el fundamento 4 del mismo.

En lo esencial, los argumentos que manejan son dos:

(1) Que dado que hasta el 27 de diciembre no empezó a subir la incidencia de la Covid, y puesto que dos semanas antes se había permitido la apertura de la hostelería, no se le puede atribuir ese aumento, porque de haber tenido efecto, la apertura lo habría tenido en un plazo más corto.

(2) Que como días antes del 27 (cuando se empezó a elevar la incidencia) se habían relajado las restricciones a la movilidad y a los encuentros privados (por las Navidades), y puesto que “según una parte importante de los epidemiólogos” tales encuentros pueden producir el 80% de los contagios, “no aparece con claridad la influencia de los establecimientos hosteleros…”

Los jueces hacen su trabajo de la misma forma que los especialistas en salud pública, o los científicos, hacen el suyo. Y es de suponer que los jueces han contado con informes periciales para pronunciarse como lo han hecho. Pero lo cierto es que esos dos argumentos son difíciles de sostener, por lo siguiente:

(1) Dada la variabilidad propia de estos fenómenos, bien pudo detectarse el incremento provocado por la apertura de la hostelería unos días después de que se empezase a producir, máxime si se tiene en cuenta el carácter azaroso de los contagios. Esa es la razón por la que no se trabaja con datos diarios, sino con medias para una o dos semanas.

(2) Todos los estudios científicos serios al respecto coinciden en que los encuentros en lugares cerrados (donde se habla alto, se carcajea, se canta y se permanece sin mascarilla) son lugares propicios al contagio debido al efecto de los aerosoles. Los locales de hostelería son locales normalmente cerrados, muchas veces escasamente ventilados, y en ellos se habla alto, se carcajea, se canta y se suele permanecer sin mascarilla, para beber y comer. Por lo tanto, son lugares propicios al contagio. Si aplicamos el principio de parsimonia, debemos pensar que uno de los factores que impulsó el aumento de contagios que se empezó a detectar el 27 de diciembre fue la apertura de la hostelería. En todo caso, es algo que no cabe descartar, como en la práctica hacen los jueces, aunque no lo digan expresamente.

(3) Los efectos de la relajación navideña de las medidas de restricción de la movilidad, de haber sido el factor principal de los contagios, no se deberían haber manifestado hasta fin de año (una semana después). Sin embargo, el aumento de la incidencia se detecta a partir del día 27, esto es, 4 o 5 días antes, por lo que muy probablemente los contagios habían empezado a producirse antes de esa relajación. Esto no quiere decir que las reuniones familiares no tuvieran también su parte de influencia en el aumento de contagios. Lo más probable es que la tuviese, en efecto, pero junto con el de la apertura de la hostelería de días antes. Ambos efectos se habrían sumado y, con toda probabilidad, se reforzaron mutuamente. O, al menos, nada de esto se puede descartar, como hace la sala en su auto.

(4) Se desconoce qué porcentaje de los contagios se produce en los hogares, pero es lógico que sea alto, sobre todo cuando el resto de posibilidades se va limitando. No obstante, que sea alto el de los hogares, no quiere decir que sea despreciable el que se produce en otros lugares cerrados. Y además, en contra de la atribución al respecto que hace la sala a «una parte importante de los epidemiólogos», no se sabe de ninguna comunidad autónoma en la que se produzca el 80% de los contagios en un ámbito concreto, tampoco en el del hogar.

(5) No han querido reparar los jueces en que el descenso de contagios se ha empezado a producir cuando han transcurrido unos diez días desde que se implantasen las medidas ahora anuladas (o sea, cuando era lógico que ocurriese), y no diez después de que terminase la relajación navideña, que es cuando habría ocurrido si las reuniones familiares de las fiestas hubiesen sido la causa más importante. Este es un dato clave del que, sin embargo, han prescindido, aunque en el auto mencionan de pasada al descenso actual de la incidencia de la Covid19.

Estos son asuntos en los que no se puede descartar alegremente que se produzcan estos o aquellos efectos, como de hecho hacen los jueces en su auto. Resulta llamativo, por cierto, que aunque para otras cosas se refugien con facilidad en la discrecionalidad técnica y la presunción de validez y objetividad de la actuación de la Administración, no lo hayan hecho en este caso.

Desconozco de qué informes periciales se han valido los jueces, pero el texto del auto de hoy denota ignorancia y, como suele ocurrir, atrevimiento. Porque ante un fenómeno tan complejo como una epidemia de la que todavía desconocemos muchas cosas, han tomado una decisión grave basándose en argumentos sin el debido fundamento, que es lo peor que se puede hacer cuando lo que está en juego es la salud y las vidas de la gente.

Nota: En ningún momento he olvidado lo mal que lo están pasando los hosteleros y sus familias con esta situación. No hay que frivolizar con esto. Pero la conclusión no ha de ser que se anulen medidas cuya eficacia viene avalada por estudios científicos solventes, sino que se han de otorgar ayudas a quienes sufren los efectos de la pandemia, también a la hostelería.

17 comentarios en «La ignorancia, también la de los jueces, es atrevida»

  1. Y luego está el aspecto jurídico o de la división de poderes.
    La valoración de la situación epidemiológica y las medidas que correspondan para enfrentarla, NO les corresponden a un tribunal de justicia sino al poder ejecutivo, que luego, además, responderá ante el Parlamento y, en última instancia, en la urnas si se equivoca.

    Es que es como si un tribunal tumba una ley de educación que establece unas medidas X para tratar de paliar el fracaso escolar porque en opinión del tribunal las causas del fracaso escolar son otras y las medidas de esa ley van en la dirección errónea.

    Pues preséntese usted a las elecciones, obtenga la mayoría y legisle y gobierne usted.

  2. La política tiene razones que la razón no comprende. Pasado mañana iba a ir al médico (es verdad ), pero pensandolo bien igual me doy una vuelta por algún juzgado a ver lo que me recetan.

  3. Yo creo que el quid de la cuestión está en el último párrafo del artículo. Si, como en otros países europeos, o incluso en EEUU, hubiese unas ayudas a fondo perdido, no solo para la,hostelería, sino para otros sectores que se han visto muy afectados por la pandemia, el asunto sería mucho más “pacifico”. Y más aún cuando se trata de una decisión ADMINISTRATIVA la que determina el cierre. Creo que si se trata de una medida provocada por una situación no achacable a los empresarios, en beneficio de TODA la sociedad, debe ser indemnizada por la administración. Queda muy “bonito” eso de decir: “no dejaremos a nadie atrás”, pero se está demostrando que a la frase le falta una apostilla “A NADIE QUE FIGURE DE ALGUNA MANERA EN EL PRESUPUESTO PÚBLICO”. Y nuestros queridos dirigentes no dan buen ejemplo: se suben los sueldos, incrementan el número de asesores más o menos aulicos, se siguen repartiendo subvenciones entre y para ellos o “allegados”, para qué seguir. ¿Estoy haciendo demagogia y populismo? ¡Hombre! No creo que la clase política tenga el monopolio para utilizarla. E insisto, si por falta de suficientes vacunas (¡vaya papelon el de la UE) o por incompetencia a la hora de implementar una masiva campaña de vacunación se tarda más de lo lógico en completar la inmunización de la ciudadanía, vamos a vivir un “tiempos interesantes”. Y ya lo dijo algún profeta: “Dios nos libre de vivir tiempos interesantes”.

  4. La ignorancia de los jueces es exactamente la misma que la de los políticos. La incidencia subió igual en las restrictivas Euskadi o Cataluña que en la laxa con la hostelería Madrid.
    Y ahora baja igual en ambas.
    No hay demasiada correlación entre las medidas restrictivas y los resultados, en los niveles en los que ya nos encontramos, con los riesgos más graves hace tiempo prohibidos.
    No va a afectar gran cosa.

  5. Pues que quieres que te diga, los juecese@s son la otia, la reotia y el padre laburu.
    El escuchar a la Exsima Sra Biurrun lo bien que hacen las sentencias los jueces me resulto vomitivo, todos sabemos hacer bien nuestro trabajo, pero la sentencia o lo que sea que ha hecho el TJPV seguro que hasta puede ser impecable, todos sabemos que una sentecia o lo que sea, se puede, con los mismos mimbres, hacerlas al derecho y al reves.
    Pero donde esta el quid de la cuestion, a mi entender, nunca se deberia haber admitido a tramite dicho recurso pues las consecuencias de los muy que posibles contagios por este hecho pueden acarrear muertes irreparables, mientras que los perjuicios economicos siempre pueden tiener arreglo.
    Un arreglo podria ser que los hosteleros en vez de ir a manifestaciones, pusieran unas mesa de cuestacion en la via publica y pedir a los viandantes todo ese dinero que se estan ahorrando eso si en las mesas tienen que tener fli-fli para no contagiar las huchas. Esto es una broma pero si le das la vuelta podria ser una idea, y perdonad pues igual algun dia se le ocurre a un togado.

  6. La justicia española es pura política. Saben perfectamente a quién hacen daño con sus decisiones arbitrarias.
    entre los aspirantes a sustituir al jubilado Ibarra está uno de los artífices de la humillación al Lehendakari, sentándole en el banquillo por buscar una solución dialogada con su nuevo estatus de convivencia.
    Tantos años que han pasado y son los mismos quienes deciden sobre vidas y derechos en nombre de un remedo del Espíritu santo sobrevolando sus cabezas.
    A todo ello sumemos el hecho de que si su nefasta decisión trajera consecuencias no van a ser responsables de nada.
    Conciencias blindadas.

  7. los jueces son esos elementos-as que son capaces de argumentar juridicamente cualquier barbaridad por muy contraria que sea a la razón y al sentido común, eso sí, sin ninguna responsabilidad; vergüenza dan-

  8. Leido en un “meme” que me acaban de enviar:

    Cuando dicen: , TODOS son ELLOS;

    Y cuando dicen: , TODOS somos NOSOTROS.

    La idea apuntada en este foro de que los hosteleros ponga HUCHAS PETITORIAS callejeras para paliar su situación, bueno: SIN COMENTARIOS.

  9. Estoy totalmente de acuerdo con Hametiknabil. Las ayudas directas a los hosteleros se han de dar de forma automática si se les obliga a cerrar. Empezando por la exención del pago de alquileres (ay! Cuánto más difícil es meterse con las rentas del capital que con los trabajadores…)
    Pero centrandonos en la sentencia de ayer…Con esta sentencia los jueces demuestran que son unos descerebrados.
    Cuando se niegan a acudir al levantamiento de cadáveres encontrados en fosas tras ser ejecutados hace más de ochenta años demuestran que son unos desalmados.
    Sin alma y sin cerebro…¡vaya! Parece que se puede llegar a ser juez sin haber llegado a ser persona.

  10. Perdón, el procesador me ha jugado una mala pasada: lo que quería poner era:

    Cuando dicen: “TODOS vamos a estar bien”, TODOS son ELLOS.

    Cuando dicen: “No alcanza para TODOS”, TODOS somos NOSOTROS.

  11. No puedoe star más de acuerdo con los comentarios de Juan Ignacio 8e incluso yo añadiría alguna otra consideración, pero ya más general). Prefiero sin embargo que lean esto:
    ALLEGRO MA NON TROPO: LAS LEYES FUNDAMENTALES DE LA ESTUPIDEZ HUMANA (EDICION 25 ANIVERSARIO)
    CARLO M. CIPOLLA o más reducido el texto (su segunda parte): ALLEGRO MA NON TROPO (mismo autor).
    Entenderíamos mejor algunas decisiones de tanta cabeza pensante (e ignorante y, en consecuencia, atrevida).

  12. Sobre el punto 1 de la argumentación de los jueces, se obvia que entre el 20 de Diciembre y el 3 de Enero el número de test se situó por debajo de los 50.000 semanales (47.000 entre el 20 y el 27 de Diciembre y 44.000 entre el 27 de Diciembre y el 3 de Enero) mientras que del 10 de Enero en adelante el promedio semanal se situa en 90.000 test (100.000 en la semana del 24 al 31 de Enero). No parece por tanto descabellado pensar que durante esas semanas el número de nuevos contagios “estadísticos” se alejase de los nuevos contagios “reales”. Parece lógico pensar que si hacemos menos test, muchos menos test, encontraremos muchos menos contagios.
    Si bien con los datos que tenemos no es posible asegurar que la hostelería sea el principal foco de expansión de la pandemia, negar con esos mismos datos que su apertura influya en esa expansión es una irresponsabilidad.
    En Bizkaia cerramos la semana pasada con una IA de 656,19 casos por 100.000 habitantes; eso es 100 casos por debajo del pico de Noviembre (748,03 el 12 de Noviembre) y 240 casos por encima del pico de Agosto (416,10 el 31 de Agosto). El último dato semanal de fallecidos es de 110 cuando sólo hemos superado los 100 fallecidos semanales durante la primera ola y en el pico de Noviembre; el último dato para las UCI’s es de 164 ingresados y subiendo, cifra tan solo superada en Abril; incluso en el peor momento de Noviembre la ocupación UCI fue inferior. ¿Realmente podemos pensar que estamos en un buen momento para relajar ninguna medida?

  13. Ahora los tasqueros preparan una demanda de 50 millones contra el G.V.
    Ummm!!Habría que empezar a recaudarlos con multas por incumplimiento de las normas .
    Pero los jueces divinos están rechazando todas las multas que impone la Ertzaintza y la Policía Municipal por incumplimiento de dichas normas. No se recibe el pago de ninguna prácticamente.
    El comportamiento del lobby Hostelería-Justicia Española debe ser recordado cuando los demás consigamos acabar con esta situación a pesar de ellos. Está siendo inolvidable su comportamiento.

  14. Sobre lo comentado por Caustico:
    La estrategia es clara: obtener fondos vía indemnización conseguida judicialmente es más rentable que vía subvenciones a las que hay que presentar justificantes de situación fiscal, que es lo que han hecho en Alemania. Espero que los jueces que estudien la millonaria indemnización exijan demostración de ingresos perdidos. A ver como lo hacen algunos.

  15. Además las infecciones en la familia o en el centro escolar son fáciles de rastrear, ya que se conoce las personas que han estado en contacto, eso es prácticamente imposible en la hostelería, por eso se le atribuyen pocos-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *