Donde las dan las toman

Estos días he estado leyendo el libro de Theodor Kallifatides:

Como dije en el tuit, me ha gustado mucho. No conocía a este autor, pero es muy bueno.

Sin embargo, aunque el libro me ha encantado, me encontré con este problema:

Es algo que siempre me ha enojado. No me gusta que se utilice el «deber de» para expresar obligación ni, tampoco, «deber» para expresar suposición.

Pues bien, metí la pata. En primer lugar, resulta que la RAE considera aceptable el «deber» para expresar suposición; o sea, aquello para lo que yo utilizo el «deber de»:

Pero hay más. Parece ser que «enervar» tiene un significado original diferente del que yo le atribuyo. La cuestión la suscitó Claudio Mendicute:

Respondí:

Pues bien, he aquí el desenlace:

En resumidas cuentas, soy de los que, por utilizar de forma incorrecta la palabra «enervar» he actuado, sin querer, favoreciendo que la Real Academia haya aceptado ese uso incorrecto.

Que es, al fin y al cabo, lo mismo de lo que me había quejado con la traducción.

Cazador cazado o, también, donde las dan las toman.

Y es que la lengua la hacemos los hablantes. Hoy utilizamos muchas formas que, cuando se incorporaron, eran incorrectas, en el sentido de que no se ajustaban a la norma de uso anterior. Pero las normas de uso cambian.

En otras palabras: mucho me temo que en unos años la RAE acabará aceptando «mítico» para decir «típico», y si vivo para verlo, me tendré que fastidiar.

8 comentarios en «Donde las dan las toman»

  1. A mí, desde los tiempos de bachiller, me pasa algo así con «álgido»: en el libro de lengua señalaba el «uso incorrecto» porque es muy frío, pero veo que RAE admite otra acepción ya.
    Igual también llegan a aceptar lo de «estar en el candelabro» 😉

  2. Como también ahora la RAE acepta «Bastante» como sinónimo de mucho, cuando desde siempre ha sido suficiente, o que basta… y a partir de ahí, sería mucho, muchísimo…

    – ¿Quiere a su mujer?
    – Bastante.

    No me acostumbraré nunca.

  3. Pues sí, enervar es lo contrario de poner nervioso, al contrario de lo que todo el mundo piensa (debo aclararle que «todo el mundo» significa «algunos»). «Debe de» puede significar «puede que» dependiendo del contexto y ,esto debe de (puede que) parecerle asombroso, incluso «seguro que» también puede significar «puede que», también dependiendo del contexto. Por favor, que el lenguaje no tiene por qué ser, ni es, como la lógica filosófica.

        1. Pues, a lo mejor, que no quiere decir lo contrario de lo peor sino que puede que sí o puede que no. Que cuando digo «puede» tampoco quiere decir que nadie tenga la capacidad de hacer algo o no sino que igual sí es o no es. Que «igual» tampoco quiere decir que se parezca mucho a otro ni que me de lo mismo. Que «parezca» tampoco estoy hablando de lo que opina… Bueno, que no entiendo restringir estas reflexiones a tres palabras cuando esto podría seguir hasta el infinito. En otros idiomas también pasa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *