Reacciones a un vídeo

El 11 de febrero pasado, como viene siendo habitual, se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU publicó, como también viene siendo habitual, un vídeo para sumarse a la conmemoración. El vídeo se publicó en los blogs de la cátedra (aquí el de Mujeres con Ciencia) y en su canal de Youtube. Las anotaciones en los blogs consistían en un texto redactado por mí y el vídeo insertado al final. En él se muestra a dos hombres de mediana edad, tomando una copa a altas horas de la noche, y haciéndose confidencias uno al otro en tono de lamento porque sus hijas han decidido cursar sendas carreras tecnológicas. Era una caricatura.

Para mí y para quienes trabajan conmigo, así como para sus creadores, no había duda de que se trataba de una caricatura. En otras palabras, era un vídeo humorístico.

Sabíamos que habría gente a quien no gustaría. Lo valoramos, de hecho. Pero pensamos que era humor blanco y que no tenía por qué suscitar demasiada polémica. Nos equivocamos en la valoración de las posibles reacciones de la gente, aunque no en la decisión de publicarlo.

El vídeo recibió críticas en los blogs en que se publicó, así como en tuiter. Algunos amigos, los de más confianza de entre los críticos, me hicieron llegar su desacuerdo[1] con el contenido del vídeo, incluidos quienes, de entre ellos, se consideran a sí mismos feministas. Ninguna de estas personas pensaron que era un vídeo de humor. Tampoco modificaron su punto de vista al responderles yo recordándoselo. “Es un video de humor, una caricatura; ¿no lo ves?” “Los personajes son ficticios” “Es una astracanada, claro, pero deliberada”. No conseguí nada. Seguían pensando que el contenido del vídeo era incorrecto, impropio o inadecuado.

Las críticas en los blogs y en tuiter no fueron nada al lado de las reacciones que provocó en el canal de Youtube de la Cátedra. En poco tiempo alcanzó más de 3.000 no-me-gusta por poco más de 300 me-gusta. Hubo 800 comentarios, muy críticos en su inmensa mayoría. Fuimos acusados de estar fuera del tiempo, de tener una idea equivocada de cómo son los hombres españoles en el siglo XXI, de no aceptar que las mujeres escojan la carrera que quieran, de despilfarrar el dinero público y de unas cuantas villanías más, incluida la de que gracias a cosas como esta VOX tiene la fuerza que tiene. Hasta hubo un youtuber que nos dedicó una de sus piezas[2].

Han pasado seis meses y sigo sin entenderlo. Quizás estoy incapacitado, lo confieso. Tengo dificultades para entender muchas reacciones y comportamientos de la gente. Es posible que eso tenga que ver con algún rasgo de mi personalidad[3]. No lo sé.

No pretendo debatir de nuevo acerca del contenido del vídeo. Acabé literalmente harto en febrero y no estoy dispuesto. Pero últimamente le doy muchas vueltas a las razones por las que pensamos lo que pensamos. Y no he dejado de rumiar que lo que ocurrió en febrero indica, en el fondo, hasta qué punto estamos condicionados por nuestro universo de creencias, valores e ideas, no ya al interpretar la realidad, sino, incluso, al percibirla. Porque me parece extraordinario que algo sea considerado una caricatura por unas personas y otras, de similar formación, extracción social y edad, lo vean como un retrato que pretende representar a unos tipos estándar de su generación. No habría tenido ninguna dificultad para aceptar que no se le viera la gracia; el humor tiene esas cosas. A mí no me hacen gracia la mayor parte de las cosas que hacen gracia. Pero la discrepancia con los críticos no obedecía a eso; era algo previo, más básico. Porque no se le podía ver la gracia a algo a lo que se atribuía la intención de retratar fielmente a dos tipos detestables. No la podía tener, de hecho; efectivamente, visto así solo podía producir rechazo. Lo asombroso, para mí, era que se viera así.

Y todo esto me conduce a una preocupante conclusión: si gentes tan próximas discrepamos de forma tan radical en la manera en que percibimos la realidad, la probabilidad de alcanzar acuerdos en asuntos importantes acerca de los cuales hay profundas discrepancias en la sociedad es bajísima. Habría alguna posibilidad si percibiésemos las cosas de la misma forma aunque la interpretación o la valoración difiera, pero a poco podemos aspirar si ni siquiera vemos lo mismo al contemplar una misma cosa.

Notas:

  1. Esta anotación quiere ser la primera de una serie en la que quiero reflexionar acerca de la manera en que vemos y entendemos la realidad. Quiero tratar de la honestidad intelectual, por ejemplo, o de la gran divisoria ideológica, de sus orígenes y sus bases morales.

Los comentarios de este blog están moderados. No aceptaré ningún comentario acerca del contenido del vídeo. Solo publicaré los que se refieran a las percepciones discrepantes de la realidad y a sus consecuencias. En las redes sociales tampoco responderé a ningún comentario o crítica al vídeo. Nada nuevo puede decirse ya al respecto.


[1] Aun no compartiéndolas, agradezco sus críticas; solo así podemos calibrar el acierto de lo que hacemos.

[2] Muchas de las visitas a nuestro canal vinieron desde el suyo.

[3] Doy 37 (sobre 50 ptos máximos) en un test diagnóstico de espectro Asperger en el que se considera que puntuaciones superiores a 35 se consideran positivos; al parecer no es inhabitual entre quienes hemos tenido adiestramiento en la profesión científica.

Vendepeines, soplapollas, cantamañanas, aguafiestas… me encantan esas palabras

Ayer se me cruzaron los cables y puse este tuit:

La respuesta de la concurrencia no se hizo esperar y en 24 horas respondieron con más de 150 palabras compuestas como esas; casi una semana después la colección ha crecido aún más.

No todas correspondían a la misma categoría. Unas pocas eran nombres de animales, como correlimos, correcaminos, cortapichas, papamoscas, saltamontes o tumbatoros.

Otras denominaban objetos como abrebotellas, abrecartas, abrelatas, alzacuellos, cazamoscas, cortafiambres, cubrecamas, cueceleches, engañabobos, esbarizaculos (en Aragón), espantapájaros, limpiaparabrisas, matarratas, matasuegras, mondadientes, montacargas, parabrisas, paracaídas, paraguas, pararrayos, pisapapeles, portaestandarte, portafolios, portamaletas, quitamiedos, rompecabezas, sacacorchos, sacaleches, saltaparapetos, salvamanteles, salvapantallas, salvavidas, tapacubos, tapaculos, taparrabos, tirachinas.

Otras, como besamanos o soplamocos, no son objetos.

También hay nombres de lugares, como Ganapanes o Despeñaperros.

Y el meteorólogo Miguel Ángel Viñas, nos regaló cuatro palabras para denominar el frío viento del norte: descuernacabras, descuernavacas, matacabras y pelacañas.

Pero la gran mayoría fueron del estilo de las que puse en primer tuit. Todas resultan de la combinación de un verbo y un sustantivo en plural. La mayoría, aunque no todas, sirven para descalificar e, incluso, insultar. Desconozco el significado de muchas de ellas, y unas cuantas son definitivamente groseras.

Dos de las sugeridas (follapoquitos y meapoquitos), aunque muy expresivas, no las he incluido en la lista principal porque no se ajustan al formato estándar de verbo + sustantivo plural, sino que resultan de la unión de un verbo y un abverbio, aunque en ese contexto ni siquiera sé si esos “poquitos” desempeñan función adverbial o qué puñetas hacen.

En fin, el grueso de las recopiladas las pongo a continuación en orden alfabético:

A

Abrazafarolas, abrepuertas, aburreovejas, aburrevacas, aguafiestas, amarravacas, asaltacunas, asustaviejas, atracatrenes, atrapasueños.

B

Bailabotes, bailafiestas, bebecharcos, brincacequias, buscarruidos, buscavidas.

C

Cagabandurrias, cagaguisantes, cagalindes, cagapatios, cagaprisas, cagarranas, calientabragas, calientabraguetas, calientahielos, calientapollas, cansaliebres, cansalmas, cansasuelos, cantamañanas, chocatrenes, chupacabras, chupacandados, chupacharcos, chupacirios, chuparruedas, chupasotanas, chupatintas, chupatuercas, chuscasardinas, cierrabares, comeflores, comehostias, comenenas, comerroscas, cortapedos, cortarrollos.

D

Descalzaputas, desgarramantas, destripaterrones.

E

Echacuervos, escarbapapas, escuchapedos, escuernacabras, escurabutxaques (cat.), espulgaperros.

F

Follacabras, follaovejas, furtapollastres (cat.) (robapollos).

G

Guardabosques, guardaespaldas.

H

Hinchapelotas, huelebraguetas, huelecucas, huelepedos.

J

Jalabolas, jodechinchos (en Galicia), juntaletras.

L

Lameculos, lametraserillos, limpiabotas, llenavasos, llevapeos.

M

Mamahostias, mamavergas, mascachapas, mascachicles, mascasopas, matagatos, matamoros, matasanos, meaesquinas, meapilas, meaplayas, metepatas, mierenneuker (follahormigas en holandés).

P

Pagafantas, papahostias, papanatas, pegaviejas, peinacabras, peinafarolas, peinaovejas, peinavacas, peinarranas, pelacañas, pelagatos, pelamangos, pelarrodillas, pelavainas, perdonavidas, piantavotos, picaflores, picapleitos, pinchaculos, pinchaglobos, pinchatrenes, pinchatripas, pinchauvas, pintamonas, pisamierdas, pisaverdes, planchabragas, pudrecolchones.

Q

Quitagustos.

R

Rajamantas, rascanalgas, raspamonedas, rebañacondones, recogetortas, remiendavirgos, robamaridos, robaperas, robapinzas, robaviejas, robasetas, rompecorazones, rompeculos, rompehuevos, rompetallas, rompetechos.

S

Sacacuartos, sacamantecas, sacamuelas, saltabalates, saltabancales, saltabardales, saltagavias, saltamatos, saltapozos, saltaviñas, somiatruites (cat.) (sueñatortillas), soplagaitas, soplanucas, soplapollas, sorbesopas, sujetavelas.

T

Tiralevitas, tiravinos, tocahuevos, tocapelotas, tocacojones, tragaldabas, tragallantas, trinchapeones, tronchaberzas, tronchajabas, tronchástiles, tronzapanes, tronzapeas, trotaconventos, trotamundos, tuercebotas, tuerceperros, tumbafarolas.

V

Vendehumos, vendebiblias, vendeceniceros, vendemotos, vendepatrias, vendepeines.

Z

Zampabollos, zurcefrenillos.

La creatividad humana es inagotable.


Nota: he actualizado la anotación el 10 de diciembre incorporando muchas de las palabras que se me han sugerido a través de tuiter y las que ha citado José Ramón Alonso en su comentario a esta anotación.

Alegoría de la desposesión

Hemos salido a la calle esta tarde, víspera del día de los difuntos, y nos hemos encontrado la plaza en la que vivimos llena de gente disfrazada. El maquillaje quiere imitar calaveras. Visten túnica negra y llevan guadaña. El Haritzpe, el bar del que somos parroquianos, está atestado de gente. Aunque los carteles municipales nos dicen, en vasco, que hoy es la víspera del día de los muertos, celebran Halloween, la fiesta importada. Han ocupado la plaza en la que vivimos, hacen de la experiencia cotidiana en nuestro local pub un pequeño tormento. Decidimos recogernos enseguida.

Los efectos de la edad son demoledores. Al menos para mí lo están siendo. Me he convertido en un cascarrabias. Veo descomponerse mi mundo, observo cómo se desmorona. Y no lo soporto. Los que eran mis lugares dejan de serlo. Y lo más grave, lo peor, es que no me considero ajeno a este estado de cosas. Es mi entorno humano, mi gente, mi generación, la que ha tomado las decisiones que han hecho que mis paisajes cada vez sean menos míos.

Estoy siendo desposeído de mi mundo, de algo que creía mío. Era una propiedad comunitaria, colectiva. Uno de las pocas facetas de mi vida en la que prescindía de mi individualismo radical. Pero aunque fuera de forma compartida, eso que veo difuminarse, antes era mío. Y siento que lo está dejando de ser. La perspectiva de esa pérdida, la mera idea, se me hace intolerable.

Al bajar de casa a la plaza la visión de toda esa gente con los disfraces grotescos de la muerte me ha resultado tan ajena, que en ella he visto representado de forma alegórica el despojo al que me siento sometido. Difícilmente podía encontrarse una metáfora mejor.

Los valores no se enseñan

La Ministra de Educación, mi apreciada Isabel Celaá, se propone implantar en el curriculum de la enseñanza obligatoria una nueva asignatura de “valores cívicos y éticos”. Por sorprendente que me parezca, resulta que muchas personas de mi entorno ven la idea con buenos ojos. Llevan años oyendo una letanía, un lamento por la supuesta pérdida de valores de la sociedad contemporánea y, más concretamente, de la juventud (nada nuevo bajo el sol, por cierto). Y en consecuencia, les parece bien que se enseñen valores en la escuela. Además, creen, como la propia Ministra –así me lo dijo hace unos años-, que muchos chicos y chicas viven en entornos familiares y sociales en los que no se comparten o no se transmiten los valores adecuados. En otras palabras, que no todos han tenido la suerte que he tenido yo o han tenido mis hijos.

El caso es que, para empezar, no está claro qué entendemos por valores. Ninguna de las trece acepciones de la palabra en el diccionario de la RAE nos sirve de ayuda. La wikipedia resulta algo más útil; o no. Vean. Pero si uno piensa un poco en lo quieren decir quienes hablan de valores, se encuentra con que engloban cosas diversas. Pueden ser bienes o virtudes morales, principios, derechos, o normas, quizás, u otras cosas más extrañas.

Si hablamos de valores éticos, entiendo que se trata, en realidad, de virtudes o bienes morales, solo que queda mejor decir valores, quizás porque en el primer cuarto del siglo XXI da corte utilizar palabras, como virtud o bien, tan de los años sesenta y setenta del siglo XX. O a lo mejor es que llamándolos por su nombre, las cosas ya no están tan claras. Porque, ¿de qué se trata? ¿de explicar a los adolescentes que deben ser buenas personas? ¿que no hay que patear mendigos que duermen en cajeros, ni arrojar una camada de gatitos recién nacidos al río? ¿Es eso? ¿O que hay que ceder el asiento a las personas mayores en los autobuses? ¿En serio? ¿Eso debe ser enseñado en la escuela? ¿Ha de formarse a los escolares en honradez, respeto, compasión o generosidad?

O quizás son otros los “valores” en que hay que formar a la juventud. Quizás se trate de impartir principios. Veamos. Si los principios son esos fundamentos que gobiernan el comportamiento personal, no parece muy razonable que deban formar parte del currículo escolar. ¿Hay que enseñar a ser leal a las amigas? ¿O a ser tolerante? Por mucho que uno tenga esos principios en muy alta estima, dudo que la función de la escuela sea instruir a chicos y chicas en lealtad y tolerancia, por ejemplo.

En alguna ocasión, discutiendo de estas cosas, se me ha dicho que debe formarse no en principios para el gobierno personal, sino en principios para la convivencia, aquellos que constituyen el fundamento de las sociedades democráticas contemporáneas. Se trataría de cuestiones tan básicas como que todos los seres humanos nacemos libres e iguales, y que tenemos una serie de derechos fundamentales que no se nos pueden negar o limitar salvo que medie una sentencia judicial dictada con arreglo a normas aprobadas democráticamente. Pero si se trata de elementos de esa naturaleza, en realidad estaríamos hablando de los fundamentos para la convivencia que han dado lugar a derechos y normas aceptadas universalmente (aunque su cumplimiento real deje mucho que desear en buen número de países). No se trataría, en rigor, de valores éticos y cívicos, como predica la Ministra, sino de elementos básicos del entorno social y, por lo tanto, deberían formar parte del currículo en los aspectos relativos al conocimiento del medio. Nada que objetar a ello.

¿Pero se trataba de eso? Lo dudo. La razón por la que unos y otros, cuando llegan al gobierno, se proponen introducir en el curriculum estas cosas, es porque les anima la voluntad, más o menos explícita, de utilizar a la escuela como herramienta de adoctrinamiento. Como dije hace unos meses aquí, “formar en el espíritu nacional, inculcar el respeto al medio ambiente, llevar a las víctimas del terrorismo a las aulas, promover la igualdad, educar en la solidaridad y la diversidad, predicar una moral de inspiración confesional, españolizar a los catalanes” y otras pretensiones de similar cariz no son sino formas de adoctrinamiento. Se me ocurren unas cuantas más que omitiré por no alargar esta anotación en exceso. Pueden ser muy deseables, o no. Pero tengo una objeción. En ese terreno lo que es fundamental para unas personas es rechazable para otras, y a la inversa; y dado que no iba a ser fácil que nos pongamos de acuerdo acerca de quién ha de decidir qué valores se transmiten y cuáles no, habría que aceptar que sean las autoridades educativas las que tomen esa decisión. ¿Sí? ¿Estamos dispuestos a que sea el gobierno de turno el que decida eso? Sospecho que la respuesta a esa pregunta dependerá del grado en que nos identifiquemos con él.

Pero hay más. Eso que llaman valores son a veces rasgos de carácter y suelen basarse en predisposiciones heredadas. Dudo que se pueda enseñar a ser amable, por ejemplo. Y cuando se trata realmente de virtudes o bienes morales, estoy convencido de que no se enseñan sino que, simplemente, se practican o no se practican. Y al practicarse, se pueden transmitir. Por esa razón, la escuela, como institución, tiene muchas limitaciones para desempeñar esa función. Es muy posible que haya profesoras o maestros que sean capaces de transmitir virtudes morales pero, si lo hacen, ello no será consecuencia de la inclusión en el curriculum de los contenidos correspondientes, sino de su ejercicio real en la práctica cotidiana.

Por lo mismo, son la familia y la cuadrilla los entornos en que se adquieren los principios, virtudes y bienes morales que se ejercitarán a lo largo de la vida. La primacía de la familia, el valor del esfuerzo y de la responsabilidad, la honradez, la compasión, y otras, son virtudes que, si las adquirí o la medida en que las adquirí, es algo que debo a mis padres. La camaradería, la lealtad, la reputación, el respeto a los otros, la libertad, son bienes que valoro gracias a mis amigos, porque con ellos los practiqué y, en la medida en que lo hago, los practico. Y nada acerca de lo que fui aleccionado en las aulas escolares dejó, en esa esfera, la más mínima huella en mi ánimo. No creo ser ninguna excepción.

Llegados a este punto, habrá quien piense que si tratar de formar en valores es una tarea inútil, no debería preocuparnos la pretensión de la Ministra, puesto que implantar la asignatura en cuestión no tendrá efecto alguno. Dice Alberto Cifuentes (@cifuito), que ese afán por encomendar al sistema educativo ciertas funciones que, como la formación en valores, no le son propias, obedece al deseo de desviar hacia la escuela responsabilidades que pertenecen a los ámbitos social y familiar. Es posible que así sea. En todo caso, cada vez que se asigna una nueva tarea al sistema educativo, se hace en detrimento de las funciones más genuinamente formativas; me refiero a la instrucción en materias tales como las lenguas, incluídas las matemáticas; el conocimiento del medio en todas sus dimensiones, y los elementos más sobresalientes de la cultura humana: ciencias, artes y letras. Y eso es algo que no deberíanos permitirnos.

Carta abierta a la alcaldesa de Leioa sobre la prohibición de llevar perros sueltos

Sra. alcaldesa:

Le presento mis respetos y le dirijo esta carta para manifestarle mi enojo y protestar por la permisividad de la autoridad municipal para con los dueños de los perros que campan a sus anchas por el parque de Artaza.

Soy incapaz de decir si me gustan los perros o si me disgustan. Unos me resultan simpáticos y otros antipáticos, no puedo generalizar al respecto. He tenido, eso sí, experiencias traumáticas con algunos aunque, en el fondo, esto es irrelevante a los efectos del asunto que me ocupa hoy.

Siendo un crío un perro gigantesco (con cinco o seis años casi todos lo son) me persiguió con saña hasta que mi padre consiguió, corriendo tras él y valiéndose de un sombrero, alejarlo de mi estela. Cuando era ya adolescente, uno de grandes dimensiones que participaba en una feria canina que se celebraba en Portugalete me lanzó un bocado; lo hizo sin inmutarse ni haber emitido antes señal intimidatoria alguna, como si su intento fuese la mera demostración de su talento o su casta. Solo me rozó la mano, pero el incidente dejó huella indeleble en mi ánimo. Desde entonces trato a los perros con prevención o, mejor dicho, mantengo una actitud de prevención ante ellos porque, de hecho, me abstengo de cualquier trato. El último trago lo pasamos cuando dos canes de gran tamaño salieron, en una zona rural de Asturias, al camino por el acabábamos de pasar y permanecieron allí impidiéndonos regresar a pie al lugar en el que residíamos; tuvimos que llamar a un taxi para que fuera a recogernos a la aldea en la que habíamos hallado refugio de la lluvia intensa que caía sobre nosotros.

Paseamos a menudo. Nos gusta hacerlo por lugares agradables: parques, jardines e itinerarios al borde del mar, a poder ser. Confieso que no somos en esto muy originales. O sea, no nos gusta caminar junto a carreteras; pasan coches y desprenden gases desagradables, además de nocivos; no es la actividad más saludable que hay. Tampoco nos gusta andar a paso rápido entre calles; hay mucha gente y semáforos que entorpecen la marcha. Y es que andamos por placer y también porque el médico así nos lo ha recomendado. La plaza peatonal de nuestro bloque se nos queda pequeña; recorrer todo su perímetro no nos lleva más de tres o cuatro minutos. Y el pasillo de nuestro hogar no es una opción.

Así que salimos de casa, subimos por la calle Estartetxe, accedemos a Basañese, atravesamos Neguri y llegamos a Ereaga. Al llegar al final de la explanada del Puerto Viejo de Algorta damos la vuelta y regresamos. Volvemos por el Antiguo Golf y entramos en Artaza. Como he dicho antes, no nos gusta caminar junto a la carretera y la de la Avanzada es una de las más transitadas del territorio. Pero en Artaza, en el parque de Artaza, hay perros. Perros sueltos, quiero decir. Lo digo porque en las entradas sendos letreros indican en vasco y en castellano que está prohibido tenerlos sueltos en el parque.

La prohibición existe desde hace tiempo. Supongo que desde que el parque es público. Hace unos años, sin embargo, unos cuantos dueños de perros se organizaron y protestaron contra la prohibición. Llegaron a manifestarse tras una pancarta. Pedían que se les dejase tener sueltas a sus mascotas en el parque. Tras unos tiras y aflojas el ayuntamiento accedió a que pudiesen soltar a sus perros en una zona delimitada a tal fin. De hecho, en diferentes lugares ajardinados del pueblo aparecieron, de un día para otro, unos postes de pequeña altura pintados de azul. Marcaban, al parecer, las zonas en que se podía soltar a los perros. También en Artaza aparecieron los postes, en una parte de su zona alta, para ser precisos. Un espacio amplio, despejado, y de fácil acceso. La consecuencia de aquel acto permisivo fue la que cabía esperar: desde entonces, corretean a su antojo por el parque, por todo el parque, casi todos los perros que entran en él. Son excepción los que van atados. Y no los hay en mayor número en la zona habilitada para su solaz; se distribuyen de forma uniforme por todo el recinto.

En cierta ocasión, en un paseo de madrugada se me abalanzó un perro y posó sus extremidades anteriores en mi camiseta, a la altura de mis pectorales. Increpé a los dueños, pero la discusión se saldó con amenazas por su parte. Nos ha ocurrido más veces en Artaza; hace un par de años, en otro paseo matutino, el dueño de un gran perro a quien recriminamos que lo llevara suelto nos ofreció (literalmente) “unas hostias”; declinamos el ofrecimiento, por supuesto, y nos largamos raudos de allí. Pero el susto no nos lo quitó nadie; se puso muy agresivo.

Hemos sufrido más episodios desagradables. Los perros sueltos no siempre saben con quién pueden jugar y con quién no. Tampoco suelen tener demasiado cuidado cuando se lanzan a la carrera a por la rama de turno. Y los dueños no suelen reaccionar con mesura cuando se les recuerda que no está permitido hacer lo que hacen. Si llegan a ofrecer alguna justificación para su comportamiento, lo primero que dicen es que su perro es inofensivo, que solo quiere jugar o que no molesta a nadie. Pero al insistir y señalar que si no es aconsejable confiar en el criterio de un homínido, menos lo es confiar en el de un cánido, suelen reaccionar con enojo, defendiendo la calidad “cuasi-humana” o bondad de su animal de compañía y acusándonos de intolerantes e incomprensivos. No sirve de nada recordarles que hay una norma, que las normas suelen existir por buenas razones, y que están para ser cumplidas.

En algunas de estas tesituras hemos llamado por teléfono a la policía local. Con efectos nulos, he de decir. La última ocasión en que lo hice, hace cosa de un mes, la persona que respondió al teléfono me dijo que tomaba nota y que enviaría un coche cuando quedase libre alguno. Debe de ser la respuesta estándar para tales demandas. Lo cierto es que estuvimos cerca de una hora en la terraza del bar (la casa del guardia en la puerta principal) y no apareció ningún coche. Ni nadie. Los perros siguieron corriendo a su antojo.

Sra. alcaldesa, mi queja no es banal. Lo más probable es que en la vida de un ayuntamiento haya grandes asuntos por abordar: planes urbanísticos, lucha contra la exclusión social (es un suponer), mantenimiento de las infraestructuras viarias, ordenanzas varias y otros de similar o mayor calado. Al lado de esas cosas, que los perros anden sueltos o atados quizás le parezca baladí o, si acaso, algo menor.

Para mí no lo es. Por dos razones. La primera es que me hago mayor y con la edad –nos pasa a muchos- cada vez soy más cascarrabias. Y el caso es que este asunto de los perros sueltos hace que me ponga como una hiena cada vez que paseo por los parques o que me acuerdo de ello. Porque el incumplimiento de la norma, en la práctica, me expulsa de ciertas zonas a cuyo acceso no tengo por qué renunciar: limita injustificadamente mi libertad y mis derechos. Y la segunda es más importante: una norma cuyo incumplimiento se tolera no solo es inútil sino que, además, constituye un mal ejemplo. ¿Por qué habría de respetar otras normas quien sabe que puede vulnerarlas impunemente? ¿Por qué habría yo de respetar las que me desagradan? ¿Por qué habría de bajar la basura a las horas establecidas? ¿Por qué habría de abstenerme de tirar peladuras de plátano en las aceras? En fin, no hace falta que siga: si no se cumplen, las normas están para hacer que se cumplan[1]. O al menos, a mí así me lo parece.

Respetuosamente, se despide su convecino.

Juan Ignacio Pérez

[1] Aunque pueda parecer absurda como conjetura, no lo es; esta proposición de tan simple enunciado es la conjetura de hoy.

Periandro, Trasíbulo y las espigas

Javier Murcia Ortuño ha escrito un libro que leí hace unos meses con verdadero placer. Adjunto a continuación un pasaje tomado de la página 106 del libro.

Hacia el año 625 un hombre llamado Cípselo arrebató el poder a los aristócratas y condujo a Corinto a la cima de su prosperidad. Heródoto resume la vida de Cípselo con estas palabras:

“Persiguió a muchos corintios, y a muchos les robó sus bienes, y a la gran mayoría también sus vidas. Gobernó durante treinta años y trenzó bien su vida”.

Pero se complace particularmente en la historia de Periandrio, su hijo. Al principio fue más benigno que su padre, pero luego recibió sabios y crueles consejos de Trasíbulo con el fin de preguntarle cómo podía administrar más firmemente las cosas. Trasíbulo hizo salir al heraldo fuera de la ciudad hasta un campo de trigo y, allá donde veía una espiga más alta que las otras, la cortaba. Luego despidió al mensajero sin decirle una palabra. Periandrio entendió lo que Trasíbulo había hecho: le aconsejaba que asesinara a los más destacados de los ciudadanos. De modo que todo cuanto su padre Cípselo había omitido en sus persecuciones y matanzas, Periandrio lo llevó a cumplido término.

Aunque es un pasaje instructivo, dudo mucho que quienes practican la enseñanza de Trasíbulo hayan tenido que leerlo. Muchas personas lo llevan de serie. O quizás lo llevamos. Vaya usted a saber.

 

Fuente: Javier Murcia Ortuño (2007): De banquetes y batallas: La antigua Grecia a través de sus anécdotas. Alianza Editorial (3ª edición 2014)

No aceptan que les contradigan, disgusten, enojen u ofendan

En la reseña editorial del libro de próxima aparición de Greg Lukianoff y Jonathan Haidt, The Coddling of the American Mind: How Good Intentions and Bad Ideas Are Setting up a Generation for Failure, se dice que a la generación que viene le han sido enseñadas tres grandes falsedades: que sus sentimientos siempre están bien; que deben evitar el dolor y la incomodidad, y que deben buscar los errores que cometen los demás pero no los que cometen ellos. Estas tres Grandes Falsedades serían parte de una forma de pensar más general que ve a los jóvenes como criaturas frágiles que deben ser protegidas y supervisadas por adultos.

Esas falsas nociones estarían haciendo mucho daño a adolescentes y jóvenes al enseñarles lo contrario a lo que nos dice tanto la sabiduría antigua, como los modernos hallazgos psicológicos sobre el coraje, el crecimiento personal y la antifragilidad[1]. Como consecuencia de esas enseñanzas, ha crecido la incidencia de la depresión y la ansiedad entre los jóvenes, a la vez que se producen de forma permanentes conflictos en los campus motivados por discrepancias morales y recriminaciones mutuas. Sostienen Lukianoff y Haidt que se ha extendido una cultura de la “seguridad” y que la intolerancia a puntos de vista diferentes ha dejado a muchos jóvenes sin preparar para la vida adulta.

Haidt, en concreto, está muy preocupado con la creciente ola de intolerancia en los campus norteamericanos hacia la expresión de opiniones que resultan incómodas o que van en contra de los valores y posturas ideológicas dominantes. Y está muy comprometido con la promoción de la libertad de expresión en los ámbitos académicos. Por esa razón es uno de los promotores de la Heterodox Academy, una asociación de docentes de universidades norteamericanas que se ha propuesto promover la diversidad de puntos de vista en los campus.

[En el vídeo aparece Christina Hoff Sommers, filósofa y votante inscrita en el Partido Demócrata (habría sido exactamente igual si hubiese estado inscrita en el Partido Republicano o en ninguno de los dos), a quien no se permite dar una conferencia siendo tildada de fascista por las activistas que boicotearon su intervención.]

Hasta hoy pensaba que se trataba de un fenómeno estrictamente anglosajón[2] y que, incluso, su magnitud podría haberse exagerado, pero he vivido hoy una experiencia que me ha hecho pensar lo contrario. La experiencia en cuestión, algo más adelante; entre tanto un breve intermezzo aclaratorio.

Hasta hace unos pocos años las limitaciones a la libertad de expresión en los campus universitarios vascos han consistido, sobre todo, en algaradas y boicots de grupos de estudiantes a conferenciantes a los que rechazaban por razones estrictamente ideológicas, y también contra actos institucionales en los que los responsables académicos debían intervenir[3]. Lo que está ocurriendo en el mundo anglosajón tiene otro cariz: no solo se rechaza aquello que se asocia con posturas ideológicas opuestas, sino también lo que ofende o atenta contra la sensibilidad de los jóvenes estudiantes.

He tenido ocasión de vivir en primera persona una experiencia desconcertante que me ha hecho pensar que algo parecido puede que acabe pasando entre nosotros. He impartido una charla que trataba sobre las adaptaciones humanas a la carrera de fondo ligada a la caza por persistencia. Y como suelo hacer cuando trato ese tema, he incluido al final de la charla un vídeo en el que se muestra a una partida de Koi San que persiguen durante nueve horas a un kudú y, tras la persecución, uno de ellos lo abate de un lanzazo. Durante los últimos minutos, aproximadamente la mitad de los asistentes, estudiantes de alrededor de 16 años, se han tapado los ojos y han evitado contemplar la escena de la muerte del kudú. Tras las preguntas les he interpelado al respecto de su actitud, preguntándoles si a su juicio esa escena debía evitar ser mostrada. Los que se han tapado los ojos han dicho que sí, que hubiesen preferido no haberla visto y que habría sido mejor no haberla proyectado. Alguno de los interpelados, literalmente, me lo ha espetado. Se puede ver la secuencia de la caza completa en el vídeo (es el que he proyectado), pero basta con los últimos tres minutos, que es cuando se han tapado los ojos.

Cuando hablo de estas cosas con las maestras de primaria que conozco me dicen que cada vez más progenitores evitan activamente exponer a sus retoños a escenas “duras” o experiencias vitales difíciles o traumáticas, llegando en algún caso a ocultar la muerte de algún familiar muy próximo y querido.

Y he empezado a pensar que Haidt no exagera y que, igual que ocurrió con el tabaco rubio y el rocanrol, a nuestros campus también llegarán tiempos de ortodoxia política y uniformidad moral y, sobre todo, de jóvenes ofendidos e impresionables que no quieren exponerse a los rigores de la diversidad, la diferencia o, simplemente, el lado menos edulcorado de la vida.

Post Scriptum:

No me gusta opinar acerca de los jóvenes, sobre todo si las opiniones son negativas. Como dice Sergio Parra en esta anotación (me la ha recordado un usuario de tuiter), criticar a los jóvenes y compararlos desfavorablemente con las generaciones anteriores es un clásico en la historia de la humanidad. De hecho, tengo buena opinión de los jóvenes en diferentes aspectos: creo que, en general, tienen actitudes más prosociales y están mejor formados que lo estábamos los de mi generación; también creo que son más creativos, por ejemplo. Pero de la misma forma que tengo esas buenas opiniones, percibo las señales a que me he referido en esta ocasión y, sobre todo: (1) en rigor no son los jóvenes los criticados, sino sus progenitores, y (2) en este texto se aportan datos -creo que objetivos- como la mayor incidencia de depresión y ansiedad (que psicólogos profesionales relacionan con los problemas citados) y la mayor frecuencia de casos de intolerancia hacia opiniones contrarias y, sobre todo, hacia aquello que creen ofensivo o hiere su sensibilidad.

Pero ciertamente, puedo estar incurriendo en el viejo vicio de Platón o Cicerón. Nadie es perfecto.

Notas:

[1] He optado por traducir así antifragility, aunque dependiendo del contexto quizás podría valer resistencia o, mejor incluso, resiliencia.

[2] New Scientist se ha hecho eco en el editorial de su último número de ese mismo fenómeno en el Reino Unido.

[3] Grupos relacionados, principal pero no exclusivamente, con la corriente política que dio cobertura ideológica y sigue justificando la violencia terrorista que se practicó en Euskadi durante medio siglo.

Las ideas mueven el mundo

Hace unas semanas asistí a una charla de Mikel Mancisidor que impartió a un grupo de unos cuarenta jóvenes de 16 años. La charla tenía por título “¿Quién manda en el mundo?» Y en ella repasó de forma somera las diferentes instancias, políticas, sociales, económicas e ideológicas que tienen, o pueden tener, alguna incidencia en la marcha del mundo. Mikel es una persona muy cualificada para tratar ese tema: es doctor en derecho internacional, ha presidido durante años la UNESCO Etxea del País Vasco, y es miembro, desde 2013, del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas.

Planteó la charla como un ejercicio socrático, preguntando a los chavales su opinión acerca de diferentes aspectos de la cuestión para, a partir de las respuestas que le daban, ir desbrozando el camino hasta disponer de una visión que, sin ser exhaustiva, fue de gran amplitud. De hecho, para presentar gráficamente los resultados de su indagación, se valió de un esquema en el encerado que representaba una tupida red de relaciones e influencias entre diferentes elementos.

Los jóvenes se inclinaban, ante todo, por explicaciones que incidían en los ámbitos políticos y, sobre todo, económicos. Más de uno aludió directa o indirectamente a los intereses y conflictos de intereses, y al papel de ciertos organismos internacionales y compañías multinacionales en el control de la marcha del mundo. Pero la vista de la red resultaba, por sí sola, ilustrativa: ningún agente gobierna el mundo en todas sus dimensiones, pero aunque los hay muy poderosos e influyentes, todos, también los más pequeños, tienen cierta capacidad de incidir en la marcha de las cosas.

Al terminar compartí mis conclusiones con Mikel. No me interesaba tanto la identidad de los agentes más poderosos, sino el impulso que motiva las decisiones. Y mi conclusión -quizás demasiado simple o, si se quiere, simplista- es que los impulsos pueden ser de naturaleza política (poder), económica (intereses) o ideológica (ideas), pero lo verdaderamente importante es (1) que el ámbito temporal durante el que se extienden los efectos de esos impulsos es diferente en cada caso, y (2) que en última instancia, son las ideas las que acaban teniendo una mayor importancia a largo plazo.

De hecho, creo que las decisiones de los agentes políticos y, concretamente, de los parlamentos y gobiernos pueden tener mucha influencia en entornos no muy amplios y durante periodos de tiempos no demasiado extensos. Los intereses, si son de agentes con mucho poder, pueden tener efectos a más largo plazo y en ámbitos geográficos más amplios; condicionan, de hecho, las decisiones políticas. En el capítulo de intereses entran los de grandes corporaciones multinacionales, los de estados-empresa, como China o Arabia Saudí, o los de los jubilados que se manifiestan y presionan a los gobiernos amenazando con retirarles el voto. Pero si se observa la marcha del mundo con la suficiente perspectiva, es evidente que las ideas acaban teniendo una gran influencia a largo plazo. Líderes religiosos, filósofos y científicos, cada uno a su manera, han ejercido una influencia decisiva en la marcha del mundo y en cómo está configurado en la actualidad.

No he incluido a los científicos por las consecuencias prácticas de sus ideas, sino porque esas ideas han ejercido una influencia decisiva en la forma en que entendemos el mundo y, por ello, también en la forma en que pensamos que nos debemos relacionar con el resto de elementos que lo conforman y también entre nosotros. Todas las ideas que han provocado un cambio de visión o de perspectiva (ahora se diría “de paradigma”) han tenido gran influencia en ámbitos muy diferentes del propio. Las ideas de Locke, por ejemplo, o ciertos elementos clave que los padres fundadores de los Estados Unidos introdujeron en su Constitución -el sistema de checks and balances-, no se entenderían sin la formulación por Newton de las leyes de la mecánica. Y la idea ilustrada de la igualdad esencial de todos los seres humanos tampoco se entendería sin la aportación del cristianismo. Son solo dos ejemplos, pero podrían ponerse otros.

Sí, las ideas son muy importantes. Hay quienes las desprecian y defienden que los intereses están por encima, y que frente a los poderosos, a los grandes poderes políticos (militares) y económicos del mundo las ideas apenas valen. No es cierto. Las ideas necesitan mucho tiempo para surtir sus efectos y muchas se quedan en el camino. Pero no entenderíamos hoy la realidad que nos rodea al margen de las grandes ideas que han ido jalonando la historia de la humanidad.

Son los motores del mundo.

La mirada de la oveja

Una mañana de primavera paseando por la ribera de un río del oriente asturiano presenciamos una escena extraña, extraña y triste. En un prado cercado por una alambrada un hombre llevaba a rastras lo que, de lejos, parecía un cordero. Le seguía una oveja. Y un poco adelantado iba un pequeño rebaño con varias ovejas, un carnero y unos pocos corderos. Pensamos, al principio, que el pastor se llevaba al cordero, seguramente para sacrificarlo, aunque parecía muy pequeño.

El hombre, además del cordero que colgaba de su mano izquierda, llevaba un gancho metálico en su derecha. Cuando estaba a unos cien metros de donde nos encontrábamos -en el camino al borde del prado- recogió con el gancho algo que a esa distancia parecían restos de tejidos animales. Creí que serían parte de los intestinos del cordero, porque el pequeño animal parecía muerto. Quizás un zorro, un perro asilvestrado o algún otro depredador lo había atacado. La oveja no dejaba de balar y no se separaba del pastor. Éste se dirigió hacia nosotros. La oveja seguía a su lado y a unos metros, el resto del rebaño. Algunas ovejas balaban de vez en cuando; la que acompañaba al pastor lo hacía en todo momento.

Le pregunté por el cordero. Nos lo enseñó; estaba exangüe y con restos de sangre sobre la lana. Señaló dos pequeñas marcas en el cuello del animal. “Mirad las marcas: son de dentines; lo ha matado la gineta” nos dijo. “La oveja parió ayer por la tarde y la corderina -porque era hembra- quedó bien.” “Pero ha venido la gineta y mira…” Al referirse al parto nos enseñó el gancho; lo que llevaba colgando era la placenta, aunque él le dio un nombre que desconocíamos y que no recuerdo; la había expulsado la oveja durante la noche. Después siguió lamentándose: “Si las llevas al monte, el llobu, y si las dejas aquí, la gineta. Este es el segundo corderino en poco tiempo; hace unas semanas mató otro.” “Y total, ni se los come.”

Mientras, la oveja, sin separarse del cadáver del cordero, no dejaba de balar. Balaba y miraba al pastor, como si le interpelase; o nos miraba a nosotros, también como pidiéndonos una explicación o como si pudiésemos devolver la vida a su cría recién nacida. Nunca se me hubiera ocurrido, pero habría jurado que la mirada de la oveja mostraba una tristeza infinita.

El pasado que no existió

El pasado está de moda. De hecho, quizás lo estuvo siempre. Lo añoramos. Es raro encontrar gente que no lo haga, que no sienta nostalgia. La percepción que tenemos del pasado alimenta, incluso, tendencias políticas; por eso, paradójicamente, la nostalgia puede tener también consecuencias futuras importantes. Puede provocar xenofobia y alimentar movimientos políticos peligrosos. Pero tiene también un lado bueno: puede proporcionar bienestar y ayudar a dar sentido a la vida de la gente.

La nostalgia, ese sentimiento de una cierta tristeza agradable ligada a los recuerdos, es universal. La experimentan personas de todas las culturas y aunque hubo un tiempo en que se consideraba casi una enfermedad, eso ya no ocurre.

Cuando al escuchar una canción experimentamos sentimientos de nostalgia, nos ayudan, al parecer, a dotar de sentido a la vida. De hecho, evocar recuerdos nos viene muy bien cuando nos sentimos inseguros, incómodos con la situación en que nos encontramos o cuando nos atenaza una sensación de incertidumbre. Eso ocurre porque la nostalgia proporciona una sensación de continuidad en la vida. Esos recuerdos nos dicen que somos la misma persona que la que visitó aquel lugar, la misma que disfrutó en aquel concierto, la misma que salía de excursión con aquella cuadrilla. Por esa razón la nostalgia se acentúa en tiempos de cambio. De hecho, dicen los psicólogos que, en contra de lo que se pensaba antes, no provoca soledad, sino que es más bien una especie de antídoto contra esa sensación. Surge cuando nos encontramos decaídos, y puede servir para reforzar vínculos personales.

Todo esto tiene que ver con la forma en que funciona la memoria. Cada vez que evocamos un recuerdo y lo sacamos a nuestra particular luz, lo retocamos, lo editamos. Lo modificamos de manera que, con el tiempo, los aspectos negativos van perdiéndose y nos quedamos con lo bueno. Esa es la razón por la que la nostalgia es placentera.

Lo hacemos también de forma colectiva, con nuestro grupo, comunidad o país; idealizamos el pasado. La nostalgia colectiva promueve el sentimiento de pertenencia al grupo, refuerza los vínculos en su interior y, muy probablemente, ayuda a cohesionar la comunidad. Quizás tuvo importancia en periodos de la historia humana en los que esos vínculos ayudaron al grupo a salir adelante.

Pero como suele ocurrir con estas cosas, además de una cara, esa nostalgia colectiva puede tener una cruz. Porque podemos echar de menos el pasado hasta el punto de querer volver a él. Pero ocurre que al añorar el pasado, echamos de menos algo que en realidad nunca existió. Los detalles, los hechos, lo que verdaderamente ocurrió, ha quedado en una neblina; solo perdura la emoción y esa emoción se acentúa con el tiempo.

Hay una forma de nostalgia que no implica al grupo, sino al paisaje o a la naturaleza. Echamos de menos los paisajes de la infancia. El problema es que esos paisajes solo existen en el recuerdo. Y por recuperar unos paisajes que no existieron nunca podemos vernos tentados a tomar malas decisiones. La añoranza de una naturaleza supuestamente prístina, inalterada, idílica puede también acabar por surtir efectos perversos.

Hay, incluso, quienes experimentan una cierta angustia que, en casos extremos se vive como una agonía. Es ese sentimiento agónico por la pérdida de algo que, muy probablemente, nunca existió. Se puede experimentar sentimientos agónicos por la pérdida, real o imaginaria, de una cultura, de unos paisajes, de unas tradiciones. Y eso puede hacer mucho daño. En ese caso no cabe hablar de sentimientos positivos.

Es bueno experimentar sentimientos de nostalgia pero sin caer en sus formas patológicas. La añoranza no debe llevarnos a intentar recuperar unos paisajes, un entorno, un barrio, unos paisanos que no existieron nunca o que, si existieron, no configuraron ningún mundo ideal, aunque ahora así nos lo parezca. No hay mundos ideales.