De clínica a cliente, pasando por declive y clítoris

Una mañana, mientras dábamos nuestro paseo matutino de los sábados, Aintzane se preguntó en voz alta acerca de si existe alguna diferencia entre los significados de las palabras clínica y hospital. No lo sabía, pero creo que normalmente llamamos clínica a una dependencia sanitaria de tamaño medio, mientras que hospital nos parecía que es una gran instalación. Indagamos, no obstante, acerca de la etimología[1] de las dos palabras.

Vimos que hospital procede del latín hospes, huésped; de ahí deriva hospitalia, lugar para visitas extranjeras, y de hospitalia, hospital, lugar que da auxilio a viejos y enfermos. Hotel, hospedaje, hospedería y hospitalidad tienen la misma procedencia.

Clínica, sin embargo, viene del griego kliniké, que es como llamaban a la práctica médica de atender a los pacientes en la cama, kline. Esta, por su parte, procede del verbo klinein, que significa inclinarse o acostarse, y está, al parecer, relacionada con la raíz indoeuropea klei, que denota inclinación, pendiente o subida.

Hay unas cuantas palabras en español que proceden de ese mismo étimo indoeuropeo. Inclinar (y todas sus derivadas) es quizás la más obvia. Procede del latín inclinare. El prefijo in- (hacia dentro) viene del indoeuropeo en-, el mismo con que empieza encéfalo, por ejemplo (dentro de la cabeza). Y clinare procede también de la indoeuropea klei.

Reclinar es otra de esas palabras. Proviene del latín reclinare, que significa inclinarse hacia atrás. Me sorprende un poco, porque creo recordar que en el reclinatorio, ese pequeño mueble en el que se reza de rodillas, la gente no se inclina hacia atrás. Pero vaya usted a saber por dónde ha pasado esa palabra antes de llegar hasta nosotros.

Declinar, que significa rechazar una invitación a algo, comparte esa misma raíz, aunque lleva el prefijo de-, que indica que algo ocurre de arriba hacia abajo; es el caso de derrumbar, demoler, defenestrar, decaer…, son palabras que indican que algo cae; en el caso de declinar, lo que se viene abajo es la posible participación en ese algo a lo que se invita. No alcanzo a vislumbrar cómo se relaciona esta acepción de declinar con la relativa a la declinación de una lengua, pero seguro que la relación existe.

Declive tiene que ver con la anterior. Proviene del latín declivis, que significa inclinación descendente del terreno y, metafóricamente, decadencia. Como vemos, tanto declive como decadencia, empiezan por de-, por lo que aquí también tenemos esa dirección hacia abajo contenida en el prefijo. La raíz es clivis, adjetivo latino que significa inclinado y que se deriva de clivus, que nombra una pendiente o subida. El origen de ese clivus tiene, de nuevo, que ver con klei.

Proclive tiene un origen similar. Solo cambia el prefijo, pro-, que indica una dirección hacia delante, e implica que el asunto al que se refiere la palabra es fácil de bajar o favorable y, por lo tanto, predispuesto favorablemente a algo.

En una esfera diferente de las anteriores tenemos clímax, el punto culminante de algo. Viene del griego klimax, escala. Y relacionada con la anterior, climaterio, que proviene de klimakter, escalón o peldaño en griego, y también etapa crítica de la vida. Pasó al latín como climacter. En la actualidad es una palabra técnica que expresa el periodo en que ya no se pueden tener hijos. Clímax y climaterio también contienen la indoeuropea klei.

Parecida a la anterior es clima, del latín clima, climatis, y este del griego klima, inclinación del sol y, por extensión, latitud, clima. La raíz de la griega klima es klinein (de nuevo del indoeuropeo klei), y se forma con el sufijo –ma, que indica el resultado de una acción, del mismo modo que lo indica en tema, poema o idioma.

Aunque, al parecer, esta etimología pudiera no ser correcta, el portal Etimologías de Chile incluye clítoris en este grupo de palabras. Procede de la griega kleitoris que significaría pequeña montaña o pequeña elevación, haciendo referencia, de nuevo, a la inclinación que configura esa elevación. Pero repito que esta es más dudosa.

Terminaremos este recorrido por cliente, proveniente del latín cliens, protegido. Al parecer, tiene la misma raíz indoeuropea klei, y se supone que nombra a quien se inclina ante su patrón para apoyarse en él o recibir su protección.

No he incluido aquí sinclinal, anticlinal o clina, porque son palabras técnicas, pero están también relacionadas con la indoeuropea klei. Estoy seguro de que hay más.

Cuando empecé esta indagación no imaginaba los curiosos vericuetos que acabaría recorriendo siguiendo el rastro a todas estas palabras. Sorprende cómo se modifica, extendiéndose y diferenciándose, el significado de las palabras. No podía imaginar que empezando por clínica, pasaría por declive y clítoris, entre otras, para terminar en cliente.

La historia de las palabras es maravillosa. No solo resulta interesante por sí misma. Ayuda, además a conocer mejor la forma en que funciona la mente humana, el modo en que cristalizan significados e, incluso, cómo surgen nociones nuevas.



[1] Suelo consultar la etimología de las palabras en la web etimologías.dechile.net, pero también recurro al Corominas.

Somos herederos de la Ilustración

[Texto de mi intervención en la ceremonia de entrega del premio Eusko Ikaskuntza-Caja Laboral; he omitido el apartado de agradecimientos del comienzo y traducido al castellano los fragmentos en euskera.]

Txomin García (Laboral Kutxa), servidor e Iñaki Dorronsoro (Eusko Ikaskuntza) (Foto: Iker Azurmendi)

En la carta en que me comunicaron formalmente la concesión del premio, Txomin García (presidente de Caja Laboral) e Iñaki Dorronsoro (presidente de Eusko Ikaskuntza) decían –citando literalmente la resolución del jurado- lo siguiente: “El jurado ha querido subrayar su trabajo de promoción de la cultura científica, también en euskera, y la difusión del conocimiento y la ciencia, en especial a la sociedad vasca.”

Ha llegado, pues, el momento de hablar de ciencia, pero no solo de ciencia.

Cuatro siglos atrás la revolución científica abrió el camino a la Ilustración. Isaac Newton y John Locke, cada uno en su ámbito, fueron protagonistas principales de aquella Ilustración temprana. Cada uno de ellos influyó en las ideas del otro. Newton puso orden en la imagen que teníamos del universo. Locke, por su parte, tomando como punto de partida las leyes de la naturaleza –las de Newton, por supuesto-, llegó a la conclusión de que no hay derechos divinos. Defendió, por el contrario, que hay derechos naturales y declaró que de acuerdo con esos derechos, los seres humanos hemos nacido libres e iguales. Por cierto, tanto el principio de la división de poderes como el sistema de equilibrios conocido como checks and balances que implantaron más adelante los fundadores de los Estados Unidos en su ordenamiento jurídico, tienen similar inspiración.

La ciencia, como la entendemos hoy, y las ideas en que se sustenta la democracia nacen en el siglo XVII. Surgen en el espacio público en que se produce el contraste de ideas consustancial a esas dos esferas. Ciencia y democracia tienen carácter tentativo, porque ambas están basadas en la consciencia de la imperfección humana. Sin posibilidad de crítica, ni ciencia ni democracia son posibles.

Los países más libres son los que más y mejor ciencia hacen; los más desarrollados científicamente son los más prósperos; y también los más democráticos. Progreso, conocimiento y libertad conforman una triada virtuosa. Somos herederos de la Ilustración.

De los ilustrados proviene también el proyecto de emancipación de la humanidad basado en la razón. En eso consiste el ideal cosmopolita, un ideal con contradicciones que tienen su origen en rasgos fundamentales de la naturaleza humana y que están en la base de las amenazas que pueden comprometer su realización.

Somos seres grupales. En el grupo compartimos una cultura y el grupo conforma nuestra comunidad moral básica. Porque las normas morales y sociales se heredan y transmiten en el marco de tradiciones que son las narraciones mediante las que damos sentido a nuestra relación con el mundo. Por ello, la pertenencia a la comunidad es parte de nuestra naturaleza íntima.

Todos los seres humanos compartimos una estructura racional común; sobre ella se articulan las diferencias personales y culturales. Pero no hay una razón única que sea patrimonio de una persona, cultura o proyecto de convivencia. En demasiadas ocasiones, sin embargo, se ha utilizado el ideal cosmopolita para tratar de imponer esa supuesta única razón. Cuando se ha pretendido, sobre esa base, eliminar la pluralidad en el seno de una sociedad o asimilar comunidades diferentes, el ideario ilustrado se ha encontrado con la resistencia de quienes lo han visto, con razón, como parte de un proyecto uniformizador.

Por otra parte, nuestro carácter grupal tiene un lado oscuro: la xenofobia. El rechazo a los otros es casi consustancial a la querencia por los nuestros. En la historia humana, los individuos ajenos a la comunidad propia han quedado, casi siempre, fuera de la esfera moral.

Pero frente a las tendencias que propician la xenofobia, la ciencia ha reafirmado la igualdad esencial de todos los seres humanos. El germen de esta idea, según Karen Anderson, surgió en la Era Axial, cuando las grandes figuras espirituales de Oriente y los profetas bíblicos empiezan a promover la compasión por los desamparados. En el Nuevo Testamento esa igualdad se formula de modo explícito. Pero hasta la Ilustración no se dotó a ese principio de significado político. A partir de entonces a todos los seres humanos se les empieza a considerar sujetos de iguales derechos. El círculo moral se ha ampliado, y las intuiciones han dejado paso, si bien de forma incompleta y con retrocesos ocasionales, a razonamientos morales en beneficio también de los otros, de los extraños.

Es preciso, pues, estar en guardia frente a esas dos amenazas –la pretensión de uniformidad y la xenofobia-, dos peligros vinculados, ya que ambos se justifican en una supuesta superioridad de lo propio. Los ideales ilustrados para ser realizables han de ser compatibles con la esencial igualdad de todos los seres humanos y con el pluralismo, tanto en el interior de los grupos humanos como entre las comunidades.

Podemos condensar en dos datos el progreso de los últimos siglos: Todos los países tienen hoy mayor esperanza de vida que la que tenía en 1800 el país con la esperanza más alta. Y nunca había habido menos regímenes autoritarios en la comunidad de naciones.

Pero eso no es suficiente. La región en que nace una persona condiciona demasiado la vida que tendrá. Las mujeres no tienen los mismos derechos y oportunidades que los hombres. Los recursos naturales puede estar siendo víctima de una tragedia de los comunes de alcance planetario. Y, también entre nosotros, la calidad y esperanza de vida depende más del código postal que de la información del ADN cifrada mediante el código genético.

Para encontrar solución a estos problemas es esencial seguir ampliando el círculo moral, hemos de sentirnos cada vez más concernidos por la suerte de nuestros semejantes.

Ciencia y democracia han experimentado avances grandes, sí, pero se encuentran en peligro. Los populismos emergentes en América y Europa, las potencias petroleras del Golfo Pérsico, el fundamentalismo islámico y la China comunista, por citar las más poderosas, son hoy sus principales amenazas. Hechos y razones retroceden frente a deseos y emociones. Y queda mucho para ejercitar un cosmopolitismo respetuoso con las diferencias y que ayude a extender la democracia y el bienestar hasta los últimos rincones del planeta.

Necesitamos más ciencia, más libertad, y altas dosis de benevolencia, generosidad y compasión.

Se me ha concedido este premio –son palabras del jurado– por mi trabajo de promoción de la cultura científica, también en euskera, especialmente a la sociedad vasca. He dedicado mi vida a crear y transmitir conocimiento, en el laboratorio, en el aula, en el despacho y también en la esfera pública, presencial y virtual. Lo he hecho en castellano, en euskera y en inglés. Siempre he pensado que lo hacía al servicio de la sociedad vasca, pero sin limitar a esta el ámbito de actuación. La ciencia no tiene fronteras y su extensión tampoco debe tenerlas. La difusión social del conocimiento científico promueve una sociedad culta, con criterio bien fundado para tomar decisiones. El ejercicio de la ciudadanía es así más responsable y, por lo tanto, más libre. Pues bien, se me concede este premio por trabajar, desde mi posición modesta, para hacer realidad los ideales que he desgranado aquí. Pocas cosas pueden proporcionarme mayor satisfacción. Pocas cosas pueden suscitar una gratitud como la que siento. Estoy emocionado y profundamente agradecido.

Semillas en número innúmero

En primer lugar, no hay para nosotros ningún límite en todas las direcciones por doquier, y de uno y otro lado, por arriba y por abajo a través del universo, como demostré, y la propia realidad por sí misma lo proclama, y la naturaleza de lo inmenso se manifiesta clara. De ninguna manera ya hay que pensar que sea verosímil, dado que en todas direcciones hay infinito espacio vacío y que las semillas en número innúmero y en universo ilimitado revolotean de muchos modos agitadas por eterno movimiento, que solo este ciclo y orbe de tierras se haya creado, que nada hagan afuera aquellos cuerpos de materia tan numerosos; sobre todo porque a este mundo lo ha hecho la naturaleza, y las semillas mismas de las cosas por su propio impulso chocando casualmente, tras haberse reunido de muchas maneras, al azar, sin resultado y en vano, al fin se combinaron estas que congregadas de pronto pasarían a ser los principios por siempre de grandes realidades, de tierra, de mar y cielo y de la especie de los seres vivos.

Tito Lucrecio Caro (99 aec-55 aec), La naturaleza de las cosas.

Entimema

Entimema, del griego eνθύμημα o enthumēma [en + thumos (mente)- “que ya reside en la mente”, es como se denomina a un silogismo en el que se ha suprimido una de las premisas o la conclusión, al darse por obvias o considerarse implícitas en el enunciado. Es decir, la premisa o conclusión ya reside en la mente del auditorio (de ahí su etimología), por lo que no es necesario que sea enunciada. También recibe el nombre de silogismo truncado.

Pero al contrario que el silogismo completo, no es un recurso lógico, sino retórico. Esa diferencia es muy importante. Al omitir una de las premisas o la conclusión, se priva a la audiencia de uno de los elementos necesarios para hacerse un juicio cabal de lo que se afirma. Y no es casual, de hecho, que se preste a equívocos, malinterpretaciones o, directamente, trampas o falacias lógicas.

Muchas veces se recurre al entimema con esos propósitos. Por eso hay que estar en guardia frente a ese tipo de fórmulas. «Blanco y en botella…. »  es un entimema inocuo, pero los hay que no lo son tanto. Y el problema es que una vez enunciado, es muy difícil argumentar en sentido contrario, puesto que en la audiencia se ha instalado ya una falacia interesada.

La historia del aldeano y la vaca ejemplifica visualmente el falso entimema. El aldeano quiere ordeñar la vaca pero ésta le incordia con el rabo. Cuando, subido en una tajuela, intenta atárselo con su cinturón sujetándolo desde atrás, se le caen los pantalones. Y en ese momento asoma el vecino por la puerta de la cuadra. Ante su cara de estupefacción, el aldeano le dice: “Es lo que estás pensando, porque si te digo la verdad no te la vas a creer”.

Fuente: Creo recordar que mi primera noticia acerca de la existencia de esta figura retórica la recibí de Rafael Castellano, en su «Erotismo vasco«, en el que contaba la anécdota del aldeano y la vaca para ilustrar un falso entimema; no obstante, no sé si esa anécdota es vasca porque he visto referencias en funtes latinoamericanas.

Es muy difícil convencer a alguien de que ha dicho una tontería

Una entrevista de J. Fernández para Deia y demás diarios del Grupo Noticias

Fotografía de Oskar González

BILBAO– El acreditado galardón que Juan Ignacio Pérez Iglesias (Salamanca, 1960) recibirá a mediados de julio -en su vigesimoquinta edición- reconoce saberes que van más allá de los puramente científicos. Es, de hecho, una especie de agradecimiento a su talento y su disposición especiales para contactar con la ciudadanía. ¿Su objetivo? Compartir todo tipo de conocimientos, cultura en definitiva, que permitan a la ciudadanía desplegar todas sus habilidades sociales. En palabras del jurado, “acercar la universidad vasca a la sociedad, elevando el nivel de conocimiento y la perspectiva crítica de la sociedad”.

¿Por qué es tan importante que la ciencia y los avances tecnológicos tengan proyección social?

– Es interesante que todas las formas de conocimiento estén a disposición de la gente. El conocimiento enriquece desde un punto de vista cultural, forma parte de la cultura humana. Y porque el conocimiento más aplicado proporciona criterios a la hora de tomar decisiones. Las personas tomamos muchas más decisiones de las que creemos. Cuando votamos, por ejemplo. Ese partido tomará decisiones que tienen que ver con asuntos de carácter científico: abrir o cerrar centrales nucleares, autorizar transgénicos o no, permitir ingeniería genética en humanos o no…

Nucleares, transgénicos, ingeniería genética… Me queda lejos.

– Pero sí decides qué yogur comprar. Y en esa decisión estás influyendo en el mercado, en el éxito de una empresa o no. Y si no te importa dar pábulo a mensajes engañosos que muchas veces hay en la publicidad de los yogures, estás favoreciendo una práctica que en el fondo es fraudulenta.

¿Cómo?

– No hay hongos o microorganismos que estimulen el sistema inmunitario…. Es complicado explicar por qué lo pueden decir porque siempre hay una añagaza detrás. Pero no es verdad. Si compras un lácteo pensando que vas tener el sistema inmunitario mejor que tomando otro, te estás equivocando. La gente no es consciente de hasta qué punto alguien que compra tiene poder.

Y si lo sabemos nosotros, también lo sabrán las multinacionales, las clases políticas…

– Sí. Y cada vez se regula mejor, pero siempre hay un zirrikitu, una puertecita de atrás… Por eso es tan importante la información y la cultura de calidad. Te permite ser conocedor de este tipo de cosas. Una sociedad en la que sus ciudadanos tienen este tipo de conocimientos funciona mejor.

¿Es difícil conectar con la sociedad?

– No es fácil. La capacidad de recabar la atención es limitada y hay que competir con muchas fuentes que también recaban la atención de la gente. Y la gente tiene una capacidad limitada de atender.

Claro, vivimos en una sociedad hiperinformada.

– Más que hiperinformada está hiperbombardeada por unidades de información. Es un problema, pero a la vez también es una oportunidad: con una oferta tan amplia puedes escoger aquello que te interese más. Pero con una oferta muy amplia, también es muy difícil escoger con buen criterio.

¿Se puede explicar ciencia en diez minutos?

– El otro día en Murcia, en una charla de veinte minutos, conté cuatro casos de adaptaciones humanas a condiciones extremas. Expliqué por qué razón los inuit pueden vivir en el Círculo Polar Ártico, los tibetanos a más de 4.000 metros de altura, los pigmeos en la selva y los bajau -de Indonesia- son capaces de sumergirse durante diez minutos a pulmón libre.

Pues a ver qué sabemos o aprendemos a hacer nosotros para poder sobrevivir…

– La principal adaptación humana es siempre cultural. Un inuit no sobreviviría en el Ártico si no supiera hacer iglús y kayaks.

¿Alguna vez se ha visto obligado o con ganas de intervenir en alguna conversación ajena en la que se decían barbaridades científicas?

– Me suelo quedar con ganas. No tengo ese descaro, pero la razón más importante es que es muy difícil convencer a alguien de que ha dicho una tontería.

Entonces, ¿cómo hacerlo?

– Con mucho cuidado. Si le dices a alguien: “¿Cómo puedes pensar que si te ponen las manos en la tripa te vas a curar…?”. No se lo puedes decir directamente a alguien que cree que se cura…

Blogs, YouTube, redes sociales, colaboraciones con medios de comunicación como su columna ‘con_ciencia’ en DEIA… ¿son más necesarios que nunca?

– Sí, porque vivimos en una sociedad más científico-tecnológica que nunca. Creo que fue Carl Sagan quien dijo aquello de que “vivir en una sociedad tan dependiente de la ciencia y la tecnología cuando sus integrantes tienen muy poco conocimiento de ciencia y tecnología es la mejor receta para el desastre”. Por eso es conveniente tener criterio para tomar decisiones.

Las falsas creencias y las ‘fake news’ se han cebado desde siempre con la ciencia…

– Es que muchas cosas que no tienen carácter científico, quienes las practican, reclaman esa condición científica porque la ciencia tiene un prestigio social. Pero también hay un cierto movimiento de rechazo de la racionalidad. De reivindicar lo irracional, lo emocional, las tripas… Y claro, la ciencia es el paradigma de lo racional…

Pero los científicos son personas y tienen emociones…

– Somos tan pasto de las emociones como el resto del mundo. Hay gente que me dice que rechazamos el misterio. Y yo les digo, “¿dónde está la frontera entre el misterio y la ignorancia?, ¿por qué lo llamamos misterio cuando lo podríamos llamar ignorancia?”. Claro que rechazamos la ignorancia. ¿Rechazamos el misterio? No. Nos encanta desentrañar misterios.

Pues ahí va uno como el del huevo y la gallina: retornar talento o retenerlo. ¿Qué es primero?

– No hay un primero. No fue antes el huevo que la gallina ni la gallina que el huevo. Todos los organismos procedemos por evolución de un antepasado común al que hasta le hemos puesto nombre: LUCA (Last Universal Common Ancestor). Y de la misma forma, no cabe hablar de retornar o retener. Es la misma cosa. Es hacerte atractivo para el talento. Y la mejor manera de hacerlo es generar las condiciones idóneas para cultivarlo.

¿Y las tenemos?

– Las tenemos mejores que antes. Pero en este campo las afirmaciones nunca son absolutas. Depende con qué te compares… La clave en todo esto es aspirar a mejorar. Siempre. De lo que se trata es de hacerse atractivo para ser elegidos por los mejores.

Ahí va otra: generar conocimiento o compartirlo, ¿qué es más importante?

– Un conocimiento que no se comparte no es conocimiento. En ciencia es clave someter a contraste lo que haces. Así que si alguien dice, tal persona sabe mucho pero no se lo dice a nadie, es que no sabe nada. A lo mejor resulta que lo que sabe son tonterías…

‘Amazings’, ‘Naukas’, todo lo que toca la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU que usted dirige se convierte en un éxito. ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

– Si me dicen hace nueve años, cuando la UPV y la Diputación de Bizkaia decidieron crear la Cátedra, que íbamos a tener 2.000 personas en Euskalduna asistiendo a charlas de ciencia no me lo hubiera creído. Y se retransmiten en streaming. El blog de la Cátedra con más audiencia tiene 550.000 sesiones al mes…

¿Y la gente es consciente de este prestigio?

– No soy particularmente complaciente con mi entorno, pero creo que estamos consiguiendo marcar tendencias y que la gente quiera venir.Naukas empezó en Bilbao y ahora hay festivales de ciencia similares en A Coruña, Donostia, Gasteiz, Iruñea, Valladolid, Burgos, Murcia…

¿Próximos proyectos?

– El año que viene cumplimos diez años y creo que deberíamos ganar más en referencialidad tanto dentro de Euskadi como fuera. A lo mejor, uno de nuestros retos principales es ser más conocidos en Bizkaia… Los vizcainos no somos conscientes de la proyección que tiene la Cátedra, de su impacto fuera de aquí…

Es parte activa de Jakin-Mina, el programa de Jakiunde para ‘desenrollar’ el conocimiento en general entre los estudiantes de Cuarto de la ESO. ¿La cultura se cuenta de manera atractiva en edades escolares?

– Es muy fácil decir que habría que mejorar. Pero ojo, no nos confundamos, porque una cosa es el aprendizaje formal y otra el informal. La parte informal ha de ser atractiva y amena, la formal ha de ser efectiva. No podemos confundir la enseñanza con la divulgación. Y a veces se es injusto con el sistema educativo.

¿Hacen falta científicos o humanistas?

– De entrada, la realidad exige gente muy formada. Y una sociedad sana necesita de todo.

Y en el mundo académico, ¿están reconocidos los divulgadores o se piensa que se han alejado de la docencia, que son unos comediantes?

– En el mundo académico hay una especie de esquizofrenia. Una parte tiene claro que la tarea de difundir socialmente el conocimiento general es vital. Pero hay reductos, y no pequeños, que entienden que nos tenemos que limitar a generar conocimiento y que la sociedad allá cuidaos, y que quienes nos dedicamos a esto de la divulgación es porque nos va la farándula.

Pues de algún modo, es una forma de empezar a cambiar el mundo, porque la divulgación llega a más gente, más allá de las aulas…

– No me dedicaría a esto si pensase que no es una actividad positiva con carácter general. Cambiar el mundo es ampuloso, pero suelo decir que nuestra principal aspiración es dejar un mundo mejor del que encontramos: mayor confort, mayor felicidad, más bienestar, más salud, más conocimiento… Y este tipo de actividades contribuyen a eso. Y antes, cuando me has preguntado lo de los diez minutos, más importante que enseñar es el interés que despiertas. Esa es la clave.

Convendrá en que también se corre el riesgo de trivializar y que la gente piense ‘me siento inteligente’…

– Sí, claro. Pero eso quiere decir que tenemos que tratar de ser lo más rigurosos posibles. Y cuando no lo hacemos bien, no está mal que se nos critique. La gente de divulgación científica somos muy estrictos. Referencias, fuentes… Hay quien dice que hay que ser rigurosos y otros que dicen que hay que tener cuidado con el rigor porque puede convertirse en rigor mortis.

¿Y usted?

– Yo ante la duda prefiero el rigor.

La Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU ¿obtiene retorno en forma de ‘likes’ o de financiación?

– La financiación es estable. La Diputación apostó desde el primer momento por la Cátedra y luego hay colaboraciones privadas y públicas. No nos planteamos vamos a hacer esto porque necesitamos financiación… Y el like, pues es muy peligroso porque te puede dar una idea muy engañosa de tu verdadero alcance… Para nosotros la medida, lo fundamental, es la participación en las actividades que organizamos y el grado de aceptación. Y te diré que hay dos temas que llenan las salas: la cosmología, los orígenes del universo, de dónde viene todo, y la evolución humana, de dónde venimos. A la gente le interesan las grandes cuestiones. No queremos aceptar de ninguna manera que esto es un accidente cósmico.

¿El populismo también amenaza a la ciencia y a la investigación?

– Por supuesto. El populismo se basa en la transmisión de emociones muy simples como fórmula para resolver problemas complejos. Ya sean de izquierdas o de derechas comparten eso. Al populismo la ciencia y el conocimiento le estorban. Y a los seguidores del populismo también, porque la ciencia te pone ante el espejo, te retrata. De hecho, tengo una teoría abstrusa de por qué ganó Donald Trump, el Brexit….

Pues no se la guarde.

-Además de porque los finales de las crisis económicas son duras de digerir, tiene que ver con el triunfo de una mentalidad posmoderna en filosofía que sostiene que no hay verdades y que todo vale, que los hechos los construimos… Esto ha dado respetabilidad a los mentirosos, les ha hecho creíbles. Puede haber interpretaciones alternativas, pero los hechos no lo son.

La Humanidad ha evolucionado gracias a los descubrimientos científicos y tecnológicos, pero estará conmigo en que la ciencia también está detrás de…

– … grandes desastres, efectivamente. Y esto no lo podemos olvidar. Por eso es exigible a los científicos que seamos conscientes de las implicaciones sociales, éticas y morales de los descubrimientos científicos y de sus posibles aplicaciones. Nunca es posible ser consciente de todo, pero sí es muy conveniente estar en guardia ante posibles usos que se pueden hacer de descubrimientos y de nociones…

¿Por ejemplo?

– Ahora hay un tema muy candente. Las técnicas de edición genómica, de ADN, el Crispr. Un corta y pega. Puedes hacer casi lo que te dé la gana, pero ojo, porque si metes la pata puedes organizar un follón de mucho cuidado. Y porque tienes que tener muy claro cuáles son los casos de aplicación y cuáles no. Parece legítimo usarlo para resolver problemas médicos. Las enfermedades raras por ejemplo. ¿Pero sería moralmente legitimo utilizar el Crispr para producir seres humanos más inteligentes?, ¿al alcance de quién?, ¿al servicio de quién?, ¿de qué manera?…

¡Vaya!

– Tampoco hay que dramatizar porque esto ha ocurrido con todos los avances del conocimiento y aquí estamos. Pero hay que ser conscientes de todo ello.

Un reciente informe de la ONU en el que han tomado parte investigadores del instituto vasco BC3, alertaba sobre la sexta extinción de especies. Hay que ponerse las pilas…

– La situación tiene muy mala pinta. El problema es que la cuestión se ha planteado en términos de conflicto ideológico. Y es muy difícil reconducirlo a un debate racional porque dependiendo de qué lado estés, la gente está dispuesta a negar la evidencia. La derecha niega la realidad del cambio climático, las pruebas, las evidencias… Y hay otros asuntos en los que es la izquierda la que niega evidencias en cuestiones ambientales como los transgénicos. Su cultivo no ha generado más problemas de salud ni ambientales que cualquier otro macrocultivo…

Una curiosidad ahora que estamos en año de celebraciones: ¿Llegó el ser humano a la Luna?

– Sí, hombre. Hay pruebas fehacientes. Los objetos que dejaron allí quienes fueron se pueden fotografiar, pero la más contundente es que las rocas que trajeron están en la Tierra. Y no hay ninguna posibilidad de que no sean de origen lunar.

¿Y por que no se ha regresado?

– No hay incentivos. Qué vas a hacer allí. Salvo que te plantees la Luna para dar un salto posterior no tiene sentido ir allí. O explotarla para obtener minerales, y eso se hará también con asteroides…

Los límites del conocimiento

El pasado mes de diciembre se celebró la quinta edición de Desgranando Ciencia, un evento de divulgación científica de gran formato, basado sobre todo en charlas breves. Tuve la fortuna de ser invitado para impartir una conferencia allí, y preparé una breve charla con el título “Los límites del conocimiento”. Mi intervención fue una versión resumida de una ponencia de una hora que expuse en julio de 2017 en el curso de verano de la UPV/EHU “Una aventura científica: de las partículas elementales al conocimiento” y de una conferencia que impartí en Bilbao en octubre pasado en una sesión de Enigmas y birras del Círculo Escéptico que no se pudo grabar..

Aquí puedes ver “Los límites del conocimiento”. Si tienes un cuarto de hora, quizás te interese.

En El universo es incognoscible traté algún aspecto de este mismo tema. Me absorbe.

Conferenciantes, escritores, músicos, artistas

He organizado centenares de conferencias, coloquios o presentaciones públicas de diverso formato y temas variados. La mayoría eran charlas de ciencia, pero no todas. Y he asistido a centenares más, muchas de ellas impartidas en actos en los que yo mismo he sido uno de los participantes. Conozco, por ello, a muchísimos conferenciantes. A veces pienso que no habrá muchas personas que conozcan a tantos conferenciantes como yo.

Entre los centenares de charlistas algunos, aunque muy pocos, me han parecido limitados. La mayoría son buenos: explican con solvencia temas de cierta dificultad. Y algunos son muy buenos. Estos últimos preparan con esmero sus charlas; cuidan hasta el último detalle.

Son de estilos muy diferentes, pero todos consiguen atrapar la atención del público, ese bien tan escaso y difícil de conseguir, y te mantienen en vilo hasta el final, haciendo que el tiempo no transcurra. Hacen comprensible lo difícil. Unos son reposados y reflexivos, van desgranando sus argumentos con una cierta morosidad; pero no aburren: lo que cuentan es muy interesante y de vez en cuando sorprenden con argumentos o relaciones inesperadas. Otros son brillantes; despliegan sus conocimientos mediante expresiones afortunadas y recurren con frecuencia a la paradoja y otras figuras expresivas de resultados sorprendentes; a menudo recurren al humor y a veces provocan. Otros son enérgicos, se entusiasman en su desempeño y consiguen que nada fuera de su discurso merezca la atención de los oyentes. Y otros tienen un sentido muy acusado del carácter escénico de su actuación: deciden con antelación qué dirán en cada minuto; la ensayan hasta el aburrimiento, y elaboran y estudian sus movimientos en el escenario, la tarima o el atril con todo detalle.

Hay un último grupo diferente. No sería de justicia decir que son mejores, porque esos a los que he hecho referencia en el párrafo anterior son verdaderamente  buenos y están a un nivel que no admite comparaciones. Estos son especiales. No son enérgicos, no recurren al humor, no destacan por el uso de figuras expresivas efectistas; tampoco son de discurso moroso; ni se preparan para la interpretación como lo hacen actores y actrices, y si lo hacen, no lo parece. Estos destacan por su prosodia elegante, ritmo medido, entonación adecuada al ritmo, vocalización precisa y, muy especialmente, por el cuidado de la palabra, por el mimo con que la tratan. No son iguales: alguno es más proclive a la narración, otros parecen recitar y hay, incluso, quien declama, pero sus estilos no son puros. A veces al contenido expresado se superpone una sugerencia no declarada que complementa a aquel. Oírles, verlos en acción, es también una experiencia estética.

Me refiero a Ricardo Hueso, José Ramón Alonso, Deborah García Bello, Carlos Briones, Almudena M. Castro e Iñaki Úcar. Todos ellos tienen algo en común: practican alguna de las bellas artes a un nivel muy alto. Ricardo Hueso ha interpretado teatro; José Ramón, Deborah y Carlos son, además de excelentes conferenciantes, muy buenos escritores: da gusto leer sus textos. Los dos últimos escriben poesía y han visto publicada parte de su obra; Carlos, además, ha sido premiado por ello. Y tengo la sospecha, no la certeza, de que José Ramón también escribe (o ha escrito) poesía. Seguramente no es casual que Deborah, Carlos y José Ramón hayan recibido el premio Prismas por su obra de divulgación literaria. Y Almudena e Iñaki son excelentes músicos y tienen, ambos, un exquisito dominio del lenguaje.

Con esta anotación he querido esbozar una tesis, solo esbozarla. No pretendo demostrar nada, ni elevar a los citados a ninguna categoría especial a la que otros no tendrían (tendríamos) acceso; hay además muchos rasgos que diferencian a unos de otros. Simplemente he querido poner de manifiesto algo que no me parece casual, y es que el cultivo de (al menos) las expresiones artísticas citadas promueven una prosodia elegante y un discurso bello. La transmisión de conocimiento de esa forma adquiere una cualidad diferente, y a mí me gusta.

Para muestras, algunos botones:

Carlos Briones (1993): De donde estás ausente. Poesía Hiperión, Madrid (VIII premio de poesía Hiperión)

Carlos Briones (2002): Memoria de la luz. DVD ediciones, Madrid.

Deborah García Bello (2003): Megalomanía. Ediciones Vitruvio, Madrid.

 

El futuro del pasado

Mi conjetura de hoy es, quizás, una noción manida, pero no por ello parece que debamos dejar de recordarla de vez en cuando. Podría formularse mediante el aforismo atribuido a varios autores que dice que «acertar predicciones es muy difícil, sobre todo las referidas al futuro«.

El aforismo (mi conjetura de hoy) tiene carácter universal pero es especialmente pertinente si la predicción se refiere al futuro desarrollo de la ciencia. De eso trató, precisamente, mi intervención en Naukas Valladolid el pasado 29 de septiembre, que he insertado a continuación (son 25 min).

Agradezco a las organizadoras, del Parque Científico de la Universidad de Valladolid, el gran trabajo realizado, el excelente trato dispensado a los ponentes, y el haber publicado la charla en su canal de youtube. Y a Naukas el haberme propuesto participar en este acto.

Hay una subcultura femenina y una masculina

Es casi una estampa habitual: varios hombres sentados en el exterior de un bar a las diez de la mañana de un domingo mirando una pantalla al otro lado del cristal. En la pantalla, coches o motos, o pilotos en un podio. Más habituales son las escenas en las que un nutrido grupo, hombres en su mayoría, siguen con interés un partido de fútbol, también en una pantalla que se ve desde fuera del bar. No es necesario que sea el equipo local, aunque si los es, los espectadores son más y siguen el partido con mayor atención.

Sí, hay mujeres a las que interesan los deportes televisados, pero los varones son bastantes más.

Es posible que muchas mujeres lean revistas de chicachismes, pero no son menos los hombres que leen prensa deportiva (perdón por el eufemismo).

La mayoría de los aficionados a juegos de rol, o de ordenador, son chicos. También a los juegos de la play o como quiera que se llamen esos aparatitos. Los chicos dedican mucho tiempo a jugar y siguen con interés canales de Youtube dedicados a los juegos.

Ayer vinimos de Bilbao en el último autobús a Leioa. Viajaba poca gente; en su mayoría eran señoras que venían del cine. Al teatro o a la ópera van hombres, sí, pero van más mujeres.

La literatura es, cada vez más, una afición femenina. Es abrumadora la diferencia en hábitos de lectura entre hombres y mujeres.

La cultura elevada (sí, llamémosla así, prefiero errar al utilizar esa expresión antes que caer en la confusión de considerar una carrera de motos un hecho cultural equivalente al bolero de Ravel) es cada vez en mayor medida cosa de mujeres. Los hombres se entretienen cada vez más con juegos y deportes televisados, o con juegos que reproducen deportes televisados.

No sé si la brecha académica entre hombres y mujeres ha aumentado en los últimos años, pero existe y no es pequeña. Las chicas obtienen mejores resultados en los estudios. Sacan mejores notas y van en mayor proporción a la universidad. En las carreras en las que es más difícil entrar hay muchas más chicas, con pocas excepciones; las diferencias en la proporción de mujeres que cursan unas y otras carreras obedecen en parte a eso.

Además, también es más probable que completen con éxito sus estudios.

Creo que esto es el resultado de la existencia de –sin excluir la de otras- dos grandes subculturas en nuestras sociedades, una masculina y otra femenina. Creo que los chicos se aficionan a los deportes y los juegos porque esas son las aficiones que se espera de ellos que cultiven. Son también las de los hombres adultos; los chicos adquieren de sus pares lo mismo que ven en los grupos de varones adultos. Además, ser buen estudiante seguramente cotiza a la baja en sus cuadrillas.

Lo propio ocurre con las chicas. Solo que ellas leen y son más aplicadas en la escuela. Y de ahí, seguramente, se deriva todo lo demás.

Sí, claro, hay chicas jugonas y aficionadas a los deportes televisados y chicos que leen y estudian. Pero creo que las tendencias generales son las que he descrito antes.

Ya no me asombra que esto sea así. Lo que me asombra es que no parezca preocupar a nadie.

El secreto de la naturaleza

«¿Es la belleza criterio de verdad?» Esa conjetura no es mía; es de un amigo. La formuló como pregunta al comienzo del monólogo que ha quedado recogido en el documental «El secreto de la naturaleza».

El documental se estrenará el próximo 14 de septiembre en el Palacio Euskalduna de Bilbao. El estreno tendrá lugar en el marco de Naukas18, el acto más multitudinario de la programación del festival Bizkaia Zientzia Plaza, que se celebrará entre el 13 de septiembre y el 1 de octubre en diferentes localidades de Bizkaia.

El secreto de la naturaleza es una producción de la Cátedra de Cultura Científica (1) de la Universidad del País Vasco, Mi Mesa Cojea y K2000, y ha sido dirigido por Jose A Pérez Ledo.

———————————————————————————–

(1) Este proyecto ha sido posible gracias al apoyo de la Diputación Foral de Bizkaia a la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.